miércoles, 20 de abril de 2016

CARMEN MAROTO CORONADO [18.491]


CARMEN MAROTO CORONADO

Poeta. Nacida en Córdoba, actualmente vive en Valencia
Ha publicado el poemario: La saliva de los versos
Web: http://carmenmaroto123.blogspot.com.es/





Mi hija me obligó a ser mejor persona
-no para salvar almas-
(que no es lo mío)
me levantaba todos los días
para resolver catecismos 
de andar por casa,
hacer hogar y poesía
-con apenas- cuatro trastos.




*



He puesto sucursales de versos
por todas partes,
he soplado palabras
en los muros
en las horas
en las playas
en el metro
en los mercadillos.

Me estoy asegurando
que en algún momento
-aún estando distraído-
llamen tu atención,

identifiques un lenguaje
-que sólo tú- 
podrías entender.







Sobrecogerme
entre tus dedos,
reducirme
en el forcejeo 
lícito
de la guerra
declarada
en nuestra cama.

Asomarme a tu alma
a través
de mi cuerpo,
someterte
al interrogatorio
de gemidos,
paralizar
el estremecimiento,

-detenerte-

obligarte a tirar
las armas
y así, entregado,

hacerte testigo
de mi placer.


*



Hay amores
que se conjugan,
que se apoderan
que crujen las entrañas
que nos disuelven
que resucitan
que rompen la noche
que nos provocan fiebre,
que nos vierten
a la locura.

Y es justo
que yo les escriba.

Aunque duelan.



*




He pensado en dejar las letras
y dedicarme a las matemáticas exactas,
dedicar mi tiempo Michael Fitzpatrick - 02
a resultados eficaces
y a cuentas que me cuadren.

He pensado en recitarte
la tabla del dos
-o la del cuatro-
los números impares
los primos
y los decimales.

Todo con la exactitud
de una ciencia
que no deje lugar

a divagaciones.




*



Recorre todos
los acantilados
las vueltas
los desfiladeros
abre las grietas
desliza tus dedos
parte en mil pedazos
mis costumbres
enséñame a cruzar
los límites del cuerpo
y háblame
háblame desde dentro
anúnciame tus pretensiones
haz de mi lo que ya soy
pero contigo.




*


Yo presiento
cómo sería tener tus manos
sobre mí.
Presiento la electricidad cruzar
el andamio de mis piernas,
saltar la luz de las azoteas
ser testigo
de un destello luminoso
entre las sábanas que rozaran
tu piel con la mía.


Una extravagancia 
atravesar contigo el infinito
-ya sabes-
corren tiempos
de distancias insalvables
y palabras en el aire.

Pero yo te presiento
y me ilumino.



*


Somos el desencuentro,
la voz de la afonía
el naufragio que no cuenta
la vigencia más prohibida
el dolor sin analgesia
la luz de la penumbra
somos
la caricia que no llega
somos
la partida más perdida.


*


He mudado de piel
varias veces
en refriegas
que no valían la pena.
He salido al encuentro
de quien jamás
me encontraría.
Y ahora,
que no pongo mi mano
sobre ningún fuego,
escribo sobre el amor
que no me ha sucedido


*


Pero qué puta se vuelve mi alma
que se vende a mis espaldas
por un escalofrío.



*



ME DETUVO LA POLICÍA

Me detuvo la policía.
Me interrogó:
me preguntaron si tenía sueños
si incitaba a la revuelta
si conocía tipos sospechosos
si tenía televisión de plasma
si meaba en horario laboral
si aparcaba el coche en las aceras
si percibía algún tipo de confusión
si votaba
si pagaba los impuestos
si había perdido dinero
si había perdido el tiempo
y si, dije si!!!
en más de una ocasión!!
Me dejaron libre.
Pensaron que solo tenía tiempo perdido.
Debido a los tiempos.
A los tiempos inútiles.



*



“Ven
como si no vinieras
a quedarte.”



*


besar a un músico

“La extremada delicadeza
con que abres
los labios
y me dejas
un verso
en la boca…”

A veces dan ganas de salir corriendo,
de no ser objetivo
ni ser objeto,
esfumarse
abrirse
desaparecer
borrarse de todas las listas
no tener papeles
ni voto
ni dirección
ni correo electrónico,
no figurar en registros

-nada-
ser nadie por algún tiempo.



*

“A veces,
en los callejones sin salida
se aprende a volar.”








.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada