domingo, 25 de junio de 2017

DANIELA GUERRERO [20.234]



Daniela Guerrero 

DANIELA VIVIANA GUERRERO GONZÁLEZ. (Lota, 1981) Nace en Lota, Chile en 1981. Poeta y Profesora. Actualmente becaria Conicyt, cursando Magister en Literatura hispanoamericana en la Universidad de Concepción. Formó parte del grupo literario “incinerarte” con quienes editó una pequeña revista literaria (2003). Integrante del colectivo de arte Caserío entre los años (2007-2012) donde trabajó en la producción y reflexión en torno al arte y al patrimonio. Algunas distinciones y/o Publicaciones (1999) Mención Honrosa en Concurso Regional Cuento Joven de la Corp. Balmaceda 1215 (2004). Primer lugar en Concurso Regional de Poesía Joven “Centenario De Neruda”, Balmaceda 1215 (2012). Seleccionada en el II Festival Internacional de poesía Grito de mujer.

Publicada en Antología histórica de Balmaceda Bío Bío. (2015) Antología: cuentos, leyendas, poesías y relatos de escritores Lotinos (2011). El libro de poesía “Aguas cercenadas”. Además de participar activamente en diversos encuentros, lecturas, producciones y reflexiones en torno al arte, la literatura y producción cultural. etc. Actualmente prepara la publicación de su segundo libro de poemas.



“Obsesa de reflejar el 16 de abril de 1997 no documentado”: Reconversión de Daniela Guerrero

Por Gloria Sepúlveda V.[*]

En este libro, Reconversión (Alto Horno, 2017), se aúna a la poesía, el férreo ímpetu de la autora por mantener  la memoria lotina, valiente enclave de nuestro territorio, en cuyo centro latieron tantos corazones de hombres, mujeres y niños que impulsaron el progreso de este país, Chile, entregando sus vidas sin participar jamás de los frutos de su arduo esfuerzo en las entrañas de la tierra, expuestos a inminentes peligros y malos tratos. Basta recordar los maravillosos y terribles relatos de Baldomero Lillo (Sub-Sole y Sub-Terra) o publicaciones recientes como la novela gráfica Lota, 1960 o los pasajes de la Balada del señor cuervo (2016) de Greta Montero referidos a Coronel y Lota. Expresiones que al igual que Reconversión tienen por objetivo supremo proteger una memoria que resiste, como tantas hoy, a la borradura histórica y social del pasado reciente de nuestro país. Así, la poeta cobija y resguarda, desde la casa del lenguaje, un episodio clave de su historia, atenta a todos los signos: “La ciudad como un marco ordena los trozos del pasado.Post – neo- cierre- ruina”./ De casa a la industria/me permito ser habitante del momento de la duda” (21).

Instalada en esa incertidumbre, la poeta observa críticamente el cierre de las minas y el declive que significó para miles de familias, no sólo padecer un arduo trabajo, sino quedar expuestos al abandono y el olvido por parte del Estado chileno: “Con el peso de una historia hecha panfleto comercial” (29). El libro entonces, registra, como un documento poético el cierre y fin de las minas, acompañado de la ilusión de una reconversión, que al igual que la alegría prometida, nunca llegó: “El origen fue la reconversión de una ruina anterior a ésta./ Louta, nadie te conoce sino de color negro” (48).

Sin embargo, la poeta hace posible la permanencia de un pueblo en el registro de su cotidianidad: “Resistencia no es sino esperanza. Por eso me quedo, por eso hablo, por eso habito” (52). Así, revela que el patrimonio no es sino la farsa política, el eufemismo de la borradura, la misma que anuló el salitre en el norte. La poeta, cobijando con su palabra –memoria, logra permanecer en la naturaleza, el mar, el carbón, las mujeres que ofrecen su pan, el hombre sábado que vende cachivaches, la feria, Chalo, el vendedor de helados y boxeador, el hombre que vende berlines, los evangélicos, los perros y los niños, configuran, en cierto modo, una resistencia a la borradura impuesta por el progreso. Hombres y mujeres que con su esfuerzo impulsan un territorio que no cede a la ruina. Reconversión es un libro que se escribe junto a la memoria de miles que se actualiza en la lectura y que hace justicia en cuanto devela la borradura que cubre a Lota, cuya reconversión será dada por la palabra y la historia convertida en poesía.



Reconversión de Daniela Guerrero. 
Editorial Alto Horno, Concepción, 2017.
102 pp.


[*] Gloria Sepúlveda V..  Concepción, 1985. Profesora de Español, Magíster en Literaturas Hispánicas y Doctor © en Literatura Latinoamericana por la Universidad de Concepción. Poeta e investigadora.







Desproceso – Desestructura
Daniela Viviana Guerrero González



“Cuando pienso cómo fui de estudiante, que relaciones establecí y que aspectos de mi vida son en el ámbito del arte los más rescatables, siempre llego a la misma conclusión, si no hubiese visto, oído, participado y conocido a quienes conocí, nada de lo que actualmente hago tendría sentido”

(Lota, martes 10 mayo 18,30 hrs.)


…Me y nos pienso –explayando sobre recuerdos –releídos –corregidos –meditados –intentando comprender –un mapa mental repleto de escalones –algo de memoria –algo de reflexión…
Algo de verso
Carrusel de acontecimientos del pasado que se concadenan entre lo público y lo privado…
Un entramado
Un suspiro personal, anécdota de un
Momento
Mujer de un tiempo, habitante de un espacio que se construye y destruye en etapas. Una comuna que vivió por años a la sombra de una empresa minera que cerraba sus puertas debía reconvertirse. ¿En qué? Nadie tenía muy claro el tema, la única certeza que se abraza entonces desde lo alto era que todo iba a cambiar.
Reconversión era la palabra.
Talleres artísticos, colectivos culturales, política que instrumentalizaba por medio del arte, arte espontaneo, arte político, arte académico, verso con o sin sentido, discurso profético u oportunista. Movimiento poético, circulación circense, popular y académica, para donde mirase existían vestigios de un movimiento que nos y me hacía pensar que el arte era una práctica cotidiana. Tuvimos al alcance de nuestra formación y crecimiento casas de la cultura con vida real en donde el artista docto conversaba sin dramas sobre teorías que el artesano no comprendía, pero venía ejecutando desde siempre. Talleres de pintura, xilografía, teatro en todas sus manifestaciones, fotografía, escultura y poesía.
TODO GRATIS, LLEGAR Y LLEVAR, LLEGAR Y APRENDER. LLEGAR Y LEER. LLEGAR Y SENTIR. LLEGAR Y VIVIR. LLEGAR Y CREAR.
LLEGAR Y ENCONTRAR–SE/ ENCONTRAR–NOS/ ENCONTRAR–ME
Radios comunitarias en las que se podía experimentar, agrupaciones de artesanos y artistas populares que daban y permitían la cabida de seres que anecdótica, casual, voluntaria u obligatoriamente habían volcado lo infernal de una adolescencia en la participación de actividades culturales. Grupos de universitarios generando por voluntad moral o por ideología social, preuniversitarios populares que funcionaban en espacios donde también habían poetas, músicos y pintores. Trabajos poblacionales en donde igualmente siempre se consideró al arte no como un tema accesorio sino como una posibilidad concreta de despertar y nivelar el capital cultural que se venía a pedazos.

(¿RECORVERSIÓN ALGUIEN SABE LO QUE ES RECONVERSIÓN?)

Acciones de arte y reflexión de cantores barbudos y de grave voz, pintores con acento español, ex mineros poetas.
Profesores–poetas. Profesores–dramaturgos. Profesores–pintores. Profesores–cantores.
Artesanos con rostro indígena, poetizas de rostros indígena, ex mineros que hablaban en una lengua inentendible, TODOS fluía como si fuera natural.
Al INICIO:
Un espacio
Un bar
Un teatro

AL RATO
Dos espacios
Dos bares

Y muchos lugares de los que te podías apropiar para generar por ocio, por vocación, por afición, por pasión, por desenfreno, porque sí y porque no; cultura y manifestaciones artísticas.
(La academia amateur llamada taller vino después, desde la institucionalidad que fuera. Todos en menos o mayor manera te permitían ser, desvariar e improvisar, codeándote con grandes como Andrés Pérez y Alejandro Goig, en teatro. Caamaño en Xilografía, y unos cuantos, no pocos en música y literatura. Todo un flujo al que nunca se le exigió aparente explicación)
Vino entonces el desafío de la creación.
Una ensalada SIN NOMBRE que no sabíamos de qué se trataba, pero funcionaba, la llamamos performance.
Una, dos, tres, cuatro obras, lecturas y montajes colectivos como si el azar fuese hilando los trazos para que todo funcionara a la perfección. Itinerando y leyendo por toda la región con un espectáculo que los artistas populares no entendían pero respetaban, sin drama ni escándalo. Bailando luego en la celebración valsecitos mineros y canciones kitsh que hacía de todo UNA VEZ MÁS

UN CARRUSEL VERTIGINOSO.

Proyectos concursables que nos obligaban a apropiarnos de festivales y administrar el aparataje burocrático del financiamiento del arte, festivales regionales, encuentros nacionales para reflexionar y actuar acerca de lo que es ser joven u artista mucho antes de que supiéramos lo que significaba todo esto.
Y la rueda giraba y se sumaba más y más gente Como si la cosa fuera contagiosa…

¡RECORVERSIÓN, ALGUIEN VIÓ LA RECOVERSIÓN!

En medio Artaud y el teatro de la crueldad confirmaba la importancia de asumir el espectáculo como una peste, DESDE LAS ENTRAÑAS, todo debía ser posible, todo tenía que ser posible, la razón sencilla e indivisible al quehacer cotidiano, era necesario.
DESPUÉS del juego, se presentó el oficio, aprender cual joyero a pulir la piedra bruta para que se MUTASE en algo que pudiera simular una piedra preciosa…
La lectura ya no era convulsiva sólo por necesidad
El placer de conocer
El cine no sólo para vibrar
Transmutarse en personaje
Igual que el Quijote una vida como imitación de una obra del arte.

Nace la pregunta del sentido, lo que sin academia no tenía otra consigna:
Necesidad de espacios para el arte… fuese este cual fuere…
Y la biblioteca pública se aborda
Y el bar del artista se aborda
Y el teatro ruinoso se aborda
Y la casa abandonada se aborda
Y el galpón abandonado se aborda
Y la ruina del muelle se aborda
Y la ruina minera se aborda
Y el parque se aborda
Y el sindicato de cesantes se aborda
Y la calle.

La cosa, esta cosa… se tornaba seria para muchos, época de opciones y con ello de paso a la hipótesis. La universidad aportó discurso, dio nombre a lo que se hacía desde mucho, complejizó la forma, separó las aguas en muchos casos entre lo popular y lo docto. Dividió y segmentó las manifestaciones artísticas entre aquello que entraba y aquello que no en el panfletito turístico de lo que era la ciudad. El trabajo en muchos mermó su oficio de artista, en otros consagró la apuesta.

RECORVERSIÓN, ¿DÓNDE QUEDÓ LA RECONVERSIÓN?

La Política le ganó la batalla a la rabia…
La rabia le ganó al esfuerzo y el esfuerzo sólo queda para algunos, algunos siguen pensando,
pensando mejor las cosas se pusieron difícil,
difícil fue para muchos seguir haciendo arte, arte ni parte ni espacio.

MUCHAS personas defienden, nada se consigue, nadie escucha, nadie entiende nada.
CUANTOS MUERTOS TENÍAMOS YA ENTRE NOSOTROS…
LOS LUGARES SE CAEN, LA CASA NO EXISTE, EL REFUGIO SE ARRUINA, EL MUNDO SE INVADE, PASAN LOS AÑOS
Y EL ÓXIDO
Y EL PERRO
Y EL PERO
Y ÉL
Y ELLA
Y LA
existencia que nos posibilitan vivir.
Expresión histórica de la que se vanagloria el imaginario colectivo, en su deambular que palpita y sangra en señal de vida.
¿Y la reconversión?

UNA EDAD, UNA EDAD QUE SE VUELVE se vuelve una problemática, en HIJOS DE UN intercambio cultural
UNA Crisis,
UN ANONIMATO EVIDENTE E IMPUESTO
Una identidad que se permea y nutre
UN escape que des-construye desde lo particular que es también colectivo.
UNA fisura teñida…
Nuevamente entonces LAS OBRAS Y EL ARTE que es mito, para buscar UNA respuesta parcial, siempre parcial.
Para vincular arte y memoria
Para rescatar poéticas
Para dar UN ABRAZO EN comunidad
Para logar resistencia a la muerte social

AVANCE, PROTESTA, POBREZA, UNIVERSIDAD, ONG, CONOCIMIENTO, POLÍTICA, PERVERSIÓN, AUTONOMÍA, FLUJO, RIZOMA, LENGUAJE.

Colectivizarse para pensar, unirse para crear, escapar… transmutar y heredar una reflexión y un vestigio de un algo perdido.
Nostalgia de todas las cosas. Querer y amar lo nuevo y viejo de la misma forma.
YO CREO –TU CREES –EL CREE
¿CREEMOS?
Producir, CREAR, SENTIR O SEGUIR MINTIENDO y sintiendo
Sobre
Una ciudad que desaparece… un devenir ruinoso hecho espuma… y que como pompa de jabón flota en el aire y huele.
RETOMAR una búsqueda
RESCATAR un sentido. REARMAR una conexión entre todas las cosas y entre todos nosotros, REPENSAR un deber ser personal y colectivo.
REVIVIR a la mujer bruja, porque no podía bajar a la mina
REITERAR el llamado a las muertes que son invisibilidades en arte.
REESCRIBIR cual es mi mirada desde la poesía…
RENOMBRAR lo tachado del habla oficial
RELUCIR la voz de mujeres y sus procesos
RESCATAR los otros vestigios de la historia…
RE–LEER un lugar que se DESDIBUJÓ… donde nadie asumió ni se reconvirtió de acuerdo a los principios éticos
Y actuales.
RECREAR un espacio de encuentro como abrazo, un lugar o un símbolo que distribuya y fluya arte.
Una noción de nosotros mismos, una función con otros que no somos ya nosotros
RECONSTRUIR materialidad dispersa en medio de la vida social NOSTÁLGICA POR Y CON SU GRITO.
UNA constelación de significados, QUE PERMITAN defenderse O preservarse.
















-

YOLANDA NIEVES [20.233]


Yolanda Nieves

Yolanda Nieves nació y creció en el barrio Humboldt Park de Chicago. 

Es profesora del Wright College.  Estudió la licenciatura y la maestría en Organizational Development en la Universidad de Loyola y su doctorado en Educación es de la National-Louis University.

Nieves es poeta, dramaturga, directora, educadora, actriz y fundadora del ensamble La Vida Bella, una de las pocas compañías de teatro a nivel comunitario en Chicago.  Su obra ganadora, The Brown Girl’s Chronicles: Puerto Rican Women and Resilience, fue puesta en escena de costa a costa en los Estados Unidos y en Broadway. Por su labor como profesora, en 2016 fue galardonada con el Andrew Kirchmeier Teaching Award.

Por su activismo a través de la poesía ha sido ponente plenaria en la Universidad de Manchester, la Universidad de Guanajuato, la Universidad de Bucarest, la Universidad de Puerto Rico, la Universidad de Chicago y la Universidad del Noreste de Illinois.  Sus proyectos de activismo y educación la han llevado recientemente a Costa Rica, Guatemala y a Arizona con la Nación Hopi.

Nieves es autora de los poemarios Doves Over Clouds y The Spoken Body.  Ha sido publicada en El Centro Journal for Puerto Rican Studies, Revista Diálogo de DePaul University, en el San Francisco New Directions for Adult and Continuing Education Journal entre otras revistas.

La poesía de Nieves está escrita en su mayoría en inglés, aunque incrusta palabras y versos completos en español creando un efecto emotivo en el lector.  La voz poética de Nieves es altamente femenina y reconstruye diversas figuras históricas puertorriqueñas. Se preocupa por explorar la herencia puertorriqueña desde diferentes perspectivas y resalta elementos culturales positivos. 

Yolanda usa la historia como una de sus herramientas favoritas en su poesía. Investiga sobre personajes puertorriqueños que han dejado huella tanto en la Isla como en el continente. Manifiesta constantemente ese ir y venir de las generaciones entre Puerto Rico y Nueva York o Chicago. Recrea a Pura Belpré, quien fue la primera bibliotecaria latina en la ciudad de Nueva York y quien se enfocó en proveer un espacio intelectual digno para muchos latinos a través de su labor en las bibliotecas públicas.  Hoy en día hay un apreciado premio de literatura infantil que lleva el nombre de Pura Belpré. 

Nieves no nos deja olvidar las migraciones de Puerto Rico a los Estados Unidos y lo duro que es este proceso para los migrantes y para las familias, que muchas veces se quedaron en la isla. Muchos migrantes puertorriqueños llegaron a trabajar en fábricas, empacadoras de carne y en cocinas de hoteles o restaurantes. Nieves nos lo recuerda con sus versos.

Figuras icónicas como Rita Moreno tampoco son olvidadas, son recreadas a través de jóvenes soñadoras, hambrientas de un modelo femenino al cual seguir. A través de las luces del cinematógrafo, la voz poética baila, canta, sueña y encuentra esperanza en la soledad de la oscura sala iluminada, tan sólo con la luz de su imaginación. 

He tenido el privilegio de compartir el escenario en Chicago con Yolanda Nieves, poeta puertorriqueña con un gran corazón. 

Para esta ocasión he seleccionado y traducido “La primera bibliotecaria puertorriqueña”, “Migración puertorriqueña de 1950” y “Todo lo que tenía era Rita Moreno”.

Por Xanath Caraza
Copatrocinado por el Smithsonian Latino Virtual Museum
http://www.periodicodepoesia.unam.mx/index.php/4600





La primera bibliotecaria puertorriqueña

Hablándote pienso en ella—
Pura Belpré
mientras zurcía encaje en los vestidos con los dedos
recordaba historias con el corazón.
Pura significa inmaculada—
Los vientos migratorios
la llevaron de Puerto Rico
a Nueva York
sostenida por un hilo
de pura fe
No regresó a su hogar
hasta después de la boda de su hermana.
En las colonias
su parentela hambrienta de historias
creyó que los libros se reían de ellos
sin nadie con quien hablar
de la isla llorona, de montones de caña,
huesos, lluvia y familia que se quedó,
los recuerdos eran
piezas puras
de sufrimiento.
Pura Belpré
toda brazos, pies y corazón
recopilas tradiciones orales, nuestras historias,
derrites el hielo que congeló nuestras lenguas
nos devolviste el resplandor de nuestro pasado
nuestras historias tienen ciudadanía en los libros.  





Migración puertorriqueña de 1950

Hace años había cómo vivir,
una manera dura en la isla
la caña explotó en el barro rojo
el sudor en la ceja
de un cortador de caña cansado era todo
lo que él podía beber.  Su hijo la tendrá mejor.
Había un niño que agitaba
un machete contra la caña
que de tanto los brazos
se hicieron tan fuertes como un árbol de mangos.
Levantó el machete
lo movió con frenesí.
        Estoy aquí.   Trabajo con dolor.
        Hay tanto dolor que no hay donde esconderlo.
Un avión voló llevándolo
con una columna vertebral fuerte, músculos maduros
esperanzas como llamas quemando a través del miedo.
El niño voló tan lejos
que su dolor se empequeñeció dentro de él.
En su nuevo país se convirtió
en seguidor de su propia sombra,
una lengua atorada al fondo de la garganta,
un alargado reflejo de azogue en platos
de hotel, hueco como su esperanza,
ojos rojos del trabajo de fuego,
recuerdo perdido de por qué había venido.
El joven envejeció,
las cicatrices viejas no pudieron cubrir las anteriores,
recordó a su padre cargando caña, 
una dulce hermana, chicos risueños.
Conteniendo la pena sus pies tropezaron con el pavimento,
levantó los ojos para llorar frenéticamente,
        Estoy aquí.   Trabajo con dolor.
        Hay tanto dolor que no hay donde esconderlo.
No quiso olvidar cómo fue
que la esperanza se volvió algo pequeño dentro de él.





Todo lo que tenía era Rita Moreno

El teatro del barrio donde se habla español
del lado puertorriqueño de la ciudad destella
luces de neón argenta y dorada
dentro me siento muda
rígida como una figurilla de porcelana detrás de un cristal
pretendo una nueva vida, terrible y bendita,
espero que la luz penetre mi mundo.
Baila hacia la entrada de mi corazón
la salpicadura de un cometa
fiera pasión
mi miel y mi leche
dulzura cantada
agraciados brazos, piernas, cuello
meneando las caderas más grandes que las olas.
Para ser eso
querida
debes ser dueña del universo
en un galope de orgullo
soy lánguida en su luz
la dulzura del mundo quizá vuelva.
Mi felicidad está en los labios de la noche
mis días están hechos de trapeadores y tapas de baño
seria pena y duda,
es la locura que se encoje arrugada bajo los pies.
Soy niña durmiente arrancada
de las garras de la invisibilidad.
No necesito hablar de nada más
es suficiente verla bailar
no me permite desaparecer
una lección resalta como un arpón
en mi mano.





A LESSON LEARNED IN CHICAGO

You strut in with gang signs in your eyes,
I arrive with books under my arms.
You have lived on the streets where
the cry of your mother has become broken glass,
your stepfather's belt buckle a scar on the edge of your eye,
his fist a split bone in your nose.

We sit in a room
until we find a story we can share,
a short one for a short time.
It keeps you from gazing out the window,
from becoming a cloud. 

My hope hangs on the edge of a cliff.
All day I hope; trying to give you new things to consider.
You, in turn, have given me the dark dreams,
of death spilling red under my feet,
of trouble flashing in the corner of my eye.
I study your eyes-they become birds
detached from my words

Across the street young boys
rise up and explode.
What is a book to them if they cannot read
their own stories or utter their own names?

I cannot make you copy the problems
on the board; you have too many of your own
What happened last fight- 
the body shot down next to you,
cops pulling back your neck
thrusting their stick in your ribs
until you screamed 
These are the subjects that worry you
a book will not help now.

I do not know how your story flew away
and became a small thing under us.
I want to remember your eyes;
they have wings.
I keep your desk by the window
a pencil and some paper ready for you.





GANG GIRLS

For a dead girl of fourteen
her hair could not be more beautiful
her lips and nostrils seem to quiver
but her cheeks are flat, her brows too serious
she used to laugh easily.
It is a hard place to be-this pine box
Some hands try to touch her cheeks
neighbors whisper their sadness to each other.
Soon a flower will be planted over her heart.
It happened so fast
soft mumbling, heads shaking back and forth
what a shame, such a shame.

When you live on a block that knows gangs
there are no rules
certain things are impossible or mangled
few grow up to believe in great things
death is a fever that laughs at children
a language of hate rises to swallow them.

Gang girls are slow in thoughts of peace
landscape of empty names, empty eyes
sitting on rotten thrones, there is a ghost in each one
bellies stuffed with revenge their breasts nurse violence
their tongues grow cold, their hearts grow cold
they run through flames more dead than alive.

A mother burns then bursts into pieces
cursing them, waving her fist
while they jump the fence folding into darkness
their days travel backward vanishing into the streets,
into dark houses or the edge of a knife.




PUERTO RICAN
MIGRATION 1950

Years ago there was a way of living,
a rough manner on an island
the cane burst through the red mud
and the sweat on the brow
of a tired cane-cutting man was all he
could drink. His son will have better.

There was a boy who swung
a machete against the cane
for so long his arms
grew as thick as a mango tree.
He raised his machete
waved it frantically,
Estoy aquí. Trabajo con dolor.
Hay tanto dolor que no hay donde esconderlo.

A plane flew carrying the boy
with a strong spine, ripe muscles
hopes like flames burning through fear.
The boy flew so far away
his pain became a tiny thing
inside of him.

In this new country he became
a follower of his own shadow
a tongue stuck to the back of a throat
a reflection stretched gray on hotel dishes
hollow like his hope
eyes red from the fire of work
he lost the memory of why he had come.

The young boy became an old man
the old scars could not cover the older ones
he remembered his father carrying
the cane, a sweet sister, laughing boys
holding grief his feet stomped the pavement
raising his eyes he cried frantically,
Estoy aquí. Trabajo con dolor.
Hay tanto dolor que no hay donde esconderlo.

He did not want to forget how it was
hope became a tiny thing inside him.




Mujer de Guatemala in the Years of the War

You are a Mayan parable
a lesson with broken arms and legs;
the consciousness of a country
braided tightly around your head.
Sky, sun, earth leave a list of scars
healed by the birth of the coffee beans you sow.
The popping of distant gunfire keeps you awake.
You sleep with your eyes open waiting to make
a treaty with the morning. You are guarded by
the faces of your brethren that smile in the fog.
You wave. They are your namesake, the disappeared.
Herbs and flowers honor them on your alter by the stove.
Suddenly the night is made red and orange by your sons
hung like burning torches swinging upside down
from your papaya tree.
You dream you are inside a truck, wrists tied behind
your back. Questions. Blood. More questions.
Your Quiche tongue waves like a shredded red flag
tied to the snout of a machine gun. Thighs are opened
like the throat of a singing bird. Many men enter you
and dig deep enough to break a well of blood.
Arms unfurl your body into a crowded ditch.
Rain moistened your lips. Death glanced your way.
A thirsty chick squats by the ashes of your torched home.
You curl the old rosary blessed by el padresito in your palm.
The bananas tied to the hinge of your door are ripened black
good only for flies and maggots.
Your daughters scattered like seeds in the nearby mountains
are the little rivers in your eyes.
Your men seeped in mud flesh pecked by hungry birds
feed the foliage.
The sound of silence is speckled with the wailing of
women by the graves.
There are quiet things left; the soft breathing of the trees,
the smoky fingers that rise from a morning fire,
church bells chirping in the distance and a long
horizon of stories rolled into a ball
translated into a whisper from your scream.

by Yolanda Nieves
Diálogo: Vol. 8 : No. 1 , Article 18. 
Available at: http://via.library.depaul.edu/dialogo/vol8/iss1/18












-

ANJA GOLOB [20.232]


ANJA GOLOB

ANJA GOLOB. (Eslovenia, 1976). Poeta. Crítico teatral. Editor especializado en publicación de traducciones de novelas gráficas al esloveno. Lleva publicados cuatro poemarios –tres en esloveno y uno traducido al alemán. Premio Jenko para poetas eslovenos en 2014 y 2016. Elegido en 2016 como una de las ‘Diez Nuevas Voces de Europa’; ha sido escritor residente de los PEN de Amberes y Sarajevo y del LCB de Berlín. Escribe artículos sobre políticas culturales. Es dramaturgo para obras y prácticas performáticas y de danza. Reside entre Lubliana y Bruselas.





LAS VENAS LOS ALAMBRES

Esto es lo que sueño: el animal tiene dedos.
Yace de lado, lo miro por la espalda,
inclina la cabeza hacia delante, como si fuera
tímido y oscila suavemente con ritmo.
Con unos gestos mecánicos, vacíos,
fisga por los restos de la carne desgarrada, los dedos con cuidado
escogen el tejido y buscan las venas.
Van sacando una por una para que sea más fácil cogerlas
-las venas son finas, mas firmes, como alambres en un circuito-
rompiéndolas con dificultad, una tras otra.
El animal trabaja imperceptiblemente, está casi inmóvil, lento,
y con esmero le corta los conductos al latido del corazón,
que se cierra con gemidos, dejando caer las cortinas en las pupilas.
El espacio a su alrededor está vaciado, hundido en la charca
de sangre, deslizándose sobre lo que no tiene poder ni tampoco quiere tenerlo.
El abrigo de su piel está tendido sobre el esqueleto como una floja
tienda en el viento primaveral delante de la cual se encuentran,
cual equipaje desordenado, los órganos encallados.
El animal respira con ahínco (el cuerpo es una máquina), escucha,
se acurruca, se cansa, extiende los dedos hinchados lejos de sí
y, victorioso, se pone tieso.

Mladinska knjiga, Ljubljana, 2013 & self-print, Prevalje, 2016





ŽILE ŽICE

To se mi sanja: žival ima prste.
Leži na boku, gledam jo s hrbta,
glavo sklanja naprej, kot da je
plašna, in rahlo ritmično niha.
Z mehaničnimi, praznimi gibi
brska po raztrganini, prsti pozorno
prebirajo tkivo in iščejo žile.
Eno po eno izdirajo, da jih je lažje prijeti –
žile so tenke, a čvrste, kot žice v električnem vezju – 
in jih s težavo pretrgajo, drugo za drugo.
Žival dela neslišno, je skoraj negibna, počasi
in temeljito prekinja dovode utripanja srcu,
ki se ječé zapira, kakor žival zastira zavese zenic. 
Prostor krog nje je izpraznjen, namočen v mlako
polzeče krvi, nad katero nima in noče več oblasti.
Plašč njene kože je razpet na skelet kot mlahav
šotor v pomladnem vetru, pred katerim ležijo
kot nametana prtljaga nasedli organi.
Hlastavo diha žival (telo je mašina), prisluhne,
skrči se, obnemore, stegne zariple prste od sebe
in zmagoslavno otrpne.

Idioma: esloveno
De: VESA V ZGIBI 
Ljubljana: Mladinska knjiga, 2013




Aderndraht

Dieses träumt mir: Finger hat das Tier.
Es liegt seitlich, ich seh’ seinen Rücken,
den Kopf nach vorn geneigt, als wär’ es
scheu, es schwingt ihn rhythmisch, leise.
Mit mechanisch leeren Griffen wühlt es
in einem frischen Riss, seine Finger fahren
achtsam durchs Gewebe, suchen Adern.
Eine nach der andern zieht es heraus, so sind sie leichter zu halten –
feine Adern, aber kräftig, wie Drähte in einer Stromschaltung –
man kann sie nur mit Mühe zerreißen, einzeln, nacheinander.
Das Tier schafft lautlos, reglos fast, legt langsam
und bedacht den Puls zum Herzen lahm,
das ächzend zufällt, wie beim Tier der Vorhang der Pupille.
Drumherum der Raum ist leer, mit eine Sickerpfütze Blut
gefüllt, über die es nicht mehr herrschen kann noch will.
Der Mantel seiner Haut ist auf ’s Skelett gestreckt, ein
schlaffes Zelt im Frühjahrswind, davor liegen, wie
hingeworfenes Gepäck, gestrandete Organe.
Das Tier schnappt Luft (der Körper ist Maschine), es horcht,
es schrumpft, versumpft, streckt lautlos seine Finger von sich
und erstarrt dann im Triumph.

Idioma: alemán
Aus dem Slowenischen von Urška P. Černe und Uljana Wolf
Aus: 'ab und zu neigungen'
Wien: hochroth, 2015




VEINS WIRES

I've had this dream: an animal has fingers.
It rests on its side, I observe it from the back,
Its head is bent forward as though it were
Timid, and it rocks back and forth in light rhythm.
With blank, mechanical motions
It rummages through the rupture, its fingers
Carefully sorting the tissue and looking for veins.
They pluck them one by one to make them easier to hold –
the veins are thin, but sturdy, like the wires inside of an electrical network –
and tear them strenuously, one after the other.
The animal works soundlessly, it's almost immobile, slowly
And thoroughly it cuts the intake of pulsation to the heart
That's closing whimperingly, like the veil of an animal's pupil parts.
The space around it is emptied, drenched in a pool
Of the slithering blood it cannot and wants no longer to control.
The coat of its skin is stretched on the skeleton like a tent
Flaccid in the springtide breeze, in its front like scattered luggage the stranded organs lie.
The animal gasps for air (the body is a machine), it listens,
Contracts, shrivels, extends its inflamed fingers,
And it freezes triumphantly.

Idioma: inglés
Translated by Tadeja Spruk




CÂBLE CAVE

Je fais un rêve : l’animal a des doigts.
Il est allongé sur le flanc, je vois son dos,
sa tête penché en avant comme par
effacement, il oscille d’un rythme doux et
il fouille dans la déchirure
d’un geste mécanique, vide ; ses doigts
perlent le tissu soigneusement et cherchent des veines.
Ils les saisissent et les arrachent une par une
parce que c’est plus simple : les veines
sont fines et résistantes comme des câbles dans les circuits électriques,
il est difficile de les déchirer l’une après l’autre.
L’animal travaille sans bruit, il est presque immobile,
lentement et soigneusement il interrompt la circulation vers le cœur
qui s’enferme en gémissant comme un animal offusquant le rideau des            pupilles.
L’espace autour de lui est vidé, trempé dans une mare
de sang qui glisse et sur lequel l’animal n’a pas et ne veut pas exercer son        pouvoir.
Le manteau de sa peau est tendu sur le squelette comme
une tente flasque dans le vent printanier devant lequel reposent
des organes naufragés comme des bagages éparpillés.
L’animal respire goulûment (le corps est une machine), écoute,
se rétrécit, s’épuise, allonge ses doigts turgides
et raidi triomphant.

Idioma: francés
Traduit par Ana Geršak








-