domingo, 6 de noviembre de 2016

CISKOX [19.482]


CISKOX 

(Calasparra, Murcia España, 1976). Vio borrosos seres en el hospital improvisado de un taxi camino del teatro universitario donde sus padres pensaban ver 2666 un sábado cualquiera. Se enamoró de la mirada impotente del taxista, del humo y de la colonia barata. Si hoy ve manchas son las luces del teatro, un día lluvioso. Y la ruda cara de un ángel.

Barajas, cortometrajes, comics, vídeo-poemas, cuadernos gráficos, infografías, breviarios, composiciones líricas y un largo etcétera de placeres solitarios hacen de ciskox un modelo contemporáneo de artista mutante.


MI CIUDAD  

Sé que me miras con recelo  
mientras embelesan tus luces  
y tu electricidad.  
Sé que no duermes  
mientras yo me presto  
en tus esquinas,  
y que mi paso se hace lento  
porque tropiezo en tus escamas. 
Sé que componen tu cuerpo, 
estéril y tóxico, las cloacas 
-tu aliento me hiela la sangre-. 
Que eres la costra que me absorbe:  
asfalto, ladrillo, hormigón.  
Que tu sol y tu neón 
queman las almas, y la carne  
-¡condenada seas!-  
y que te gusta poco hecha...  
Que me tambaleo cuando te mueves 
y tus campanadas me hacen temblar. 
Que mis pies blandos jamás 
te dejan atrás 
porque creces, creces, creces... 
haciendo el aire irrespirable 
y extendiendo tu sombra de mujer 
sobre mi cuerpo
-en ti me pierdo borracho y necio-. 
Que no tienes poesía, 
como no tienes sangre,  
y los gatos y los perros te arañan...  
Y mi canción te molesta, 
estoy seguro, 
como el canto de un torpe gorrión. 

Sí, ríete de tus inquilinos  
pues eres escenario de su tragedia,  
y el telón. 

Lo conseguí, ya te veo la cara. 
Sin duda, tu beso me ha aniquilado. 



HIEDRA 

Por tanto, me acarician 
tus raíces, hiedra.  
Me taladras con tus besos.  

Reverdecen los latidos succionados:  
fragmento, fricción, horadado, derruido...  
Cubres mi cerebro con tu prole,  
poesía ametralladora e infinita.  
No cesa de trepar tu red espesa 
a mis sobacos y mi sexo. 
Erecto, me aprisionas 
y me invades, sombra,  
y tu pensamiento fluye ahora por la savia  
que hay en mí. 

Ya es mi tronco 
tu tallo retorcido, hiedra.  
Y tu ramaje, mi estremecimiento. 



PRIMAVERA 

Un patio.  
Una primavera.  
Un gorrión. 

Una fuente. 
Un columpio. 
Un almendro en flor. 

Una nube. 
Una merienda. 
Un rayo de sol. 

Una canica. 
Un beso. 
Una pompa de jabón. 



FRACASO DE SAMOTRACIA 

Avanzo sin cabeza 
como tantos otros infelices, 
grávida y pesarosa 
por ir arrastrando  
dos alas de piedra.  
Unas alas deberían ser algo ligero 
y permitir la huida en situación de alerta.  
Pero como no tengo cabeza...



JUEGOS REUNIDOS  

La tirita cubría tu sonrisa.  
Parches de nicotina en los ojos.  
Branquias hablan sin oxígeno de Roberto Altman,  
Marrón Sugar y Shelley Duvall.  
No viene a cuento agradar siendo punk.  
Tengo su cabeza envuelta en papel periódico.  
Entre el cómic dominical y los deportes.



EL PELICULÓN DE ANTENA 3 

No contestará: César ha muerto.  
Parece cansada, ha trabajado demasiado.  
No lo hice por razones... 
Tenemos un millón de doláres, tú y yo.  
Bésame, Tony. 

Bang Bang Bang... 

No escaparás. Morirás conmigo.  
Ya nos volveremos a encontrar algún día tal vez.  
Suerte.  
Le aconsejo que se olvide de todo.  
Oficialmente no ha ocurrido nada.  
Volamos de noche y casi sin combustible.  
Esto nos ocurre a todos tarde o temprano.



EL DÍA 

El sol se ríe en mi cara.  
Tan sólo voy a por esto y aquello.  
Lo veo declinando verbos en lenguas muertas,  
bailando con destreza cuatro por cuatro.  
Desayuna agua con gusanos. 
¿Viste Corazón Salvaje? 
Es la madre.



PIEL 

¿Qué piel es esta vaina de plástico blanco?  
No hay verrugas en la superficie. 
Hoyuelos ni bronceado Cary. 
¿A qué edad se arruga el rostro? 
La sorpresa se procesa en microcircuitos. 

Suena la alarma. 

La piel reluce. Nada expresa esta máscara. 
Ante el espejo brilla como un maniquí.




El viaje I, ilustración de ciscock




.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada