viernes, 23 de diciembre de 2016

JOSÉ MALVÍS [19.788]


José Malvís 

José Malvís (Valladolid, 1978), vivía en el cuerpo de un niño hasta que nació bajo las sonrisas del colegio allá por el año 87. Acababa de escribir su primer poema titulado “Blanco”…

No ha cesado de escribir desde entonces, ganando concursos de relato y poesía locales; y publicando de forma espontánea en el periódico “El Norte de Castilla”. También colaboró en revistas literarias independientes como “La Pluma Gris” o “El Lagarto Blanco”. Colaboró en radio, recitales…

Fue uno de los cuatro finalistas del Ateneo de Poesía de Valladolid (2003) e invitado a recitar su obra en “La Casa Cervantes” de la misma localidad.

Tras una pausa de casi diez años (en la difusión de sus escritos), es en Zaragoza cuando vuelve a compartir, con más fuerza si cabe, sus relatos y poesía.
Ha participado periódicamente para la revista digital Ronda Somontano con diversos microrelatos.

Tiene publicado un libro de microrrelatos titulado “Cápsulas” ( Edit. Lastura 2013), prologado por la escritora Chusa Garcés (Reseñado en el Heraldo de Aragón, El Periódico de Aragón, etc) ; en el que retrata objetos y situaciones cotidianas con una profundidad y fantasía difícil de describir (Ya casi agotado).
Participa también en la antología de Microrrelatos “Microesferas” (2014) junto con otros autores de Madrid, y es traducido al portugués.
En la actualidad se haya finalizando un nuevo proyecto de poesía (Replicantes) y otro de novela (Disección de una estrella Binaria) que seguramente vean la luz en el próximo año.

Precisamente ahora, en mitad de los tiempos que corren, ha sido cuando ha decidido salir de su reclusión y empezar a sacar a la luz su variada obra que comprende relato, poesía y novela.

Ha publicado: Cápsulas (Lastura, 2013) y "Replican-test", (Amargord 2015) 


Viajo 
en el interior de un intestino 
alargado y metálico,
aglutinado entre belleza proteínica
y grasas saturadas
(expectante de ser expulsado
por uno u otro orificio
sin tampoco sufrir demasiado).
Este tren
alberga suciedades eléctricas
y expresionismo borroso tras los cristales
(sigue las líneas férreas
con traviesas de moqueta
y números decimales)
Mas en este trayecto
exacto y milimétrico,
de colores difusos
y sospechosas direcciones,
la velocidad de la luz
es más lenta que algunas miradas
(los párpados cerrados como persianas
cuentan si se sueña)




"Replican-test", (Amargord 2015) 


DEZARMADOS

Ellos ven flores
esperan que una bala salve el mundo
el verso sea dulce
y los cuentos terminan con un beso…
Yo veo flores plantadas en el techo.



INSTRUCCIONES 

Nunca digas a un niño que lea
nunca que carezca de amiga imaginaria
no digas a un niño que mienta
y jamás, pase lo que pase,
le digas qué libro es bueno para lavarse.



GAVIOTAS

La muerte dejó de existir
el mismo día que las gaviotas decidieron
no salir a pescar.

No tenía sentido salir a pescar
porque no tenía sentido alimentarse.
No tenía sentido alimentarse
porque no tenía sentido vivir…
Y lo opuesto de la vida
no es la muerte (ni mucho menos),
es tener la inquebrantable ambición
de dejar de existir:

LA MUERTE EXISTE y…
las gaviotas, con sus baterías de litio integradas,
lo saben.




DUDAS

Las dudas me hacen débil
el soneto también
la venganza, el odio, el pensamiento…
Tan pretérito perfecto
tan y tan pasado, minúsculo, pequeño.

Débil no significa ausencia de fuerza
significa que no todo está vendido
cuando casi todo está comprado.




COSA

Tú,
Tú eres esa “cosa” que me arrebató todo,
absolutamente todo
y sólo me dejó
un tema recurrente
sobre el que escribir para siempre
para nunca
para nada.



*

¿Y si Marilyn Monroe hubiera dejado su carrera como actriz para ser poeta?
¿Y si Ingmar Bergman se equivocaba con la guadaña
y no era necesario mover una sola pieza?
¿Y si la generación del 27 hubiera hecho poesía cibernética?
Y John Lenon, ¿y si el ex-Beatle hubiera acompañado con voz y piano
a Gun’s and Roses, David Bowie o Los Ronaldos?
¿Quién dice que no es posible, real,
que el cerebro no sirve para preguntar
más allá del horizonte tridimensional?
¿Quién no puede respirar en otros mundos
para que podamos en este inspirar?
Menos mal que siempre hay un Tesla
o un Schiele expresionista
que preguntan para que preguntar
siga valiendo la pena.
¿Y si quien rompe silencios dejara de hacerlo
porque otra inteligencia distinta así lo decidiera?
¿Y si el lenguaje de todas vuestras preguntas
finalmente, si es que existe fin y existe mente,
desapareciera?





Cápsulas. Por Maite Diloy
Cápsulas

“En los dedos chorreando tinta de mil libros, mil poemas y alguna que otra canción”.

La vida está llena de golpes de suerte, de lecturas emocionadas y emocionantes. Lecturas que te hacen pensar y sonreír. Cápsulas, grageas efervescentes, noches de insomnio, de bares, alcohol y sexo. Tornasol paseando junto a la muñeca vestida de azul. Lápidas, soledad y desamor. Cuentos que se leen como poemas o poemas que soñaron ser cuentos. Lecturas para noches insomnes, con vasitos fríos sobre la mesa. Microtextos a veces, relatos breves que salpican en los ojos y dejan poso. Tengo la sensación de que Malvís hace algo más que narrar, que se desnuda en cierto modo, que nos abre su piel y nos muestra los entresijos del alma que lo habita.

Y encontrarse con eso, con retazos de alma colgados de palabras, es algo que gusta. Leer en la oscuridad de la noche, con la lámpara iluminando tenuemente las letras, es algo que de verdad apetece en este frío invierno. Cápsulas es perfecto para leer a la luz de las velas mientras suena música. Perfecto para abrir el paquete de tabaco y encender un pitillo revolucionario, perfecto para bailar en cualquier barra convexa de un bar. Perfecto para vivir la noche, para revivir nuestra juventud y descubrir en palabras de otro que todavía se meten sentires en alcohol para calmarlos.

Malvís propone eso en Cápsulas y tú, lector, puedes cogerlo y llevártelo de la mano o dejarlo en la estantería. Puedes revivir y soñar, puedes colgarte de una cornisa o dejarlo pasar. Puedes hacer cualquier cosa, incluso tratar de enredarte en su prosa o en su portada. ¿Sabes que es una cápsula? Un torpedo que te explota en la cara y te deja embobado y pasando sueño.

Una suerte o una maldición. Decidan. Pueden leerlo atacando rápidamente las palabras pero tendrán que parar para respirar y reflexionar, estoy casi segura.

Lo he comentado muchas veces, soy una mujer con suerte. He disfrutado muchísimo de este volumen. He sonreído con algunas y entristecido con otras. ¿Para qué sino para eso sirve la literatura?

Maite Diloy (Brisne)




FUMADOR CUÁNTICO

...de tabaco y alcohol. De esos momentos mágicos, instantes en que uno se enamora de la sonrisa, de la mirada, enamorándose a la vez de la vida. Y las lágrimas se vuelven caricias tiernas entre amargas briznas de tiempo real. Y todo, absolutamente todo desaparece, todo menos...
...los trozos. Los pedazos de vida sacuden de polvo a las neuronas medio oxidadas de tanta moneda, de tanta mierda de colonia cara y piso devaluado. Hoy estoy vivo y mañana mis huesos tendrán alzheimer pero...tú...tú y yo nos encargamos de que cuando suceda, hayamos sonreído en su puta cara, nos hayamos dado un festín de sentidos y fuego. Tan solo es un concepto, si no la filosofía o la física moderna ya habría explicado su sentido pero...no puede, como no se puede tampoco explicar por qué hasta el corazón más negro puede volar en menos de un segundo por culpa de una mujer, un hombre o un paisaje.
...de tabaco y alcohol, de momentos mágicos, de sexo y amor, de caricias y sonrisas, de lava y hielo, de juegos y estrellas junto al mar...Ya me robaron todo una vez y hasta el día que suceda inevitablemente de nuevo, seré como tus besos, como una y gran salada luna llena.






-

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada