martes, 20 de diciembre de 2011

5481.- MIGUEL BARNET

Miguel Barnet Lanza (La Habana el 28 de enero de 1940), es un poeta, narrador, ensayista y etnólogo cubano, presidente de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba


Conocido sobre todo por su novela-testimonio Biografía de un cimarrón (1966), es uno de los escritores cubanos de mayor éxito internacional, y su obra se ha traducido a varias lenguas. En 1994 obtuvo el Premio Nacional de Literatura de Cuba.
Desde muy joven se vincula a cimeras figuras de la etnología cubana, como Argeliers León e Isaac Barreal. Colaboró con Alejo Carpentier en la Imprenta Nacional de Cuba y con el Nicolás Guillén en la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba, institución de la cual es fundador y vicepresidente por elección. Es graduado del Primer Seminario de Etnología y Folklore impartido por el etnólogo y musicólogo Argeliers León en 1960.
Con 21 años de edad formó parte del grupo fundador de la Academia de Ciencias de Cuba e integró el primer equipo de trabajo de su recién creado Instituto de Etnología y Folklore. Durante los siete años en que laboró como investigador científico de esta institución, recibió diversos cursos en estas materias, impartidas por profesores cubanos y extranjeros, y obtuvo altas calificaciones. Se especializó en la investigación etnológica y en aspectos de la transculturación de las religiones de origen africano en Cuba y en el Caribe. Su bibliografía exhibe los siguientes títulos: La piedra fina y el pavorreal, Isla de güijes, La sagrada familia -poemario que recibió Mención en el Premio Casa de las Américas 1967-, Orikis y otros poemas, Carta de noche, Mapa del tiempo, Viendo mi vida pasar, Con pies de gato y Actas del final (poesía). Autógrafos cubanos, La fuente viva y Cultos afrocubanos (crónica, ensayo, monografía). Akeké y la jutía (fábulas cubanas, 1978). Biografía de un cimarrón (elaborada a partir de los relatos orales de un antiguo esclavo cimarrón, Esteban Montejo). , Canción de Rachel, Gallego, La vida real y Oficio de ángel (novelas–testimonio). Ha escrito guiones de varios documentales cinematográficos y de los conocidos largometrajes cubanos Gallego, basado en su novela homónima y La Bella del Alhambra, inspirado en su novela Canción de Rachel y premiado en el Festival de Cine de La Habana, así como en otros certámenes internacionales. Esta cinta recibió el Premio Goya en España, en 1990, a la mejor película extranjera de habla hispana. Ha participado en congresos, eventos literarios, recitales de poemas de su propia obra, y ha impartido conferencias en universidades de Europa, Estados Unidos, América Latina y África. Además de ser un activo promotor cultural en Cuba, es un profundo conocedor de la música cubana, sobre la cual ha escrito y dictado conferencias ilustradas con artistas cubanos de talla internacional. Fue becario del Sistema de Becas Académicas de Alemania (DAAD) y de la Beca Guggenheim de Estados Unidos.
En 1995 se crea por su gestión, y con el apoyo del Ministerio de Cultura de Cuba, la Fundación Fernando Ortiz, institución cultural cubana de carácter público y civil, no gubernamental de la cual es presidente. En 1996 fue designado, por la Unesco y por el Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba, miembro del Consejo Ejecutivo de dicha organización. En ese mismo año recibe el título de Master en Historia Contemporánea que otorga la Universidad de La Habana, y en febrero de 1997, a propuesta de la mencionada institución de altos estudios, la Comisión Nacional Cubana de Grados Científicos le otorgó el título de Doctor en Ciencias Históricas. En mayo de 1997, la Cátedra Extraordinaria de Nuestra América, de la Facultad de Ciencias Antropológicas de la Universidad Autónoma de Yucatán, en Mérida, México, lo nombró miembro de su Consejo Honorario, en representación de la República de Cuba en el ámbito académico americanista.
Dirige desde 1999 la revista cubana de antropología Catauro. En 2006 obtiene el Premio Juan Rulfo en la categoría cuento por su libro Fátima o el parque de la fraternidad, que relata la vida de un travesti de La Habana.
Es Fundador de la UNEAC y su actual Presidente. Fue reelecto como Vicepresidente del Comité Científico Internacional del Programa Ruta del Esclavo en la reunión celebrada el 17 de febrero del 2009 en la UNESCO, París.


Obras


Novela
Biografía de un cimarrón (1966)
Canción de Rachel (1969)
Gallego (1983)
La vida real (1986)
Oficio de ángel (1989)


Poesía
La piedrafina y el pavorreal (1963)
Isla de güijes (1964)
La sagrada familia (1967)
Orikis y otros poemas (1980)
Carta de noche (1982)
Viendo mi vida pasar (antología, 1987)
Mapa del tiempo (1989)
Poemas chinos (1993)
Con pies de gato (antología, 1993)
Actas del final (2000)


Ensayo y etnología
Akeké y la Jutía. Fábulas cubanas
Cultos Afrocubanos. La Regla de Ocha. La Regla de Palo Monte (1995)
La fuente viva (1998)


Premios, órdenes, distinciones y condecoraciones
Premio de la Crítica Literaria por Gallego, 1983
Premio de la Crítica Literaria por La vida real, 1986
Diploma Premio 30 Años del ICAIC. La Bella del Alhambra
Medalla Alejo Carpentier
Premio Nacional de Literatura, 1994
Orden Félix Várela, 1995
Orden Juan Marinello, 1996










Patria


No puedo esperar más
digo y vuelvo a repetir ahora
que cada día que pasa
quiero más este viento debajo de las hojas.


Esta casa que mis ojos han visto diariamente
que yo sabré cuidar
y la sombra del jagüey
y la tierra.


Pero no basta. Ahora van a oírme una voz
templada en el fuego
porque han preguntado por mí.


Y me parece que se trata
de un amigo cercano
y mi corazón me entiende
y yo sé que a mi lado, en los pueblos, lejos, en el campo
hay una fuerza como el viento
que está dispuesta a defender la vida.


(De La piedra fina y el pavorreal)








Che


Che, tú lo sabes todo,
los recovecos de la Sierra,
el asma sobre la hierba fría,
la tribuna,
el oleaje en la noche
y hasta de qué se hacen
los frutos y las yuntas.


No es que yo quiera darte
pluma por pistola
pero el poeta eres tú.


(De Carta de noche)








Fe de erratas


Donde dice un gran barco blanco
debe decir nube
donde dice gris
debe decir un país lejano y olvidado
donde dice aroma
debe decir madre mía querida
donde dice César
debe decir muerto ya reventando
donde dice abril
puede decir árbol o columna o fuego
pero donde dice espalda
donde dice idioma
donde dice extraño amor aquel
debe decir naufragio
en letras grandes.


(De La Sagrada familia)










Oriki para Bola de Nieve


Caballero de Olmedo,
juglar herido por la flecha de Ochosi, el cazador,
ven en tu trineo de yaguas
y enciende las calabazas.


Dueño de la fragua y del colmillo del jabalí,
sumérgete en la espuma de las cinco palanganas de Ochún.


Entra, con tus calderos de cobre,
al monte carulé,
apaga los grillos,
estruja las esponjas,
que aquí estamos flautas, arcángeles
péndulos silbantes
para oír cómo crujen tus viejos caracoles.


Vamos, despréndete de los cascos,
salta estremecido del Puente a la Alameda
y déjanos tu capa de lagarto raída,
tu ronquera ancestral,
tu canto antiguo.


Zumba la curiganga
mi negro
¡Zumba!


Zumba la curiganga
mi negro
¡Zumba!


(De Orikis y otros poemas)










Revolución


Entre tú y yo
hay un montón de contradicciones
que se juntan
para hacer de mí el sobresaltado
que se humedece la frente
y te edifica.


Peregrinos del alba


Extranjero, tú que no pudiste ver los ahorcados,
abuelos, padres, alucinados alguna vez, constructores
del marfil en Ifé o Benin, príncipes amurallados.
Tú que no puedes imaginar este mar lleno de muertos
este país como una obscena laguna,
como un umbral de maliciosos recuerdos.
Quiero que conozcas la impiedad del yugo
q ue te avergüences también
de la sangre aminorada
................................................
Escucha, extranjero,
s é tú mi única ventura
d éjame darles a estos ojos un sosiego
a este remordimiento una salvación
a compáñame hasta el amanecer.
Te parecerá mentira una isla así tan sola
y estos peregrinos inaugurando el alba siempre.


(De Dice Ifá y otros poemas)










Canción I


Te quedaste con todo,
el libro y la memoria,
los paseos y la flor.
Pero yo tengo tus ojos
y de vez en cuando
me miro en ellos –tan tristes y huidizos–para que tú me lo devuelvas todo,
el libro y la memoria,
los paseos y la flor.


(De Orikis y otros poemas)










El oficio


Quédate con tu misterio,
describe la mesa, el animal doméstico,
el delantal floreado de la madre,
el presuroso amor si lo deseas,
pero no lo digas todo en el poema,
que permanezca siempre una puerta abierta y golpeando,
un campo no surcado a la intemperie,
deja para el otro que vendrá, amigo o enemigo,
esa leve ambigüedad, ese otro poema.


(De Carta de noche)










Ante la tumba del poeta desconocido


Ante esta tumba
inclínate, pastor, y arroja tus semillas.
Haz tu mejor discurso, hombre de barricada,
ante estos huesos verdes ya del moho de la noche.
Y tú, mujer, recuerda que aquí yace uno
que cantó a tu belleza
solo, en un cuarto oscuro de una casa de huéspedes cualquiera.
Niño gentil, deposita aquí tu flor pequeña,
ésta es también la tumba de un soldado.


(De Carta de noche)










Memorándum XII


Nada se interpone entre nosotros.
Los dados sobre la mesa
presagian buena fortuna.
El moscón posado en el florero
anuncia tu llegada
el yin y el yan tintinean
armónicamente en la palma de mi mano
Desde mi ventana el mar es un disco azul,
metálico.
La noche nos espera sin flaquezas.
Sólo en el ópalo de la tarde
aparecen vetas oscuras,
ajenas a la felicidad.


(De Poesía inédita)












A J. L. B.


Yo también pienso en las cosas
que pudieron ser y no fueron.
Pero son cosas que tú y yo
no compartiríamos.
Por ejemplo, que el rostro de Helena
quedara o no en la historia,
q ue Beda llegara o no a escribir
el tratado de mitología sajona
que tú, severamente, le impusiste.
Lo que me importa son otras cosas,
mucho menos tantálicas,
las manos que no pude tocar,
los ojos que una vez me miraron con terror
y que amé,
la culpa que quedó atrapada
en la rama de un árbol,
el pájaro que no cantó porque le apretaron
el cuello y que no aparece en ningún tratado
de ornitología,
la muerte que no tendré, abismal y catártica
junto a la fuente de Antinoo,
el espejo y el tigre de tu oscuro laberinto,
el Borges que no fui por culpa de Borges.


(De Otros poemas)
















Poema chino III


Pregunté qué fruta era ésa
que colgaba en ramos de un árbol
tan fino como las venas de la princesa Fu Peng
—Ciruelas, me contestó el edecán.
Pregunté si la grulla esculpida
a las puertas del pabellón de las Bodas
era de jade legítimo.
—No hay otro, me contestó el edecán.
Pregunté a la hora de la cena,
si la raíz de loto era realmente
la comida preferida de la emperatriz.
—Lo era, me contestó el edecán.
Pregunté, al pie de la muralla
si la sangre derramada allí por millones de hombres
que dejaron sus casas enlutadas no era monumento
a la historia de China.
—Lo es, me contestó, grave, el edecán.


Pregunté si aquel dragón tallado en la piedra
Era un símbolo imperial.
—Lo es, me contestó el edecán.


Pregunté si era un dragón con cabeza de león
O un león con cabeza de dragón.
—Lo es y no lo es, me contestó con ironía el edecán.








CLAVES POR RITA MONTANER


Rita Aurelia Montaner y Facenda, hija de Guanabacoa, de padre blanco, masón y de madre mulata, se sitúa en el mismo centro de la fiesta con sus gajos de yerbas y sus enaguas bordadas. Inicia la gran procesión submarina, vegetal; como una flecha, dibuja una larga línea de estrellas hasta tocar el corazón de la Isla. La canción sencilla, nacional, le ciñe la cabeza con una cinta de flores amarillas.


Pajaritos traigo aquíiií,
los zunzunes más bonitos del paíiií.
El zunzún es el pájaro mejor.
El zunzún es juguete y es amor.
El zunzún vuela y canta en su prisión.
Tiene en sus plumas un rayo de sol
El zunzún, fugaz ilusión.
La canción sencilla, nacional, vuela y canta
Rita sopla un caracol rosado
La canción nacional canta, vuela
Rita, colérica, golpea el paño de la noche
con una mano de fuego
Rita construye un mapa de jicoteas
La canción nacional canta, vuela
Rita sacude su rebelión contra el tedio,
Contra la nada
Rita empuja una carreta de frutas hacia el cielo inmortal.
Se cubre de velámenes y sale a afinar su flauta de madera
sobre la raza viva de su pueblo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada