viernes, 18 de septiembre de 2015

ANA GARCÍA CEJUDO [17.093]


Ana García Cejudo 

Nació en Madrid en 1975. Estudió Filosofía y Criminología. Actualmente reside en su ciudad natal. Bolsos de mano y otras pertenencias, fue su primer libro, y muestra una poesía de gran intensidad, con un desarrollo original y brillante donde descubrimos a una voz que en su nacimiento ha conseguido ya varios hallazgos poéticos.

Ha publicado:

-Bolsos de mano y otras pertenencias, (Vitrubio).
-Hojas del cuaderno negro, (Amargord Ediciones, 2011).



(Ana García Cejudo en "Hojas del cuaderno negro")


LIBACIONES III

Puedo llevar tu mano hacia mi carne y hacerme traspasar.
Es sólo un truco. El resto de mi cuerpo, lo que no puedes verme,
lo dejaré guardado en el cajón, con los cubiertos para las visitas.

Lo que haré será darle la vuelta a la silla. Restregaré mi cara por
Tu rodilla seca, el hueso, se clavará un segundo de dolor encendido:
lo que haré será hablarte con las piernas abiertas.

Por todo lo demás, lo que no puedes verme,
me dejaré arrastrar hasta un rincón sin ruido
de palabra, gruñidos o sensación de viento
y el espejo dirá
hasta dónde llegamos.

¿Cuánto tiempo ha pasado
entre el sueño y el sueño?



REENCARNACIÓN

Se han hecho tuyas las cosas que no han sido.
En cada corazón que maltracé en la arena:
algo moría
algo
siguió después latiendo.
Ahora eres esa idea que el tiempo no destruye
eres savia que da movimiento a mis versos
y en la punta de luz
de mi noche profunda
conviertes la quietud de mi mente
en palabra.




PIEDRAS DE HUMO

Da miedo sentarse a esperar, donde ya ha estado sentado de largo uno mismo.
Pasarlos hacia atrás: no poder rellenar una página en blanco: ningún amanecer se queda con nosotros. 
No hay ninguna canción que cuente quién has sido. 
La verdad es que tienes cada vez menos pulso, y que las amapolas no coagulan la sangre.

Da miedo que se corran las cortinas de humo, y que nos descubramos pequeños como puños, cerrados como puños, frágiles como olas. Y que el mar, tanto mar, no llegue a tierra firme,
o que nos cuestionemos
tú y yo
en quien nos escribe.








.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada