martes, 6 de diciembre de 2016

JORGE LUIS RONCAL [19.701]


JORGE LUIS RONCAL

Nació en Perú en 1955. Escritor, editor y periodista. Estudió en la Universidad Mayor de San Marcos entre 1976 y 1982, en donde ejerció la docencia desde 1983 hasta 1985. Publicó los libros de poesía Discurso de las Intenciones puras )1ra Ed., 1976, y 2da. Ed., 1984,  Cuadernos del hipocampo, 3ra. Ed., Lluvia editores, 2001; Canción de la esperanza (Arte idea editores, 1999) y Patria de la ternura (Arteidea editores, 1991). En 2007 publicó Hojas de hierba. Reflexiones sobre el libro y la lectura en el Perú (Arteidea). En 1976 obtuvo con la primera versión Discurso... el premio de poesía José María Arguedas que organizó la Asociación Universitaria Nisei del Perú. Codirigió las revistas Disturbios y Alma matinal. Actualmente dirige el proyecto editorial Arteidea, es coeditor de la revista de cultura del mismo nombre y prepara la edición de un libro de textos críticos sobre literatura y cultura. Integra el Gremio de Escritores del Perú



Redoble de amor por la poesía y la belleza

Te mirarán como a un bicho raro, un duende, un aparecido
como a un desquiciado sin nombre y sin memoria

Pretenderán que le cantes al ruiseñor, las libélulas, los lirios
a la inmaculada concepción
a la bondad de las inversiones extranjeras
al crecimiento sostenido de la economía

Te ofrecerán el oro y el moro
un cheque en blanco
el premio nóbel de la paz (de los cementerios)
la mujer más bella de la tierra
el varón más hermoso del planeta
la presidencia del congreso

Te guiñarán el ojo
te contarán el cuento
te pasarán la mano, te susurrarán al oído,
te aplaudirán afiebrados antes de escucharte
dirán que eres lo máximo, lo ya no ya, el despelote

Prometerán coronarte en la explanada de Palacio
otorgarte el laurel de oro de los vates
el premio mundial de poesía
la beca más sabrosa de por vida
llenarte de medallas y diplomas 
y el honoris causa de Harvard 

Desearán que desconozcas a Mariátegui y Vallejo
que te olvides de Oquendo, Arguedas y Churata
que te enemistes con Romualdo, Rose, Scorza y Valcárcel
que consideres aventureros e ilusos a Heraud y al Che Guevara
piezas de museo al Grupo Intelectual Primero de Mayo
y al Grupo Narración
y huacos inservibles a Mazzi, Huanay y Bacacorzo

Querrán expropiarte el ritmo y la cadencia
confiscarte la métrica, las imágenes, la magia y la sorpresa 
hurtarte la alegría de río turbulento
arrebarte la frescura, rebeldía y desenfado de tu pueblo
extirparte la insurgencia 
arrancarte de cuajo el manantial de palabras que deslumbran

Te expulsarán de los parques, las plazas y las calles
y brotarás danzando en las montañas

Arruinarán tus poemas clandestinos 
tus versos de amor en servilletas
y tú, obstinada, digna, irreverente
esculpirás tus graffitis en cerros y paredes

Te expulsarán del viento y volverás como tormenta
te arrojarán del cielo y crecerá tu incendio
te impondrán la última versión de la mordaza, el grillete, la capucha
y tu música se escuchará hasta en la luna

Querrán mutilarte los sueños
matar tus ilusiones
enterrar tu júbilo, tu risa, tu jarana

Violarán el cuarto del poeta
causarán destrozos, romperán la única mesa de escritura
sembrarán dinamita, propaganda, manuscritos
para encerrarte de por vida en Piedras Gordas

Te enseñarán sus fauces, sus colmillos, sus metracas
te harán una pasantía por las torturas más horrendas
te mostrarán el rincón donde mueren los presos olvidados
buscarán trabajarte al susto con las fosas de la guerra

Te reventarán el pecho a culatazos
te colgarán de las uñas
te aplicarán el submarino
y crecerá tu sonrisa de muchacha enamorada 

Querrán romperte y corromperte

Querrán silenciarte y mancillarte

Querrán desaparecerte del mapa para siempre

Querrán quebrarte y no podrán quebrarte

Querrán comprarte y no podrán comprarte

¡Querrán callarte y no podrán callarte!




DISCURSO DE LAS INTENSIONES PURAS

1

CONTIGO las desgracias no son ciertas y las dudas
son fugaces cuando tu rostro despierta brillante
entre la multitud callan los pájaros oscuros
de la tarde no son ciertos los suicidios suaves
de la risa y estás más allá del mundo de los vivos
de las formas de vivir que es despedirse
pausadamente de la infancia o tirar al mar
los sentimientos y volver sin sobresaltos a regar
las rosas muertas
contigo no hay apuro por llegar a la ternura
sin nostalgias y sin besos que despidan las
nostalgias y llegas inmensa como las aves
silvestres a controlar mis emociones introduciendo
tus ojos en mi piel a destruir
el jardín de sombras que florece en la rutina
a armarte de canciones que desordenen
la soledad del lugar que albergó tu ausencia



2

Permíteme entrar en ti como cualquier mortal
dispersarme en tu piel como la luz
que ilumina la hermosura de la ciudad destruida
confesar mis sentimientos ahora que todos pasean
con su exacta y justa manera de ver las cosas
recíbeme bien en tu refugio de carne empedrada
no escuchemos ya el griterío de las calles que es
mirada o frase que se esconde o huye de su tiempo
déjame definir en tus ojos las intenciones puras
reposar en ti como la sombra de las aves que cae sobre el mar
después de besar tu pueblo más lejano



3

Para qué he de buscar conquistar
ecuaciones distintas al privilegio de permanecer
por encima de las sombras
que amenazaran destrozar el optimismo
en tu mundo
en tu ciudad sin fronteras ni custodios del orden
habitarte
inaugurarte
ser la suave bulla que hiere tu calma
como las avenidas desiertas que hieren mis ojos
a la condición de feliz desvalido
que hurgara en tus pechos
la algarabía total o la muerte del silencio
una rama de donde colgarse y contemplar la euforia
si tu cuerpo es la brújula
explendor de mercurio en mi ruta
para qué recurrir a estaciones falsas
o flores que adornen la celebración del olvido.



4

No son nuestros los bienes heredados de la época
hay espinas en el camino pero hay también rosas
en los riscos y los desfiladeros y todo el amor
que se dice en un saludo es el bote o canoa repleto
de corazones que invadiera de margaritas
el corazón de los seres tiernos
y te pido desesperadamente que no seas más la luz
efímera que yace calcinada debajo de los astros
y aunque hayamos visto sonreír fugazmente a la
historia no busquemos explicaciones en las batallas
sin sangre bajo el sol de la paz
o en las siluetas fugaces de los héroes porque
sólo queda embellecer el paisaje de los siglos
como el suspiro de gozo que embellece tu vientre
cuando desciendes como lluvia en la noche
como una cosa sencilla o suave
más allá de los desastres
sin nombrar las batallas ni los símbolos envuelta
en la única bandera inviolale que es el vacío



CANCIÓN DESESPERADA

¡DETENTE en mi llanura con tus ojos que descubren precipicios
que filman emociones
y como un navío vespertino que interrumpe el sueño de los mares
la paz de los estíos
emerge en medio del silencio airada cual si fueras la única
tripulante de la niebla
incendia la soledad clávate como una pira entre mi cuerpo
y sus derrotas
y ríe errante solitaria trotando de canto a canto igual
que la última soberana de un sol que se desangra!

¡Que me azote tu larga cabellera como crin anochecida
o huracán que asola los sembríos
viento que organiza los disturbios tu cabellera que enuncia la lluvia!
He soñado con su fulgor de topacio en las calles inciertas
o en los bares noctámbulos
que me hiera frenéticamente en el rostro en el pecho
tu pelo altivo y victorioso
que me envuelva en su torrente de música eléctrica
en su cólera de río desbocado.

¡Déjame morir muchacha en el vértigo sensual de tu mirada
Déjame arañar desesperado tu cuerpo o la sombra de tu cuerpo
caudaloso
déjame morder como un suicida tus labios de ámbar no flor artificial
sino pozo de agua magnética!
¡déjame trepar hasta tu cuello aferrarme a tus hombros
cual si fuesen imanes o polvos de la vida
Y después caer ruidosamente hasta besar tus pies y reposar
desfallecido con mi cuerpo ausente pero tuyo!



El Discurso de Roncal
Lluvia editores, 2011


CUESTION PREVIA


4

Oh Realidad
hasta ahora
sólo hemos alcanzado tu desprestigio
pero nuestras sonrisas
son antorchas de flores incendiando la bruma
y los recuerdos
paja quemada en la memoria joven
y nos queda mucho tiempo
para hacer el amor y la guerra
para montar en el potro salvaje de la alegría
porque es nuestra definitivamente la belleza
y cada noche que descifro tu cuerpo
ya no hallo misterio en tus ojos
en tus labios solo existe el idioma del gusto
y son doradas las gotas de lluvia
que llegan a bañar tu cabello
a renovar la energía para la fase final
y en este campo de batallas y rosas
le daremos forma a la única luz
al sol
que florece en los brazos olvidados
aun cuando nos esperen los días del odio
o nostalgia
nuestros cuerpos confundidos en la oscuridad
serán dardos azules
que exterminen las sombras.



Contrapoética. Balada urbana por el prodigio de tus ojos
Arteidea Grupo Editorial, 2016


CONTRAPOÉTICA 2

Como en el vals “Chola linda”
de Acosta Ojeda
en mis labios vives tú
en tus ojos muero yo
por ello
respírame
arómame
entupiélame
oloréame
entuentráñame
enturaízame
entiérname
enamoarómame
finalmente
enlapídame
en tu mirada

Este poema dedicado a su señora esposa, con quien lleva 25 años de casado.


CONTRAPOÉTICA 3

No voy a prometerte nada
nada que no se mire, ni se toque ni se pueda acariciar
y que, por lo mismo, se haría polvo en el viento de tu aroma

No, ninguna promesa que pueda hundirse
como arena movediza
y con ella los sueños que rozamos desde siempre

No voy a ofrecerte el cielo
menos la luna
ni el puñado de estrellas que desde lo alto
brillan en las manos de la aurora

No las flores 
ni los paseos nocturnos de la mano 
una sombra, un solo cuerpo, un rumor
de yerba, de riachuelo, de hojas desmayadas

No voy a dedicarte los versos de amor 
que alguna vez sorprendieron tus sentidos
y lapidaron con ternura la nostalgia

Ninguna terapia de signos o de gestos o recetas
que no sea besarte cada milímetro de herida
porque finalmente el prodigio, la fortaleza
el mar y el sol de la gran definición 
anida en el filo implacable de los ojos 
que ahora me miran y encarcelan para siempre…



CONTRAPOÉTICA 4

Podría amancerme buscando en yutu la canción que te apasiona, el tema que pueda encender tu rubor hasta el incendio

Podría poner"me gusta" a todo lo que cuelgues en el feis, a ciegas, sin leer, y compartirlo afiebrado como quien gana puntos en tu registro del querer

Podría buscar el ramo de rosas mas bonito y hacerte un meme full corazón, pura sorpresa, pegarlo e tu biografía y esperar, esperar...

Podría navegar (navegar sentado, qué paradoja) alucinado, webear a forro, hasta arruinarme para siempre las yemas de los dedos, en pos del texto inolvidable, de la imagen milagrosa...

O tal vez caminar por Wilson, ir y venir, extraviarme en ese mar de gentes y procurar el ciberhallazgo que capture tu atención y te ilusione

Podría desafiar a la tombería gritando a los cuatro vientos los crímenes de Ollanta y re refilón al soplonaje que se embosca disparando el flash de la miseria y ganar así una primera plana en la mula o el útero de marita

Podría hacer mil cosas en la net pero nada, absolutamente nada podría transmitirte el nervio de estos versos temblorosos que apuestan la vida por instalarse para siempre en el prodigio de tus ojos









.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada