jueves, 10 de septiembre de 2015

CHANG JIAN [17.030] Poeta de China


Chang Jian 

(China, siglo VIII)



En la celda de meditación del templo Po Shan

Con el frescor matinal,
entro en el antiguo templo.
El sol naciente se eleva
y alumbra los altos bosques.
El sendero entre bambúes
me conduce a este paraje
de quietud y soledad.
En medio de flores y árboles
hallo la celda del bonzo.
La luz solar del monte
regocija a los pájaros.
El espejo del lago
me purifica el alma.
Se han extinguido ya
los mil ruidos del mundo.
Solamente se escuchan
las campanas del templo.

Chang Jian, incluido en Poesía clásica china (Ediciones Cátedra, Madrid, 2002, ed. y trad. de Guojian Chen).





Una noche en la montaña

Me senté en la ladera de la montaña
             y observé cómo
una diminuta barca se deslizaba
             a través del lago
impulsada, como el destino humano, sobre
un mundo lleno de peligros ocultos.
             Luego onduló la vela
más allá del alcance de mi vista
             mezclándose con el azul
del misterioso cielo, mientras
             que el sol
declinaba en dirección de las olas.
             Impensadamente
la enorme extensión parpadeó
             y se sumergió
con la caída del crepúsculo.
             Los últimos rayos del sol
iluminaron la cima de los árboles
apenadamente; y los brillos
             luminosos del agua,
otrora brillantes y azules, se volvieron opacos
             aceleradamente

Tan solo un cúmulo de rojas nubes
             permitieron ver el tránsito del sol.
Surgieron los negros perfiles
             de las dispersas islas
sobre las pacíficas profundidades,
donde los reflejados cielos
             mostraban, pálidamente,
un prolongado brillo. Ya
             colinas y bosques
se habían sumido en la oscuridad.
             La margen del río
parecía una quebrada línea
             para la nublada vista.

La noche se acerca; los vientos
             nocturnos, a lo lejos, suspiran;
gimen los vientos del norte.
             Las aves acuáticas han partido
a refugiarse sobre las dunas;
             sólo el alba
las llamará desde los juncales.
             Alguna estrella brillante
refleja su encanto
             en los plateados bancos de arena.
Y yo he alcanzado mi laúd,
             mi único amigo.
Las vibrantes cuerdas
             se combinan con mis dedos
sollozando un instante y luego,
             ya dominadas,
despiertan recuerdos imborrables
             y los años pasados
responden a mis cuerdas
             a través de voces inmortales
hasta que desde el borde del blanquísimo
             manantial del Tiempo,
la noche, conmovida, con sus lágrimas
             me obliga a volver a casa.

Chang Jian,  incluido en Poetas chinos de la dinastía Tang (618-907) (Visor Libros, Madrid, 2000, selec. y trad. de C. G. Moral).










No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada