martes, 6 de diciembre de 2016

PAULA ENSENYAT [19.696]


Paula Ensenyat

Hay en Palma de Mallorca, ciudad en la que nació, una poeta joven que hilvana poemas breves y tristes pero en cuyos versos subyace una honda y cálida ternura. Se llama Paula Ensenyat.



Regresar
a los caminos
de la infancia
con los pies desnudos
sobre llagas abiertas.
Caminar
sin hacer ruido
bajo estrellas
que ya no valen nada.
Buscar
el lugar exacto
en el que perdí
la aguja y el hilo
que remienda errores.
Y sentir
una vez más,
que no es el frío
quien congela
mis entrañas.


*


¡Como canta el grillo
bajo la escalera de la noche!
Ajeno a lo tangible
y a la soledad.
Carece de pretensiones,
engulle el silencio
y surge la pregunta:
¿Dónde el inicio,
dónde el fin,
del amor
en su canto?


*


¿Ave o mujer,
arena o fuego?
Viento de otoño
entre sus dedos.


*


Intento la fe.
Busco el pétalo
en la palabra y
encuentro la espina.
Devuelvo la fantasía
a la fantasía.
Hojas y ocres,
ocres y silencio;
la única melodía.


*


No sé explicar
cuánto duele el silencio,
Miles de palabras
se agolpan en mi garganta
arrebatándome el aire
y las fuerzas para hablar.
Dudo de todas las certezas
que he defendido,
repudio cada beso,
cada gota de sal,
cada caricia y sueño.
Creo que ya nada es posible,
que no hay clemencia en la soledad
ni melodía en el llanto,
que tan solo el hambre
acompaña al pan
y que el amor, es un velero
abandonado entre las hojas
que velan tu ausencia
y mi incertidumbre.


*


Arañar el aire,
esquivar
los embistes,
jugar a mato
con los besos

ese dolor.


*


Ante el deseo de la roca
el mar
no conoce pecado


*


No debiste
dejarme abandonar
aquel prado.
Debiste dejarme,
entre nubes.
En ese mar,
De azúcar
en el que
el sol
era tu obligo


*


Madre

La imagino
desperezándose
entre sus sábanas
de vainilla;

la miel se vuelve amarga,

y mi cama

aún más fría.



*



Qué felicidad
ver
cómo desaparece
tu mirada
en el pozo
de la mía.
Qué felicidad
desaparecer
en tu mirada
mientras te miro.


*



Un sitio vacío
en la mesa familiar.
La mitad de la cama
callada y fría.
Manos buscando
manos tibias.
Labios que besan
fantasmas y pasado.
Esa hermosa tristeza.



*



Intento encontrar
la belleza del frío;
los ojos recorren
las montañas
vestidas de blanco,
los dormidos troncos
de los árboles y
sus ramas desnudas.
El viento que fue cálido
trae el hielo
de tu mirada esquiva;
montañas, árboles
y viento
desaparecen:
ya no hay diferencia
entre belleza
y frío.




LAS MANOS DE MI PADRE

Mientras vareamos las almendras,
todos tenemos calor,
pero yo siento cómo el sol se va adentrando en mi cabeza
trato de buscar un poco de aire desprendido de alguna rama,

no lo hay.

Tan solo puedo ver las manos de mi padre
sujetando su vara de madera maciza
y siento más calor
y una sed insaciable que me devora por dentro.
Mi padre suelta la vara
y sus manos desaparecen de mi vista;
puedo sentirlas sobre mi rostro
mientras pronuncia mi nombre
y trato con todas mis fuerzas
de abrir los ojos para verlas de nuevo.

Ahí están:

esas manos fuertes,

miniatura de lo que fueron,

intento ver debilidad en ellas,

no la encuentro.




Enquanto varejamos as amêndoas,
temos todos muito calor,
mas eu sinto o sol a entrar-me na cabeça
e busco um pouco de vento a desprender-se dos ramos,

mas nada.

Só consigo ver as mãos de meu pai
a segurar a vara maciça
e fico com mais calor
e com uma sede insaciável a devorar-me por dentro.
Meu pai solta a vara
e as mãos saem da minha vista;
posso senti-las na cara,
com ele a dizer o meu nome,
e trato com toda a força
de abrir os olhos e vê-las de novo.

Aí estão:

aquelas mãos fortes,

amostra do que já foram,

tento ver debilidade nelas,

não vejo nada.


*



És caricia allò que neix aquí dintre,
o és el desig el que la fa carícia?
Perduda en l’anar i tornar del dubte
S’esmicolen les respostes.
Com no ser una incògnita,
si sols conec l’interrogant?
Intent escoltar el vent
i em deman quin,
escolt un gemec llunyà
i em deman quin,
i si observo els ametllers,
tornen les preguntes:
Com es convertiren
les arrels en ales?



*



Abandonar l’abraçada
i contemplar-me nua
sota la pell que se’n va



*



Renta la cara al sol.
S’aixeca,
corre,
em reinventa
i sóc.
Els seus ulls contemplen
cada present
com si fos l’únic.
De sobte,
tot s’atura
i esclata la tempesta:
“Per què he de créixer, mare?”








.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada