sábado, 30 de abril de 2016

TOMMASO DA CELANO [18.585]


Tommaso da Celano

Tomás de Celano o Thomas en (italiano: Tommaso da Celano; c. 1200 – c. 1260-1270) fue un fraile italiano medieval de la orden de los Franciscanos (orden de los frailes menores), además fue un poeta autor de tres hagiografías sobre San Francisco de Asís.

Tomás nació en Celano en Abruzzo. Su primer trabajo sobre Francisco fue "Vita Prima" un trabajo que trata sobre los primeros años del santo, comisionado por el Papa Gregorio IX en 1228 mientras que la canonización de Francisco se llevaba a cabo. El segundo trabajo "Vita Secunda" fue comisionado por Crescentius de Jessi, el Ministro General de la Orden Franciscana en el lapso entre 1244 y 1247, y refleja las perspectivas oficiales cambiantes en las décadas posteriores a la muerte del santo. El tercero es un tratado de los milagros del santo, escrito ente 1254 y 1257 y fue comisionada por John de Parma, quién sucedió a Crescentius como Ministro General.

La autoría de Tomás está bien establecida. Tomás también escribió Fregit victor virtualis y Sanctitatis nova signa en honor de Francisco. La vida de Sta. Clara de Asís, que trata la vida temprana de Santa Clara de Asís, y el himno "Dies Irae" también están atribuidos a él, pero la autoría de estos dos últimos trabajos es en realidad incierta.

Tomás no fue de los primeros discípulos de Francisco, pero se unió a los franciscanos sobre 1215, durante la vida del santo, y evidentemente lo conoció personalmente. En 1221, Tomás fue enviado al Sacro Imperio Romano-Germánico con Caesarius de Espira para promover una nueva orden allí, y en 1223 fue nombrado custos unicus de la orden en la provincia de Renania, que incluía conventos en Colonia, Maguncia, Worms, y Espira. Al cabo de unos años volvió a Italia, donde se retiró durante el resto de su vida, aunque dirigió cortas misiones a Alemania. En 1260 se instaló en su último puesto, como director espiritual del convento de las Clarisas en Tagliacozzo, donde murió en algún momento entre 1260 y 1270. Fue enterrado primeramente en la iglesia de S. Giovanni Val dei Varri, conectada con su monasterio, pero su cuerpo fue reenterrado en la iglesia de S. Francesco en Tagliacozzo.

Obra biográfica

Su obra está dividida en dos partes principalmente, en ambas busca refelejar las cualidades de Francisco, que lo muestran como un ser muy humano, débil y fuerte, pecador y arrepentido, duro consigo mismo y paciente con los demás, lento para el enojo y rápido para el perdón.



Dies irae

Aquel día tremebundo
Deshará en pavesa el mundo:
 Cumpliráse cuanto avisa
 Con David la Profetisa.

¡Cómo el alma se amedrenta
Viendo al Juez que se presenta
A pedir estrecha cuenta!


Sonará por los desiertos
La trompeta de los muertos,
Que ante el trono acuden yertos.

A la Muerte y la Natura
Pondrá espanto la criatura
Que dejó la sepultura.

Abriráse un libro, donde
En los crímenes se ahonde
De que el mundo infiel responde.

Cuando el Juez esté sentado,
No habrá ante él ningún pecado
Defendido ni olvidado.

¿Qué dirá mi lengua muda?
¿Quién habrá que allí me acuda,
Si, aun el justo, mal se escuda?

Rey de inmenso poderío,
Que haces gracia á tu albedrío,
¡Salva, sálvame, Dios mío!

¡Buen Jesús! para juzgarme,
Lo que hiciste por salvarme
De rigores te desarme.

Sin descanso me has buscado;
Fuiste en cruz por mí clavado;
No malogres tu cuidado.


Justo Juez de la venganza,
Dáme, dáme confianza.
Aun no alzada la balanza.

Es de reo mi gemido;
De vergüenza enrojecido,
Otra vez perdón te pido.

Si á María tú absolviste,
Si al ladrón propicio oíste,
¡Ay! á mí también me asiste.

Meritorio no es mi ruego;
A tu gran piedad me entrego;
No arda yo en eterno fuego.

Entre ovejas numerado,
De cabritos separado,
Dáme asiento al diestro lado.

Condenados los malditos
A tormentos infinitos,
Ponme tú con los benditos.

Oro humilde hasta la muerte,
Polvo es ya mi pecho inerte;
Tú decide de mi suerte.

Aquel día lacrimoso.
Reo el hombre temeroso
 Se alzará del polvo frío;

 ¡Sálva, sálvame, Dios mío!
  Dáles, Jesús piadoso,
  El eterno reposo.

 Amén

Nota: Traducción de Miguel Antonio Caro incluída en el libro Traducciones poéticas (1889).




Originale latino

Dies iræ dies illa,
Solvet sæclum in favilla,
Teste David cum Sybilla.

Quantus tremor est futurus
Quando iudex est venturus,
Cuncta stricte discussurus!

Mors stupebit, et natura,
Cum resurget creatura
Iudicanti responsura.

Liber scriptus proferetur
In quo totum continetur
Unde mundus iudicetur.

Iudex ergo cum sedebit,
Quidquid latet apparebit:
Nil inultum remanebit.

Quid sum miser tunc dicturus,
Quem patronum rogaturus,
Cum vix iustus sit securus?

Rex tremendæ maiestatis
Qui salvandos salvas gratis,
Salva me, fons pietatis.

Recordare, Iesu pie,
Quod sum causa tuæ viæ:
Ne me perdas illa die.

Quærens me sedisti lassus,
Redemisti crucem passus:
Tantus labor non sit cassus.

Iuste iudex ultionis,
Donum fac remissionis
Ante diem rationis.

Ingemisco tamquam reus,
Culpa rubet vultus meus:
Supplicanti parce Deus.

Qui Mariam absolvisti,
Et latronem exaudisti,
Mihi quoque spem dedisti.

Preces meæ non sunt dignæ,
Sed tu bonus fac benigne
Ne perenni cremer igne.

Inter oves locum præsta
Et ab hædis me sequestra,
Statuens in parte dextra.

Confutatis maledictis,
Flammis acribus addictis,
Voca me cum benedictis.

Oro supplex et acclinis,
Cor contritum quasi cinis:
Gere curam mei finis.

Lacrimosa dies illa,
Qua resurget ex favilla
Iudicandus homo reus.

Huic ergo parce Deus:
Pie Iesu domine,
Dona eis requiem.

Amen



.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada