martes, 12 de abril de 2016

MANUELA BODAS PUENTES [18.412]


MANUELA BODAS PUENTES

María Manuela Bodas Puentes nació en Veguellina de Órbigo (León).

Colabora en el "Diario de León" y el "Faro Astorgano. Ha recibido varios premios literarios y de relato en su localidad.




Es la hora de...

Es la hora de freír un sueño
para desayunar.
Así empezaré el día abriendo
el mar de la luz
para poder pasar por entre
las horas secas,
sin convertirme en estatua de sal.

Es la hora de jugar
a los marineritos
para soltar el lastre negro
de lo perdido.
Y nadar contra corriente
sin tener miedo a pecar
por ser adicta a la vida.

Es la hora de reír
para combatir el llanto
que inundó pasados
y anegó la habitación de la alegría.
Reír, reír y reír
poner cara de gracia.
Ser justa y necesaria.

Es la hora de saltar
a la comba del cariño
para desentumecer las válvulas
de los días recorridos.
Saltar y saltar hasta llegar
a la luna de tus manos
donde se han dormido mis duelos.

Ahí en ese cuenco sagrado de barro,
ese altar de tus manos,
quiero posar el vuelo.
Ahí en ese nido ancestral
de tus divinos dedos,
se ha roto el cristal
de mis pecados.

Es la hora de volver
a la niña que escondí en un jardín
llamado Edén,
donde pequé y me quedé sin costilla.
Pero no me apena
esa fea faena.
Porque ahora ya sé freír rosquillas.

Es la hora de arrojar
las armas de la fe
al pantano hediondo del mal.
Porque fe no hay más que una
y esa una no se llama Alá, ni Dios, ni Buda.
Se llama Persona:
sin raza, ni bandera, ni postura.

Es la hora de esperar
en la esquina de la vida,
a que llegue el presente
(como novio ilusionado)
con un ramo de placenteros días.
Luego en el bar del tiempo,
tomar juntos a sorbos, el elixir del destino.




La cremallera

Esas dos hermanas gemelas
llenas de dientes
como sierras,
como crestas
de un continente de tela.
Que cierran
los abismos separados
por la rota cintura
del pantalón.
Que cierran
Los labios tan exactos
de la boca
del vestido.

Esas gemelas que matan
el frío
si se cierran
cuando la cazadora
deja ver la camiseta.
Que nos cuestan
gran disgusto
si se rompen
o pelean.
Que nos matan
la paciencia,
cuando revoltosas
no se dejan abrochar.

A esas gemelas debemos
el calorcito que abriga
nuestro corazón
y también nuestra barriga
¿Qué sería de nosotros
sin esas gemelas traviesas?
Se nos vería la chicha.
Se nos helaría el pecho.
El viento abriría las telas
de nuestras prendas.
Debemos tenerlas aprecio
y cuidarlas para que abrochen
el cariño que une a los hombres
y les hace grandes en el respeto.




Patera viene de pantera

Del agua de caracolas (olas).
Del mar de espumas (sumas).
De esas aguas que como ubres (insalubres)
de vida (léase muerte),
amamantan ondinas (carabinas)
y esperanzas (panzas).
Nace una tumba (como retumba)
De injusticia y hambruna (grande cual duna),
De insolidaria sinrazón humana (que no hermana)
llamada P A T E R A (que viene de pantera).

P-atera, ¡qué pan tan duro!.
A-marro mis ansias al estrecho
T-recho que me separa del fin.
E-speraré en tu regazo una
R-áfaga de suerte que no me
A-sesine el alma.

P.D: Si el alba me ha convertido en agua,
quiero que mi sangre te sirva de almohada.

Nota: Este mensaje se encontró en la boca
De un emigrante asesinado por el hambre-hombre.




El poeta se esconde

¿Dónde está el poeta
de las nubes negras,
que no canta a las madres
de las bocas muertas?.

El poeta se ha ido
al silencio blando
de las palabras grises
que mueren en el dolor.

-¿Qué es un poeta madre?-
Pregunta el moribundo
uniformado de miseria.
- Es el soldado de las letras -.

El poeta se ha ido
a luchar contra el miedo
a la vida programada
por la guerra del poder.

-¿Quién es el poeta?-
Se pregunta el suspiro
recién nacido del amor.
- Es un hacedor de sueños -.

El poeta es soldado,
princesa o lacayo
según le dicte su verbo
de humano o condenado.

Poeta = El que hace versos
Poeta = El que escribe arte
Poeta = El que come flores.
Poeta = El sanador de latidos.

Y verso
es el charco de sangre
de la vena a muerte.
De la vida a muerte.

Poema = Oración de vida
Poema = Extremaunción de calma
Poema = Canto de incomprensiones
Poema = Salmo de horas certeras.

Y poeta
es el ser que esconde
la muerte, en la vena
de la palabra viva.

Y poeta
es la patria del cuerpo
que se come fritos
los sesos de los desalmados.

Y poeta
es la fe ciega
de la inocencia
que cautiva la verdad.

Aquí yace un poema
dedicado a los distintos
egoísmos, que fluctúan
en los seísmos de cada alma.





Donde no valen los lamentos

En el cementerio de los días, se pierden las venas
de la savia herida por no saberse compartida.
Hay hoy una convulsión de genes
derrotados en la masilla de noche que es tu cuerpo.
En ese territorio hostil de golpe seco,
los lamentos valen menos que el silencio.
Resistes la corriente negra que te arrastra al rincón
de la vergüenza a base de muertes a plazos,
hipotecando la saliva a cambio de sangre de repuesto.
Como si necesitaras alargar la agonía, disculpándote
por no tener un cuerpo nuevo para cada golpe.
Te conviertes poco a poco en la mesilla de noche que es tu cuerpo
gracias a los palos que han convertido tu carne en potro de castigo.
¿Qué has hecho?. - Te preguntas ya casi sin hilar un pensamiento -.
¿Qué has hecho?. Y se cierne sobre ti la respuesta más salvaje.
La bestia ataca de nuevo y se come tus entrañas.
Con los ojos embotados como dos soles ciegos,
miras al techo y deseas que se derrumbe y te aplaste.
¿Deseas a... por esposo?. La muerte te mira cara a cara.
Escuchas a lo lejos tu primera nana.
Vuelves al origen cosiendo los mejores recuerdos
a tus carnes laceradas. No tienes piel ni boca,
se los ha comido el abismo de la muñeca rota
que ahora cuelga de tu alma. Y en el último estertor
sonríes acumulando las frases que con tanto afán te regalara:
No vales para nada, ¡eres una puta mierda!.
Te voy a cortar esas alas de gallina descarada.
¡Te voy a matar desgraciada!.




.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada