martes, 15 de noviembre de 2016

LILLY BLAKE [19.555]


LILLY BLAKE GONZÁLEZ 

Nace en la ciudad de Chihuahua, México, en 1965. Estudia las carreras de Comunicaciones y Administración de Empresas en la Universidad de Texas en El Paso. Obtiene dos diplomado en Gestión Cultural y uno en Museología y Museografía, todos otorgados por CONACULTA. Ha publicado los poemarios: Mujer Enigma con Onomatopeya editores Microuniversos, en la Colección Flor de Arena de la Universidad Autónoma de Chihuahua y Espejo de Fuego, en la Colección Solar del Instituto Chihuahuense de la Cultura. Este último poemario fue presentado en la Sala Adamo Boari en el Palacio de Bellas Artes en la Ciudad de México. Ha sido becaria del estímulo a la creación David Alfaro Siqueiros en la categoría creadores con trayectoria y del Premio Pacmyc con el que produjo el audio libro Caracol Solar. Le fue otorgado el distintivo de Visitante Distinguida en Oaxaca por su trabajo poético en la entidad. Su obra ha sido antologada en varias publicaciones nacionales e internacionales y ha participado en diversos encuentros de poetas en Oaxaca, Nuevo León, San Luis Potosí, Guanajuato, Chihuahua y Nuevo México. Es miembro del Consejo Editorial de la Universidad Autónoma de Chihuahua y del Seminario de Cultura Mexicana Corresponsalía Chihuahua. Actualmente dirige un centro cultural que funciona como galería de arte y como instituto de enseñanza de literatura y arte, llamado Vértice Cultural.


ESTIRPE

La última frontera es la memoria.

Quien lo recuerde todo
se acordará haber sido yo.

Sabrá de este momento.

Le envío mis respetos.

Ojalá algún día
ese alguien seas tú.
Ahora mismo, recibe también honores.

Por si acaso el olvido

                                  te gana.


VIDENTE

Si lo crees posible,
recordar el futuro es como desandar pasos no dados
como volar hacia atrás
como nacer para adentro.

Tener memoria

                        es saberse de nuevo.



Jaguar

Tu nombre el sonido del rugir
te encuentro
cara a cara

fauces abiertas
mirada amenazante
señal de alerta tus orejas
más allá de tu lengua
la profunda oscuridad.

Criatura del inframundo
ya no te temo
mis cavernas están llenas de luz
y te han convertido
piel dorada y manchas oscuras
en deidad solar que me proteje
Pero ¿cómo? te has multiplicado.

Snn tres jaguares los que me guardan.

Libro: Espejo de Fuejo
Colección Solar del Instituto Chihuahuense de Cultura






Alguien captó mal,
 no somos polvo sino arena que se escurre,
 en cascada de vidrio,
 de arriba abajo,
hacia el agujero perpetuo, la nave noche de la nada.

Cae el último grano con su peso de piedra líquida.
Para indicar el momento preciso en que se voltea el reloj,
me basta saber dónde anida el tiempo en su latido.

Cómo olvidar, que los adivinos dicen
 que en las manecillas portamos nuestras obras.



SENTARSE

En cinco minutos
tengo cita con el tiempo
en una silla blanca comienzo la espera.

Vendrá puntual enredado en manecillas
empezaremos juntos la cuenta atrás
cinco cuatro tres dos uno

hasta que entienda

 el mundo azul
 el hoy transparente en el que vivo.

Tomado de Agualluvia de letras (2008).








.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada