viernes, 4 de noviembre de 2016

CUAUHTÉMOC MÉNDEZ [19.456]


CUAUHTÉMOC MÉNDEZ ESTRADA

(México, 1956 - Morelia, 2004). Actor de Uso y abuso. Fundador del Movimiento Infrarrealista. Ponchador y estilista a la vez. Turbas de colegialas podrían escribir tomos acerca de sus turbios enamoramientos. Considerado por algún camarada infrarrealista como uno de los poetas jóvenes más cercanos al aliento del jaguar.


LA BALADA DEL VIUDO 
(¿VERSOS ADOLESCENTES?)

Pensar que entre tu cuerpo y el mío
sólo hubo algunas cartas,
música de Rolling Stones entre cigarros de mariguana,
visitas dominicales al panteón,
besos cháfaros,
cachondeos musgosos bajo un árbol a mediodía,
recorridos a museos polvosos,
sonrisas estúpidas junto a una fuente
mientras las caricias envejecían hasta el tope,
conversaciones con tu madre
haciéndole ver las propiedades de la mariguana,
convencerla de que ahí no estaba la trampa.
Después,
algunas cartas espaciadas --pláticas almidonadas--,
lejanas visitas,
hasta que aquellas cosas
se van olvidando.

(Extraído de "Diez poemas y once poetas infrarrealistas", Cuauhtémoc Méndez Estrada -compilador-, El interpretador -literatura, arte y pensamiento-, nº 31, julio 2007).



Análisis

1

Dándose la espalda a sí misma,
la clase obrera internacional
expone las vértebras cervicales de sus conquistas
el apetito de las transnacionales y el capital.
Todos los gobiernos del orbe
-desde la remota China Popular hasta el Tío Sam-
copatrocinan esa carnicería:
la venta individual de la fuerza de trabajo.


2

El que no quiere ver,
ni con colirio limpiará sus ojos;
quien no quiere oír,
ni destapando sus oídos escuchará,
así fuera la voz misma de Dios
o el susurro del Diablo lo que hablase.


3

Arrebatados por la animalidad,
con gozo poblamos el planeta,
cultivando las artes del amor y la guerra.
Sobre nuestras cabezas elevamos dioses y demonios;
y placeres sin número practicamos.
Se queja el individuo de su efimeridad.

en Peso Neto (La Ratona Cartonera), 2016




SIGO CANTANDO CANCIONES DE ALEGRÍA
aunque Nostalgia atraviese mi médula espinal
y Deseo haga cosquillas en mi uréter.
La Soledad se raspa con mi pubis
y bailo con ella un bolero chingón
de a cartoncito de cerveza.
Austeridad palmea mi espalda
Y desflora mis vírgenes bolsillos.
Salgo a rolar con Tristeza.
Y en cada malecón del metro,
las naves de mis ojos parten
a hacer su travesía
sobre el mar de la gente.





CONDENADO
por mí mismo,
acá ataré la sentencia:
Portarse culero con los culeros;
ojete, con los ojetes;
decidor, con los decidores;
denunciante, con los denunciantes;
gobernante, con los gobernantes…
Reducirse a unos cuantos espacios,
en unos cuantos medios,
en pocas cuartillas,
menos palabras,
economía de letras…
hasta llegar a un simple
SI o NO
¡Sí! ¡Vivo!
¡No!, ya muerto.
Pero NO
endulzaré sus oídos con mis cantos
Ni a sus ¡Oh! ¡Idos!:
Ensalzaré con mi silencio…
Mucho menos les voy a dar el 
SI.




Noche blanda

Entre jazz, aproximaciones de blues, rock,
NADA.
Afuera la noche no es blanda.
Por Insurgentes corre un auto hacia el norte de la ciudad.
Un auto de caramelo como una oblea deshaciéndose
en las lámparas de la Coca Cola,
en los focos de neón,
a lo largo de la avenida.
El pecho es un venero de angustia
y la noche no se reduce a este cuarto.
En el periférico hay una colonia de cartón,
es Pueblo Quieto.
Todo el país es esta noche Pueblo Quieto
y no nos permite hablar como en confesionario.
La purificación se adquiere por el cuerpo.
Jazz. Jazz.
Angustia:
acompáñame a fumar un cigarro.
Luego uno más y otro
hasta que te canses y los dedos se me pongan amarillos
repitiendo como si estuviera programado:
FUMO. BEBO. COMPRO.
¡COMPRO!
Nunca he creído en el Paraíso.
Las uvas no se dan como peras,
del tamaño de las peras,
sino apenas como un pezón.
Creo que en esta noche no hay Luna,
sólo luz de
PHILIPS, S.A., 60 WATTS
y mal rock en el radio.
Esta música es insustancial,
inmaterial,
como vaniloquios entre magnates
o
NADA.

Publicado en Uso y abuso (1974-1976)



La Ratona Cartonera publica libro de Cuauhtemoc Méndez, poeta infrarrealista

Peso neto – Poesía de Cuauhtémoc Méndez, uno de los fundadores del Movimiento Infrarrealista.

Cuauhtémoc Méndez es uno de los poetas fundadores del Movimiento Infrarrealista, junto con Roberto Bolaño, Mario Santiago Papasquiaro, Ramón Méndez, José Peguero, Bruno Montané, Guadalupe Ochoa y Rubén Medina, entre otros. Su obra ha permanecido prácticamente inédita, a excepción de diversos poemas publicados en revistas y antologías. El próximo año, Ediciones sin fin de Barcelona anticipa la publicación de dos de sus libros.

Cuauhtémoc Méndez fue uno de esos jóvenes latinoamericanos que eligieron la poesía, y el pensamiento crítico para manifestar su rebeldía en las décadas de los 70s y 80s. Su activismo sindical, la bohemia callejera, la pasión por el instante, la entrega a las barricadas que abrieron brechas para otras generaciones es un pálpito que su poesía refleja plenamente: alma grande y corazón de obsidiana.

La Ratona Cartonera, una editorial que ha publicado ya a varios autores del Movimiento Infrarrealista, presenta en esta ocasión Peso neto, con prólogo de Elmer Werner, que entre otras cosas dice:

“Los cantos que son tantos de Peso Neto: péptidos, emulsiones, bullicio de la mesa donde brotaban florecillas de migajón, saberes, silicios, aminoácidos. Alta relojería de su rumoroso  empo: vertebrado apolíptico ya en apocalíptico estadio. Siete veces caerá el justo. Apóstol en la resaca de la Cuarta Internacional ante el apostrofado infrarrealismo del infrarrealismo y en la gorgona del capitalismo cleptocrático y el devenir de éste coleóptero ruedamierda.
Un solitario libro infrarrealista. Y algunos otros pájaros.”

Algunos poemas de Peso neto:

PIRUL

Ándate con tiento,
árbol.
Cuida el verde
de tus hojas
lanceoladas,
la fortaleza
de tus ramas,
los rojos frutos
que los vientos de abril
te arrancan.
Ándate con tiento
y cuida todo eso.
Pero más que del viento,
cuídate
del peso
del futuro cadáver
del ahorcado.



AVE

Conocí un criminal
que por fortuna ya se encuentra muerto.
Vidas, debía;
haciendas, bienes, virginidades, escupitajos,
golpes, adulterios, violaciones, humillaciones…
Sembró en sus tierras prepotencia;
sus pastizales alimentaron
a sus siete pecados capitales;
jueces compró, quitó e impuso…
Ediles, síndicos, tesoreros, regidores, curas,
policías y agentes del Ministerio Público
taparon sus andanzas.
Sin embargo,
ningún apoyo le valió
y cosechó los frutos de sus actos.



NOTA  ROJA

Tomás cosió a balazos a su cuñado.
Rosalía se robó tres pantaletas y un brassiere.
Elizabeth se llevaba el Resistol 5000 entre la blusa.
Salomón se masturbó en su cuñada.
José Armando quiso desnudar a mordidas a Hermelinda.
Toño se robó tres borregos.
Juan Carlos se enfrentó a plomazos con la policía.
Elenita dejó tirada a su recién nacida.
Jorge quiso masturbarse en su sobrinita.
A Esteban, Raúl, Pepe, Juan Manuel y Roberto
los atoraron con cuatro kilos de opio y heroína.
Oberto, Juvenal, Gregorio y Edmundo
festejaban su graduación y manejaron ebrios;
hoy lo lamentan sus respectivos deudos.



IGNORANCIA

No sé qué hacer ni adónde ir.
Si la casa de uno está en sí mismo
por tener el cuerpo como templo,
dondequiera que uno se encuentre está su casa.
Entonces no hay lugar hacia dónde ir
porque siempre se llega a sí mismo.
Retruécano de silogismos
para conformarse con estar.
Ojo más que crítico.
Y estoy como al principio: sin saber.



BREGA

Derroche de fortuna, sobrevivir
a las celadas que nos tiende
la manca mano del azar, inexistente.
La de los cañonazos de 50 mil
permanece figurativamente enhiesta.
Bosque de manos se habrá
de levantar a contenerla.








-



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada