viernes, 4 de noviembre de 2016

JAVIER G.M. [19.459]


Javier G.M.

(Valencia, Mil novecientos y pico). Poeta, activista, persona.
Ha publicado en poesía Caldo de Cultivo (ACAVM, 2006), Homorragias (Pliegos de la Palabra, Ed. Babilonia, 2012), El Tirachinas (Ed. Babilonia, 2012), Estorbar de/Gusto (Pliegos de la Palabra, Ed. Babilonia, 2013), Nada es lo que Parece (Pliegos de la Palabra, Ed. Babilonia, 2015), DESPRENDIMIENTO DE RUTINA (Tenerife, 2016) y varias colaboraciones en Antologías poéticas.
Inquieto, travieso, ha sido actor, mimo, camarero de poemas, fundador del Club de lecturas poéticas Carpe Diem Valencia (2008 - 2013) y autor-director de la obra teatral Viaje a Infinitum (Teatro Flumen, 2010)
Actualmente disfruta clamando por bares y escenarios junto al cantante y compositor Fernando Burgos "Burguitos" con el espectáculo NADA ES LO QUE PARECE 

Leer a Javier Gm es lo más parecido que hay, en poesía, a una traca final.


POLVO CÓSMICO 

Toda la vida creyendo que eran estrellas y resulta que son restos de polvo cósmico que entran en contacto con la atmósfera. Qué desilusión. Borro todos los deseos que pedí y me los guardo solamente para ti, ya buscaremos un sitio oscuro donde formulemos otras cosas más carnales en menos espacio, donde cometa venga del verbo cometer, donde polvo sea barrer para casa de estranjis, donde estrellas sean el verdiazul de tus ojos, donde firmamento sea lo que firmemos a partir del primer roce de labios, donde la lluvia nos pille desnudos mirando el cielo.

Javier GM


Escaparán
a hacer cielos detrás de las pesadillas
tejiendo su pájaro destino, separados
por un biombo de nácar transparente,
pasarán
volando como las hojas amarillas
de todos los otoños a fuerza de creer
en ser mil trenes cruzando veloces
sin parada en ninguna estación de alivio,
emigrarán
del recuerdo de los juncales mojados
por la lluvia cenagosa, memorias
y trastiendas de voz a palabras
llenando de nocturnos los relámpagos,
así andarán
al lomo de los diablos que vienen a romperse
contra los sonidos de la espuma blanca,
mares,
donde finalicen los pasos del sortilegio
y traguen estos maniquíes muertos
sobre las piedras bien amadas,
mares,
sin vientos, sin venenos, sin hazañas,
vendrán a gemir el sueño de los vencidos,
vendrán
escritos en la paz que dan las agonías.

Encontrarán un hogar
los ácidos,
los poetas.


*

Una niña y un niño se miran y sonríen
sentados uno frente al otro
sonríen, no saben a qué juegan,
se vuelven a mirar y sonríen
se les cae un trozo de tela,
un bote de cola, un pedazo de cuero
y sonríen y no saben a qué juegan,
se pinchan los dedos con las agujas,
se mean encima, se les hinchan los ojos,
se vuelven a mirar y no saben a qué juegan,
una niña y un niño,
niñas y niños,
obligados a jugar a no saber a qué juegan,
una niña y un niño en la planta sexta
se derrumban con las etiquetas,
con las marcas, con los precios,
el polvo, cascotes, con las piedras,
con el techo y las máquinas,
una niña y un niño mueren
debajo de los espantos del diseño,
yacen debajo del plástico de una tarjeta,
dos niños mueren mirándose, de la mano,
absortos, apercibidos de ternura, lindos,
sin saber de juegos, sin conocer inocencia,
una niña y un niño trabajan en la muerte,
la mayor de las empresas del sistema,
una niña y un niño se miraban,
torturados, arrasados en una sombra
sin saber a qué jugaban,
han muerto.

Amancio Ortega, de rositas.
Zara & Mango abren nuevas tiendas.


*

Eso sí hijo,
ya sabes lo que es una batalla
porque en en casa ocurren en periodos de paz,
y sobre lo que me preguntas de la guerra química
y todo el pollo ese que no entiendes
te lo resumo brevemente: Cash.

Han de hacer caja, vender armas, medicamentos,
destruir para reconstruir y tener a mano el petróleo.
Y sangre, mucha sangre, eso que tanto les gusta.

De todos modos si sigues sin entenderlo
te voy a pasar un par de libros de un tal Enrique Falcón
y si con ello aún no lo comprendes

bueno,
no hagas que dude de mi paternidad.

En: Voces del Extremo. Poesía y resistencia. Ed. Amargord, 2013



Taxidermista

Me llevo un día de casualidad
y al abrirlo en casa
me convengo a esperar que salga,
agarro una silla
y me siento junto a su boca
y aguardo a que respire
y hable una noticia de amor
fluya el olor del aliento que amanece
y sea vaho oloroso del jazminero,
que encuentre en su misterio
el gran humo del hambre por los sueños,
los bellos sueños
que tranquilicen
a los hombres inocentes,
que tiren por la proa
a los taxidermistas del optimismo,
a los héroes de la desolación,
que hable el día
que aquí permanezco,
con el culo pegado sobre la anea
intentando
abrirle los labios
con un beso distraído
que vuela como una alondra
desgarbada y paciente,
para que hable, ya dije,
que hable
y me conceda permiso
para los periplos.
Oírle,
traficar con el sol
desde la fogata del corazón
que traen
los desesperados
que intentan vivir
ya no felices,
tan solo
pónganle:
alegres.


LEY

La ley,
la que conocemos 
es una auténtica porquería,
y la del silencio,
la del tiempo,
la de murphy.
la de la calle,
la de talión,
la del espejo,
la del embudo,
la del más fuerte,
la de la selva,
la de la gravedad,
la de las armas,
la de la relatividad,
y la ley que te dé la gana,
la ley que sea,
me la paso por el forro.

Pero la del deseo
y la atracción, no,
ahí me declaro sumiso.


NADA ES LO QUE PARECE

Los que se autodenominan buenos son muy malos
Los malos que dicen los buenos se proclaman buenos
Estos buenos no dejan de ser muy malos para los otros buenos
Los buenos venden armas a los otros buenos pero les llaman malos
Los malos que son buenos utilizan las armas vendidas por los 
que se autodenominan buenos para disparar con sus propias armas
Pero estos buenos responden a sus clientes malos con ataques
para que los malos que dicen ser buenos les sigan comprando armas 
a los que ellos llaman enemigos malos
Cuando venden y compran armas no hay buenos ni malos
Sólo amigos
Las víctimas qué son?... queridos buenos y malos?


*

Y tú también acabas de verlo.
Es así.
La tarde se resiste a desaparecer.

En esa rabia los malvas, los naranjas, los alberos,
y los desesperados cobrizos por bandera.

Nosotros, apetitosos,
en los sótanos de este abismo
aguardando la justicia guarda de las amapolas,
que regresen a cantar los gallos,
y vuelvan algún día
a tener hambre de tertulia las luciernagas.

Que la sangre, de nuevo,
se olvide de los anales.

Así sea.


*


Me están robando, nos están robando.
asumo ser una de esas víctimas.
pero me importa un rábano.
porque nadie -por muy farrucos que se pongan-
ninguno de ellos
podrá nunca despojarme
de la ingenuidad
y del terrible y hermoso deseo
de querer seguir
siendo
un

niño.


*


Papá y Mamá dicen
que mi cuerpo está fabricando
una cosa muy rara que me deja calvo,
pero que estoy muy guapo.

Mis amigos que vienen a verme
a este sitio tan blanco
me miran raro y tristes,
y yo les hago reír.

Mis médicos me hacen carantoñas,
me ponen tubitos,George Lemmen - Little Pierre
me pinchan en la carne,
unas veces más arriba
otras más abajo,
y muchas en el brazo.

Y cada día
me duermo
en esta cama
pensando en ellos

Y sé que algún día
me dormiré para siempre
pensando en ellos.

Pero mientras,
jugaremos
a policías
y ladrones.

Vale, ya sé lo que me ha tocado,
haré de víctima.

De un niño inocente al le roban algo.


*


Tienes la edad
inmutable
del corazón.

¿Qué en maduro?
¿Qué en brote?

Flor y leña.

Lo que gusta,
lo que arde

a lo que sabe
el atún marinado
con rayos de sol.





Estorbar de/GUSTO Babilonia ediciones (Pliegos de la palabran nº 08), Navarrés (V), 2013

Por Roberto Farona 

El enigma de poetizar la realidad se encuentra en su propio lenguaje. La expresión poética transciende del propio lenguaje cuando es creativo y sencillo, teniendo entonces frescor y dinamismo y este es el caso de los poemas de Javier Gm quien, desde una modulación directa y coloquial, infunde a sus poemas diversos significados estéticos dentro de una intención reivindicativa en contra de los roles asociados a nuestro entorno social, un lenguaje que en ocasiones se ve abocado a subvertir, desenmascarándolo, en diversos juegos fonéticos y versales, con clara intención sarcástica.

El poemario se estructura en tres partes temáticas que recorren los diversos estadios del conflicto vital en torno del poeta:  el libro arranca en una sección centrada sobre el sentimiento amoroso como diálogo por los amantes, que sucumben a su deseo, lo que infunde a los poemas un aire elegíaco:


Portamos en la piel los símbolos premonitorios
De lo que aún hoy sigue siendo
Una de las mayores derrotas

(página 23)


El conflicto interno va a tomar una dimensión social en la segunda parte de la obra que reivindica el aparato ideológico de un sistema deshumano que adultera nuestra mente haciendo legitimar las injusticias, asumiéndolas en nuestra conciencia como hecho cotidiano.


Pero que nunca se te venga abajo la dignidad,
porque a esa no puedes permitírselo,
aunque estén tratando de tumbarla,
de robártela, tienes que mantenerla firme.

(página 36)


Finalmente la tercera parte del poemario gravita en torno a la dimensión existencial del yo lírico y en la memoria proyectada sobre su entorno más próximo de un tono reflexivo en donde el poeta recobra su identidad que ha sido con-fundida hasta ahora debido a la lucha interna sostenida frente a las variables anteriores y del que sale restablecido, consciente de su condición humana para afrontar un nuevo horizonte, un proceso depurativo de la revolución social en tres etapas (al igual que la mística a la que se iguala), al que podemos sumarnos, tras el cual, despojado de cegueras y fingimientos, un nuevo y más honesto horizonte se ofrecerá a nuestros ojos.



Desprendimiento de rutina. Ediciones de Baile del Sol, 2016.


Esas olas que llegan,
nietas
de aquellos jóvenes
que nos amábamos
desnudísimos
en todas las orillas.


*


Te pongo al corriente:
ni dulce ni salado.

Tú,
en crudo,
como los buenos animales,
salvajes.


*


Intente golpearme con un puñado de ramas de junco
sepa herirme con las escamas del ciprés
unte con la resina, unte,
y déjeme morir con la niebla en gránulos
cuando la noche ostente el embarazo de la tinta,
tíreme, como un tocón de haya vieja
al frío suelo
donde me pueda iluminar el polvo de las estrellas

soy fácil de satisfacer.



*


Observo al perro comer de su plato
beber de su cacharro con agua
sin poder utilizar nada que no sea su lengua,
todo con una claridad nítida.
Observo al ser humano comer del ser humano
beber de la tierra en la que habita
sin poder utilizar nada que no sea su codicia,
todo con una claridad nítida.
Observo un huertecito mimado por unos jóvenes
en la periferia de una ciudad de follajes grises,
en la periferia, donde todo se ve con una claridad nóitida.
Observo sentado, la discontinuidad del derrumbamiento,
con una claridad borrosa.




_____


Lo que me piden es un voto
que no es un ejército de árboles y pájaros rodeando el invierno
ni ese mar que hoy me atravesó cuando lo bordeaba con el coche
ni tampoco una escritura que hable de latidos como tarea honda
lo que me piden es un voto
es decir una ficción no unos nardos blancos amarilleando al sol
tras la reja y el cristal que da al revoloteo de las personas
no un recreo de niños saltando en los pequeños charcos en barro
no unos cuantos relámpagos floreciendo al fondo de la laguna
lo que me piden es un voto
aquello que nada tiene que ver con la poesía
aquello que tal vez sea el colofón de los tristes
el resplandor de los terminados
un papel encorvado encerrado que mira siempre al suelo.





.   

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada