sábado, 3 de diciembre de 2016

LUCERO MERCADO [19.678]


Lucero Mercado

Originaria de la provincia mexicana, Durango, Lucero Mercado es autora de “Delirios Oníricos” poemario editado por la Fundación Guadalupe y Pereyra, en el 2012 y Las quimeras del café amargo (novela), de 2016.

Laura Lucero Mercado Rodríguez, poeta nacida en Durango, fue participante del Tercer encuentro de Jóvenes Creativoz, realizado en el Centro Literario Olga Arias. También ha participado en diversas actividades literarias de la Red de Escritores de Durango, A.C., así como en programas de televisión y en el encuentro de la Asociación Latinoamericana de Poetas, en el mes noviembre del año 2009. Actualmente, es Socia Fundadora de la Red de Escritores de Durango, A.C. 

Publicaciones en la Primera Antología de la Red de Escritores de Durango, en la Revista Redacciones de la Red de Escritores de Durango, en los periódicos El Siglo de Durango y El Sol de Durango; en la Revista Cantaletras de la Fundación Cultural Amaya de Durango, A.C y “Delirios Oníricos” Poemario, por la Fundación Guadalupe y Pereyra. Primera Edición 2012.


Poema al desnudo

Aquí estoy:
        Con la lluvia en mis ojos
        y mis castillos al borde del abismo.
Aquí estoy:
        Con mi alma descalza
        e indefensa atiborrada de penurias.
Aquí estoy:
        Con la casa vacía
        y mi sangre en la cima de la montaña congelada.
Aquí estoy:
        Con mi lengua enredada entre los dientes
        y la saliva durmiendo los desiertos.
Aquí estoy:
        Con la carne vestida de llagas
        y mis demonios peinando los miedos.
Aquí estoy:
        En el aquí y ahora, 
        y mañana,
        a todo galope trepada en las tierras de la nada.


Sin regreso

Caminé hacia atrás, 
intentando girar el mundo al revés,
para regresar a casa de mis papás:
        Escuchar la risa de papá y contemplar la mirada
        de mamá mientras le servía el café…
Camine hacia atrás,
con mis brazos rodeando montañas y mares
para girar el mundo al revés,
para regresar a casa y escuchar los regaños
        de papá y sentir las lágrimas de mamá
        mientras su mano derrama al piso
        el polvo que inicio el fin de mi vida.
Camine hacia atrás,
con mis pies enlodados de tanto enterrarlos sobre
pantanos para regresar a casa y escuchar
        los gritos de papá y mirar, cuando mamá
        rasgó su vestido al verme marchar de su morada.
Camine hacia atrás,
con mis dedos amarrados a las piedras
para disolver el minuto que separó mi vida
        de la vida, por un fajo de billetes y drogas
        infernales.
Camine hacia atrás,
con espinas brotando de mis ojos y colmillos
        destrozando mis mejillas
pues me perdí y no me di cuenta cuando dejé de ser
        humano.
Camine hacia atrás,
mirándome tirado en la banqueta,
con pedazos de ropa y los pies descalzos,
secos y ampollados,
        cargando con la culpa de no escuchar a papá
        antes de irme y de no ver a mamá a los ojos.
Camine hacia atrás, 
intentando girar el mundo al revés,
        pero solo logre encontrar
        el camino a la muerte.



Tiempo cercenado

El valle de tus ojos dormía
        tus recelos.
El odio despojó tu libertad
        y despertó los minutos
        al cercenarlos sin piedad.
Los mares te engendraron prodigo, 
        profano del amor.
Promiscuo delirante,
        tu gracia envenenada
        escuchó tus latidos precarios.
Tu oleaje disoluto lamenta: 
        La amargura de tu desierto.




Háblale a las lunas...

No cierres esas ventanas,
permite que entre a ellas,
que sea parte de ellas…

Permite a las lunas alumbrar 
mientras sueñas.
No impidas que tu sueño sea poesía,
Envuélvete en versos
saciados de amor.

Háblale a las lunas,
canta versos y embriágalas de amor.
Sueña con ellas,
no cierres esas ventanas,
permite que el viento las acaricie,
y te lleve con ellas al infinito.

Háblale a las lunas del amor,
de los versos,
de los sueños,
de la poesía delirante 
sin cerrar esas ventanas y
al final pintarlas con 
el sudor de tu piel.



Octubre

¡Bésame octubre!
Bajo la lluvia,
en el viento,
en tus sueños.
¡hazlo!
antes de olvidar
que respiramos,
antes de que octubre duerma.

Llévame al silencio de
tus ojos…
al canto de tu espíritu

¡Desgaja lo negro!

Saborea la madrugada…
¡bésame octubre!




Dolor

Canto para mi dolor
unido a esta
amargura.

Canto para mi dolor
saber que enmudeciste,
que olvidaste el sendero
que te lleva a mí.

Canto para mi dolor
al llorar dagas
cortantes a mi cuerpo.

Canto para mi dolor
al llorar nocturnos tenues
de estrellas tatuadas
con tu desdén.

Canto para mi dolor
al ver las puertas del sol
cerradas.

Canto para mi dolor
al sentir el último respiro,
el último viaje,
el último eco.





.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada