domingo, 3 de octubre de 2010

LEDA GARCÍA [1.368] Poeta de Costa Rica

Foto: Faustino Desinach


LEDA GARCÍA

LEDA MARÍA GARCÍA PÉREZ nació en San José, Costa Rica, pero es también española por derecho materno. 

Escritora, abogada, comunicadora, actriz, productora y directora de Radio y Tv, Directora y fundadora del Encuentro Internacional de Poesía HOJAS SIN TIEMPO
Integra las asociaciones literarias mas importantes de sus países de origen.

Corresponsal de PROMETEO DE POESIA, España, Presidenta para Costa Rica de Casa del Poeta Peruano, coordinadora por Costa Rica del I Congreso de Escritores de Centro América, co-fundadora de ADECA (Asociación de escritoras y escritores de Centro América), enlace ADECA CR, Directora y creadora de EL VAGON, espacio cultural cibernètico en PRENSAAMERICA INTERNACIONAL.COM, Directora de los espacio radiofónicos " AL ROJO VIVO", " EL RINCÓN DE LOS NOTABLES" y FUTBOL EN LA CUERDA FLOJA. 

Miembro fundadora del GRUPO LITERARIO POIESIS

OBRAS ÉDITAS:

Conmigo al desnudo, Voces de olvido, Poemas inevitables, Conmigo al desnudo, Cantos de piedra y pétalo, Poemas infieles, Poemas locos que andan sueltos.

OBRAS INÉDITAS

Ojos Darianos, Poemas para leer sobre una cama desierta, La mujer del paisaje, Cuentos para arrullar estrellas (literatura infantil) Mi vida en cartas, Fuga y silencio, Memoria infiel, Poemas sonámbulos, Elogio de la costumbre. . 

CONFERENCISTA  y TALLERISTA INTERNACIONAL.

Ha representado a Costa Rica en Ferias Internacionales del libro, congresos y encuentros literarios en Costa Rica y el extranjero.
Traducida al Inglés, italiano, sueco y francés.
Su obra está presente en los lugares cibernéticos de mayor prestigio
Jurado de importantes certámenes literarios nacionales e internacionales.
Ha obtenido importantes  galardones y reconocimientos por su obra., entre ellos el Premio LISIMACO CHAVARRIA, II LUGAR, Instituto Cultural Latinoamericano, entre otros.

Antologada en América Central, América del Sur  y Europa.



CABÁLGAME EL OLVIDO


No me rompas aún,
que quiero cabalgarte
como antes a la noche,
porque a golpe de invierno
recorrí los olvidos
desde la repetida imagen del recuerdo
que no redime nada.
¡Qué inevitable el laberinto!
Hurguemos en su lecho
y escríbeme en su piel
que ya soy sombra.

(2004)



NACÍ MUJER

Nací mujer,
me gusta serlo.
En mi fruto sediento
hay golondrinas
que recorren la piel
y me desatan
mientras la vida
encorva
sus pesares.
Yo no seré ese hilo
arrodillado
que cose sus temores
en el atrio
del pensamiento estéril,
ni aquella que oculta
en los armarios
su llave libertaria.
Yo soy una mujer
como otras tantas,
gobernante absoluta
de mi paso rotundo,
señora de todas mis verdades,
mujer de siglos
con su herencia
de flores
desafiando a la espina.
Mi fruto está maduro
y quiero verlo
cosechando en los labios
la palabra
y el verso y sus ventiscas.
Nací mujer,
me gusta serlo.




LA LATITUD DEL LABIO


Que mi piel se agolpe
en tus esquinas,
toda,
cuando llegue a tu boca
y se desnude
para invadirte el cuerpo
todo,
que se extinga esta sed
que duele tanto
de tanto no beberte
y he de beberte
todo,
en esa latitud del labio
preso.
Mi boca
toda,
gemirá con la tuya
en la sabia indefensión
de los deseos
todos,
convulsos,
desprendidos,
despoblados de fiebre
por tenernos.
Que la piel nos castigue
con más besos,
que la piel nos castigue.




PÚBICO HUMEDAL


Que nos redima el labio
con su carne
trenzándose madura
como lengua en exilio
buscando su otra lengua
y nos venza en el duelo
que no encuentra adversario,
solo fuego y latido
en el púbico humedal
de la osadía,
solo fuego y latido. .
Que el deseo descubra
en sus andanzas
los sitios predilectos
de pecado
y enloquezca con ellos
como un tirano injusto
que no busca el perdón,
aunque se queme
de infiernos absolutos
en la piel mentirosa del insomnio.
Que el beso se arrodille
en los minutos
de un tiempo que no existe,
total,
es solo un beso
de entre tantos
y nos sobran los besos.

(Textos del libro Poemas infieles)







Desde su primer libro “Conmigo al desnudo”, hasta sus “Poemas sonámbulos”, Leda García ha hurgado magistralmente en el verbo con su pluma irreverente y excepcional.
Este homenaje a la nostalgia se iza con la genialidad de la escritora que sabedora de su madurez literaria, toca los mundos empedrados de cada río personal que atrapará en su cauce al Lector cuando los lea.
Poemas sonámbulos se convierte en la obra más importante de esta escritora costarricense, que se libera de antifaces y espera sin dolor la presencia de una mar peregrina que quiera encenderla.
Leda García, la sin dueño, la del regreso, la que siempre caminó con las manos buscando su zapato, incendió con su nostalgia el camino paralelo que nos habita.






Cauce dormido


Nosotras las sin dueño,
las que ya nadie enciende,
quisimos imitar la libertad del río,
pero el río no envejece,
cambia su cauce
y busca amores en mares reprimidos.
Nosotras las sin dueño,
que inventamos perdones y prodigios,
heredamos las canas culpables
de ese mar clandestino
que rehuye el abrazo
y lanza sus mareas
a los jóvenes ríos insensatos.
Nosotras las sin dueño,
las del cauce dormido,
despertamos con fuego
en las heridas.
Ah juventud que no perdimos,
Ah madurez que no buscamos




La infiel


El rostro infiel de mi otra yo
se agigantó de miedos.
Su espejo me persigue
Le miento, me miento.
No hubo un milagro temporal
capaz de redimirme,
nada contra los años, nada.
Un batallón siniestro de bastones erguidos
me confronta,
la infiel sonríe.
Lanzo en su rostro ese reproche último,
ella destroza los espejos,
mis espejos
y se esconde en mi casa,
su casa.





Sola en París


Los amantes, los extraños,
las mujeres vencidas por secretos
y yo con mi dolor sonámbulo,
maldiciendo las horas
que anulan los regresos
desde su lágrima infinita,
suplicando el abrazo con tu beso
que recorre París sin encontrarme.
Los amantes y yo,
las mujeres vencidas y yo,
este dolor de siglos y yo,
los secretos sonámbulos y yo.
Como quisiera ser nosotros




Piel poeta

Sentí su piel poeta en mis cenizas
que jugaban al fuego,
besamos todos los rincones
de esta historia inconclusa
cuando las sombras redimidas
eran de todo y nada
como yo.
Yo,
un ojo inquisidor
buscando la nostalgia en las aceras
de este barrio sin nombre.
Yo,
la culpa, las memorias,
los balcones muriendo de fantasmas
para ahuyentar fantasmas.
Madrid pagó con flores mi regreso.




Nostalgias vagabundas

Soy esa intrusa inevitable
que se desangra en soles,
cuando miro en Madrid
mi propia cara.
Tu nombre fantasmea
por las plazas gimientes
y persigue mis ansias.
Madrid tiene una lanza de sueños en las manos,
en mis manos hay lanzas que no sueñan.
quizás me habita un Sancho perdedor…
Temo encontrarte y encontrarme…
El miedo se avecina.
Libero entonces mis Quijotes
y cabalgo con ellos en la espalda.
Despierto mis nostalgias vagabundas,
las abrazo y suspiro
para atrapar recuerdos
que no duelan.
Madrid me dio el perdón
por tanto olvido,
las lanzas de mis manos
renacieron de sueños.
He regresado a casa.






de la obra POEMAS LOCOS QUE ANDAN SUELTOS:

GAZA


Soy los ojos del niño fragmentado
que vio escapar su ángel en la guerra
y no corrió tras él.
Se quedó en el dolor,
pan de panes proscritos
que desayuna y cena en el exilio. 
Soy un poco sus pies que ya no crecen,
cruz de bala y bandera
los zapatos heridos,
dedos de sangre desvelados
en el ritual inútil de la noche
y el fuego.
Soy también su juguete imaginado:
Un balón de mentira
para patear soldados incoherentes,
una muñeca rota en la trinchera,
huérfana de caricias y vestido. 
La tregua nunca es tregua,
es suicidio.

(POEMAS LOCOS QUE ANDAN SUELTOS)

Noviembre 29 del 2012





MORIMARTE

Me morí de las manos
que no pueden tocarte
recorrerte
travesearte el deseo
inventarte en papeles de piel
punto por coma y viceversa.
Me morí de los ojos
ciegos de ti
sin ti
sin la pestaña irreverente
que me cerró los besos
en la boca del sexo.
Me morí de soñar
de traerte y llevarte a mis caminos
tan sin piedras del gozo
tan sin tu cuerpo lleno de lujurias
que quiero desnudar junto a mi cuerpo.
Me morí simplemente 
como se muere aquello que es historia.




NOCHE AMARGA

Canto de mar sin caracola
susurrando sandeces
en oídos desiertos
sorda y zurda la tarde se desvía
por los campos de guerra

Noche amarga
un niño rueda sin su bola
el sol es de aserrín
la muerte es su juguete predilecto

Una mujer implora que su sangre
sangre los nueve meses del silencio
no hay regreso de cunas
en su vientre 

Noche amarga
la hambruna se apagó de rezos
caminó por la piel
una calle que fue sigue muriendo
los murientes la besan
ay dolor de dolores
reloj de siempre espera
la tumba que desnombra
soldados imposibles
sigue abierta
hombres que ya no son
la mesa del pan está desierta

Noche amarga
caminante inconclusa de los tiempos
que no serán mejores
bala y cañón acribillando esperas
ríos insensato 
no somos nada 
nada será el destino 
de los muertos recientes
el poder se desliza entre las cobras
y cobra su pasaje

Noche amarga
mercado de valores sin valores 
la mercancía es un hombre desahuciado
esclavo penitente de los siglos
ego y poder cabalgan juntos
en letanía de diablos endiablados
maldiciendo la vida
viejas de negro rezan
rosarios insistentes
para salvar las almas del camino
murmuran
lloriquean
hay campanas silentes
en la iglesia sin nadie

Noche amarga
qué hondo el agujero
donde reposa el hombre desahuciado
canto de mar su caracola
que no sabrá de panes ni milagros
sorda y zurda la tarde se desvía 
por caminos sin gloria

Noche amarga
el niño juega a los soldados
la niña teje su miseria
en lechos de cartón
vendrán nueve silencios repitentes
una muñeca llora su orfandad 

Noche amarga
comparsas de quejumbre y fuego
recorren la ciudad que somos todos
desandamos la herida
volvemos al cordón umbilical
una madre de brazos entre abiertos
ahueca el canto de las nanas
que huyó por el lavabo
nana, nana
abuelitud de cantos tristes
meciendo en hamacas de papel 
al nieto imaginado
En el monte de todos los desvelos
una ciudad acuclillada
reverencia al tirano

Noche amarga
la humanidad es un robot en ciernes.





DIVADARIA

Selectiva,
inclusiva,
impulsiva,
sensitiva,
creativa,
activa,
diva, divina, divinura,
tres evas en ovario compartido
cuando me nacen huevos,
como decir un hombre,
muchos hombres,
y actúo como ellos,
pienso como ellos,
juego como ellos
y me descubro hembra-varón
y viceversa.
En qué pensaba Dios al inventarnos?




ELEGÍA A JORGE DEBRAVO

Te sorprendió la noche
con todas sus agujas
punzando de lloviznas el regreso.
Insurrecta la muerte prematura,
robó también los libros tiritantes
que llevabas al viento,
la piel de tu palabra
y ese poema aparcelado
que no llegó a nacer.
Enviudaron tus sueños
de "tierra para todos",
de "aire para todos"
de patria sola, universal
sin dueños.
La noche quiso retenerte,
no pudo.
Al llevarte hizo cántaro tu voz,
semilla tu poesía
en el lecho propicio
de todas las palabras.
Te hizo eterno,
como esa lámpara que inclina
su osadía
sobre la canfinera azul
de tus desvelos. .
La noche sola
se suicidó ella misma.




ALCÁNZAME

Alcánzame en algún lugar
donde el tiempo amarille estaciones
desvencijadas de ternura y beso.
Allí donde no exista un TLC
disfrazado de empleo para todos,
ni insulina transgénica
ocultando bacterias inmortales.
Allí donde la casa tiene lumbre
dispuesta para amarnos
en redención de piel con piel,
sudando el goce y su caricia. 
Alcánzame en algún lugar
donde el amanecer despinte
veraneras de insomnio,
como decir los ojos de la sangre
crepitando el latido.
Tú solo alcánzame,
si puedes...





VAN GOGH

Él pinta la agonía del espejo,
el espejo captura su delirio,
el delirio es un hombre abandonado
en la bala final de la existencia.
Pincel amargo,
lienzo suicida entre los dedos
desahuciados de luz.
Van Gogh apretó el gatillo de la huida.





PADRE TIERRA

Tierra nuestra
que estás en penumbra.
Santificados sean tus siglos
vencidos por el hombre,
depredador de todas las especies.
Hágase tu voluntad
en las tormentas
y en las guerras inútiles
de las serpientes invasoras.
No perdones su ofensa
y líbrate del mal para salvarnos.
Amén.





COMO SI NADA

El pan huyó,
corrió por las cantinas,
se metió en el retrete inusitado
como se mete el hambre en las barrigas.
En la esquina del hambre vive un hombre
que juega a la caricia,
en la caricia el ojo desprendido
de una muñeca rota,
en el ojo la niña teje besos
con balas de cartón,
en el cartón la foto del regreso,
en el regreso nadie.
El pan se desangró en el basurero
y el hambre sigue ahí,
como si nada.



FIESTA

Me deshice del nombre impronunciable, 
de las cosas que fueron,
de tu rostro impreciso
con sus ojos espiando en mis gavetas.
Me deshice de todo tu dolor
de todo el mío.
Hay fiesta en la basura.

UNA
Una se arrodilló en la iglesia equivocada.
Una perdió su propia catedral.
Una se equivocó de tanta espera.
Una se fue.
Una no es mas.
Una es un lecho con fantasmas
que pueden devolverte, devolverse.
Una es su puta soledad 
faranduleando lágrimas y espinas.




PETER PAN

Odio las reglas y la regla
que manchó mis vestidos juveniles,
la toalla inhibidora de caricias,
el calzón abusado
en manos lavanderas
y el dolor de un ovario arrepentido
que se creyó varón.
Odio esconder a Peter Pan
en los cajones rencos de la amnesia,
el reloj desgarrado y sus minutos
tictaqueándome el cuerpo,
la luna agazapada en mi cabellos
y el dolor de la piedra,
cuando mi loba prioritaria
aúlla soledad en sus rodillas.
Odio mentir y miento
cada vez que te nombro.

















7 comentarios:

  1. Leda, he leído tus poemas y he quedado sin aliento. Emanas una fuerza femenina parecida a la del huracán. Tus versos destilan esa lava hembra que tu piel exhala, que redime los sentidos. Como hombre que soy quedo dominado entre tus palabras y ya eso es mucho decir. Felicidades ERdelValle.

    ResponderEliminar
  2. Fuerza de principio a fin! Versos arrasados por la imagen infinita en la palabra... que orgullo para Costa Rica.

    ResponderEliminar
  3. bELLA SELECCIÓN, mi querida Leda, te felicito, abrazos

    ResponderEliminar
  4. Querida Leda:

    Maestría en tus letras, fuerza, salvajismo, sensualidad. Tienes un estilo propio muy depurado.

    Te dejo mi abrazo de amistad
    y mi enhorabuena
    Ana

    ResponderEliminar
  5. Queridos poetas y amigos
    Gracias por sus comentarios bondadosos, desprendidos. La POESIA nos cabalga desde antes de nacer, crecemos en ella, con ella, por ella abandonamos el mutismo y somos palabra, por ella respiramos y después, cuando nos llegue el tiempo de partir, una hoja envolverá la mirada y se acomodará junto al corazón para hacernos su pasajera. Viajaremos en paz por la luz.Un día como cualquiera, volveremos a ser semilla y alguien besará suavemente nuestra frente y dirá, hummm, ella será poeta!.

    ResponderEliminar
  6. Gracias querido Fernando por incorporar nuevos trabajos en mi página.
    Emocionada y agradecida!
    Hasta que la poesía nos encuentre...

    ResponderEliminar
  7. Buenos poemas se incorporaron nuevos a tu blog, abrazos

    ResponderEliminar