miércoles, 6 de abril de 2016

AGUSTÍN RAMÓN SERRANO SANTIESTEBAN [18.371]


Agustín Ramón Serrano Santiesteban

(7 de octubre de 1958. El Cerro de Uñas. Velasco. Holguín, Cuba) 

Poeta, narrador, escritor para niños. Ingeniero Pecuario. Master en Dirección. Profesor Auxiliar. Trabaja como Subdirector Docente en la Escuela Provincial del Ministerio de la Agricultura de Holguín. 

Ha obtenido diversos premios y menciones en la actividad literaria: Mención especial del jurado en Certamen Internacional de Poesía “Noviembre” en Toledo. España. Diciembre del 2015; Finalista en el  Cuarto Concurso Internacional de Poesía Atiniense. Atina Argentina. 2013; Segundo Premio VII Certamen de Poesia del Colectivo ATAECINA en Terrassa, Barcelona; España. Noviembre de 2010. Tercer Premio del II CONCURSO INTERNACIONAL DE POESÍA “EL MUNDO LLEVA ALAS” de la Editorial Voces de Hoy. Julio de 2010. Estados Unidos; Premio Finalista en poesía del Premio Platero de Cuento y Poesía del Club del Libro en Español de las Naciones Unidas en Ginebra. Junio de 2010. Suiza; Premio del Concurso Carta Lírica de poesía 2000. USA; Mención honorífica en el VII Premio de Poesía Azahar del Ayuntamiento de Conill en España, 1999; Accésit en el Concurso Internacional de Poesía Bustarviejo de Madrid, España, 1999; Primer Premio en poesía y décima del Concurso Nacional XX Aniversario del taller Literario “Nicolás Guillén” de la Universidad de Camagüey. Noviembre de 2009; Primer Premio de Décima en el Concurso Nacional Rubén Martínez Villena de la CTC del 2007; Premio Nacional del Grupo Aladécima del Concurso Regino Pedroso  de la CTC en el 2006; Premio de Poesía del Concurso Nacional Rubén Martínez Villena de la CTC. 2004; Mención en poesía infantil del Concurso Nacional de la CTC Rubén Martínez Villena 2000; Premio Especial Cucalambé en Décimas. Las Tunas 1997; Premio Nacional Cucalambé en Décimas. Las Tunas 1996; Premio Vicente Espinel en Décimas. Holguín 1995; Mención Concurso Cucalambé. Las Tunas.  1994; Mención Concurso Hnos. Loynaz en Décima. Pinar del Río 1993; Premio del Concurso Inicios. Poesía.  Revista Somos Jóvenes.1986; Mención Premio de la Ciudad Poesía Infantil. Holguín. 1997; Mención Adelaida del Mármol. Poesía. Holguín. 1996; Mención Premio de la Ciudad Décima 1994; Holguín. Mención Premio de la Ciudad Poesía 1993. Holguín; Mención Adelaida del Mármol Poesía 1990. Holguín; entre otros.

Ha publicado los cuadernos: Instantes en la Memoria. Cuaderno de Décimas. Holguín. 1995; Sitios de la Voz. 1997. Cuaderno de Décimas. Premio Cucalambé. 1996. Las Tunas; Había otra vez. Enero del 2001. Cuaderno de Literatura infantil. Cuento y Poesía; Confesiones del Inocente. Cuaderno de poesía. Ediciones Holguín. Colección Comunidad. 2003. Poesía en Versos Libres; A corazón abierto. Cuaderno de décimas. Ediciones Holguín. 2012 y La extraña brevedad. Selección de decimistas velasqueños. Ediciones Holguín 2014. 

Poemas suyos han sido recogidos en diversas antologías de Cuba y el extranjero: Antología Anual de Poetas del Mundo 2015; Antología Anual de Poetas del Mundo 2014. Primera Edición; Antología del IV Concurso Internacional de Poesía Atiniense 2013. Argentina; Antología de la décima cósmica en Holguín. Frente de Afirmación Hispanista A.C.  México 2002; Antología de la Poesía Cósmica Cubana. Segundo Tomo. Frente de Afirmación Hispanista A.C.  México  2001; Antología de Ámbito.1993. Poesía; Libro Homenaje a Celia Sánchez. Antología Poetas del Mediodía. 1995. Las Tunas. Décimas; Navegas isla de oro. Literatura Infantil. Editorial gente Nueva y Esta cárcel de aire puro. Décimas. Ediciones Unión; Mínima Noticia. Antología de poetas holguineros. Octubre del 2000 Ediciones Holguín; El breve puente. Ediciones Holguín.2007; Ciudad con nosotros. Poesía. Holguín. 2010. Entre otros. 

También en revistas y publicaciones de Cuba y el extranjero tales como: Revista Ámbito; Revista Serranía; Revista Quehacer; Somos Jóvenes; Verde Olivo; Revista Casa de las Américas; Revista Vitral; Revista de Agricultura Orgánica; Periódico Ahora y Trabajadores, en Cuba; Carta Lírica USA; Diario argentino La Palabra; Revista Sensación de Cultura de Argentina; Diario La Noticia. Tucumán. Argentina; Aguamarina; Revista ALALUZ;  Revista Azahar; Revista MAMBI;  Revista Arboleda y El Ateneo Norte de España.

Es miembro del Grupo Nacional de Escritores Rurales, del Grupo Aladécima; del Grupo Espinel Cucalambé; del Grupo Poetas del Mundo; de la Red Mundial de Escritores en Español y del Registro del Creador Literario en Cuba.

Divulga el quehacer cultural desde Velasco, Holguín en sus blogs: aserrano.cubava.cu y aserranoss.wordpress.com


POEMAS

LA VIDA SE ME VA CON LO QUE ESCRIBO
                                              Joaquín Sabina


La muerte es una puerta que el azar 
dejó sin llave y tiene libre acceso,
dice llevar un nombre, un sitio impreso,
una fecha que no puedes evitar

La muerte no se afana en perseguirte,
no importa si es otoño o primavera;
no falla su elección, tan solo espera
la hora precisa para recibirte.

Puede venir la muerte por los años
a dejarme sin luz, solo y cautivo,
donde Hades fomenta sus rebaños.

No me preocupo ahora, sobrevivo,
más sé perfectamente sin engaños:
la vida se me va con lo que escribo.



VISIONES DEL PEREGRINO

Estas vísperas son las de después.
 Joaquín Sabina

Esta semana tiene veinte días
Esta tristeza un  Tera de razones
Esta llovizna empapa corazones
Esta noticia es pobre en alegrías

Estos pasajes son de otras historias
Este boleto nunca tuvo avión
Estas palabras huelen a traición
Estos soldados morirán sin glorias

Este sinsonte perderá su trino
Esta arboleda puede ser fatal
Esta sombra cansada es el destino

Este abuelo que pasa es un chaval    
Estos pasos no encontrarán camino
Este hombre sigue siendo un animal.



REFLEXIONES EN SOLEDAD

Esta huella que sorbo lentamente,
sombra de tanto insomnio pasajero,
es un resquicio del pasado fiero
detenido en mis ojos del presente.

De nuevo estoy a solas y la gente
me olvida en la penumbra del sendero,
después de tanto tiempo nada espero,
sólo mi soledad, pacto inclemente. 

Quizás a solas sea más seguro
partir entre las sombras sin aviso, 
deshecho del más pérfido conjuro.

Soy una sombra más, un indeciso
ser que atraviesa el tiempo sin apuro
sabiendo que no existe el paraíso. 



CONSEJO PARA LOS QUE NO TIENEN 
UNA CIUDAD

Para  Záimar

Hoy la ciudad va a perderse
en el mar, falso remedio
para luchar contra el tedio 
que la sitia. Quién ejerce
tanto influjo; quien retuerce
sus calles, su cruz, su emblema;
quién coloca su dilema
en los rostros taciturnos
de caminantes nocturnos.

La ciudad es un problema
si la insensatez la arruina;
la ciudad pierde su sello 
y el parque es solo un destello
de luces en una esquina. 
Si la ciudad determina
perderse, huir a la mar, 
de nada vale llorar;
es inútil detenerla,
resignarnos a perderla.

Nos corresponde aceptar
su decisión sin chistar.
Somos culpables. Por tanto
nada de invocar el llanto.
Dejadla que llegue al mar,
ojalá pueda olvidar 
en el agua su tristeza

Si la ciudad vuelve ilesa, 
cuando vuelva, por favor,
bríndenle un poco de amor,
saluden con la cabeza.
Y no olviden: la ciudad
no es un montón de basura
aunque la vida sea dura
y más dura la verdad.

Aprueben su libertad,
sin burlas, sin sobrenombres;
pongan a sus calles nombres,
no intenten otra salida.
En una ciudad perdida
no valen nada los hombres.



LOS INOCENTES YA NO ESCRIBEN 
PALABRAS EN LA ARENA

Los inocentes se sientan en el parque
bajo una corona de alcohol y sombras
                                             que vacilan
intercambian billetes   asienten
                             y disienten sin descanso
los abrumo un número    una chapa
el velo de la suerte
               que ellos mismos quiebran
Los inocentes tienden su lazo
entre latones de basura olvidados
y decenas de hombres - máquinas - dinero
que esparcen sus bazares en cada rincón
                                                 de esta ciudad

Los inocentes ya no escriben palabras
                                                  en la arena
justo cuando los bañistas abandonan la playa
Ellos fabrican la gloria a su  manera
y le prodigan un cantar de gesta
a quienes traspasan los límites del lodo
Los inocentes le niegan su mano
                                           a la miseria  

Pobres hombres diablos
jineteros de la otra calle
donde un hombre acaba de colgarse
             en el campanario de una iglesia.




DESDE UN ALMIAR PERDIDO EN LA DISTANCIA

Una ciudad puede amanecer a oscuras
en un día cualquiera de invierno
aunque los iracundos y los débiles
maldigan una y mil veces todos los símbolos
Una calle puede amanecer vacía
anegada por charcos de silencio
habitada tan sólo por las sombras
de un viejo campanario y sus estatuas
Un hombre puede amanecer con hambre
olvidar su cita con los sueños
y a la hora precisa abandonar
                el último tren hacia la noche
Todo le es permitido a quien no tiene dios
al que con la sonrisa deshace los augurios
Yo voy tejiendo el sueño
                de los que no regresan
Desde un almiar perdido en la distancia
voy acopiando el trigo para aquellos
que tarde o temprano han de llegar.




PERMANENCIA DE SUEÑOS Y PELIGROS

Detrás de los cristales el mundo 
                            traza su reverencia
humo y silencio entre los árboles
huellas que demuestran
la permanencia de sueños   y peligros
El polvo desenvuelve su algarabía
la estación se detiene
esparce sus milagros
                 restos de sangre      piel
ideas que murieron desconociendo
                          la blancura del tiempo

Detrás de los cristales
el exterminio       la locura
el pozo del infierno que despide 
                               sus fétidos olores
las maldiciones de las hordas salvajes

Un ave advierte el rumbo
manso aleteo sobre el resplandor

Todavía las piedras negras son intocables
y yacen en la cripta donde el hombre
                   no acepta los horóscopos
Vuela polvo hacia el sueño
Rehaz los milagros y las huellas
rompe las esferas del equilibrio
quiebra las leyes inexactas
y no dejes que se pierda
                              ese espacio
esa luz que vacila
                  detrás de los cristales.



AHORA

Ahora que el calendario
se deshace en un minuto,
que la flor se ha vuelto fruto
y yo sigo solitario.
Ahora que en el diario
vuelven a hablar de la guerra,
ahora que el planeta tierra
tiembla ante el cambio climático,
no me resulta simpático
morir, y todo me aterra.

Ahora que los valientes
extrañan el tibio hogar,
que disentir y emigrar
son vocablos recurrentes.
Ahora que los ingredientes
de la vida son tan caros.
Ahora que los disparos
van más allá de los hombres;
ahora que se borran nombres
y abundan los desamparos.

Ahora que los huracanes
nos muestran su lado oscuro,
que nos vuelven a dar duro
con un palo los truhanes.
Ahora que los alemanes
rediseñan la eugenesia,
ahora que vivir en Grecia
es solo cuestión de “amores”;
ahora que faltan colores
y la soledad arrecia.

Ahora que la verdad
es agnóstica y risible,
ahora que es imposible
encontrar la realidad.
Ahora que la maldad
gobierna en el universo.
Ahora que duele el verso
en las manos del soldado,
ahora que todo ha cambiado
en este mundo disperso.

Ahora que no importa el sexo
y el género nos engaña,
ahora que la guadaña
del hambre tiende su plexo.
Ahora que no existe nexo
entre el mendigo y la suerte.
Ahora que de nuevo el fuerte
acomoda el ajedrez,
descubres que la niñez
está condenada a muerte.

Ahora que los generales
deciden quien morirá,
que Prometeo no está
de ejemplo ante los mortales.
Ahora que si tienes vales,
que no te alcanza el dinero.
Ahora que es falso un te quiero
porque el amor está ausente,
hay un rostro adolescente
que se pierde en Varadero.

Ahora que hablar de la gloria
es pecado capital,
que le han cambiado el final
al libro de nuestra historia.
Ahora que la memoria
se borra y no halla salida.
Ahora que arremete el sida,
ahora hermano,  no te asombres,
es que hacen falta los hombres
que luchan toda la vida.



DIÁLOGO PARA LOS INCRÉDULOS

Jesús, dame una señal,
un evangelio sin dudas
donde la mano de Judas
no me traicione al final.
Arde la noche, el cristal
del Apocalipsis vuela;
el tiempo clava su espuela
en los ojos del vidente.
Jesús, nadie se arrepiente
del pecado.

                     La gacela
de la noche se disfraza,
hay una cruz que vacila,
un arcángel que vigila
cada rincón de la casa.

Voy a morir en la escasa
soledad de mi inocencia;
el sol hace penitencia
en el altar del ocaso;
Jesús, peco en cada paso,
no soporto la obediencia.

Me detengo ante la puerta,
busco los peces, el pan;
pero veo que no están
donde los creí. Desierta
queda la calle. Despierta
mi sombra y a contraluz
escapo solo con tus
discípulos a la gloria.
Jesús, cámbiame la historia,
cédeme un puesto en tu cruz.






.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada