miércoles, 23 de septiembre de 2015

SIAN NORTHEY [17.124] Poeta de Gales


SIAN NORTHEY

Nacida en Gales en 1960, proviene del campo de la ciencia, aunque ha trabajado promoviendo la literatura galesa en Tŷ Newydd: National Writers' Centre for Wales. Narradora para adultos y para niños, ha publicado la colección de cuentos Ar Y Daith (1998); las novelas Chwaer Fawr Blodeuwedd, Pwysig! (2005), Yn Y Tŷ Hwn (Welsh Edition) ( 2011); las novelas para niños Maestro (Cyfres Swigod) (2011) Y Gwaith Powdr (Cyfres Strach) (2013); y el libro de modismos para niños Dros Ben Llestri  (con Myrddin ap Dafydd and Sion Morris, 2014). Su primer libro de poemas es Trwy Ddyddiau Gwydr (2013).  

(Traducción directa del galés de Luciana Cordo Russo)




Y Bae

Dacw gwch
ac un pysgotwr â’i farf yn wen,
wrthi’n pwyllog ddadlwytho.

Hithau’n gloff ar y cei
yn fusgrell ond yn cofio.
Cofio’i wên yn fachyn â thagell,
a rhwyd y blewiach ar ei fraich,
a chawell sgwrs yn yr oriau mân.
A chofio’r
dyddiau o hwylio ’mhell o olwg tir,
dyddiau pan deithiai oddi wrthi ar hyd arfordir
i rwydo mewn dŵr diarth,
lle roedd tonnau’n wyrddlas wyllt,
mor hallt â’i chwys.

Heddiw, â’i groen gwinau’n rhychau sych,
ni fentrodd hwn o’r bae.
Daeth â chynnwys pitw’i gewyll
at y graig
a chlymu rhaff mor dynn â’i grydcymalau.

Y fôr-forwyn:
Gynnau a minnau’n stelcian
lle mae’r dwfn yn troi yn fas
gwyliais hwn yn stwna’n bwyllog yn y bae,
yn chwarae bod yn llongwr.

Cofiais sut y mentrai gynt
i’n plith,
ac wedi gollwng ei rwydi,
nofio’n noeth gan goelio ynom.

Gwn, am ein bod yn cofnodi’r pethau hyn,
mai fi oedd y fôr-forwyn olaf
iddo ei chyffwrdd.
Nid ymyrrwn â dynion
sy’n llywaeth yn y bae.

Y wraig:
Sawl gwaith y deisyfais hyn?
Y rhwyfo pwyllog heb fentro ’mhell o’r lan
a’r mymryn pysgod, pryd i ddau.
Ond rŵan ac yntau’n stryffaglu efo’i dant a’i lin
rhown y byd i gyd am ei weld
yn mynd o’r bas i’r dwfn.

Y gŵr:
Heddiw bûm ar y môr,
a chofio, am ryw reswm,
sut y credwn gynt
mewn môr-forwynion.






La bahía

Hay un bote
y un pescador de barba blanca
considerando el cargamento.

Por su parte, ella va renga por el muelle,
débil, pero se acuerda.
Recuerda su sonrisa y el breve anzuelo en las branquias,
y una red de hebras en el brazo,
y la jaula de conversación antes del alba.
Y recuerda los
días de navegar sin ver la tierra,
días en los que viajaba alejado de la costa
para pescar en agua extraña,
donde las olas eran verdes, azules y salvajes,
más saladas que el sudor.

Hoy, con la piel bronceada y de arrugas secas surcada
más allá de la bahía no se arriesga.
Trajo el ínfimo contenido de su jaula
a la roca
y apretó el nudo con toda la fuerza de su reumatismo.

La sirena:
Hasta hace poco yo misma deambulaba
por donde lo profundo se hace superficie,
y lo vi ocioso y discreto en la bahía,
haciéndose pasar por marinero.

Recordé cómo se aventuraba antes
entre nosotros
y luego de arrojar sus redes,
nadaba desnudo confiando y sin temernos.

Sé, porque nosotros anotamos estas cosas,
que yo fui la última sirena
que se cruzó con él.
No interferimos con los hombres
que gobiernan la bahía.

La mujer:
¿Cuántas veces he deseado esto?
Un viaje cauto sin arriesgarse lejos de la orilla
y muy pocos pescados, comida para dos.
Pero ahora él lucha con sus dientes y rodilla,
daría el mundo entero para verlo
ir de la superficie a lo profundo.

El hombre:
Hoy estuve en el mar,
y recordé, por alguna razón,
que antes yo creía
en las sirenas.






;-) x

Mae yna eira ar y traeth yng Nghricieth,
a neges yn hosan fy ffôn
yn swatio rhwng oren a minciag.

Yno ymysg marblis a chyflath
yn lwmp bach o lais ar y lôn,
yn gusan sy’n gofyn am chwanag.

Dw i’n teimlo dy enw trwy’r gwead
a dyfalu pa flas fydd dy wên
ar y bore sy’n hir i Gaer Dyni.

Cromfach flas siocled, ac am eiliad
ti’n degan, yn ddoli, yn drên.
A gwelais eira ar dywod eleni.


Nid oes signal ffôn yn fy nhŷ, rhaid aros tan y bore i agor fy negeseuon.





;-) x

Hay nieve en la playa en Cricieth1 
y un mensaje que cuelga del teléfono
se acurruca entre naranjas y entre mentas.

Allí, en medio de los mármoles y toffees 
un vestigio pequeño de voz en el camino
un beso que exige más.

Siento tu nombre a través del tejido
y adivino el sabor que tendrá tu sonrisa
en la larga mañana hacia Caer Dyni.

Paréntesis sabor a chocolate, y en un segundo
eres un juguete, una muñequita, un tren.
Y vi nieve sobre la arena este año.

El teléfono no tiene señal en mi casa, debo esperar hasta la mañana para abrir mis mensajes. 






’Sam signal ffôn yn Ystrad Fflur,

’Sam signal ffôn yn Ystrad Fflur,
a gwelais y gwŷr yn eu brethyn gwyn
yn gadael eu Nokias a’u Siemens a’u Sagems drud
yn un rhes y tu allan i’r porth,
cyn camu trwyddo.
Eu gadael yno yn y glaw
i’w batris edwino
a’u rhifau ddiflannu
a’r briallu dyfu drostynt.
Ymunais â hwy ar eu gliniau,
patrwm y teils yn gwasgu i’r cnawd
ac aroglau y gwlân gwlyb yn litani.
Yno’n diolch am le lle mae llonydd
i ddarllen testun,
i dderbyn.






No hay señal de teléfono en Ystrad Fflur2 

No hay señal de teléfono en Ystrad Fflur,
y vi a los hombres vestidos de blanco
dejar sus Nokias y sus Siemens y sus Sagems caros
en una fila afuera del portal,
antes de atravesarlo.
Los dejan ahí en la lluvia
a que su batería se arruine
y sus números se vayan
y las prímulas crezcan sobre ellos.
Me uní a esos hombres, arrodillados,
el dibujo de las baldosas se imprimía en su carne
y el perfume de la lana húmeda en letanía.
Allí agradecen por el lugar donde hay paz
para leer un texto
y recibir.






Siarad fel melin bupur

Be oedd y felin hon?
Melin o ryw orffennol sy’n dal i falu yn ein hiaith.
Mae’n rhaid ei bod hi’n troi
a throi a throi’n ddiddiwedd
gan falu miloedd, miliynau,
o’r hadau bach persawrus du
yn llwch.

Fe hoffwn innau siarad fel melin bupur.
Dau, tri, weithiau pedwar, tro pendant,
mymryn o sylwadau garw ffres
ar ben y sgwrs.
A dyna fo,
fy nghyfraniad i.
Yna gwylio’r pryd
â’i sawsiau swnllyd
a’r bara meddal gwyn yn eu hamsugno.
Sefyll yn llonydd llyfn
tan tro nesa,
pan fydd angen
dau neu dri thro pendant
heb fod yn hallt.






Hablar como molinillo de pimienta3 

¿Qué era este molinillo?
Molinillo de algún pasado que sigue moliendo en nuestra lengua.
Debe estar girando
y girando y girando sin fin
convirtiendo en polvo
miles, millones de pequeños 
granos negros aromáticos.

A mí también me gustaría hablar como un molinillo de pimienta. 
Dos, tres, a veces cuatro vueltas firmes,
una pequeña cantidad de frescos comentarios ásperos
al final de la conversación.
Y ahí está,
mi contribución. 
Así vigilar la comida
con sus salsas ruidosas
y el suave pan blanco absorbiéndolas. 
Pararse inmóvil y con calma
hasta la próxima vez,
cuando se necesiten
dos o tres vueltas firmes
sin ser salado.


__________________________________________
1 Cricieth es un pueblo a orillas de la Bahía de Cardigan, en el norte de Gales, al igual que Caer Dyni.
2 Se trata de la abadía de Strata Florida en el centro-oeste de Gales, de origen medieval, que pertenecía a la orden cisterciense. Actualmente está en ruinas.
3 Se traduce aquí literalmente la frase idiomática siarad fel melin bupur, “hablar como un loro”, “hablar sin parar”, con el fin de preservar en castellano el juego desarrollado en el poema con el sentido literal (y no figurado) de la expresión.








No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada