viernes, 4 de noviembre de 2016

JORGE GARCÍA TORREGO [19.458]


JORGE GARCÍA TORREGO 

Nací en septiembre de 1986 y he vivido la mayoría de mi vida entre Miraflores de la sierra y Torrelaguna, dos pueblos ubicados al norte de Madrid. También ha vivido en Santiago de Chile, Otavalo en Ecuador, Madrid capital y Götemburgo, Suecia. Actualmente vivo en el barrio de Lavapiés, Madrid. Soy licenciado en periodismo por la universidad San Pablo CEU de Madrid y la Universidad del Desarrollo de Santiago de Chile y tengo un máster en Investigación y formación en literatura y teatro en el contexto europeo en la UNED. 

En el colegio aprendí a juntar palabras y la poesía a llenarlas de gente. Llevo veintinueve años buscando en qué hogar terminan todos mis caminos. Uso el trabajo para sobrevivir, la poesía para vivir. Soy el minero que desaparece en el abecedario y vuelve manchado de lágrimas. De tanto escribirme en la mano se me ha metido la tinta dentro.

Menciones literarias:

Ganador del XVI Premio Internacional de relato Hiperbreve Círculo Cultural Faroni, con sede en Madrid, España, con el relato “Volver a casa”, en 2008.
Ganador del primer premio de adultos del concurso literario de cuento Juan de Mena de Torrelaguna (Madrid).
Finalista del 1er Certamen THElunes, en las categorías de relato corto y relato de humor.
Finalista en el III Premio Criptshow, festival de relato de terror, fantasía y ciencia ficción, con el relato, “Hasta arriba de pasta”.
Ganador del VII Concurso de Literario Vicente Aleixandre Miraflores de la Sierra 2012 en la categoría de poesía 
Finalista en VIII Concurso de microrrelatos UAM-Sant Louis University 2014. 

Publicaciones varias:

2016: Cercanías, libro publicado por Baile del Sol, (poesía)
2015: El fenómeno poético de las Jams Session de poesía en el Madrid del siglo XXI (ensayo)
2014: Ojo y ventana, libro publicado por Canalla Ediciones, (poesía)
2014: Revista Conjetura, Puerto Rico, (poesía)
2013: Antología Erosionados, edición de Adriana Bañares, editorial Origami. (poesía)
2013: Antología Revista Esencial número 1 (poesía)
2013: El racismo en las novelas "Escupiré sobre vuestra tumba" de Boris Vian y en "Los príncipes nubios" de Juan Bonilla. (ensayo)
2013: Antología en revista Corrientes, revista franco-argentina (relato)
2012: Antología El camino del corazón solidario (poesía)
2012: Zombie Journal (poesía y relato)
2011: Publicación de relato en antología El rapidín, micorrelatos iberoamericanos 2011, con la editorial Cascada de palabras Cartonera de Mónica Gameros. (relato)
2010:Publicación de poemas en el libro “Selección de poemas de 10 autores” de la editorial KIT-BOOK con ISBN: 978-84-92808-29-8 (poesía)
2010: Publicación de relato Hombre lobo 2.0 en el libro cuentos alígeros de la editorial HIPÁLAGE con ISBN: 978-84-96919-26-6. (relato)
2009: Actualización del concepto Aura de Walter Benjamin (ensayo)



España

Un país apretado entre los cables mojados del expolio
una casa sucia más allá de los turistas,
el gris de la resaca de vino barato,
la soledad de las mujeres multiplicada en las cocinas.

Yo no soy futbolista
no soy emprendedor ni entiendo vuestro idioma de luces y maquillaje
intento el lenguaje a ciegas de la carne pero en España un poeta sirve para calzar una mesa
para decorar una casa
o para hacer agujeros en el hígado de la noche.

Que alguien me diga dónde
en qué esquina podré hacer espirales con las vocales
cuántos escalones hacen falta para partirme la columna
cuántos amigos perderé por el camino
y cuántos metros le quedan a este cable de esperanza
que me corta las manos.


Ébola

Recemos al Dios de fuego y palo que nos curó de la peste
ya llega el odio
el aullido del miedo golpea los vagones de metro
guarden sus lenguas y la piel en la primavera del recuerdo.

Montemos las hogueras higiénicas que nos limpien
que nos alejen de las brujas y los negros
dos vueltas a la llave
tres contraseñas 

afilemos el ojo que nunca fue compasivo
seamos peores que el ébola
rompamos la palabra acunada en el cuerpo con tanta caricia
seamos salvajes
bestias un paso detrás de la locura
ya llega la señora Mato a nuestra puerta. 


*


Tu lengua como venganza dulce de la cueva
algún tipo de oleaje
quién sabe qué raíz o qué riachuelo.

La silueta más borracha se desabrocha azúcar en la punta
risa y equilibrio pata coja
mi lengua no se olvida de tu olor
tu lengua no se olvida del desmayo.



18

Se hace un moño y lo convierte en asterisco, en punto de atracción, en desagüe de todas mis dudas. Un moño que libera la pista de aterrizaje que es su nuca, huerto de perfume aún sin cultivar. Nuca que encierra un siempre, un temblor, un acantilado circular y caliente.

Invoca el misterio de las tormentas y ahí está la contraseña del mundo, como el nudo donde coge fuerza la madera o preparar la hoguera para la noche. El malabarismo de sus dedos escondidos en su pelo, despejando el cuello de melocotón en curva.

Yo miro su cuello. Su sinceridad abierta como granada, igual de fresca. Algo escondido se escapa cuando quiere estudiar, o ver una película, o ponerse cómoda. Atrapa algo con ese juego de manos, enrollada la goma en su muñeca prepara el anzuelo,

el centro del mundo,

la piscina de todos mis trampolines. 



Hoy

Hoy un chino se comía las manos
para no dárselas al ogro del dinero.

Un hombre pantera se revolcaba en cal muerta,
celebrando el progreso.

Cada vez más leña y menos colibrí
cada herida más costra y menos latido.

Nos quedan tres dedos fuera de la ciudad
tres nada más para pedir auxilio y ya se escucha la risa
de las hienas de traje impoluto.



19

Internet este ruido en la cabeza y este agujero que gira y gira lavadora eterna. 
La realidad machacada y diluida en cianuro para que nada se me atragante,
papilla de mundos diminutos y mentirosos.   

Internet las voces que me agregan al facebook y me dicen me gusta tu poema.

Rajoy no existe, ni todos esos gatos graciosos. Solo sois la multiplicación de mi soledad, mi silencio que sale a correr por los caminos frescos de mi cerebro.

No existen las mujeres desnudas de internet, mentira su cuerpo en exclamación,
no hay nada detrás de la pantalla, en su piel naufragan los ojos que la miran desde la nada.

Este teatro de fantasmas se come la realidad con vídeos HD, con altavoces para el ruido. Montañas de polvo virtual llenando las habitaciones y las casas. Encerrando a personas en la pantalla del móvil, haciendo blandos sus cuerpos, desgajando su presente en mil ventanas por todo el mundo.

Páginas webs de puertas vacías y ojos rojos. Todo es un juego de mi cabeza, esas voces que me dicen no estás solo, aquí estamos para contarte la triste historia del mundo. 


Cementerio

Muchos pájaros se mueren de tierra en mi pecho,
mis piernas nunca serán cerezos y me sangra la boca
cuando pienso en verano.  

Ningún 15-M en tobogán me salvará los ojos
tengo serrín en el futuro
y solo me queda una pregunta

¿Cuánto pesa mi muerto
que aún resiste?



El hombre transparente

Mi patria es el aeropuerto
nunca he visto un árbol
soy el hombre acero sin mancha
el extranjero de emociones
me llamo velocidad y horizonte repetido.

He visto mujeres llorar derrota con todos sus músculos
hombres reír con fiesta de brazos y labios
pero yo soy mueble
soy ejecutivo y empresa
necesito ganar dinero para comprar nada
tengo prisa por no hacer nada
mataría por coger este avión donde no
va
nadie
y donde no me encontraré
con nadie
nunca.




Cercanías
Poesía
Baile del Sol
Tenerife, Islas Canarias (España), 2016



Tengo una herida que no me duele
que no me sangra,
y que no sé dónde,
ni cuándo,
pero me quitará la vida.


*


Te tengo cerca, cerca,
como se tiene el hambre.
En tu orilla descubrí el olor mineral del silencio:
huele a tomar el sol en la hamaca de tu risa.

Camino cerca de ti como quien encontró un fuego en
medio de la nieve.
Supervivencia.
Cosecho el rocío caliente de la mañana en tus labios,
ese es mi trabajo,
acumular trozos líquidos de la batalla.

Construimos laberintos de almohada y lengua,
escapando al fondo del día,
al fondo hemos corrido como niños,
con las bocas llenas de golosinas.


*

Nosotros no hacemos el amor,
            hacemos solo un trozo, una hamaca, un refugio contra
la lluvia y el frío.
El amor entero es tan rápido que nadie lo ve, que
que nadie puede despeinarse con su viento.




Cercanías: el nuevo poemario 
de Jorge García Torrego

Por Beatriz Pérez Sánchez

“Que alguien me saque todos estos libros de la cabeza, no aguanto más sus gritos”.

Puedes atravesar la vida superficialmente desmarcándote de lo que ocurre a tu alrededor, pero también puedes estudiar periodismo, una de las primeras decisiones importantes que tomó Jorge García Torrego, y denunciar las injusticias bellamente mediante la poesía. En Cercanías este mundo se nos muestra irreverente, sórdido y repleto de causas por las que todavía creer y luchar. De manera totalmente elegante y singular este poeta nos transmite su angustia con respecto a la devastación simbólica y real de nuestro entorno más lejano y cercano: el capitalismo salvaje, España y su historia, el movimiento 15M, la explotación laboral, las circunstancias de las generaciones jóvenes, las frustraciones de la clase trabajadora o la ansiedad que genera un futuro gris son algunos de los temas que García Torrego trata en su poemario.

La jerarquía apunta a tu cuello improductivo,
tu cuello sin civilizar,
amor bajo la mesa de los lunes,
buscar animales nuevos en los huecos verdes del calendario…

¿Poesía como denuncia? Sin contemplaciones, sí. Como decía al principio, el periodismo y querer cambiar aquello que daña han marcado a García Torrego. Su imaginario está inundado de desasosiego y melancolía con tal belleza que duele menos. Se ha salvado de ser irreverente, inocuo, vacío, populista y radical. Y eso es de agradecer porque el trasfondo de las cuestiones que trata hacía que corriera un riesgo importante de colocarse en un lugar burdo, hipócrita y agresivo. Al contrario, sus versos te acercan a llorar a las madres separadas de sus hijos que acuden al locutorio semanalmente o querer sentarte a tomar una cerveza con aquellos que necesitan evadirse de la cruda realidad de la esclavitud. En Cercanías te dolerán los niños de futuro incierto y los pensionistas tristes. Aun así, la sensibilidad con la que se presentan las crueldades llega con tal sinceridad que son un revulsivo para la conciencia individual del lector.

En tu isla hay grutas submarinas que llevan tu nombre y donde gotea el sudor del chico que fui antes de conocerte.

Porque Cercanías está estructurado en seis partes y si bien la aproximación al otro para considerarlo y hacerlo existir es una constante, tres de ellas están dedicadas al amor. Y nuevamente hay que agradecer a este poeta que sus palabras mezclen acercamientos ligados a su intimidad separándolo de la cuestión colectiva. Esas palabras que son añoradas y escritas por mujeres, García Torrego las nombra. En un momento histórico en el cual el amor ha quedado desplazado por la inmediatez y la fragilidad de los vínculos, este poeta nos recuerda la importancia de los anhelos, la pasión, el misterio, el erotismo o la gran angustia de sentirse enamorado como lugares alternativos al salvajismo en las relaciones humanas.

Puede que con este poeta llegues a odiar la mediocridad de la televisión, llorar por las miserias y la devastación local y global, pero podrás querer a García Torrego por su honestidad cuando te recita la realidad social y por la ternura cuando ama. Cercanías te arrima al deseo de cambiar desde una mirada muy especial sobre el amor, el mundo y la vida. Cercanías te acerca, no te separa.



ARCADA Y EXILIO

Somos la España que no termina de abrirse, los jóvenes que levantan su voz tres escalones y en la punta un almendro y luego nos llega el miedo pesado a los talones.
Hemos estudiado los idiomas del progreso, el ángulo perfecto para el corte de los bosques, el círculo de humo en los motores más potentes y aún no cavamos un pozo en nuestra frente para sacarnos provecho.

Les hicimos caso. Estudiamos y no bebimos más fuego de la cuenta. Os hicimos caso. Nos prometisteis esclavitud ocho horas al día y cuarenta años de soga y ni siquiera.
¡Qué vergüenza las canas de vuestros bigotes!
¡Qué pena vuestra plegaria en contra del aborto y a favor del látigo del trabajo!
¡Qué pena que seamos tan limpios, que no sepamos lanzarnos,
ningún libro llega para tanto!

Somos los más listos, los que aprendimos todo, los que leímos los periódicos y tuvimos arcadas. Los profetas de ojo transparente y pelo largo, los dueños del futuro que quema y nos lame la cara. Míranos, los más europeos aplastados por Europa y por los kilos de grasa del euro.

Los mejores camareros del mundo aquí estoy para servirle, qué bien el exilio,
vagabundos españoles por el mundo que nadie os ponga voz, sirve bien a la patria y escóndete,
que nadie conozca el sabor amargo de la basura alemana
que tu madre no tenga vergüenza cuando salgas en la tele
que tu padre pueda seguir riendo en el bar, con los colegas, la derrota de siempre.

Un sillón dura tres generaciones y a nosotros no nos llega,
nos toca exilio o arcada fría en el suelo del salón.

Alguien dejó una puerta abierta pero fue una trampa
allí estaba la hostia del policía
la libertad en España huele a podrido como los escondites de las iglesias
se murió el dictador y os entró miedo,
y viva la movida
y viva la droga
y viva la teta que antes no podías ver
todo esto es un escaparate de libertad
un pañuelo usado del vuelo
el señuelo para los que no levantan la vista y guardan palabras en la boca.

Ya llegamos al año dos mil y las cadenas nos divierten
hay prostitutas y toros y parques de atracciones y la playa y tabaco pero no tenemos trabajo
todos queremos ser esclavos
¡que alguien me pisotee, que quiero ver un Madrí Barsa!
¡que alguien me traiga una cerveza fresquita que ya no aguanto la miseria que me rodea!
unas bravas para el cobarde de la mesa 3, que nunca recibiré la hostia del amo
no hace falta
quiero la borrachera más grande del mundo para que no me duela tu hambre
la pantalla plana con la final del mundial cuatro metros de ancho y tres de alto y tres centímetros de lobotomía,
que alguien me saque todos estos libros de la cabeza,
no aguanto sus gritos.



8 de marzo, día de la mujer trabajora

¿Qué estamos celebrando?
Mujeres trabajadoras que no son nada más que eso, trabajo.
Mujeres sepultadas en talleres manchados de olvido, los pulgares llenos de agujas y callos.

Mujeres trabajadoras como muebles de cocina, que importan menos que el mando a distancia, pero que también son apretadas.

Mujeres como dianas del miedo de sus maridos,
percheros donde aparcar los hijos gritones que también son su trabajo, sus horas extra.

Mujeres que son bombas de relojería con sus cosas, con sus embarazos,
estorbo cuando Cristiano Ronaldo apunta a gol en la tele de casa,  
mujeres que cuidan a sus padres con las manos gastadas e invisibles. 

Mujeres enfermeras, conductoras, profesoras, cocineras, psicólogas que no saben nada y miran a su marido para que le pregunte al mecánico qué le pasa a su coche.

Mujeres con falda y tacones que se rompen los tobillos en oficinas como junglas, donde nunca llegan al estante más alto aunque se pongan de puntillas,
mujeres limpias, sin pelos, peinadas, afeitadas, maquilladas, ocultas tras el barro de lo cosmético.

Mujeres que van a clase sin que lo sepan sus maridos.
Mujeres silenciosas como cimientos de la casa.
Mujeres que nunca beben vino,
que hablan bajito en el trueno de su marido,
mujeres que tienen hijos y no saben por qué, en qué lugar ponerlos de la casa.

8 de marzo no es un día isla, es un día pantano que dura todo el año.

Mujeres como animales de carga, de trabajo a todas horas,
ordenando la ropa de sus hijos en sueños,
cuentan las gotas de café que le gustan a su marido en el café con leche, mujeres trabajando el doble, trabajando el triple, mujeres locas por no aceptar cumplidos, por no aceptar el molde,
por no saber que están provocando y que es suya la culpa.  

Mujer como sinónimo de follar,  
mujer cordero que se deja manchar y penetrar y colonizar.
Mujer mía, mujer tuya,
mujer de todos, del que la quiera, del que llegue primero y ponga el cerco de los celos.
Mujer detrás del hombre, debajo, al margen de las cosas importantes ellas también mueren en el día de la mujer trabajadora,
pero mueren poco, en silencio

algo habrían hecho.





.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada