martes, 8 de noviembre de 2016

CARLOS QUEVEDO ARTEAGA [19.503]


Carlos Quevedo Arteaga 

(Puerto Cabello, Venezuela, 1986). Biólogo y docente universitario. Editor en Poesía VLN y colaborador en Ácracia pour les porcs y Venezuela Fractal. Mantiene el blog carlosquevedo.blogspot.com desde donde publica su obra en formato digital: Órbitas (2011), mar&ana el número imaginario (2012), 9 Songs (2013). Sus textos han aparecido en Punk Rock Song, El Caracol de Espuma, Dos Disparos y en la antología Llenos de Tinta (Poesía desde Valencia, 2013).



Gramínea

Tanto sabe la grama de las pisadas del hombre
que se retracta y se hace a un lado

éste cree que se abre camino a lo nuevo
a lo nunca visto
y es lo verde
lo que desde el principio estuvo ahí
anticipándose a la vista
                       al tacto
                       al olfato
                       al oído
a la lengua que articula el asombro
de saberse primero en algo          en todo

lo siempreverde siempre supo antes.



*


Nunca entendí de qué iba el odio
cuál es su color
forma
textura

cómo surge                          qué lo nutre

cuáles trazos lo dimensionan

si el pecho
o el hígado
                                    le da asilo

si acaso aquel eco de adioses que dijeron por mí
si acaso el temor de aquel pasado que fui
y todo lo que debí ser
se parecía al odio
como me parezco al mirar mi reflejo

ese temor al pasar de los días meses años
y su verbo indiferente por mi vida

no supe nunca conjugarlo
en ningún tiempo

sólo supe amar y desamar
intensamente.



*


La llave que abre la herida es la misma que puede cerrarla
Las cicatrices sirven para escribir un poema.
No.
Luna Miguel



Más que grieta es una puerta
un umbral para respirar el duelo

cerrojo 
llave que se hunde
para abrir la herida
para cerrar el nudo

una vez tu llanto                   sobre mi hombro
mil veces mi llanto                 sobre la nada

qué se hace entre tanto mar
cuánta sal cabe en un ahogamiento

mi herida era esta branquia
                                    —siempre abierta
                                    —siempre expuesta—
por la que debía respirar.





.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada