jueves, 8 de diciembre de 2016

AGUSTÍN B. SEQUEROS [19.718]


Agustín B. Sequeros

Agustín B. Sequeros (Salamanca, 1945) es Licenciado en Letras. Dio clase de lengua y cultura española durante siete años en el antiguo Departamento de Estudios de Literatura y Lengua de España y Latinoamérica de la Universidad de Utrecht. También fue profesor de literatura española en los estudios de MO-B, en Utrecht. Desde 1984 hasta 2006 ha sido profesor de español en los estudios de Traductor e Intérprete de Maastricht. Es autor del libro Traducción Guiada, Curso de práctica de la traducción y perfeccionamiento del español (Wolters-Noordhoff, Groningen, 1990). Ahora vive en Salamanca, España.




POÉTICA

Alas, no.
Colibríes u otros pájaros
que besan corazones aterrados
o moran en labios, tampoco.

Palomas, menos aún:
ni en manos, ojos
u  otras partes del cuerpo,
a punto de huir o herirse.

Luna, depende.
Luna llena, menguante,
creciente y nueva, sí.
Otras no.

Tañer de rosaledas,
no y no.

Ascenso al Pabellón de los Budas Fragantes,
ni en mayúsculas ni en minúsculas.

Música de tu rostro, probablemente no.

Tierra, sangre, tensión, semen,
sí.

Vulva henchida,
también.

Piedra, sí.
                              
Olor a mosto
fermentando
y masa de pan caliente,
sí, sin más.

Amor a secas
o a punto de sublevarse,
huesos, médulas y dolor, sí.

Contra el viento y la marea del destino, sí

Sonidos, a discreción.

Colores, todos
(negro y rojo con prioridad)

(Manifiesto contra el Neo-Modernismo en la poesía, 2014-2015)


POEMA DE AMOR

Estoy dispuesto a estar contigo
sin sexo.
Estoy dispuesto a quererte ilimitadamente
sin sexo.
Estoy dispuesto a estar a tu disposición
sin sexo.

Sin querer poseerte.
Sin querer que nadie me posea.
En permanente fiebre.

(Marzo, 2015)


Instrucciones para vivir con sobresaltos

Rumor de grumos
desechadlo
botas con verdín
dejadlas
palomas de ciudad
estranguladlas
viento de ninguna parte
acunadlo
escarcha 
holladla
cuerdas
desafinadlas
ternes miradas 
evitadlas
aviesos patriarrepuestos
vomitadlos
ritmos
pensadlos 
seda
violentadla
soplamerodeadores
apartadlos
redentores
expulsadlos

(febrero 2015)



ALTERCADO

"Wil je me verlaten, poëzie?" 
(Remco Campert, 
De Stad, 2014)

 Para Armando Corveille Guerra 


¿Me vas a dejar 
aquí tirado, poesía,
a esta hora impropia de la tarde?

Me das la espalda
como a un amante desechado, 
sin volver la vista atrás.

Caerás de bruces
en la gola untuosa de algún bardo.

Te dejarás seducir
por el hocico baboso
de poetas pedantes.

Irás a adorar en aquelarre
a algún infame flatulento
en comandita con machorros
y aleladas beatas
de la nueva era.

Vete.

Seguiré solo, 
en la búsqueda
del festín de la palabra.

 (Marzo, 2015)



MENDIGO TU IMAGEN

Cuando el deseo se suspende en la distancia,
mendigo tu imagen.

Cuando los gestos no afirman ni niegan nada,
mendigo tu imagen.

Cuando arrecia la melancolía en la tarde,
mendigo tu imagen.

Cuando la luz se confina en el recelo,
mendigo tu imagen.

Cuando se derrumba la madrugada,
mendigo tu imagen.

Cuando el rechazo del tiempo se impone a la esperanza,
mendigo tu imagen.

Cuando tu voz no me alcanza,
mendigo tu imagen.

Cuando los garfios de la tristeza aprietan su cerco,
mendigo tu imagen.

Tu imagen negada.

(noviembre 2015)



ESPERANZA

¿Por qué no decir tu nombre?

No sueña la algarabía de la voz lo que más persigue
Ni la intención traza recta su línea 

Solo hay un eco en la altura que rescata 
Y dirime la certeza inquieta 

Esperanza

Tú sabes de espacios
Conoces el cobre verde
El  ozono que acompaña a la tormenta
El regazo de la misericordia 
El barro del dolor

Esperanza

Piedra desamparada en descampado
Llamada de la llanura 

Aparta la trompeta de las mentiras
Apártame de la palabra inerte
Dame la mano

Más allá del alivio
Por encima de la sombra
Acógeme 

(Agosto, 2015)



PREGUNTA

En la pereza de la luna llena
tu nariz, boca y semblante
desaparecen, mi amor.

¿No ves que el tiempo no es,
que sólo espacio cobija,
que las escamas se alteran 
en la flor de nuestra piel,
que la palabra se pierde
en la pura  transgresión
de la palabra a palabra,
que el verbo no se hizo carne,
que los labios ni se rozan
que no hay maldita ceniza
de una maldita costumbre,
que los pies sueltan amarras
por más que los mortifiquen,
que las huellas
siempre hollan 
en un trazo siempre igual,
que todo se visa y divisa
en mera especulación,
que todo se pierde y pierde,
que la herida ya ni cierra,
que la semilla ha quedado
en una mera premisa?

¿No lo ves?

(julio 2015)



LA HORA VIOLETA

Desciende 
la hora violeta.

Los perros de la tarde
van a dejar de ladrar.

Dame tu mano
y tu sien,
ladera-morada
de la misericordia.

Pene, corvas y pies
recógelos con cuidado.

¿Y el horizonte?

Horadado:
sólo quedan rescoldos,
sólo queda lo que ha dado en llamarse dolor.

(julio, 2015)


NO ES SATURNO QUIEN DEVORA 
A SUS HIJOS

Make me a mask and a wall to shut from your spies 
[Hazme una máscara y un muro para aislarme de tus espías], 
Dylan Thomas

No es Saturno quien devora  a sus hijos,
sino la culebra de la soledad.

La palabra que a palabra
entrampa.
Carne que descarna a carne.
Vida contada.
Hueco meramente
sustentado en oquedad.

Palabra impuesta,
palabra ira,
palabra miedo.

No es el tiempo el que quebranta los huesos.
No es el río quien importuna al mar.

Es en la zona
de las ballenas muertas
del desamparo inerme,
es en el bosque de la alimaña pura,
en el brío cruel de la mirada aviesa,
donde la vida se quiebra.

Noche tras noche,
huella tras huella.

Soledad que se impone a la ternura
en el valle, en el fango, en el mar.

(Junio, 2015)






-

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada