viernes, 9 de diciembre de 2016

RODRIGO VELAZQUEZ SOLÓRZANO [19.721]


Rodrigo Velásquez Solórzano 

México. Diplomado en Creación Literaria (INBA), Certificado en Educación Artística (CENART), y un título en Ingeniería en Electrónica (TESE). Publicaciones en las revistas: La pluma del Ganso, Ariadna-RC, ERRR, Letras TRL. Entrevistas con: Efrain Bartolomé, Julio Revueltas, Marco Antonio Campos. La Secretaría de Cultura de México se encuentra editando su primer poemario titulado «Descalzos por el mundo».




SUJETO A LA EPOCA

I

El campo llega a la ciudad atado entre mecates       Viene fresco
y verde  en la parte trasera de un camión de redilas

Paquetes rectangulares de frutas y verduras se van secando
en el camino y se continúan secando en los almacenes

Los grandes estantes de refrigeración en los supermercados
desgastan la comida


II

La gente del campo llega atada entre pobreza y se va secando
con el sol       Con la indiferencia de los ciudadanos que también
se van secando por las necesidades básicas    por décadas
de explotación y traición     por falta de simetría en el pensamiento
y la faena




MESOAMÉRICA

I

Su lengua no coincide con la época

Pero la memoria colectiva percibe
en sus rasgos físicos el sólido
y cruel temple de la historia

La gente se ve y se escucha así misma
sin pronunciar el español

Le es ajeno el vocablo
pero sabe que le fue propio

Arrebatado por un león


II

Al connacional le enseñaron a
conjugar en tres tiempos

Fue al catecismo

Aprendió  a persignarse al escuchar
la palabra de dios

Lee y escribe en hispano

Se ha vuelto ajeno al recuerdo
a la pronunciación
a la lluvia del dios Tlaloc




EL CONCEPTO

Galardonada con el Premio Nacional de Ciencias y Artes por el duodécimo Califa de todas las Arabias, e incondicional campeona infantil de la olimpiada mundial de matemáticas avanzadas donde el mínimo ejercicio correspondía a la ecuación  para describir la expansión métrica del espacio, ósea la ecuación de Friedmann, Zaida Amín ya tenía treinta y dos años bien cumplidos y deseaba tener una boda enorme y elegante en un hermoso jardín de Bagdad. Solo que Adham creía que había nacido para ser un ferviente comunista, profesor de física en preparatoria y poeta árabe. Adham se ufanaba de haber leído y releído el que él consideraba el mejor libro del mundo; Los Manuscritos económicos y filosóficos de Marx, y le respondía a Zaida que él no se quería casar, que este mundo era demasiado desigual para procrear hijos, y que él no tenía ninguna necesidad de hacer ningún evento frívolo y superficial para demostrarle nada a nadie, la quería, y esperaba que eso le bastara también a ella. Claro que esto no era así. Zaida en verdad deseaba una boda y estaba dispuesta a continuar esta discusión durante otros tres largos años hasta que Adham aceptara. Lo amaba y lo convencería para que se casara con ella. Por Alah que lo haría.




ANSIEDAD

México D.F.

Cuando hablas de sus enormes senos morenos yo escurro entre las piernas de imaginármelos, de pensarte sobre ella. Te amé cuando me llevaste al hotel donde tantas veces te desfogaste en su cara. Que me pongas de puntitas en la regadera y me penetres por atrás me hace sentir tan perra, ¿cómo no ser tu puta? Quiero usar la lencería que se ponga para tu cumpleaños, ojala sea roja. Yo te voy a escribir una carta amor mío, te espero el sábado.



Viaje a Zacatecas: Museo del Pintor Mexicano Rafael Coronel

Nunca pienso en Francia, no la añoro ni la extraño, solo una o dos veces me he arrepentido y ese calificativo es mucho decir, de no haber escrito mis memorias de las calles parisinas cuando aún las tenía frescas. París no me dio ni un solo poema, ni España, ni EEUU. No obtuve letras de esos lugares y no porque la vida ahí sea desdeñable, es solo que no llegaron las silabas y las vocales en ese momento, a diferencia de  las muchas hojas que he logrado escribir pensando en esta tierra que me nutre y me alegra a diario. Sin embargo, apenas que visite el museo del gran maestro Rafael Coronel en Zacatecas regresó a mis recuerdos los jardines de museo Rodin en Paris, quizá porque ahí vi por primera vez una geografía de la naturaleza tan bien delimitada dentro de un museo (un bello jardín). Y ahora en Zacatecas, la volví a ver en el estupendo museo de Rafael Coronel. Quiero comparar el museo de Coronel con el de Rodin, y quiero escribir con respeto y severidad que me parce que el museo a nombre del maestro Rafael Coronel es aún mejor que el del francés, y es que el museo de zacatecas posee una colección de máscaras extraordinaria (gracias a ellas comprendí mejor las pinturas de Coronel), una colección de piezas prehispánicas en tan buena conservación que me fue difícil creer, las esculturas en los jardines son exactas, desde luego los cuadros de Coronel poseen un alto valor en la historia del continente americano y del mundo, el suave color anaranjado del tabique de las paredes corta tan bien el cielo azul de la entidad que uno se siente de lo más libre,  su vista hacia el cerro atreves de sus jardines merece ser poetizada cuantas veces sea posible. Tiene unas vasijas de barro antiguo en perfecto estado, una serie de títeres que no se mueven pero están bailando, una arquitectura y una iluminación que reconforta al espíritu humano con prudencia.






.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada