lunes, 28 de noviembre de 2016

BLANCA LLUM VIDAL [19.655]

Foto: Joan Tomàs Martínez Grimalt


Blanca Llum Vidal 

Nació en Barcelona (La Barceloneta, 1986), y creció en Casserres. Un pueblo de belleza pequeña y profunda. Pasó las fiebres en la India y viajó a Marruecos varias veces. Estudió Trabajo social y Filología catalana en la Universidad de Barcelona. Ha recitado en Cataluña, en Madrid, en Galicia y en Ucrania. Ha conocido el vértigo de la Amazonia, los acuíferos del Uruguay y la milonga de Buenos Aires. 

Ha participado en antologías como Pedra foguera (Documenta Balear, 2008), Quàntiques (UAB, 2008) o Ningú no ens representa (Setzevents, 2011). 

Ha publicado La cabra que hi havia (Documenta Balear, 2009), Nosaltres i tu (Lleonard Muntaner, 2011), Homes i ocells (Club Editor, 2012), Visca! (Documenta Balear, 2012), Punyetera flor (LaBreu Edicions, 2014) y Maripasoula: Crònica d’un viatge a la Guaiana francesa (Tushita Edicions, 2015). 

Ha co-traducido un fragmento de La Douleur de Marguerite Duras (Ed. Poncianes, 2013). Ha editado la obra poética de Àngel Guimerà (Ed. de 1984, 2010) y Un film (3000 metres), de Víctor Català (Club Editor. 2015). Actualmente da clases sobre literatura en bibliotecas, hace corrección de textos y trabaja con (dis)capacitados psíquicos. Por en medio, atravesándolo todo, están la escritura y la lectura. Separadas y juntas. Sin fusión. Escuchándose.



Cardo entre lirios 

No hay ningún huerto en la ciudad. 
Sí. Sí que suenan las campanas. 
Intuyo un lagarto bajo los pies. 
Tengo hambre. Mucha hambre. 
Me horroriza sentirme básicamente feliz. 
La felicidad es un castillo medio derruido.
Las ruinas, la sonrisa. El polvo, el sentimiento. 
El mundo se lanza dentro del mar. 
Hay hambre, mucha hambre. 
La humanidad es cosa fina, y va en serio. 
La lluvia cae, pero hoy no moja. 
Hay una estrella dentro del vaso. 
Renace, renace, la telaraña. 
Ha enrocado el sufrimiento en la palabra. 
Un poema precede cada momento, cada silencio. 
He cerrado, he cerrado, he cerrado, la fuente del gas. 
Ladran perros y mueren viejos en las casas. 
Se siente olor de chamuscado de tanto amor. 
Esta piña sí que rima. 
El sueño es una especie de quietud 
con tres brechas profundísimas atravesándola. 
Hay el mismo espacio de la llama a la pena 
que de la tierra a la semilla. 
Y no sabía nada, no, del gemido de la patata. 
Pero yo me sentía una ardilla porque así me llamabas 
y cuando no, aun más. 
Una línea de cerillas rompe el vuelo de las gaviotas. 
San Ponce ya no tiene miel, pero sobrevive. 
Chomsky dice que el lenguaje es un poema 
de toda la especie humana, 
que se transforma y que no acaba. 
Y yo lo veo, y yo lo he visto, rodando por la ladera. 
Seguramente en ningún lugar del mundo 
hay tantas leyendas como en la uña. 
Tengo hambre, mucha hambre. 
De la gota de sangre y del león rampante 
se sabe muy poco, o casi nada. 
Tiro el dado y me salen flores de flores intactas.

La exactitud de la pirita es en lo único que creo. 
El dolor de cabeza es una holoturia gigante 
queriendo bailar una rumba dentro del cráneo. 
Hay hambre, mucha hambre. 
En el ajo vive el genio. 
Casi todo lo que me gusta es como de amor, 
la cosa aquella 
que dispara 
un arsenal 
de hechos concretos 
hechos de materia 
inexistente 
pero siendo de cosa 
y siendo un cuerpo 
de extremo abierto 
de centro antiguo 
de radio nuevo. 

El delirio de quererte contrasta violentamente 
con la astilla de una rueda que le detiene el movimiento.

(De La cabra que hi havia, 2008) 
[Traducción de Alfons Navarret]



Card entre lliris 

No hi ha cap hort a la ciutat. 
Sí. Sí que sonen les campanes. 
Intuesc un llangardaix davall els peus. 
Tinc fam. Molta fam. M’horroritza sentir-me bàsicament feliç. 
La felicitat és un castell mig esbucat. 
Les runes, el somriure. La pols, el sentiment. 
El món es llança dins la mar. 
Hi ha fam, molta fam. 
La humanitat és cosa fina, i va de veres. 
La pluja cau, prô avui no mulla. 
Hi ha un estel a dins el got. 
Reneix, reneix, la teranyina. 
Ha enrocat el patiment dins la paraula. 
Un poema precedeix cada moment, cada silenci. 
He tancat, he tancat, he tancat, la font del gas. 
Lladren cans i moren vells a dins les cases. 
Se sent olor de socarrim de tant d’amor. 
Aquesta pinya sí que rima. 
La son és una mena de quietud 
amb tres esquerdes profundíssimes travessant-la. 
Hi ha el mateix espai de la flama a la pena 
que de la terra a la llavor. 
I no en sabia res, no, del gemec de la patata. 
Prô jo em sentia un esquirol perquè m’ho deies 
i quan no, encara més. 
Una línia de llumins esquinça el vol de les gavines. 
Sant Ponç ja no té mel, prô encara viu. 
Chomsky diu que el llenguatge és un poema 
de tota l’espècie humana, 
que es transforma i que no acaba. 
I jo el veig, i jo l’he vist, rodolant per la tartera. 
Segurament enlloc del món 
hi ha tantes llegendes com a l’ungla. 
Tinc fam, molta fam. 
De la gota de sang i del lleó rampant 
se’n sap ben poc, per no dir gens. 
Tiro el dau i em surten flors de flors intactes.

L'exactitud de la pirita és l'única que em crec.
El mal de cap és una holotúria gegant
volent ballar una rumba dins el crani.
Hi ha fam, molta fam.
A dins l'all hi viu el geni.
Quasi tot el que m'agrada és com d'amor,
la cosa aquella
que dispara
un arsenal
de fets concrets
fets de matèria
inexistent
prô sent de cosa
i sent un cos
d'extrem obert
de centre antic
de radi nou.

El deliri d'estimar-te contrasta violentament
amb la punxa d'una roda que li atura el moviment.

(De La cabra que hi havia, 2008) 



¡fuego a la trampa! 

O jugamos todos o rompemos la baraja 

Ovidi Montllor

Si nada hay, señores, 
si nos jodéis el bazo con un palo, 
con una ley la casa al río 
y con la palabra nos caváis el bache para encerrarnos; 
si nada hay, señores, 
si incluso al sol teñís de hollín, 
a las canciones las estropeáis 
y a la noche le dais cicuta; 
si nada hay, señores, 
si del vacío hacéis el templo, 
del metal putas cadenas —religión—
y de la carne que se nos desgaja una plegaria; 
si nada hay, señores, 
si lo de todos se nos rompe, 
si la barraca se nos viene abajo 
y la tierra os la coméis hasta reventar; 
si nada hay, señores, 
si no tenemos piedras en el bosque, 
de las fuentes no mana vida
y en los mercados no queda pimienta; 
si nada hay, señores, 
si parimos sin hoguera, 
si crecemos sin el mar 
y si morimos sin un barco; 
si nada hay, señores, 
si os habéis vendido la muerte de los muertos y la memoria, 
si aplaudís a los coronados con nuestra sangre 
y os avergonzáis de los guirigayes y la revuelta; 
si nada hay, señores, 
si atormentáis con una flor, 
arrasáis el ojo al hombre extraño 
y arrojáis a la bestia hasta que cae; 
si nada hay, señores, lo rompemos todo 
–¡fuego a la trampa!– y, sin nada, 
comenzamos vacíos, pensamos de lejos, 
pensamos de cerca, fantaseando, 
con el amor vivo, hacia abajo, del revés, con la querencia 
o haciendo quién-sabe-ni-cómo-ni-cuándo-ni-hacia-qué 
pero haciendo mundo, cojones, y estando todos, si no no vale.

(En Poetes emprenyats. Ningú no ens representa. Antología poética del y para el 15M, 2011) 
[Traducción de Alfons Navarret]




FOC A LA TRAMPA! 

«o juguem tots o estripem la baralla»

Ovidi Montllor

Si no hi ha res, senyors,
si amb un bastó ens foteu la melsa,
amb una llei la casa al riu
i amb la paraula ens feu el sot per clauficar-nos;
si no hi ha res, senyors,
si fins al sol li poseu sutge,
a les cançons les gabanyeu
i a la nit li dau cicuta;
si no hi ha res, senyors,
si del no res ne feu el temple,
del metall putes cadenes —religió—
i de la carn que se’ns esqueixa una pregària;
si no hi ha res, senyors,
si això de tots se’ns esbarria,
si la barraca ens cau a terra
i la terra us la mengeu fins embafar-vos;
si no hi ha res, senyors,
si en el bosc no tenim pedres,
de les fonts no hi raja vida
i en els mercats no hi queda pebre;
si no hi ha res, senyors,
si parim sense foguera,
si creixem sense la mar
i si ens morim sense ni barca;
si no hi ha res, senyors,
si us heu venut la mort dels morts i la memòria,
si feu la claca als coronats amb la sang nostra
i us encardeu dels guirigalls i la revolta;
si no hi ha res, senyors,
si amb una flor en feu matadura,
a l’home estrany li artigueu l’ull
i la bèstia l’estimbeu fins que llenega;
si no hi ha res, senyors,
ho estripem tot —foc a la trampa!—
i sense res, comencem buits, pensem de lluny,
pensem d’arran, fantasiant, amb l’amor viu,
de cap per avall, fent-ho de tort, amb l’estimera
o fent qui sap ni com ni quan ni cap a què
però fent-ne món, collons, i sent-t’hi tots,
sinó no compta.

(En Poetes emprenyats. Ningú no ens representa. Antología poética del y para el 15M, 2011)



han volado ventiladores 

El plato se rompe 
el vaso se derrama 
y la desazón 
es como de llanto
de pena tuya 
y de miedo santo. 
Ves la grieta que tiene el mundo 
y gritando 
adorándola 
arañándola 
te comunicas 
y te das a entender. 

(De Nosaltres i tu, 2011) 
[Traducción de Alfons Navarret]



han volat ventiladors 

El plat es trenca 
el got es vessa 
i el neguit 
és com de plor
de pena teva 
i de por santa. 
Veus l’esquerda 
que té el món 
i cridant 
adorant-la 
esgarrapant-la 
t’hi comuniques 
i et fas entendre. 

(De Nosaltres i tu, 2011)



Jafre

Era la estepa, lo que querías. La estepa oscura y desolada, lo que quería. La piedra seca, el corte de roca, una tierra con ojos de bestia y lengua larga, lo que queríamos. Una planicie con una puerta. Una puerta sin marco o por marco el aire y cerca del canto. Una mesa de ladrón o de demonio y el pan seco con cebolla cruda. Pedir el tarro de miel cuando ya se acaba. Arañar los caminos y limpiar el tarro y entrar llamando dos o tres veces. Hacerse amigo del tigre blanco, coger el hueso de la montaña, hacerlo a menudo, notar el cráneo, y darle el codo a un asno viejo. Repicar el juicio y regalarle al sufrir un silencio de campanas. Era el corazón que empequeñece como la avellana, el cuello hacia arriba y el niño en brazos, la selva extraña con la quietud y el vino rancio con seguidillas. Eran las manos, la luna negra y un aullido de voz humana. Era la masía, encontrar la fuente, seguir el gato siguiendo a la gata. Era relámpago. Juntar los dedos, buscar la ninfa y leerle la fobia. Era partido, será para todos, fueron los pinchos, las ramas de los pinos agujereándonos la lana y un pájaro viendo de cerca la torsión. 

(De Homes i ocells, 2012) 
[Traducción de Alfons Navarret]



Jafre 

Era l’estepa, el que volies. L’estepa fosca i desolada, el que volia. La pedra seca, el tall de roca, una terra amb ulls de bèstia i llengua llarga, el que volíem. Una plana amb una porta. Una porta sense marc o de marc aire i vora el caire. Una taula de lladre o de dimoni i el pa sec amb ceba crua. Demanar el pot de mel quan ja s’acaba. Gratar els camins i escurar el pot i entrar picant dos o tres cops. Fer-se amic del tigre blanc, agafar l’os de la muntanya, fer-ho sovint, de notar el crani, i dar-li el colze a un ase vell. Repicar el seny i regalar-li a n’el patir un silenci d’esquelles. Era el cor que es fa petit com l’avellana, el coll amunt i el nin a coll, la selva estranya amb la quietud i el vi ranci amb seguidilles. Eren les mans, la lluna negra i un udol de veu humana. Era el mas, trobar la font, seguir el gat seguint la gata. Era llampec. Ajuntar els dits, cercar la nimfa i llegir-li la fòbia. Era partit, serà per tots, foren les punxes, les branques dels pins foradant-nos la llana i un ocell veient de prop la revinclada. 

(De Homes i ocells, 2012)




¿Y qué? ¡ah! 

si cadens adoraveris me 

Satanás

Aquí los condenados dan vueltas; casi danzan pero no pueden, pues la estructura no lo permite ni el protocolo lo estipula. Por todo vive la pena eterna. No hay lugar ni para el aire. Todo está a punto para el paraíso: una hilera de hombres mudos a la aventura de lo abstraído sólo son furia y gran pasión para poseer toda la pompa y todo el fasto que tienen cerca y será suyo. Al infierno venden muebles. Los vigilantes, armados, que hay en la entrada, van predicando fila adentro que son baratos. Y el tornavoz de su maligno va diciendo que son los buenos y buenos de llevar y que si vienes comes de balde. La medida justa de los clavos y el número exacto de llaves. El martillo, te lo inventas. La perfección apesta a luz. Con la luz han hecho estigma: hoy el infierno tiene marca sueca y digiriendo espíritus inertes se mete dentro de cada casa como si fuera lo habitual, la cosa de ahora, lo más normal. ¡Para encontrar un estante he tenido que ir al infierno! 

(De Homes i ocells, 2012) 
[Traducción de Blanca Llum Vidal]



i qué? ah! 

si cadens adoraveris me 

Satanás

Els condemnats hi donen voltes; quasi dansen prô no poden, car l’estructura no ho permet ni el protocol no ho estipula. Per tot viu la pena eterna. No hi ha lloc ni per a l’aire. Tot és a punt pel paradís: una corrua d’homes muts a l’aventura de l’abstret són només fúria i gran deler per posseir tota la pompa i tot el fast que hi ha a la vora i serà seu. A l’infern hi venen mobles. Els vigilants, armats, que hi ha a l’entrada, van predicant corrua endins que són barats. I el tornaveu de llur maligne va dient que són els bons i bons de dur i que si véns dines de franc. La mida justa de les tatxes i el precís nombre de claus. El martell, te l’inventes. La perfecció hi put a llum. De la llum n’han fet estigma: avui l’infern té marca sueca i digerint esprits inerts es fica dins de cada casa com si fos l’habitual, la cosa d’ara, la més normal. Per a trobar una lleixa he hagut d’anar a l’infern! 

(De Homes i ocells, 2012)




Muñeca

Soy una muñeca que tiene miedo. 
Soy el miedo dentro de la muñeca. 
Soy la muñeca que da miedo. 
Soy un miedo que tiene una muñeca. 
Soy la muñeca dentro del miedo. 
Soy el miedo que da la muñeca. 
Eres calor para la muñeca que tiene miedo. 
Eres la amiga del miedo en la muñeca. 
Eres el reflejo de la muñeca que da miedo. 
Eres el fuego que enciende el miedo que tiene una muñeca. 
Eres la hiel de la muñeca dentro del miedo. 
Eres el orgullo del miedo que da la muñeca. 

(De Visca! Poesía para niños y niñas de 0 a 100 años, 2012) 
[Traducción de Alfons Navarret]



Nina 

Sóc una nina que té por. 
Sóc la por dins de la nina. 
Sóc la nina que fa por. 
Sóc una por que té una nina. 
Sóc la nina dins la por. 
Sóc la por que fa la nina. 
Ets calor per a la nina que té por. 
Ets l’amiga de la por dins de la nina. 
Ets el reflex de la nina que fa por. 
Ets el foc que encén la por que té una nina. 
Ets el fel de la nina dins la por. 
Ets l’orgull de la por que fa la nina.

(De Visca!, 2012)




Poesía 

¡Eres torpe, desmañada, chapucera! 
¡Cosa fina, rebonita, bailarina! 
Me gustas así, elegante, 
manchada de barro. 

(De Visca! Poesía para niños y niñas de 0 a 100 años, 2012) 
[Traducción de Blanca Llum Vidal]



Poesía 

Ets matussera, sapastre, destralera! 
Cosa fina, rebonica, ballarina! 
M’agrades així, elegant, 
bruta de fang. 

(De Visca!, 2012)



Nochenegra 

Rasca el abismo hasta entenderlo 
y cuando en él corre el peligro 
de ser real, se deja caer 
hasta caer hasta el arte 
y haciéndose daño. 
Entonces lo dice, 
te dice que vayas, que la razón 
es con todo el arañazo 
y que si cuece y si anuncia 
depende de lo fondo que sea.




Negranit 

Grata l’afrau fins que l’entén 
i quan que en ell corre el perill 
de ser real, se deixa caure 
fins a caure fins a l’art 
i fent-se mal. 
Llavors ho diu, 
et diu que hi vagis, que la raó 
és amb tot l’esgarrapada 
i que si cou i si anuncia 
depèn de lo fonda que sigui.





Todo sobre blanco 

                     A ti, sólo un aire, que no olvidaste

Al nacer olvidamos que era blanco, el fondo, 
y que más blanco sobre blanco 
hizo mucho blanco —como un suspiro, sólo un aire. 
Al nacer aprendimos que todo era de mundo 
y que más mundo encima de mundo
hizo mucho mundo —como repetido, pero no del todo. 
Al nacer los pinceles vinieron juntos tocando al otro, 
sabiendo ensuciarse desde siempre, sabiendo matar a los blancos 
y hacerlo nuevo y estar loco y no prohibirse y mezclarse. 
Y al nacer la sangre, que era la noche, se volvió roja. 

(De Punyetera flor, 2014) 
[Traducción: Blanca Llum Vidal]



Tot sobre blanc 

                          A tu, només un aire, que no oblidares

Al néixer oblidàrem que era blanc, el fons, 
i que més blanc damunt de blanc 
va fer molt blanc —com un sospir, només un aire. 
Al néixer aprenguérem que era tot, de món, 
i que més món damunt de món 
va fer molt món —com repetit, prò no ben bé. 
Al néixer pinzells van venir junts tocant l’altre, 
sabent com sempre d’embrutar-se, de matar blancs, 
de fer-ho nou, de ser-hi boig, de no prohibir-se i barrejar-se. 
I al néixerla sang, que era la nit, va tornar roja. 

(De Punyetera flor, 2014)



Testimonio 

Tan lejana en el tiempo 
—inexplorada adelante, separada hacia atrás—, 
tan lejana en el espacio 
—holgada en el centro, en los extremos huidiza—, 
tan lejana la idea 
de saberte en el mundo 
—de saberte consciencia—
que me he expuesto, sacudida y extraña, 
a pensarte de cerca, tal vez demasiado: 
no hay ni sospecha, sólo un agujero que con boca 
hace boca; no hay ni tratado, sólo memoria y la reja; 
no hay adjetivo, sólo los muertos y, compartida, la muerte; 
no hay ni victoria, sólo el cuerpo que se escapa y se pierde, 
que se arranca las cruces y se pregunta ¿hacia dónde? 
y, allí, ¿cómo bailo?



Testimoni 

Tan llunyana en el temps 
—inexplorada endavant, separada endarrere—, 
tan llunyana en l’espai 
—baldera en el centre, en els extrems fugissera—, 
tan llunyana la idea 
de saber-te en el món 
—de saber-te consciència—,
que m’he exposat, cos estrany, sotragada, 
a pensar-te de prop, potser massa: 
no hi ha sospita, només un forat que fa boca; 
no hi ha tractat, només la memòria i la reixa; 
no hi ha adjectiu, només els morts i una mort compartida; 
no hi ha victòria, només el cos que s’escapa i es perd, 
que s’arrabassa les creus i es pregunta ¿cap a on? 
i ¿com hi ballo?




¡Ves! 

Tú que has venido con la lengua tan larga. 
Tú el amor, tú el error, tú el imán, tú la muerte, la enmienda. 
Tú que a lo escrito le escuchas la bestia. 
Tú el desgarro, atrevido, tempestad, pararrayos, mal leído. 
Tú que a su risa la miras después. 
Tú el miedo, tú el extraño, tú de lejos, tú pariendo, tú y un otro. 
Tú que si es negro te tiras de cabeza. 
Tú chamán, tú sin dios, tú pequeño, infinito, el escándalo. 
Tú que no vives en casas primeras. 
Tú que estás, tú la mano, tú con el mundo, tú la herida, tú que les hablas 
—lunas hacen, lunas deshacen, la luna se venden— 
a ti te temen, a ti sin cruz y con estrella. 
¡Pero cántanos! ¡Y vamos!



Vés-hi! 

Tu que has vingut amb la llengua tan llarga. 
Tu l’amor, tu l’error, tu la mort, tu l’imant, tu l’esmena. 
Tu que a l’escriure li escoltes la bèstia. 
Tu l’estrip, l’atrevit, mal llegit, parallamps, la tempesta. 
Tu que el seu riure te’l mires després. 
Tu la por, tu l’estrany, tu de lluny, tu parint, tu i un altre. 
Tu que si és negre t’hi tires de cap. 
Tu xaman, sense déu, tu petit, l’infinit, tu l’escàndol. 
Tu que no hi vius a cap casa primera. 
Tu que hi ets, tu la mà, tu amb el món, tu ferit, tu que els parles 
—llunes fan, lluna desfan, la lluna es venen— 
a tu et temen, a tu sense creu i amb una estrella. 
Però canta’ns! Anem-hi!




Principio 

Entonces anduvo y vio una rara gota: 
El mar. 
Y los peces — 
¿Se reunirán los peces con él? 

Paul Celan

Lloras valiente. 

Definitivo, el corte, derrama principio: 

escribir de noche y escribir quebrantado y escribir con el cuerpo que ahora estira, ahora quiere sangre, ahora rompe, quiere cielo, la madre pájara, el canto severo, la trenza suelta.

Y escribir expulsado. 

Y escribir corazón cerrado y con la lengua girada. 

Y escribir con la nieve y con la rosa perdida y con la que nos quitan. 

Y escribir en los polos hasta que la oscuridad se haga clara y la claridad, 
[siempre extranjera, tenga todos los colores del color negro. 

Lloras valiente. 

Le traes peces.

(Inéditos) [Traducción de Blanca Llum Vidal]





Principi

Llavors va caminar i va beure una rara gota: 
El mar. 
I els peixos — 
Es reuniran els peixos amb ell? 

Paul Celan


Plores valent. 

Definitiu, el tall, vessa principi: 

escriure de nit i escriure malmès i escriure de cos que ara estira, vol sang, que ara estripa, vol cel, l’aucella mare, el cant sever, la trena sòlta.

I escriure expulsat. 

I escriure cor clus i amb la llengua girada. 

I escriure amb la neu i amb la rosa que es perd i amb la que ens treuen. 

I escriure en els pols fins que la fosca es faci clara i la claror, sempre estrangera, 
[tingui tots els colors del color negre. 

Plores valent. 

Li portes els peixos.

(Inédits)







.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada