Poetas en Toledo:
Antonio Daganzo (España), Miguel Cabrera (Perú), Ahmad Yamani (Egipto), Ángel Guinda (España), Fernando Sabido Sánchez (España), Charo González (Chaglez Fotografia) y Theodoro Elsacca (Chile).

______________________________________________
SUGERENCIA: Buscar poetas antologados fácilmente:
Escribir en Google: "Nombre del poeta" + Fernando Sabido
Si está antologado, aparecerá en las primeras referencias de Google
______________________________________________

jueves, 30 de octubre de 2014

DAVID McKIRDY [13.900]


David Mckirdy

Escocia-Hong Kong

Nació en Escocia en 1956, pero se crió y se educó en Hong Kong, 
donde hoy día es uno de los más reconocidos poetas y uno de los 
organizadores del Festival Literario Internacional de Hong Kong. 
Después de realizar estudios de Artes y Humanidades (Historia y 
Filosofía) en la Universidad Abierta de Hong Kong, se inició en la 
escritura creadora. 
Como parte del programa Poesía en vivo ha leído su poesía y ha 
dictado talleres literarios en numerosas escuelas. Ha leído su obra 
en el 2004 en China, Singapur, Estados Unidos y Egipto. Su último 
libro, Occidental accidental, que había recibido una beca por parte del 
Consejo para el Desarrollo de las Artes de Hong Kong, fue premiado 
por el Club Harvard de Hong Kong. 
La mayor parte de Occidental accidental podría tocar lo personal en 
lugar de lo político, la añoranza de los amigos fallecidos, la obsesión 
de McKirdy por las motocicletas, pero lo que más destaca es la 
evaluación crítica del poeta del legado colonial en Hong Kong



Orar a los ancestros

Tengo la sangre de China en mis venas
no por padre, madre o antecesor lejano
sino trasladada desde la línea antigua de alguien más.
Cuatro litros pasados por el ojo de una aguja
el regalo anónimo de la vida
¡para un hijo bastardo, un espanto blanco!

Me siento diferente
ahora que miro la vida
por ojos más amplios
y menos ictéricos.

Nosotros los chinos valoramos nuestras tradiciones
pero a los ancestros de quién les rezo ahora
¿a los míos o a los suyos?
Quizás simplemente daré las gracias
Le haré un homenaje a una Madre eterna
y al Padre universal.



Ancestral Worship

I’ve got the blood of China in my veins
not through father, mother or distant forebears
but passed on from another’s ancient line.
Seven pints passed through the eye of a needle
the anonymous gift of life
for a bastard son, a white ghost!

I feel different
as I look at life
through my wider
less jaundiced eyes.

We Chinese treasure our traditions
but whose ancestors should I worship now
mine, or his?
Maybe I’ll just give thanks
pay homage to an eternal Mother
and the universal Father.



Nosotros los chinos

En Estrasburgo, tres Chinos pedían direcciones—
en francés
Yo respondí en cantonés 
Sorprendidos—
intentaron en alemán.
Finalmente
expresamos nuestro placer
al encontrar otros chinos en el exterior—
en inglés.




Mong fu shek, la roca de amah 

Por innumerables festivales y mareas
He observado y esperado
el regreso de mi esposo. 
Ahora al mirar a través del valle
un cambio le ha sucedido a nuestra tierra
el pueblo y la playa desaparecidos en un revolcón malévolo
agua convertida en tierra.
Formas oscuras se levantan hasta donde ve el ojo
como buques inmensos sembrados en el suelo
cubiertas en cobijas como redes.

La luz del cielo negro habita estas redes
iluminadas como para una pesca nocturna
por un demonio poderoso
que rastrea almas.

Quizás al habernos robado las perlas 
de la serpiente gigante de mar
hemos quebrado nuestro pacto con el mar. 
Diosa de gracia, Tin Hau
que me convirtió y convirtió a tu hijo
en piedra
por amor y lealtad
nos ha abandonado.
Ruido, humo y lluvias ardientes cruzan aquí
como bárbaros apuestan en las carreras 
de los dragones sagrados
sobre los restos del puerto.

Soy testigo de los cambios
y oro que tú mi amor
nunca tengas las redes llenas y un viento suave
y que nunca vuelvas a este sitio.




De partida 

Aníbal cruzó los Alpes
en busca de conquista y gloria.
Nosotros, aventureros de otra estirpe
cruzamos el mar
destino a Hong Kong
en el crucero de la P y la O
el S.S. Cartago
construido por escoceses como nosotros,
botado al agua en nuestro propio Río Clyde.

Por la plancha subimos de la mano 
gente obrera con aspiraciones de subir en el mundo
a cabinas
de segunda clase
el apartheid de la casta imperial.
No eran para nosotros las cabinas frescas de ida y vuelta
de los que pagaban más,
Ubicados donde fuera
Nosotros salíamos y no íbamos a volver
A diferencia de ese general de la antigüedad
Nunca volveríamos a la decepción y la traición.

Mientras nos despedimos y se aparta el buque
las cintas de nuestras ataduras al pasado se rompen
dejan recuerdos monocromáticos y los cincuenta en nuestra estela
por Puerto Said, Suez, Aden y más allá
una Inglaterra en blanco y negro remplazada, tapada
olvidada por los sentidos ya sacudidos por
impactantes, acres, chirriantes
colores, olores y sonidos
los vamos conociendo a medida que seguimos hacia el Oriente
Cálido y húmedo como un retorno al útero.

Quizá permaneceré aquí un tiempo. 





Poems from Ancestral Worship
by David McKirdy

  

Shining

Mr. Lee the shoe-shine boy
is a proud man
still working at
still paying his way.
He'll shine my shoes for free
because I give him 'face'
calling him 'Uncle'
conversing, showing respect.

We're both immigrants
he from Indonesia
me from Scotland.
His generation made Hong Kong
today his clients read a paper 
send a text
or gaze mutely at the top of his head.
He says I see into his heart
"Sir, what's your name?" he asks
"Chiu Chow Gum" I reply.
This is a euphemism for 
crater-faced son of a bitch! 
"That's a fine name" he says,
"No one will forget you."

I accept the gift of shiny shoes
and reciprocate with tea-money.
He claims to be the finest shiner in Hong Kong
he's certainly the best psychologist
I pay fifty bucks over the odds
and leave a happy man.




Ambushed

An elderly man approached 
asking about a toilet for his wife
such a lovely old lady
how could I leave her in distress?
“Come Auntie 
you’re welcome to use my home.”

As I turned, one became two
Two became five and finally nine
all queued up and smiling
with me handing out soap and towels
like a washroom attendant in a massage parlour 
then the questioning began.

No one expects the Chinese inquisition!
Forget name, rank and serial number
these are no mere amateurs
Cantonese aunties are better
than The KGB at getting results.
Name 
age, place of birth
do I own, or rent 
how much per month 
married, how many children?
I could have stood a beating 
but they were much too subtle for that
calling me by name and talking in turn.
I managed to hang on to my one testicle
and annual salary
but only because their bus was leaving.

But they know where I live 
and they’ll be back!





In Hong Kong, Dreaming of Cairo 
2005 

We came to Cairo to see her treasures
and saw the people.
Forget the pyramids
the real jewels are among those
whose forbears built them.

Encountering beggars cheats and robbers
we felt right at home
having contributed an additional
eleven Bohemian rogues to their numbers.

In the chaos of Cairo’s
persistent perpetual anarchy
a few prodigal poems - 
my offspring -
escaped in a lady’s bag.
I hope they find their way 
to safety
to the heart of the city
to be adopted and absorbed
like so many through time
from Nubia, Greece, Rome 
Arabia, Turkey, France 
now Hong Kong.

Louche decadent Cairo
nobody gets out of here untouched
and the echo of the muezzin’s call
will forever draw me back
pulling like a persistent child




OUTWARD BOUND

Hannibal crossed The Alps, 
for conquest and glory.
We, adventurers of a different stripe,
crossed the sea,
destination Hong Kong
on the P & O liner
S.S. Carthage.
Built by fellow Scots, launched on our own River Clyde.

Up the gangway hand in hand we boarded,
working class folk with boot-strap aspirations,
to cabins 
second class,
the apartheid of imperial caste.
no P.O.S.H. travel for us but S.O.S.O.:
'Starboard out, staying out'
unlike that great general,
never coming home,
to disappointment and betrayal.

As we waved goodbye streamers severed our links
leaving monochrome memories and the 1950s in our wake
through Port Said, Suez, Aden and beyond
black-and-white Britain displaced, obscured
forgotten by senses now shaken by
shocking, pungent, grating
colours, odours and sounds,
familiarity growing as we travel ever Eastward
Warm and wet like a return to the womb.

Perhaps I'll linger here a while.



CITIZEN SHIP

for Leung Ping Kwan


We arrived on the same day,
you in the hold of a fishing junk,
me on the P & O liner.
Settling into a three-storey house
the shipping crates were delivered by noon,
discarded they made a hut for you on the hill.

We lived on either side of the same street. 
kept apart by the wall between
a physical and symbolic construct
to prevent dis-ease, or going native.

We tried to connect 
but concrete and closed minds are tough to conquer,
a catchment for inhibitions carelessly thrown,
not so for hurled rocks and insults.

We flew kites across the top
swooping and dancing as one, 
the caress 
then the cut of the string.

We learned each other's tongue;
through jagged gaps
"Good morning", "Jo San"
"How are you?", "Nei ho ma?"
"What is your name?", "Nei Gieu mut yeh meng?"
"Well fuck your mother!", "Dieu nei lo mo!"

We left home together for school,
you on foot, 
me on the bus,
attending classes at either end of another street,
both burdened by the hopes and expectations
of another generation.

We arrived on the same day,
grew up together - apart.
One colony - two systems.
Two people - one future.





THE WRITE STUFF

Chinese gentlemen in traditional robes
inhabit the streets of my youth,     
scribes with folding tables and chairs
inkstone and brushes. 
Gaunt classical scholars
performing exquisite caligraphy - for utility
in the service of
illiterate labourers.
The highest expression of the literary arts 
reduced to mere communication.

Letters home to be read and narrated 
by others, in other streets in other cities.
Part fortune teller, psychologist, agony uncle,
bad news censored, rendered palatable,
with subtlety and nuance,
good tidings enhanced.

In another place, another time 
they would be
court officials, magistrates, 
rather than abroad in-significance
at the sharp end of the historical narrative,
the collective amanuensis of a country in chaos.




AMAH

Nanny, Auntie, Sister, Servant:
A simple woman in black and white
not young, no threat.
A mouth full of gold;
a gilt edged hedge against
famine, war and pestilence.

Poor and illiterate, ideal for scrubbing,
but entrusted with a stranger's child.
A necessity or a convenience for those
too busy, too ill, too worldly.
Trusting eternal motherly love,
of any woman, for any child.
Leaving her own family deprived 
of appropriate maternal attention.

Myths of hungry ghosts
one-armed swordsmen
culinary treats and Chinese opera,
we absorb, acquire, adopt
an alien culture
and another mother tongue
these bonds can never be broken -
love is thicker than blood, 

Ah May, Amah, Mama,
fifty years on
the shadow of your presence remains
as the wax from the candle I light for you
rolls down 

like tears.



AMAH ROCK - Mong Fu Shek

For countless festivals and tides
I have watched and waited
for my husband's return.
Now as I gaze down the valley,
a change has come over our land.
The village and shoreline swamped by an evil upheaval,
water turned to land.
Structures abound as far as the eye can see,
like great ships upended in the earth,
draped in covers like nets.
The light of the black sky inhabits these nets,
lit as for night-fishing
by a mighty demon
trawling for souls.

Perhaps by stealing the giant sea-serpent's pearls
we have broken our pact with the sea.
The gracious Goddess Tin Hau, 
who turned me and your son
to stone,
for love and loyalty,
she has forsaken us.
As barbarians race the sacred dragons
on the remains of the river,
noise, smoke and burning rain prevails.
I stand witness to the changes
and pray that you my love
may ever have full nets and a gentle wind
and never return to this place.



RETURN OF THE QUEEN

The QE2 came home to The Clyde
like a salmon returning to spawn.
She berthed at Greenock
to a festive expression of pride
that Scotland's finest, 
in steam and ships and men,
had departed from this place.
Tied fast she strained at the leash 
with standards festooned from stern to bow
from ship to shore and beyond
wind-blown like Tibetan prayer flags.

I too returned this year, a prodigal pilgrimage,
no one lined the quay for my arrival,
but my shadow paced the well worn path.
I could have been a riveter or welder;
shipbuilders, the Brahmins of the industrial age. 
I would have had a hand in the making, 

read the obituary at the end.  

But another destiny awaited me;
We also departed, running,
unclear if it was towards or from something
perhaps both
a Hajj and Hejira combined.

Now like the big ships
I'm all at sea in my native land
constantly drawn to that foreign field, 

made home.








PHIULAVANH LUANGVANNA [13.899]


Phiulavanh Luangvanna

Nació en Xiengkhouang, Laos, el 1 de diciembre de 1954. Es poeta, editora y profesora. Estudió Laosiano y Literatura en Vientiane. Es presidente de la Asociación de Escritores de Laos. En su labor, expresa la convicción de que la poesía y la literatura contribuyen al fortalecimiento de las relaciones de amistad y cooperación entre pueblos y culturas.
Nunca estudió vietnamés en un aula, pero desde su infancia ha leído obras rusas, francesas, inglesas y norteamericanas, traducidas al vietnamés. Su obra literaria la componen poemas, relatos breves, obras teatrales, de radio y televisión. Por su obra narrativa ha recibido diversos premios, entre ellos El Corazón de un Padre, organizado por el Instituto de Ciencias Sociales, 1984, El Salón de Clase Adicional, del Ministerio de Información y Cultura y el Premio Mekong por Nuestro niño se llama amistad, 2007, Hanoi. Su poesía está inspirada en la naturaleza y sus formas, que expresan la sabiduría y la armonía, como una lección para los humanos. 
Reflexionando sobre el mundo, expresa en los poemas su paisaje natal, arraigado a su visión del amor, el tiempo y la humanidad.



La gota de agua

Soy una gota de agua
Soy capaz de irrigar un punto pequeño 
Ningún barco me puede navegar, 
Pero tengo costa y línea de corriente.
Mas en mi mente deseo reunir todo el cielo
Soy agua limpia pero sin olas
Puede estimularme el viento apacible
Si las lluvias me sostuvieran una gran corriente sería
Y podría fluir por amplias corrientes hasta el mar



The Drop Of Water

I’m a water drop
I am able to irrigate for a small dot
No boat can navigate but I have coast and stream line
But in my mind I wish to gather the whole sky
I’m clean water but no waves
I can be stimulated by peaceful wind
If the rains sustain me a big stream I would be
And can flow through wide streams to the sea



Bajo con alto 

La tierra y el cielo existen para siempre
Y nunca asumieron qué es bueno o malo o bajo y alto
Pero la gente del mundo los clasificó
Diciendo la tierra es baja y el cielo es alto
El cielo nunca susurró para sí: soy lo más alto
Pero algunas personas de alta posición se dijeron superiores.
Ellos no sólo consideran que la mala administración es lo peor
Sino que el oro que se esconde bajo tierra no es digno como las 
nubes


La naturaleza inspira

La naturaleza inspiró a la gente a tener cinco dedos en una mano
Y formó cinco continentes en esta tierra
La naturaleza también se engendró entre tú y yo
Para morar como cinco dedos en una mano
Durante muchos períodos los dedos han vivido unidos
Se organizaron para trabajar con sencillez
Cada uno actúa y asiste a los otros como su entidad
La naturaleza siempre ha creado sus propias habilidades



Pensando en mi nativo 

¡Oh! Pensando en mi nativo, flanqueando el río Mekong
Baño de sol vuelto brillante en la mañana
Fino brillo del sol en la tarde
Y agua ondulando hasta la orilla
Barcos de pesca y comercio recorriendo arriba y abajo
Observan los aldeanos bañándose junto a la costa blanca
La luz eléctrica besaba la superficie del agua en las noches
Esto hizo a la sombra de mi nativo verse tan brillante
Miré a través del campo amplio en el día
El arrozal amarillo como la alfombra en el suelo
Mientras mango, mamoncillo, tamarindo, frutos del árbol del pan,
Bambúes, plátanos y cañas de azúcar son verdes sobre la mano
Parecían distancia lejana, bosques y selvas
Eran plantas medicinales aromáticas y madera dura
Miraba al cielo, las nubes de luz azul corrían
Ningún otro color hubiera combinado
Pequeñas casas de granja instaladas de lado a lado 
Es tiempo del inicio de la cosecha
Risas placenteras, conversaciones y canciones folclóricas podían 
escucharse
Junto con ritmos de flauta
Como si no hubiera otro paraíso más feliz que mi país natal
Pensando demasiado mientras bueyes y búfalos disfrutan hierbas
Pájaros cantan y vuelan sobre pequeños lagos 
El perfume del arroz tocaba mi nariz al soplar el viento
Por tanto, mi corazón me persuadía a dar una mirada
Al llegar muchas grandes casas y tiendas se ven
Nueces, frutos de mascar, coco y árboles de bambú también verdes
Cada casa instalada con postes redondos de madera dura
Y una gran tienda de arroz situada cerca de la parte trasera
Veo estudiantes yendo a la escuela sobre el camino
Mezclándose con búfalos y carretas de bueyes que pasan
Hay un gran templo y una pagoda en el norte
Estos son mis sitios de alabanza nativa al Señor Buda y los monjes
Para el Año Nuevo, la ceremonia del festival del agua
Las mujeres lucen trajes de seda y tejidos sobre sus hombros
Cada una trae una taza de flores, velas y varas de perfume
Y se veía tan hermosa la pagoda, como un elefante caminando
Aunque viva lejos, mi corazón es feliz
Ya que mi cuerpo es abrazado por los brazos de mi madre

http://www.festivaldepoesiademedellin.org/es/Revista/ultimas_ediciones/98-99/98-99.pdf








ALBEIRO MONTOYA GUIRAL [13.898]


Albeiro Montoya Guiral 

Nació en Santa Rosa de Cabal, Risaralda, Colombia, en 1986. Es poeta y ensayista. Actualmente se desempeña como profesor universitario. Candidato a Magíster en Escrituras Creativas de la Universidad Nacional de Colombia en la profundización de Poesía. En 2011 realizó una investigación sobre los poetas Carlos Héctor Trejos Reyes y Orlando Sierra, titulada “Poesía de la muerte y muerte de la poesía” para el Portal Literario del Eje Cafetero. Dirige el portal literariedad.co).




El nombre del fuego

La vida es amarga, en consecuencia, besa.
Quémate si el fuego en que amamos es el último.
No temas a mis manos que aprietan tus senos
como si fueran dos azucenas vencidas por la noche,
así como yo no temo a tu delicada forma de abarcar mi cuerpo
de hombre o de sueño o de árbol ─qué sé yo─,
aprendí a olvidar de qué extraña sustancia amanezco
construido cada día.
Amar es lo único que nos queda por hacer.
Vivir en esta instancia de la muerte
es ínfimo comparado al amor.
Desnudarnos fue un acto apenas cotidiano
como soñar con rosas o bailar antes del sueño.
Desnuda sé amarte como si estuvieras hecha
de azucena estremecida
o de lluvia amaestrada para caer en la melancolía.
Sabe amar mi cuerpo desnudo de hombre o de sueño o de árbol.
No prestes atención a las dos palabras estremecedoras de mis ojos.
El nombre del fuego no se pronuncia:
se besa.




Eres hijo de ti mismo y te muerdes

Padre, tu único hijo ha muerto para que mis manos nazcan,
tu único silencio fue invadido
por guaduales y lámparas.
Tristes caballos miran la llovizna
de la infancia caer en la ciudad lejana.

Eres padre de ti mismo, infortunio.
Eres hijo de ti mismo y te muerdes.
Padre, tu único hijo ha muerto
y está habitando los zapatos del olvido.




Naturaleza muerta

La muerte puede ser un sombrero blanco
sobre nuestros mejores libros,
un vestido sin estrenar,
un par de camisas a rayas que huelen a café,
una mujer venteando un fogón para encender la tarde.

Pero no,
soy yo
tan solo,
barriendo imágenes
en la oquedad de este instante.





   
El verano

La tierra es un perro amarillo
que duerme a la sombra de un guayabo.
Las mujeres le llevan agua robada
en la noche de un secreto yacimiento,
pero él, indiferente, duerme el sueño del sopor.

Un pájaro de luto vuela en círculo
mientras lo espera ver morir.

Si yo no fuera niño
saldría de esta humedad donde me enterraron
para espantarle las moscas,
para espantarle la muerte al verano.




Última calle

                                A Carlos Héctor Trejos Reyes


Todas las noches vendrá a ladrarte una lejanía
y vas a soñar que te disparan con piedad.
Todas las mañanas despertarás
empuñando una paloma muerta.
De tus ojos saldrá
un agua de rosas antiguas
pero no podrás morir jamás.
La muerte te va a dejar esperando,
vestido y engalanado
a la altura de la mejor celebración.

Quienquiera que seas:
sin remedio tendrás que vivir.
A solas irás por la única calle que le queda a tu ciudad.
La imposibilidad del retorno y de la despedida
como aceite goteando de tus dedos.
Se te hizo muy tarde para morir.
Se te ha hecho tarde.




Es invencible el insomnio

Una noche lluviosa
no me dejaba dormir con sus ladridos.
Lo llevé afuera,
le introduje el cañón del revólver en el hocico
─estaba amistoso ante mí,
lamiéndome la mano, meneando su cola peluda─.
Lo miré a los ojos y, sin apiadarme, disparé.

La noche lo vio perder la cabeza
y escuchó el último latido de su corazón.

No sé cómo
a pesar de lo que cuento
va detrás de mí a todas partes,
siguiéndome de lejos por los caminos,
y llegando hasta mi lecho para interrumpir mi sueño
el perro incansable de la poesía.





Piromanía

Quiero jugar el fuego
incendiarme en tus ojos
donde todo existe
porque nada existe fuera de la noche

Quiero jugar el fuego
esta sospecha de que no existo
y apenas soy un traficante de silencios
un vendedor ambulante de la memoria

Quiero jugar el fuego
incendiarme en tu boca
donde se accidentó el deseo
por pasar en rojo las palabras prohibidas

Quiero jugar el fuego
Besarte
robar las llamas
y ganar la muerte




Velar las armas

Para qué ver en la aurora un símbolo
o el estallido de un alfabeto
cuyas esquirlas rompan los vidrios
de la memoria
si, al fin y al cabo, la poesía,
como el hombre, para nada sirve.

Velar las armas, cortar las manos
del titiritero, buen demonio
que para vaciar toda la furia
acendrada durante milenios
contra quien sopló vida en su rostro
nos provoca esta mala pasada
de hallar bello el mundo que nos mata.

Huyamos como Rimbaud a la tierra
de los elefantes, o matémonos
con un verso en una tarde de octubre.




Labios de ceniza

Café hondo el pueblo a distancia fulgurante
café hondo el silbido del viento
que confunde los árboles con perros
Café hondo la tibieza donde alguien menudo
dejó un beso marcado en nuestro espejo
con labial de ceniza
como advirtiendo que jamás volvería
Ojos morenos
Café hondo que bebo a solas




No nos amemos

Espérame
no puedo ir a ti sin saber por qué el miedo
a quienes están exentos de la felicidad
les reparte claveles morados
cartas sin firma y sonrisas póstumas
Espérame
tengo que acabar mi vida antes de amarte
Antes que nada tengo que morir




Acta de defunción

Hago constar que ha muerto en mí
aquel que se pintó en la cara una nariz de poeta
para hacer reír al mundo.
Se entregan, para cumplir su última voluntad,
el ritmo de una canción,
el bullicio desenfrenado de un amor,
la camisa de rayas infinitas de su padre,
las manos musicales de la mujer
que lo puso en la tierra
como quien arrojara una flor en una tumba,
la foto de un perro amarillo
(de fondo unos muchachos sonrientes
antes de que se los tragara la montaña),
el sombrero de un hombre que murió
a la primera luz de un día aletargado toda una vida,
y el discurso ignorado de las horas untadas de vacío.




El viento podría equivocarse

Si por un error del viento que viene del sur
llegaras a morir,
o si cayeras de pronto en el olvido,
en algún lugar no difícil de encontrar
deja un poema voluntario
que se encargue de distribuir la vida y la palabra
que queden inconclusas.

Aunque quisieras irte en silencio
no tendrías otra opción
porque la palabra es postergar la vida,
y la vida postergar la esperanza.


http://www.lapoesiaalcanza.com.ar/index.php/poemas/1416-albeiro-montoya-guiral