jueves, 29 de diciembre de 2016

CLEMENS ALTGÅRD [19.806]


Clemens Altgård

Nacido en 1959 en Laholm, Suecia.

Bibliografía:

1986 - Pandemonium
1988 - Assassin
1989 - Venusmjölk
1990 - Jidder
1992 - Malmöligan : en originalantologi
1993 - Tredje ögat
1995 - Om retrogardism , essä (tillsammans med Håkan Sandell )
2014 - Odöd


Clemens Altgård, La Pandilla de Malmö, la muerte y la melancolía del existencialismo nórdico

Por Omar Pérez Santiago
escritor chileno, autor de Nefilim en Alhué y Allende, el retorno


Clemens Altgård es un poeta y traductor sueco, crítico de arte y literatura en los diarios Sysvenska Dagbladet y Skanska Dagbladet, nacido en 1959 en Laholm. Debutó como poeta en el año 1986 con el libro Pandemonium y ha publicado 6 poemarios más desde entonces. Fue uno de los líderes de un movimiento literario ya conocido como La Pandilla de Malmö, que en los años 80 del siglo pasado, removió los cimientos de la literatura de esa región. Clemens recién acaba de sacar un nuevo libro, Odöd, No Muerto.

El movimiento literario de los años 80 en Suecia fue activo en una época que pasó mucho y todo parecía posible. En ese momento surgió La Pandilla de Malmö, algo bien inusitado. El surgimiento de la Pandilla de Malmö es una historia compleja, por supuesto, como ocurre con todos los fenómenos literarios. En contacto con algunos de los nuevos poetas daneses, como Michael Strunge y Søren Ulrik Thomsen, el nombre la Pandilla de Malmö se usó por primera vez en 1986.

Habían puntos de partida culturales comunes como el punk y un fuerte interés en los primeros modernistas como Baudelaire y Rimbaud. La transformación, el cambio de la conciencia y una fuerte inspiración la música del punk, Iggy Pop y David Bowie. El 9 de marzo de 1986, el danés Michael Strunge saltó por la ventana y de ese modo la muerte que había poetizado se convirtió en realidad. Así, a los 28-años de edad, Strunge finalmente fue un mito. Por siempre joven, como la poesía de Ziggy Stardust.

Desde el punto de vista estético, la Pandilla de Malmö descreyó de la poesía de los años 60 y 70, la poesía conversacional y social. Pero también de la poesía de los años 50, como la poesía de los suecos Lasse Söderberg (n. 1931) y Tomás Tranströmer (1931–2015 ). Mirado en perspectiva, La Pandilla de Malmö estaba más cerca del simbolismo, del surrealismo y del imagismo.

Era el mismo conflicto en los países nórdicos, como en Suecia y en Dinamarca, entre la nueva “generación punk” o la generación “posmoderna” contra la poesía realista de visión política, a menudo social, que surgió durante los años 60 y 70. Hubo excepciones en la poesía del 70 en Suecia, como el Grupo Vesubio, y su principal representante Bruno K. Öijer, (1951) y su aclamado anarquismo, el legado de Rimbaud y la poesía beatnik. Hubo polémicas, ciertos desacuerdos sobre la poesía modernista clásica, principalmente el rol de la celebrada metáfora como agente efectivo. Había admiración por los simbolistas y surrealistas, sí. Imaginismo también, claro. Baudelaire era importante, inicialmente.



A pesar que Clemens Altgård tenía un título universitario, una licenciatura en la Universidad de Lund, la imagen de La Pandilla de Malmö era anti-académica. Poetas de la calle, absolutamente. El nombre de Pandilla de Malmö fue también provocativo y trajo asociaciones con la criminalidad. Del mismo modo que el hiphop juega con esas asociaciones. Por otra parte, hay un hilo que va del Dadá al Punk, de Marcel Duchamp a los Sex Pistols, tal como lo estudia Greil Marcus en su libro Rastros de Carmín, Las historias secretas del siglo xx, un libro muy inteligente sobre las corrientes alternativas, dadaísmo, popart, punk, como movimientos sociales que subvierten códigos y que repiten ciertos temas a través de la historia.

Había un espíritu regionalista también, de autonomía, y de resentimiento anti Estocolmo, la capital de Suecia. Los periodistas de Estocolmo, o ciertas mafias culturales, miraban despectivamente a Malmö como si estuviera en África.

Clemens Altgard y la Pandilla de Malmö estaban en contra del centralismo de Estocolmo y querían empezar desde su entorno, su propia ciudad, su región. Celebración de la periferia regional y geográfica. En cierto sentido, es verdad que la innovación poética a menudo proviene de la periferia, de los cantos.

Gran parte del estilo de “poetas callejeros” creó cierta alquimia también entre los inmigrantes y los refugiados de América Latina. Varios artistas latinoamericanos llegaron a Malmö desde las dictadura del cono sur, jóvenes latinoamericanos que venían de una gran derrota, como si les hubiese caído la bomba de hidrógeno. Por ejemplo, el poeta de antofagasta Rubén Aguilera (1949) venía de sobrevivir dos años en un campo de concentración. Hubo un sentimiento común, sentir que estaban en el mismo barco, que también venían de la calle, tal vez no de una calle principal, pero sí de un callejón oscuro y trágico. Además, había algo dadaísta o de los situacionistas en leer textos en diferentes idiomas, tal como lo habían hecho los dadaístas originales, y sonaba vanguardista o cautivador. O el artista uruguayo, de una obra muy punk, Carlos Capelán, y su performance de quema de libros en el Konsthallen de Malmö, durante la presentación de una película que produjo el fotógrafo peruano Ricardo Arroyo sobre Jorge Luis Borges, La Novia de Borges. O las ilustraciones en revistas, dibujos muy de manchas, muy punk, del artista uruguayo, José Luis Liard. El arte los había unido en una especie de comunidad. Todos eran “extraños” en la cultura sueca, había un cierto “salvajismo” que no era realmente bien visto en el luterano clima literario sueco, de color protestante.


No Muerto. Clemens Altgård y sus turbadores poemas existenciales

— ¿Quién eres?
— La Muerte.
— ¿Y a qué has venido?
— Hace tiempo que camino a tu lado. ¿Estás preparado?
— El espíritu es fuerte pero la carne es débil.
La Muerte levanta su capa y está a punto de tapar el cuerpo del hidalgo Antonius Brock.
— Espera un momento. Juguemos una partida de ajedrez.
— Soy un gran jugador, le dice La Muerte.

Antonius Brock escoge dos piezas de distinto color, y se las ofrece a La Muerte, una en cada mano y con los puños cerrados. La Muerte se queda con las piezas negras.

El séptimo sello (1957), de Ingmar Bergman


El existencialismo en imágenes del cineasta Ingmar Bergman -central en la cultura y las artes del sglo XX de los nórdicos- se vincula con el existencialismo del filósofo danés Sören Kierkegaard (1813–1855. La melancolía como referente fundamental de la existencia estética. La cofradía de los enterrados en vida. El más desdichado y el más melancólico. El mundo que envejece, aumenta la disolución y la ruina. El fin del mundo. La tristeza y la acidia.

Melancolía es también un film del danés Lars von Trier (nacido en Copenhague en 1956), una ficción apocalíptica de fatalismo y depresión, que comienza con una eminente y bella colisión en la que la tierra será absorbida por un planeta llamado Melancolía.
Son estos temas también presentes en los recientes poemas del sueco Clemens Altgård, poeta, crítico, dramaturgo y traductor.

Ingmar Bergman nació en Uppsala el año 1918. El filósofo existencialista Kierkegaard nació en la Plaza Nytorv de Copenhague, en 1813. El poeta Clemens Altgård nació no lejos de allí, en Laholm, en Escania, en 1959. Y ha vivido casi toda su vida en Malmô. Clemens Altgård, creador de la mítica y juvenil Pandilla de Malmö, ha publicado ahora, después de 20 años, un nuevo libro de poemas, titulado Odöd. No-muerto.

Su universo es caduco y sinrazón. La llovizna -cita a Tarkovski-, y su forma es negar la relación con lo real o relacionarse con él de manera estética, sin sucumbir ante el señuelo de los ideales. ¿Culpable? ¿No Culpable: el No-yo, lo sensible. La ironía corrosiva en oposición del orden, de la sistematización de la existencia. El corazón del spleen y lo fragmentario como un modo de contar.
Clemens Altgård escribe sobre la desilusión de la vida cotidiana, y la conformidad de la misma. No está muerto, pero tal vez no del todo vivo. Entre los papeles, la lluvia, las deudas, y la sinrazón, esos pequeños pasajes de los que se compone la vida y que no tienen valor o no vale la pena vivir.



Una conversación:

Una habitación, una mesa.
y un par de sillas, dos
personas, tal vez un florero,
bastan como instrucciones escénicas.
No es la muerte suave y la vida dura …
Especulamos
como si fuera el mercado de valores.
Y cada fe es una auto negación
(Tal como dijo Nietzsche en el Anticristo)
Bueno, entonces quizá sea hora de
encolar los modelos de construcción.
Con un par de alas en la mano izquierda
y en el firme puño derecho
algo que más parece una tortuga
metido uno en líos, por así decirlo.
Los papeles en el cajón del escritorio
no se quejan, y los problemas
se ven bien como gráficos de barras
mientras el día persigue la próxima mañana.
Es lo más parecido a un film animado
titilando en el interior del cerebro
donde las hojas de los viejos dioses de los meses
caen,en la grava, dando tumbos
con las descoloridas ninfas del calendario.
Sombras se apresuran sobre el papel
partículas de polvo caen
de tus pestañas,
filtradas a través de la luz, en mis palabras.
Tal vez la muerte sigue siendo suave a pesar de todo,
entre fragmentos y otros desechos.



Descomposición:

¿Quién te oye respirar
cuando la habitación se ensancha
alrededor de la medianoche?
Notas dispersas
En papeles y blocks:
Ametralladora como signo
de una época.
Pájaro carpintero como símbolo
De la irritación irracional.
Algunos pantanos, enebros y plazas
como punto de partida de
un drama con vagabundos.
Un escape a la soledad
y un regreso
como cuando uno sale de la tina
aproximadamente
y la suciedad se adhiere.
Entonces resulta así
(aproximadamente):
Ningún día está enraizado
y la víctima no huye
sino es atraída magnéticamente
hasta el punto donde el peligro es mayor.
Casi todos pueden ver la bola de fuego
casi todos pueden puede ver el ala cayendo.
Todos excepto aquel cuyo cráneo está amenazado.
Pero no se debe tomar
personalmente — la descomposición
que vive en lunes, martes
etcétera — siete años de mala suerte
se dice que significa.
Es casi hermosa
cuando se ve a distancia.
Sí, realmente von oben (desde arriba)
en forma de cristales de nieve contra
un espacio oscureciéndose
como un retrato de la poeta Karin Boye
con los ojos amarillos brillantes
y el cabello azul.



Bajo suave rocío

Finalizado el invierno más largo en años
la gente camina con paraguas.
Acaso no les gusten las gotitas de agua.
Acaso los paraguas
sólo son una protección
de una amenaza imaginaria,
como si los portadores desean
esconderse
de los contrasentidos de sus vidas
o de un ojo
espía.
A mí me da lo mismo,
agradecido de que otro día
se encienda, aunque débilmente.
La luz flota sobre la materia
así el día sea una aboveda
sobre flores secas,
cuadros de ajedrez, pisos de piedra
y techos de automóvil.
Así pronto las partículas de polvo
brillarán una vez más.
El verdadero resplandor blanco.
Es ciertamente solo lo que ciertos llaman
Arte y Poesía.
Parece como si el mismo aire
deseara ocultarse.
Paradojas de la vida:
Ojo de nube.
Ojo elástico.
Vigila en el alto cielo.
Tengo un día parecido de nuevo.
Gracias por otro día.
Brilla, débilmente.
La luz se cuela a través de la calefacción central.
Es tan popular hoy en día:
Flores secas,
cuadriculado, el nuevo negro.
Real representación blanca.
La hoja donde se escribe una poesía
que se imprime.

(Traducción del sueco: Omar Pérez Santiago)



Reencuentro con poeta y crítico literario Clemens Altgård de La Pandilla de Malmö

Omar Pérez Santiago y Clemens Altgård.


-Estás igual, me dice Clemens Altgård bajándose de la bicicleta.

-Sí, todos somos iguales a sí mismo, le digo riéndome.

-No, yo estoy más pelado y con lentes.

 Nos juntamos, después de 23 años, en el Kafe Kungsgatan de la calle Kaptensgatan de Malmö, con el poeta, crítico de arte y literatura y traductor Clemens Altgård. Nacido en 1959 en Laholm, Suecia, debutó como poeta en 1986 con el libro Pandemonium. Y fue uno de los líderes de un movimiento literario ya reconocido como La Pandilla de Malmö, que en los años 80 del siglo pasado, removió los cimientos de la literatura de esta región. Clemens recién acaba de sacar un nuevo libro, Odöd. Y me trae de regalo un interesante libro con unas traducciones de la joven poesía danesa, Nervsystem.  También me regala las tarjetas que realizo con el artista Ola Åstrand hace muchos  años atrás. Pedimos café y luego se nos une el poeta chileno Rubén Aguilera.

Omar Pérez Santiago:  Recuerdo la primera vez que llegué a tu casa  en Vittemölle, Clemens, hablamos de unas bandas punk,  bebimos un “valioso” licor italiano y me regalaste tu libro Kristall-Skeppet, de traducciones de poemas del danés, Michael Strunge   (1958 – 1986).100_7552

Clemens Altgård: El licor italiano era probablemente Galliano, una bebida de moda en los años 80. También tengo un claro recuerdo de esa época. La recordamos como un momento muy divertido, cuando pasó mucho y todo parecía posible. Tu novela sobre  Malmö, por ejemplo, no por casualidad se llama “Malmö är litet”  (“Malmö es pequeño”).

Omar Pérez Santiago:  En ese momento surgió La Pandilla de Malmö, algo bien inusitado.

Clemens Altgård: El surgimiento de la Pandilla de Malmö es una historia complicada, por supuesto. Y el poeta Håkan Sandell también tuvo parte en ella. Así que no me voy a tomar todo el crédito por ello. Se podría decir que yo y Håkan Sandell desarrollamos la idea, pero el nombre de la Pandilla de Malmö fue probablemente mi invención, si no recuerdo mal. El nombre la “Pandilla de Malmö” se usó por primera vez en 1986. Y pronto tuvimos contactos con algunos de los nuevos poetas daneses,  Michael Strunge y Søren Ulrik Thomsen.  Con Michael Strunge (1958 – 1986) nos juntaríamos esa semana que comenzó con su suicidio en 1986. ¿Fue algo que él había planeado? No, no lo creo.  Estaba enfermo, entonces, cuando sucedió. Varios años más tarde el poeta Martti Soutkari compró un libro en una librería de viejos. El libro tenía una carta y en la carta la novia de Strunge describe que pasó esa noche, cuando Strunge se arrojó por la ventana. Suena como algo salido de una novela, ¿no? Pero es realmente cierto. Strunge no estaba en sus cabales cuando se arrojó por la ventana. Pero también es cierto que él había escrito un poema que predecía el suicidio. El poema “A través del espejo”, describe el caso de la muerte.

“y mirar en un espejo que los años se han ido

en vaciarme de deseo

y  llenarme de temor a todo

y el amor que sólo  casi existe

mas, se siente vivaz, liviana la vida conducida por la muerte.”

Extraño.100_7546

Omar Pérez Santiago:  Tengo la clara sensación de que con los años la poesía de Strunge no ha perdido vitalidad.

Clemens Altgård:  Piensa que ahora el poeta danes de apenas 20 anos, Yahya Hassan, ha vendido muchos libros, se ha hecho millonario, con poemas que se parecen mucho a Michael Strunge. Con Strunge teníamos puntos de partida culturales parecidos a los nuestros – el punk y un fuerte interés en los primeros modernistas como Baudelaire y Rimbaud. La transformación, el cambio de la conciencia, eso era, brevemente el programa de  Strunge. Michael Strunge tenía una fuerte inspiración en  David Bowie, con quien Strunge literalmente estaba obsesionado. Inspirado por Bowie, Strunge había escrito una colección de poemas en prosa con diseños futuros. Se llamó Fremtidsminder (Memorias del futuro) y fue mi primer proyecto de traducción. Lo que no sospechábamos era lo profundo que esas figuras fantásticas de Bowie habían influenciado a  Strunge. Apenas podíamos imaginar que nuestro amigo Strunge pronto abandonaría el mundo. El 9 de marzo de 1986, Michael Strunge saltó por la ventana y de ese modo la muerte que había poetizado se convirtió en realidad. Así, a los 28-años de edad, Strunge finalmente fue un mito. Por siempre joven,  como la poesía de Ziggy Stardust. Si Michael Strunge estuviese vivo, probablemente también habría madurado, como hacen los poetas. Habría escrito otra poesía, estoy bastante seguro. Pero, como están las cosas, él seguirá siendo un eterno joven poeta. Y quizás por encima de todo, Strunge es un poeta que habla a los lectores jóvenes, aunque la gente  mayor puede leer los poemas con agrado.

Omar Pérez Santiago: Desde el punto de vista estético, la Pandilla de  Malmö descreyó de la poesía de los años 60 y  70 en Suecia. Pero también de la poesía de los años 50, como la poesía de Lasse Söderberg  (n. 1931) y  Tomás Tranströmer (n.1931). Mirado en perspectiva, tú estuviste cerca del simbolismo, del surrealismo y del imagismo.100_7557

Clemens Altgård:  Era el mismo conflicto aquí en Suecia y en Dinamarca entre la nueva “generación punk” o la generación “posmoderna” contra  la poesía realista de visión política, a menudo social, que surgió durante los años 60  y 70. Hubo excepciones en la poesía del 70, como el Grupo Vesubio, (Bruno K. Öijer, n. 1951) y su  aclamado anarquismo, el legado de Rimbaud y la poesía beatnik. Es también cierto que hubo cierto desacuerdo entre nosotros y la poesía modernista clásica, principalmente la celebrada metáfora como agente efectivo. Nos gustaban los simbolistas y surrealistas, sí. Imaginismo también, claro. Baudelaire era importante inicialmente.

Omar Pérez Santiago: Culturalmente hablando, el poeta Lasse Söderberg era fuerte en la poesía de Malmö en los años 80, entre las instituciones y los medios de comunicación, en particular. ¿Jugó algún rol la influencia de Lasse Söderberg?

Clemens Altgård:  Me encontré  con Lasse Södeberg no hace mucho  en un lugar llamado Poeten på Hörnet, “La esquina del Poeta”, en una velada poética. Hablé un poco con Lasse y él me dijo que en ese momento sintió que había un cierto antagonismo. Éramos casi una amenaza. Pero, en realidad, él nos ayudó a salir a la luz. Naturalmente, Lasse desempeñó un gran papel y nos invitó al Festival de poesía que él organizaba!   Pero, en Estocolmo él no tenía mucha influencia. Nuestro avance en Estocolmo vino con Madeleine Grive (n. 1955) que nos publicó un gran reportaje en el diario Dagens Nyheter.

Omar Pérez Santiago:  Sí, recuerdo bien a la joven Madeleine Grive cuando visitó Malmö y tuvimos una velada en el Café Macondo de la Casa Latinoamericana de los hermanos Juan y Guillermo Moya. Madeleine había creado la revista 80-tal, un gran portal de la literatura de la época.     Socialmente hablando, la Pandilla de Malmö era un grupo que  jugaba a ser “poetas callejeros” y era evidente que Lasse Söderberg estaba un poco preocupado.

Clemens Altgård:  Ja, Ja! Sí,  eso era cierto. Yo nunca mencioné, por ejemplo, que yo tenía un título universitario, una licenciatura. Nuestra imagen era anti-académica. Poetas de la calle, absolutamente. Usábamos expresiones tales  como “educación de calle”. El nombre de Pandilla de Malmö  fue, por supuesto, también provocativo, y trajo asociaciones con la criminalidad. Del mismo modo que el hiphop juega con esas asociaciones. No es que escribiéramos “gangster rap”, pero los motivos de los poemas a veces podían ser de ese tipo. Se suponía que, obviamente, la generación de más edad se preocuparía! Lo hicimos  deliberadamente. Del mismo modo que tuvimos una especie de manifiesto en el estilo dadaísta, que en realidad no era mucho más que decir que habíamos venido a causar el caos! Por otra parte, hay un hilo que va del Dadá al Punk. Greil Marcus ha escrito sobre él en un excelente libro llamado Rastros de Carmín.

Omar Pérez Santiago:  Sí,  “Las historias secretas del siglo xx”, un libro muy inteligente y bien escrito, sobre las corrientes alternativas, dadaísmo, popart, punk, como movimientos sociales que subvierten códigos y que repiten ciertos temas a través de la historia. A propósito de eso, también recuerdo estos afiches en tu casa, unos collage muy dadaístas.

Clemens Altgård:  Mis collages. Sí, había mucho Dada allí. Dadá, el surrealismo, de todo un poco, un poco de Pop Art también, creo.  Había también un par de posters de Carsten Regild (1941-1992). Regild era un heredero directo de Picabia. Aun me gusta mucho el arte de Regild.

Omar Pérez Santiago:  Había un espíritu regionalista también, de autonomía,  y de resentimiento anti Estocolmo, los periodistas de Estocolmo  miraban a Malmö como si estuviera en África.

Clemens Altgård:  Sí, estábamos en contra del centralismo de  Estocolmo y lo que queríamos era  empezar desde nuestro entorno, nuestra propia ciudad. Y, sobre todo,  Håkan Sandell y yo partíamos de un tipo de celebración de la periferia regional y geográfica. En cierto sentido, es verdad que la innovación poética a menudo proviene de la periferia. En el Reino Unido, es muy claro. Pero, cultivar lo regional, y escribir en una especie de “Escania” hecho en casa resultó ser un callejón sin salida. Hoy en día, tanto yo como Håkan Sandell nos hemos liberado de esos pensamientos en alto grado. Håkan está viviendo en Oslo, capital de Noruega. Yo me he quedado en Malmö y pienso en un Malmö multicultural, un crisol como un aspecto interesante e importante de la ciudad, como una especie de centro de Escania. La región en sí mismo tiene una cierta autonomía – Región de Escania.

Omar Pérez Santiago:  Gran parte del estilo de “poetas callejeros” creó simpatía y cierta alquimia también entre los inmigrantes y los refugiados de América Latina, como yo. Llegamos a Malmö desde la dictadura de Pinochet, y fue emocionante estar involucrado en algo estimulante.  Éramos jóvenes  latinoamericanos que veníamos de una gran derrota, como si nos hubiese caído la bomba de hidrógeno. Piensa que el poeta Rubén Aguilera (n. 1949) venía de sobrevivir  dos años en un campo de concentración. Yo mismo, había vivido una estresante vida  clandestina bajo la dictadura de Pinochet. Sentíamos que estábamos en el mismo barco, que también veníamos de la calle, tal vez no de una calle principal, pero sí de un callejón.  Además, había algo dadaísta o de los situacionistas en leer textos en  diferentes idiomas, tal como lo habían hecho los dadaístas originales, y nos sonaba vanguardista o cautivador. Quizá sonaba horrible, pero era potente hacerlo.  O recuerdo al artista uruguayo, de una obra muy punk,  Carlos Capelán, y su performance de quema de libros en el Konsthallen  de Malmö, cuando presentamos  una película que produjo el fotógrafo peruano Ricardo Arroyo sobre Jorge Luis Borges, La Novia de Borges.  O sus ilustraciones en nuestras revistas, dibujos muy de manchas, muy punk, del artista uruguayo, José Luis Liard. El arte nos había dicho que la vida tenía de nuevo un sentido.

Clemens Altgård:  Sí, nos hallamos muy pronto en una especie de comunidad. Todos somos “extraños” en la cultura sueca. Entonces pensé que había otro “salvajismo” en ustedes, y  una especie de herencia de la época barroca de la literatura española,  que no es realmente bien visto en el luterano clima literario sueco, de color protestante. Recordarás que hablé de eso a veces. Que el asceta sueco “IKEA ideal”, tenía sus raíces en la guerra de la cultura protestante contra los católicos durante la Contrarreforma, cuando el estilo barroco era el arma “secreta” del Papa. Que “era absurdo” y sigue siendo un proverbio sueco al decir que algo es malo o incorrecto. La historia ha dejado su huella en el lenguaje y también en la manera de pensar. Pero eso está cambiando. Aunque lleva su tiempo.

Omar Pérez Santiago:  Sí. Con respecto a eso, yo recuerdo muy bien un sábado que organizamos una velada literaria en la casa de la juventud en Norra Skolgatan. Propuse iniciar la velada con una bella morena y bailarina de samba brasileña, que vivía en Copenhague. Mi amigo, el saxofonista  del Río de la Plata, José Luis Liard, tenía una pequeña banda y comenzaron a tocar ritmos brasileños y yo hago entrar a escena a la morena voluptuosa  y sus plumas, bajo la música de Liard. Hubo un silencio temible en el público. Yo pensé: a estos suecos luteranos no los conmueve nada. Al rato se me acerca el administrador de la Casa de la Juventud y me dice eufórico: Se llenó el local, tuvimos que cerrar y aún hay una fila de gente que da vuelta la cuadra y que quiere entrar. Por los grandes ventanales, la gente había visto el show de la hermosa brasileña y se había corrido la voz de inmediato. Ahí descubrí que los suecos también tienen sentimientos calientes, je je je.

Y ahora, el tiempo siguió su marcha inevitable, Clemens ¿Cómo es tu  relación con los nuevos poetas jóvenes de Malmö hoy?

Clemens Altgård:  La poesía en Suecia ha cambiado mucho durante lo primera década del siglo XXI.  El Language poetry o el idioma materialista se convirtió en la gran moda en las páginas de cultura. Así que la poesía escrita se hizo más experimental, “académica”. Pero, La Pandilla de Malmö es ajena a ambas escuelas. Del mismo modo, sé que Hakan Sandelll odia la Poetry Slam, porque él piensa que es una perversión populista de lo que la poesía debe o puede ser. Yo mismo vi con frialdad a  los nuevos que vinieron y he escrito principalmente sobre la prosa o la poesía extranjera en traducción. En los últimos años, sin embargo, trato de tener una actitud más curiosa y abierta, incluso hacia la poesía que no está de acuerdo con mis propios ideales. No quiero caer en la trampa de la edad, que no les gusta nada nuevo ni nada de lo que los jóvenes hacen. Hay que tratar de tener la mente abierta. Pero, por lo general no soy demasiado aficionado a la poesía  demasiado programática. O académica para el papel. A través de los nuevos medios sociales como Facebook he estado en contacto con poetas de todo tipo de lugares. Algunos de ellos son jóvenes y la geografía es menos importante. Pero en términos de motivo,  mi ciudad tiene significado para mí. Se trata de tener una relación más profunda con las cosas que uno escribe. Si escribo sobre un lugar que nunca he estado antes, tengo la mirada de un turista, que ve sólo ciertas cosas. Pero después de cinco años en un lugar, se puede ver la ciudad de una manera diferente. Creo que ya sabes lo que quiero decir. Y tengo contacto con algunos poetas jóvenes muy talentosos que, hasta ahora o generalmente, sólo publican en la web. Antes había esténcils,  fanzines y hoy en día hay revistas digitales. Es una escena que está creciendo.




-

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada