miércoles, 6 de abril de 2016

PILAR SASTRE TARDUCHY [18.372]


Pilar Sastre Tarduchy  

Nace en Madrid.
                                                                  
Es Licenciada en Psicoenergética y directora de El Búho Búcaro “Poesía y Danza Española” desde el año 2007.

Ha publicado poemas en diversas revistas y antologías en España, Uruguay e Italia.Está  incluida en la  antología XXV del Certamen de poesía, selección Voces Nuevas (Torremozas 2012).
Obtuvo Mención de Honor, en el Concurso Internacional de Poesía Revista Letra Nueva-Ediciones Botella al Mar (Uruguay 2014) y la distinción: “Justino Zabala Muñiz” en Punta del Este, Uruguay, por Gestión Cultural.

Ha publicado los siguientes poemarios: 

2008 Doctora del Alma.
2013 Aman-ecer vs Atar- decer, en colaboración con Óscar Rodrigáñez Flores.
2014 Antología ( L’Amore dalla A dalla Z) de Italia.
2015 Elementos para un Pensamiento Homogéneo. Publicaciones CERSA-Búho Búcaro.
2015 Publica su último poemario Los Gestos del Mundo, Torremozas, presentado  en la Feria Internacional del Libro de Madrid.

Participa en los talleres de la Fundación Centro de Poesía José Hierro de Getafe (Madrid).




Del Libro:
“Elementos para un pensamiento homogéneo”



Somos lápidas solitarias 
engalanadas
con paraguas y sombrero.
Los meridianos del tiempo
escupen
solo amargas nebulosas.
Camino entre el ciprés y el ocaso
vagando 
por el Universo de la indiferencia.
Las briznas de la tarde 
y la lluvia,
hoy beben las voces 
del silencio.




Buscando el bien de nuestros semejantes,
encontramos el nuestro.

Platón

CIUDAD JUÁREZ

El eco entre mis manos
me devuelve todo sin preguntar.

El eco frio desgarra la luz de mi mente.

El eco en su interior guarda todo el dolor
y rompe la piel de mis deseos.

El eco vive, salpica con dureza mis sábanas,
despacio me sujeto en el umbral de espejos.

El eco de la luna acaricia
hoy mi voz quebrada.



EL SUEÑO

El sueño es imprescindible, descanso 
de emociones 
y del alma que no habla,
puntos y comas que no ponemos 
en el texto.

La cola del gato baila
un vals sin saber nosotros
dar un paso para abrazar el aire.
Sujetar las piernas después
de unos licores es difícil para
callar el alma que pide
y no recoge.

Mirar el espejo de los cristales
que hablan solos,
dicen esperar un poco más.
No hay concordia entre cuerpo
y pensamientos nuevos.

Ahora queda entre sombras
buscar una y otra vez
ese hálito que palpita.


*

DESCALZA

"Estos días azules y este sol de la infancia",
Llamas hoy a mi puerta, pides pero no das
entrega de presencia, solo estás. Creo sentir tus
pisadas en mi casa.
Descalza sobre el suelo de terracota danzo
e invoco sabores de tréboles y laurel, círculos
y luz de antorcha te dan el pasa-manos de mi escalera.

¿Austeridad ó magia de Morgana y Cuza?

Tu amor recorre mi ser, mientras mi gata
Luna juega a mis pies. Tu cuerpo me da sombra
y calor. En mi cocina llenas de frutos mi loza
de barro. Tus brazos protectores y recios dan
cálida luz a mis deseos y desengaños en un minuto.



"Los gestos del mundo" Torremozas


La piel dormida es una caligrafía,
no sabe cuándo ni dónde
se ubica el primer paso
que deja una huella diferente.



-Puerta Esperanza

V

Eres nexo vacío y sombra de neón,
tus huellas sin figura sobre el asfalto
ahogan cada paso hasta mi puerta.

Ahora un cuerpo desnudo
deja al descubierto el dorso,
y al pasar levemente el tacto
de unos dedos,
dibuja y traduce los símbolos
reflejados sobre la piel dormida.

La alquimia de las manos
extrae a la superficie
los pilares de una vida sin aliento,
que aun siendo inconsciente
aprueba las palabras
y el salitre de unas lágrimas mudas.

Cada tarde las gemas en silencio y acompañadas
de una luz de sal,
absorben con sutileza
hasta la última gota llena de olvido.



-Puerta circunstancial

VI

El sol como el amor
me devuelve
la fragilidad.

El instinto
lleva lejos cada paso
y rescato mi certeza.

Vibro y regreso.
Suelta ya tus espinas.




-Puerta dolor de aprendizaje

VI

Los tarantos
son negrura en tus ojos
porque en el abismo
de la muerte no amanece.

Tu voz deja huellas
en los pasos de lluvia
que mece hoy el cielo gris.

No tienes tierra ni campos,
el polvo se astilla en tus manos
y agrieta el sudario que no ves.

La ceguera de una alegría
huidiza e insensata
hoy escarcha
la voz de mis ojos
y no puedo hacer nada.






.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada