miércoles, 2 de noviembre de 2016

MANUEL ESPINOSA SAINOS [19.438]


MANUEL ESPINOSA SAINOS

Nacido en la Sierra Norte de Puebla, México.

Poeta de origen totonaco. A los siete años Manuel Espinosa Sainos tuvo un primer contacto con el idioma español. Para él, quien pertenecía a una familia mayoritariamente monolingüe, significó todo un reto aprender una lengua nueva que, al ingresar a su primer año de primaria, vio de frente como un mundo nuevo que se le abría. “En ese entonces los maestros no hablaban el tutunakú (totonaco), por lo que se comunicaban con nosotros sólo en español, eso provocó que nos viéramos obligados a aprender el español, palabra por palabra, y es hasta hoy que ya puedo decir que hablo el español, aunque no excelente”, recuerda Espinosa Sainos en una entrevista.

Manuel Espinosa Sainos reveló que su carrera poética comenzó sin ninguna formación literaria, sin saber español y sin saber escribir, algo que aprendió con la  continua práctica hasta los 20 años.

Comentó que su obra está integrada por tres libros y que su incursión en la poesía de forma profesional sucedió en 1999 cuando se publicó su primer texto: Voces del Totonacapan al cual siguió la publicación de Cantan los totonacos (2008) y En el árbol de los ombligos (2012).

El también locutor bilingüe de la radiodifusora cultural XECTZ La voz de la sierra norte compartió que el poema Pido castigo, de Pablo Neruda, y la falta de textos de poesía en totonaco lo motivaron a escribir libros bilingües (español-totonaco).



Litaniy chiyat /Morir de Rabia

Litaniy chiyat

Tlan naklichiwinán pi lakum chuchut latapuliy kkakiwín
kilakgastapu wakxilhkgoy nixaxlikana kiwi,
ni xaxlikana xtiki, nixaxlikana akgatawan.

Tlan naklichiwinán pi snun k akgatapulh,
pi xtalhtsi jaka litaxtulh ki nakú,
pi latsukat klitaxtunit ktastiwitnawaka k akgalaxax,
pi nikkanalaniy maski nawakán pa'pa.

Tlan naklixapay kilakgastapu, ki makanín,
kin kankán, kin tekgán chu kinkilhni
xa xlikana talhtsi tu tamakganít kkatawán.

Tlan nixawá lakum chichí nak kgankgawanán
tu kilhtanupat mintakgsanín, tlan nakxkay mintakuwaní,
milakgaspatpu, mintamputsni, minkilhpín,
lata nakliniy chiyat, k kilhtanuma milukut nakkgalhxtatamay.


Morir de rabia

Soy capaz de decir que mis ojos agua de río
transitan por los viejos montes y miran
falsas arboledas, grillos imaginarios, ramas ilusorias.

Soy capáz de decir que me tatué un silencio en el oído,
que mi corazón es un hueso atorado en el mamey,
que soy un beso colgado entre las ramas del naranjo,
y que no me importa cualquier eclipse de luna.

Aniquilar con la mirada, con el tacto,
con el olfato, con el oído y con el gusto
cualquier semilla verdadera arrinconada en las hojarascas.

Soy capaz de oler más que el perro
cualquier mentira enredada entre tus dientes,
ladrar tu nombre, tus ojos, tu ombligo, tus labios,
hasta morir de rabia, babeando, con tu hueso en el hocico.



Nitu xtakuwaní /Sin título

Nitú Xtakuwaní

Xlakata kaks klakpiukxilhn
akxní k akglhtampaslh tlankatiji
xakgosni lapaxkit
puxtikilh kimustalekg, makgnilh...

Sin título

Por contemplar tus ojos
al cruzar la calle
mi sombra fue atropellada
por un amor que pasó volando...



Tsutsokgo lapaxkit/ Rojo amor

Tsutsokgo lapaxkit

Kalitamakgsputu xatsutsokgo kintapaxkín,
xlakata litampachi kintapaxkín
chali chali stlan tampulakgsnatán.

Ka’ákgachi lakampi ninatalaktilh,
lata chiyú aya lakgsputma
lakswán xkaxtlawaka xatapusiw litampachi.


Rojo amor

Cubre tu vientre con este rojo amor,
porque mi amor es una faja
que a diario se enreda en tu cintura.

Amárrale las puntas para que no se deshile,
en estos tiempos en que el telar de cintura
está a punto de extinguirse.


Lata tachán kmintamputsni/ 
Llegar a tu ombligo

Lata tachán kmintamputsni

Nixtachaná chankán kminkilhpín
lata latapulikán kmintamputsni…

Akit xlenkgalhin klimanixnán
stlan natayay kinchik kmintamputsni
naklimakaxnatliy xakatsisni latsukat.

Lata akxní xamakán mintamputsni
xtachana xmalakgastakgwanika laktsu spun
xtachana tlanka latalakagxtamit
kxakganin laktlanka kiwi.

Tlakg lipekwa likgakgachikan mimakni
nixawá xatalakgchitni chankat
maski luakglhuwata kata maxkutikanít.

Nixtachaná tamakgkatsiy kkinkuxmún
akxní spalhnankgoy laktsumimakanín,
nixtachaná xlikgama xasakgsikuxtalanchu
lakum akxni kitsiks taxkay mintamputsni.

Xlenkgalhin kmakgalapatan akit
lapaxkit kxlakgyitat mintamputsni,
kchampatán akgatam xakiwi xpipilekg.

Akxní taxamay mintamputsni xtachaná
lata tsokgosnakgotnankán kpuchuchut,
lata tamakgkatsiy akxní piksa talhtsi
chu tapumakgan, tapumakgan lapaxkit.

Luta tlakg tlan lalipaxkikan
xtalakgchitni mintamputsni
lu nixawá xalakspininín sakgsiní.

Ni xtachaná tamakgkkatsiy kminkgapín,
nixtachaná lata kankalay min kilhni
akxni lichiwinán ti stlan lapaxkikgoy.

Luta tlakg tlan takgaxmata
lantla makawán xtatsukni mintamputsni
nixawá tipalhuwa xatachiwin lapaxkit…



Llegar a tu ombligo

No es lo mismo llegar a tus labios
que andar por la vereda de tu ombligo…

Yo siempre he soñado tener una casa
en el centro de tu cuerpo,
un jardín lleno de besos nocturnales.

Llegar a tu ombligo
es despertar a los pájaros dormidos,
provocar una orgía interminable
sobre las ramas de los árboles.

Embriaga mucho más el vino de tu cuerpo
que el jugo de caña
cientos de miles de años añejado.

No es lo mismo sentir tus dedos dibujar
un ramo de caricias en mi pecho,
o comer un pan de dulce
que una leve mordida a la boca de tu ombligo.

Yo siempre he querido cultivar mil deseos
en el centro de tu cuerpo,
con un árbol de mariposas amarinegras.

Llegar a tu ombligo
es beber arrodillado el agua del pozo,
sentir el brotar de las semillas
y vaciar, vaciar el amor acumulado.

Es mucho mejor afrodisíaco
el extracto de tu ombligo
que una manzana de labios rojos.

No es lo mismo dormir
en el dulce follaje de tu pubis,
o inhalar tus labios que fuman historias
de amantes que no se esconden.

Un gesto, una sonrisa de tu ombligo
vale mas que mil palabras de amor…



Tamanixnit/ Sueño

Tamanixnit

Minkilhpín
xakawa minkilhpín,
xtachaná puchuchut
antaní kgotnan jun,
sikulana puchuchut.

Mimpixni
xununit mimpixni, tsiyuwa
antá maminit xtiji xekg,
xtachaná xatiji xanat
akxní kaxkgakgay.

Mintsikit
xtachaná taxkat ktlimink
klakapatawakay mintsikit
xtachaná lakum tatstiwitnan laxax
kxakgán kiwi tasiyú mntsikit.

Mintamputsni
lilakgapatsa xununit mintamputsni,
xtachaná tuxtuná tasiyú
kmaklakaskinan kkakiwín,
kmaklakaskinan kkintamanixni.


Sueño

Tus labios
tus labios húmedos
pozo redondo donde bebe el colibrí
pozo bendito.

Tu cuello
tu cuello empapado
un largo camino dibujado por la baba del caracol
una vereda de flores al amanecer.

Tus senos
cántaros de miel colgados en mi rostro,
un columpiar de las naranjas redondas
sobre el árbol imperecederamente enamorado.

Tu ombligo
placenteramente húmedo,
un manantial recién eyaculado,
una urgencia entre los matorrales de mi sueño.



Kintsikan kataxawat/ Madre tierra

Kintsikan kataxawat

Wa tsutsokgo litampachi
wa makgtakgalha lamatat,
wa tampatawalay likan
akxní wakán pa’pa’.

Wa paskat kataxawat
laksaka xalichanat talhtsi,
wa tachiwinán kimpuchinikán,
xmalana makgalanat.

Wa puway litaxtuy
akgchapawaliy lilakgatayan,
matsikiy latamat,
wa tiyat xaxlipan tokgoná.



Madre tierra

Es la faja roja
la que protege al feto,
la que sostiene el alfiler
en la noche del eclipse.

Es la mujer
La que selecciona las semillas,
la que conversa con los dioses,
la patrona de la fertilidad.

Es el plato de barro
con la ofrenda en el altar,
es el florecer de la vida,
la partera perpetua.



Xa paxkiná paskat/ La amante

Xa paxkiná paskat

Xa paxkiná paskat
wanti ka putsú xkgan
wanti tampawí xlitampachi
wanti makglhuwa tatampaxkuta
wanti nikanalaniy pa´pa.

Xa paxkiná paskat
wanti lipekwa lakgapalakán
wanti makgat tsisní latamay
wanti mitliklh yawalh kuxi xapatam
wanti lekgamanalh xaxnekgni xanat
wanti nikanalanilh xpa´pa
wanti lakum spun kkiwi kgostaktalh.

Wanti nikanalanilh pa´pa
wanti aktawalalh xpipilekg
wanti kxtampin kiwi paxkinalh
wanti kkatsisni akgtsankgatamalh
wanti kkiwi mawakalh xlilakgapaskan
wanti stlan litlilh xtatlinkan
wanti jala jala lapaxkikgoy.

Xa paxkiná paskat
wanti pilam litaxtulh
stlan lip lip kgoslh katsisni
wanti akgapixtilh tlanka kiwi
wanti liya liya lakawakxilhka kwalhten
wanti nilakgatilh tapuchakgán
wanti nilakgatilh takgokgán.

Wanti nikanalanilh pa´pa
wanti likanalalh lakgtaxtut kkataxawat
wanti maksluntulu paxlh kkgalhtuchokgo
wanti lapaxkit limatsamalh akgsawat
wanti kxmakni malanalh
wanti nikuxmukgaxika
wanti makglhuwa aktalamika.

Xa paxkiná paskat
wanti nilakgatilh xatsutsokgo litampachi
wanti nitampatawalalh likan
akxni xwamaka pa´pa
wanti nimaktawalalh xmasekga jun
lakampi nitlanka nastaka xtsikit
wanti ni katsanawalh akxni paxkinalh.

Xa paxkiná paskat
wanti ni pekwanilh kitlam
wanti aklhtatatamalh kjutsutsu tawán
akxní xtalaakgapixtinit xtalapaxkin
wanti limatsamalh latsukat puxkga
wanti paxkinama lama, paxkinama
wanti stlan litakxatayay lapaxkit
wanti kgalhkgalhinan klhkganatiji
wanti xtey kgalhkgalhinan.



La amante

La amante
la de las enaguas cortas
la de la faja enredada
y mil veces desenredada
la que no creyó en la luna.

La amante
la mil veces nombrada en el pueblo
las mas húmeda y nocturnal
la que provocó la erección de las mazorcas
la que jugó con las flores marchitadas
la que ignoró la sangre de cada mes
la pájara que bajó volando en el palo.

La que no creyó en la luna
la que se colgó una mariposa en el cabello
la que amó bajo la sombra de los árboles
la que se fundió con la noche
la que dejó su huella abrazada en el árbol
la que supo interpretar
la canción de los gemidos.

La amante
la que se convirtió en luciérnaga
la que voló por las noches
y se colgó en los brazos de los árboles
la que prefirió mirarse mil veces al espejo
antes que lavar los trastes
la que no quiso procrear.

La no creyó en la luna
la que supo que el paraíso está en la vida
la que optó por bañarse desnuda en el río
la que llenó de amor el cántaro
la que se sintió dueña de su cuerpo
la que jamás se dio golpes de pecho
la que tantas veces le aventaron piedras.

La amante
la que se negó a usar la faja roja
la que no se puso el alfiler
durante la noche del eclipse
la que se negó a colocarse el nido del colibrí
para que no le crecieran los senos
la más inmune a los espantos
la que amó sin dolor.

La amante
la que no tuvo miedo a los gusanos comesenos
la que durmió en las hojarascas
en los brazos de su amado
la que llenó de besos los barrancos
la que prefirió vivir amada, amando
la que espera en las veredas
la que sigue esperando, vestida de amor.



Kintachiwín/ Mi lengua

Kin tachiwín

Kin tachiwin
stlan xa chiki xanatla talakapastakni
stlan xatiji kintankgaxekga
stlan xputlawan kinakukán.

Kintachiwín
niwa talhtsi xa tamakgán 
niwa xaskakni tawán,
niwa xtalakgtsakga chichí,
niwa xaakskaktamán tankgaxekg.

Kintachín
stlan lapaxkit kkaxawatni
stlan xtatasa sakgata akxní lakachín
stlan xaxanatla xtijikan xastaknán ninin

Kintachiwn
xtachaná xakgan kiwi, xanaj
xtachaná xputastiwitnikán lakgskgatan
xtachaná chu tu likgalhkgasa kinakukán
kin tachiwin, kintachiwín
wa xmalakatsikina kilatamatkán.



Mi lengua

Mi lengua
es un poema de cuatro paredes,
un camino hecho a base de raíces,
un puente para llegar al corazón.

Mi lengua
no quiere ser una semilla abandonada,
una hoja moribunda
masticada por los perros,
una raíz expulsada de la madre tierra.

Mi lengua
es un acto amoroso en el maizal,
un llanto del recién nacido,
un camino de flores de los muertos vivientes
es la cuna de mis ancestros.

Mi lengua quiere ser una rama,
el columpio predilecto de los niños,
la tortilla que alimenta el corazón vacío,
mi lengua, es la madre que me vio nacer.



Ciudad de México.- En Puebla existen más de 200 mil hablantes de totonaco y sin embargo está en riesgo de desaparecer. Ante este contexto es necesario que los escritores indígenas, por medio de la poesía y la literatura, rescaten y preserven esta lengua que es única en México, porque habla desde y para el corazón, enfatizó Manuel Espinosa Sainos, poeta indígena que participó en el ciclo La Primera Raíz. Literatura en otras lenguas de México.

En la charla, realizada este miércoles 13 de noviembre en la Sala Adamo Boari del Palacio de Bellas Artes, además del poeta totonaco participaron Juan Gregorio Regino, director de Desarrollo Intercultural de la Dirección General de Culturas Populares del Conaculta, y la escritora Elena Poniatowska, (Premio Cervantes).

Elena Poniatowska destacó que Manuel Espinosa Sainos es un poeta sobresaliente que escribe versos memorables, pequeños, dulces y sorpresivos, que bien pueden verse “como cantos preciosos para el alma”.
Añadió que el trabajo del poeta totonaca muestra que en el mundo nada es perverso; es un escritor amoroso de las parejas “y que celebra a la que jamás se dio golpes de pecho, tantas veces recibió pedradas, a la que no tuvo miedo a los gusanos come senos y que durmió en los brazos de su amado sin importarle nada: la amante”.

Durante la charla, el indígena leyó al público dos de sus poemas inéditos, primero en totonaco y después en español: Cantando bajas del árbol y Los muertos hablan de amor, este último el más celebrado por el público.



Lichiwinankgoy lapaxkit ninín / 
Los muertos hablan de amor


Lichiwinankgoy lapaxkit ninín

Lichiwinankgoy lapaxkit ninín,
listakgwanankgoy kiwi xmakniliwaykán,
lichiwinankgoy likaxtlawan kgalhpuxum
tipalhuwa xlatamatkan ti ka tsekg lapaxkikgoy,
wa kgalhtuchokgo tu puntanukhgoy
chu skakkgoy xlakata tamastanikgoy
takgayawaní’.

Lichiwinankgoy lapaxkit ninín
ni akxniku niy xnakukán ninín,
tatliwakglha kxpulakni kataxawat,
xlakata wa lapaxkit luxaxlipán.

Lichiwinankgoy lapaxkit ninín,
lapulakgoy makgwananín,
likankalay talakgxtamit putaknun,
tachayawakgoy latsukat
kxa kamankgan kakapeni,
kkapuxkga chu kjkasekgnán.

Lichiwinankgoy lapaxkit ninín
mitliklh tayakgoy xpaluwa kataxawat,
lhkuy xtikit tu tamakganit kkakiwín,
pusiwikgoy kxnujut lapaxkit,
wa ninín mapixnukgoy tapixnu talakapastakni,
nilinipatankgoy lantla xakstután takgxtakgtamikgonít.



Los muertos hablan de amor

Los muertos hablan de amor,
de sus carnes resucitan árboles,
cuentan miles de historias
las cruces de cempoalxóchitl,
de los amantes clandestinos,
de los ríos que penetran y se secan,
de los que se entregan al mar.

Los muertos hablan de amor
su corazón nunca muere,
late en el vientre de la tierra,
porque el amor es perenne.

Los muertos hablan de amor,
deambulan los deseos,
los panteones huelen a sexo,
evaporan los besos
en la humedad de los cafetales,
en las barrancas y en los platanares.

Los muertos hablan de amor
se erectan las lombrices de tierra,
arde el petate arrumbado en la fosa,
sus venas tejen caricias,
le ponen collares al recuerdo,
los muertos se niegan a morir abandonados.






.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada