Poetas en Toledo:
Antonio Daganzo (España), Miguel Cabrera (Perú), Ahmad Yamani (Egipto), Ángel Guinda (España), Fernando Sabido Sánchez (España), Charo González (Chaglez Fotografia) y Theodoro Elsacca (Chile).

______________________________________________
SUGERENCIA: Buscar poetas antologados fácilmente:
Escribir en Google: "Nombre del poeta" + Fernando Sabido
Si está antologado, aparecerá en las primeras referencias de Google
______________________________________________

domingo, 27 de febrero de 2011

3179.- TOURIA MAJDOULINE



MADJDOULINE, TOURIA
Nace en Settat (Marruecos) el 7 de enero de 1960. Licenciada en Literatura Árabe (1982) por la Facultad de Letras de Rabat, donde realiza estudios superiores en 1988, vive en Oujda, donde ejerce de profesora de secundaria impartiendo la asignatura de literatura árabe.

Sus primeros trabajos se publicaron en el 1978 en periódicos y revistas locales, tales como al Muh: arrir y al-Ittih:âd al-Ishtirakî. Cinco años después, en 1983, ingresa en la UEM. Es miembro del comité de redacción de la revista D:ifâf, y una de las fundadoras de la Fundación Mujeres Creadoras del Mediterráneo. Escribe poesía del "yo" y del"cuerpo", con espíritu optimista. Pueden leerse algunos de sus versos traducidos al español en Voces del sur y tiene alguno de sus poemas editado en francés, dentro de la Antología Pour une altérite féconde (Paris: Instituto del Mundo Árabe, 2003). JAY, Salim. Dictionaire des écrivains marocains. Casablanca: Eddif, 2005, p. 258; WAZZÂNI, H:asan al- (ed.). Dalîl al-kuttâb al-magâriba a`d:â` Ittih:âd Kuttâb alMagrib. Rabat: Manshûrât Ittih:âd Kuttâb al-Magrib, 1993, p. 354.

Bibliografía
1. HADDAWI, al-Taim. "Ramziyya al-tajayyul fî dîwân al-Mut`abûn li-Thuriyya Madjdûlîn". AlKITÂBA. Al-kitâba al-nisâ´iyya al-tajayyul wa-l-talaqqî. Rabat: Ittih:âd Kuttâb al-Magrib,
2006, pp. 141-146.
Resumen: (El simbolismo de la ficción en el diwán Los cansados de Thuría Madjulin).
2. HALIFI, Shuayb. "Al h:ulm wa-l-tadhakkur (bah:th fî-l-kitâba al-nisâ´iyya)". Al-KITÂBA. Al-kitâba
al-nisâ´iyya al-tajayyul wa-l-talaqqî. Rabat: Ittih:âd Kuttâb al-Magrib, 2006, pp. 29-36.
Resumen: "El sueño y el recuerdo. Investigación sobre la escritura feminista". Crítica
literaria y apuntes sobre Malika Asimi, Thuría Madjulin, Rabia Rayhan, Malika Nadjib y
Salwa-l-Rafai.
3. MADJDULIN, Thuriya. Al-Mut`abûn. Udjda: Mat:ba'a Djusûr, 2000.
Resumen: (Los cansados).
4. MADJDULIN, Thuriya. "Arco de alegría" en REYES RUIZ, Antonio (ed.). Abdellatif Zennan
(Trad.). Antología de la poesía femenina marroquí. Sevilla: Alfar/Ixbilia, 2007, pp. 92-99.
Resumen: Traducción de un poema.
5. MADJDULIN, Thuriya. Awrâq al-ramâd. Rabat: Manshûrât Ittih:âd Kuttâb al-Magrib, 1993.
Resumen: (Papeles de ceniza). Diwán de poesía.
6. MADJDULIN, Thuriya. Cielo nuevo. REYES RUIZ, Antonio ed., ZENNAN, Abdellatif (trad.).
Voces del sur: poesía marroquí contemporánea. Sevilla: Alfar/Ixbilia; 2004, pp. 144-151.
Resumen: Traducción al español de un poema.
7. MADJDULIN, Thuriya. Samâ´ tushbihu-nî qalîlan. Casablanca: Dâr al-Thaqâfa, 2005.
Resumen: (Un cielo que se me parece un poco).
8. MADJDULIN Thuriya y MENDOZA, Ángel. Voces Del Sur/As:wât Al-Djanûb 2006, 4 (Año II), pp.
3-15.
Resumen: Poesía bilingüe.
9. MAJAFI, Hasan. "Qas:â´id tanmû `ala h:âfa al-igtirâb. Qirâ´a fî dîwân Thuriya Mâdjûlîn
"Samâ´tushbihu-nî qalîlan". Afâq, (Marzo/2006), 70-71, pp. 293-299.
Resumen: (Casidas desarrolladas sobre el filo de la alienación. Lecturas del poemario de
Thuriya Madjulin: El cielo que se me parece un poco). Un comentario al tercer poemario de
la poeta Thurya Madjdulin editado por Dâr al-Thaqâfa en 2006, tras Awrâq al-ramâd (Hojas
de ceniza) y al-Mut`abûn (Los cansados)

Touria Majdouline es otra poeta de la generación de los años 80, ha publicado hasta ahora tres poemarios y dos libros de crítica, es muy activa y tiene muchas participaciones en varios festivales y encuentros literarios. Leer a Touria nos hace sentir que estamos ante una poesía magnífica y muy viva, caracterizada por una riqueza de imaginación y una opulencia expresiva marcada por la espontaneidad que es la cosecha de una madura experiencia poética.También, se observa que su poesía es una contemplación continua, es meditación perpetua que recurre a la metáfora de la sombra y la ausencia para confesar a su amado y por supuesto al lector sus sentimientos sin ningún complejo de desigualdad, dice:





Y tú
Solamente quieres restaurar este corazón
Y andas
queriendo saber
¿Quién provocó la sed al mar?
Y ¿Quién atizó la talla de las llamas
Hasta que crecieron en las leñas de tus noches?
Entonces
Arroja tus antiguas sombras
Tienes todas las razones para tantear
Para dibujar el arco iris
Sobre su pecho
Y entrar en el jardín de los cerezos
En el cerezo que crece entre tus manos
En la presencia y la ausencia
El cerezo que
Esconde el secreto de la naturaleza
Lo revelará en tu presencia







Hay en estos versos una verdadera experiencia existencialista, que emana de un senti-miento de plenitud que vive el "yo" poético, lo que le permite en su experiencia de amor liberarse de las normas que rigen la vida cotidiana e ir en busca de la sombra de este ausente que debe llegar en un futuro próximo, porque este ausente representa la espe-ranza. A él, ella confiesa lo siguiente:







No seas otro
sé la patria donde renuevo mi residencia cada añoranza
sé mi destierro
te dedicaré cartas para la patria
No importa
que te asomes un poco desde el balcón del corazón
y que entres en la cúpula del amor
dejas tu sombra
colgada en la ausencia
como un viaje cansado sobre las alas del viento
No escondes las rosas en tu sangre
No es cierto
que aquella vela parece a ti
Tus ojos son proféticos
y las margaritas crecen cerca de tu nombre
y no hay en tus intenciones cabida para los gemidos








Touria, al hilo de Ouafae, nos hace vivir la alegría del amor convirtiendo al hombre en objeto de deseo e implicando en esta experiencia la naturaleza, el arte y el sueño para hacernos descubrir la dimensión poética de su persona que no acata la sumisión. Se nota que es una poetisa que contempla la vida y desafía todo lo que puede ejercer opresión sobre ella clamando su enfado en una cadena de preguntas que vienen en el poema "¿Y qué sí?", dice:






Lo dejaron en la puerta de la distracción
solo
escondiendo un cielo
en su camisa
y cerrando sus ojos
con un hilo de agua………

Basta con que él desnude su sangre
para que los vientos se vuelquen
en su pecho
Basta con que él ande un poco
para que caiga el hendido vacío
en su cabeza
Basta con que él pregunte la noche
por la cita de la luna
para que giman los granos de arena
en el reloj
y que el tiempo se desplome
en lamentos
¿Qué pasaría si virtiera los vientos
a su alrededor
y escribiera en las paredes
con dedos de ceniza
la biografía del fuego?
¿Qué, si saliera de su ceguera
y se dirigiera hacia el trueno
perfumado de relámpagos
sin que perdonara,ni llorara,
ni entretejiera sus palabras
con los dedos del silencio
y sin que dejara su rocío extraño
sobre las caderas de la tierra?
¿Qué, si abriera sus ojos
hasta su última desnudez
y recordara el cielo que
está en su camisa,
la luz que está
en talle
y el rocío que
está en su sangre,
y no le bastara la paciencia?
¿No colgó sus sueños
sobre el hombro de la noche,
no expulsó sus vientos
hacia la oscuridad de la sombra
bajó
al pozo
a solas?…




La transgresión del texto


Recojo mi confusión y mis cosas
llevo mis pisadas
y las ilusiones que quedan
en mi cuerpo
precipitándome fuera del aire vacío
del lugar
y fuera del tiempo…

* * *

Ayer dibujé aquí mi espacio
esparcí a mi alrededor sombra, fruta y semilla
escribí desde la llama de mis versos…
En el ayer
tuve tiempo
para bordar el lugar con las palabras
hoy
nada tengo
salvo mi derrota
y trozos de los días…
Por eso recojo mis cosas
envuelvo mi espacio
y me precipito
me precipito fuera del tiempo
concibiendo en la distancia
sin sol
ni sombra.
Turia Majdulin, poeta marroquí, Los cansados, Oujda, 2000
Traducción de Manuel Jiménez Lucena





Un minuto para hablar

A la ciudad de Oujda

El corazón de Oujda es de piedra
sus manos volcán y viento
y no tiene tiempo de hablar.

* * *

Desde aquí la vida pasó sobre mí
desde aquí pasó
dejándome
en tus brazos cansados,
¡oh, ciudad de la muerte!
Golpeando las puertas del silencio
tal vez
se abriera una puerta para hablar.
¿Tienes tiempo?

* * *

Tu opresivo silencio
la asfixia empiezan a ser grandes
el puente –para ti- es más largo
¿Paso yo
o tienes tiempo
para hablar?

* * *

Eres vértigo
sin principio
ni fin
¡Vamos, párate!
tengo mucho que decir.
El aire es aquí polvareda
tus luces cenicientas
tus asuntos como el resfriado.
¿Acaso mañana cambiará la tierra
y desaparecerá el silencio y la oscuridad?

* * *

Eres puerta
que conduce a una puerta
a otro muro… a otro muro
y a otro muro.
Y yo llevo años
buscando en ti un lugar
y tiempo para hablar…

Turia Majdulin, poeta marroquí, Los cansados, Oujda, 2000
Traducción de Manuel Jiménez Lucena



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada