domingo, 24 de octubre de 2010

1587.- JORGE TORRES MEDINA


Jorge Torres Medina. Nació en 1956 en Chiquinquirá, Colombia. Miembro fundador de la Reside en París. Ha escrito los libros de poesía Instantes y profanaciones (Bogotá, 1980); Memoria del Ocio (Paris 1998); Versos Líquidos (Paris, 2002); y Umbral de Errancia, Ediciones L’Oreille du Loup (Paris 2008).
Ha sido publicado en varias antologías de poesía latinoamericana en Paris: Ecritures Latino-américaines de fin de Siècle (1998), Paginas de la literatura Colombiana en Paris (2002), y Anthologie Poétique Loin de l’Origine, Ediciones Linajes México 2001.
Miembro fundador de la revista Vericuetos-Chemins Scabreux en París (1990), y fundador y director de la revista Vericuetos-Chemins Scabreux, versión latinoamericana (Bogotá, 1993)


BREBAJES

Los hombres se embriagan
los poetas liban con los brujos
bebidas prohibidas
amargas y espesas
aptas para exudar del cuerpo
al único enemigo persistente
la muerte que igual que dios
está conspirando en las esquinas







A LA HORA DEL HAMBRE

A la hora del hambre
no tengo alimento disponible

He perdido la cesta
con todos los manjares
que en un sueño me dio un lobo

Precavido por el devenir de mi cuerpo
calculé mis provisiones

Pero mientras dormía
fui despojado de mi plato favorito

Ahora en la vigilia
a la hora del hambre
busco al lobo.







Passerelle de la grange
Aux Belles

Desde la esclusa, turbia en el agua
la ciudad invertida, un hombre sumergido
en sus ondulaciones habita siempre
la soledad del líquido







Versos líquidos
(Licuefacción)

Absorto en las ondulaciones del agua
tomo forma líquida

(Permanente alivio para la sed
en un cuerpo indefinido
en el letal desasosiego)

porque la química
desahució lo estático
nombró lo sólido lo líquido lo gaseoso)

(En su eterno movimiento)

y fue asumida
por la poesía

siempre al borde de la sequía

y la tinta es líquida
como el flujo de este desbordamiento
que se deshidrata
en la desesperanza

(Persistiendo en la forma)

líquido para los líquidos
sólido para los sólidos
gaseoso para los desapercibidos

(Insisto en la química)

insisto en la substancia
desisto de la palabra sólida
desisto de la palabra gaseosa
me vuelvo líquido

(Insisto en el agua)

que fluye sin queja y aún persiste
hoy un día cualquiera
atrapando en mi retina
la ciudad sumergida en su naufragio.






SUICIDIARIO

¿Quién podrá voluntario despojarse
de sí mismo y seguir habitando
la insatisfacción perecedera
en la conjugación del cuerpo?






CONJUGACIÓN

Ser y hacer
Hacer y no ser
Ser y no hacer
No hacer no ser
(La tarde asalta el pensamiento)
En el crepúsculo
La tarde ya no existe






LA CIUDAD DEL AGUA

Desde la esclusa
turbia en el agua la ciudad invertida
Un hombre sumergido en sus ondulaciones
habita siempre la soledad del líquido

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada