lunes, 16 de enero de 2017

CZAR GUTIÉRREZ [19.868]


CZAR GUTIÉRREZ

Czar Gutiérrez - César Gutiérrez - (Arequipa, Perú 21 de Octubre 1966 - Trafalmadore 2855) Poeta, Periodista, 80M83R, Narrador, Padre de todos los hijos y Dios. Ha escrito La Caída del Equilibrista y 80MB4RD3R0. Ha conducido el programa cultural Lectonauta. Ha escrito en diarios y portales del Perú y de toda la galaxia y tiene una canción hermosa hecha por una banda hermosa que dice: “yo quiero ser como césar gutiérrez / ver el pavimento partirse en dos / quiero tener cuarenta mujeres / en menos de un mes como manda dios”.

Se dice que pronto saldrá un Documental sobre su vida llamado 80M84RD3R0, Los días y las noches de Czar Gutiérrez.






Fragmentos de 80M84RD3R0 de Czar Gutiérrez

LITERATURA PERUANA NARRATIVA 

Czar Gutierrez Bombardero


Dios, César Gutiérrez es Dios y vino desde el piso 6´684,586 para dejarnos sus mandamientos y sus visiones del futuro y del pasado y del amor y de la música + drogas + artefáctos eléctricos (que también son el amor) a través de un libro hermoso y alucinante llamado 80M84RD3R0 o Bombardero o El Libro que Todo Lo Puede y Todo lo Sabe o LABIBLIA para que nosotros los humanos podamos entender lo que él entendió y vio y nos traduce en todos los lenguajes del futuro con la única intención de que seamos buenos siempre buenos y le compremos flores y creemos divinidades de barro con su nombre y el nombre de todos los hombres y visitemos la luna y vivamos en un mundo dirigido por dirigibles de fuego de torres que caen de velocidades que traspasan la luz y el sonido, etc.


Portada de la Primera edición de 80M84RD3R0 de Czar Gutiérrez

CONTINUO DE NYC
ATERRIZO EN MI DEPARTAMENTO, vomito un poco, busco el sueño, corto todos los caminos con un Dormex y luego me acuesto y en perfecta paz y armonía con el universo empiezo a soñar:

1.- Es una ciudad inspirada en METRÓPOLIS o THINGS TO COME o en la tapa del disco RELEASE ascendiendo hacia nubes perfectas, nubes de diseño flotan sobre muelles para c4z4b●mb4rd3r●s→ y delirantes lanzadores de neón que se yerguen trazando castillos estriados de luz en medio de la brillante sucesión de rascacielos: los edificios parten desde los 1045.0 pies de la CRHYSLER en un degradé que alcanza los 1571.7 de Woolwoorth2, 1785.9 de Two Liberty Plaza y 2005.3 del templo cromado de Carnegie, donde es posible esconder dos Empires. Carreteras de cristal suben entre las agujas, atravesadas y vueltas a atravesar por suaves formas plateadas y lisas que se derraman en una suave danza de gotas de mercurio. El aire está preñado de naves: aviones de alas gigantescas, cosas pequeñas, plateadas, velocísimas, a veces una de las formas de cromo de los puentes celestes se eleva con gracia para sumarse a la danza: dirigibles de más de un kilómetro de longitud, cosas con forma de libélula que parecen autogiros, b0m8Ard3r0s de la Primera Guerra Mundial volando hacia el Downtown y luego el cenicero está lleno de colillas aplastadas, como edificios.

EN EL SEGUNDO SUEÑO (corto) tengo una camisa azul y estoy pasando los controles del aeropuerto con mi maletín y mi cuchillo hacia mi avión con mi cuchillo.

EN EL TERCER SUEÑO (veloz) estoy en una plaza, estoy mirando la imponente cristalería de una estación de ferrocarriles, la dinamita ha llegado a la ciudad en un VOLKSWAGEN Golf, el minero es un confidente de la policía pero el minero también es el que ha facilitado la metralla y la dinamita y luego carga el VW-Golf con clavos y fulminantes, ese maldito minero soy yo o acaso ya no soy yo sino Dante, sí, así es efectivamente: ahora soy Dante y estoy llamando al celular que enciende los detonadores de cobre, la carga no es TITADINE, es Goma2Eco, estoy llamando a Goma2Eco, ¿alo? ¿Goma2Eco?, sí, Goma2Eco contesta mi llamada y ahora obsevo el baile de las ambulancias: el convoy está abierto pero no se ha descarrilado, es como si lo hubieran atravesado dos misiles Scud o un solo Tomahawk. Luego dejo de ser Dante para ser el Ser colgado en la cruz, estoy cubierto de dolor y eternidad, los clavos entran por las palmas de mis manos, los clavos describen un rojo ángulo descendente y salen entre los huesos de la muñeca, ahora viene alguien y me dice que estoy Muerto y que estuve en la cruz durante veinticuatro horas, las lágrimas de mi madre y de la mujer que ama Mi Carne le sacan brillo a la colina, razón por la cual sospecho que estuve Colgado más tiempo del que tiene el universo: soy un Ser Sin Tiempo y entonces cada momento es para siempre, cada boquerón en cada vagón tiene ocho metros de ancho, dos clavos se están oxidando en la palma de Mis manos, un amasijo de hierros se abre contra el cielo como una rosa negra que florece violentamente, como si una chimenea gigante hubiera explotado vomitando acero, el golpe seco (el ay que salta), ahora los muertos están ahí, encima de la mesa, las luces se apagan y luego todo se quema o se corta o naufraga como mis sueños líquidos cuando dan en el filo del rompeolas: sabor a sangre quemada y a carne impía. Pero Me descuelgan o Me descuelgo o navego en el mar del tiempo y llego a una Era de Acuario con aviones en el aire:
–Los aviones son más rápidos que los trenes, las ambulancias y las neveras de plasma.

EN EL CUARTO SUEÑO (químico) estoy flotando en medio de una nata aceitosa, floto o fluyo con la mente en negro y los ojos en blanco, soy sensible al pulso frío y seco y eléctrico del celular, me deslizo a través de lo que parece un tube que conecta durmientes, ratas y estaciones, la luz que brilla al final del túnel es la luz de El Clemente y Misericordioso, Alabado sea Él cuya promesa se cumple y auxilia a sus siervos, mi mochila es de hidrógeno y mi libro es El Libro, los perfumes y las aftershaves son de marca, Alguien me ha dicho que los frascos de ARMANI, Fahrenheit, GAULTIER y BOSS diseñan las mejores explosiones, hermosos arcos azules y fosforescencias de peróxido elevándose con la gracia del Napalm, esta es una mañana fresca y rica en ácido cítrico y Napalm Fashion y plegarias que caen en forma de frase bombardero, mi celular empolla Su Ira entre detonadores de cobre, mi celular es paciente como las arañas, mi mochila de hidrógeno recombina el dímero C6H12O4 + monómero para formar un trímero cíclico en presencia de un ácido fuerte y catalizador, ven me dice el Bendito, ven al martirio en la tierra de Tarek Ben Ziyad, mi Dios es rojo y ha escrito un verso en mi torso: la peroxiacetona / jamás detona / sin su acetona, El Bendito es bendito y bueno y ha dispuesto nuestra ascensión por escaleras de calcio, somos 3 pakis + 1 jamaiquino + 10 botes de peroxiacetona + formula bombardero+sazonadores de cobre + sal al gusto + oxidación + ardor en carriles de miedo, ahora sueño que sueño fuera del sueño, ahora memorizo una fórmula:   2 C9H18O6 + 21 O2 → 18 H2O + 18 CO2 esa es la fórmula que usan las serpientes para poner sus huevos en los trenes, para que las sustancias tejan circunstancias angostas y sin luz, saturadas de gases, polvos y ratas ralentizando las operaciones de rescate, los cuellos rotos como las ramas secas de los árboles en Kensington Gardens, trabajo en condiciones tenebrosas para que todo sea nada y el día se desplome junto al crocante crujir del túnel porque El Bendito ya tiene las manos en mi mochila y recombina tres moléculas de acetona y una de ozono y ordena las pilas moleculares en fila india formando bloques que luego libera para que las moléculas vecinas estrellen recíprocamente sus cabezas y se desplomen en cadena y en pavorosa reacción quemen las tierras de Tarek Ben Ziyad, cosa que ocurre supersónicamente ahora en la hora de la descomposición de los ángeles y de mi fluir en un arco sideral sin luz, ruido blanco y flash denso sin amor porque solo soy un flash sin luz ni amor.

EN EL QUINTO SUEÑO (sálmico) veo al cordero de Dios, ese manso, pastando en las Granjas de Cheba. Luego llueven cohetes Katyusha, lue-go el eclipse, luego los prados pintados de rojo violento: desaparece.

EN EL SEXTO SUEÑO (dantesco) soy un delirante escriba del Apocalipsis, soy el amado apóstol Juan dibujando a nuestro Señor con una corona de oro y una hoz brillante que Este nuestro Señor ha afilado para que tenga hambre de carne: no es la misma hoz que llevan los ángeles a su servicio: es una hoz diseñada para hacer llover llamas sobre Arabia, recolectar las viñas de la Tierra e introducirlas en la prensa de la Ira de Dios.

EN EL SEPTIMO SUEÑO ya no sueño porque ya son demasiados sueños para tan pocas páginas y porque además…

HAY AVIONES EN EL AIRE
LOS AVIONES ESTÁN en el aire.

LOS AVIONES SON MÁS RÁPIDOS que los trenes y que los misiles de la Ira de Dios y que las ambulancias y que las neveras de plasma.

ENTONCES DESPIERTO Y EMPIEZO a mirar la tele y veo que allí todo está a punto de convertirse en un rectángulo de catástrofes condensadas, cuatro mil funerales simultáneos sin cuerpo presente y con féretro ausente: la batalla por el paraíso ha terminado y la batalla por el infierno está comenzando, ¿la muerte se abre camino?, ¿qué es la vida?,¿somos como las ratas que abandonan el barco que va a hundirse y luego el barco se hunde?, las noches más cortas preceden a los días más largos y los días más largos convocan a las nubes más espesas: si el sabor de las lágrimas te parece tan salado es porque no las saboreas muy a menudo pero tus uñas van a venir con carne si te pones más nervioso.


¿ESTÁN BOMBARDEANDO NY?
GRACIAS. Vuelo a la cocina sin saber que sin pedir permiso ya está en el aire el temible 765-200ER, vuelo 175 de UNITED que cubre la ruta Boston-Twin Towers, esa nave despegó a las 7:59 y todo parece indicar que irá a disolverse limpiamente en vivo y en directo y exactamente a las 9:05, en estos momentos son las 9:00, una botella de cocacola helada y un tubo de PRINGLES o’clock, siempre es bueno tener PRINGLES en tiempos de guerra, siempre es bueno vivir en una pradera eléctrica en la que consigues dormir como un sparrer de peso pluma y despiertas como Mike Tyson con seis motores a reacción en los oídos y una oreja en tu boca, es muy saludable y recomendable criar ovejas eléctricas y saber tirar la toalla cuando algo así como un puño o un martillo o un clavo marca LOCKHEED viaja hacia tu rostro, la acción precisa en el momento preciso y mejor si con la invalorable agilidad del control remoto para las manos y con los ojos y las orejas para CNN fn, CBS, DW, TV5, TVE, Antena 3, NBC, SUR, todos los transeúntes de NY miran hacia arriba, mandíbula arrastrándose por el asfalto, dicen ou nou y luego todos corren hacia las cámaras de televisión, corren y corren y se estrellan contra el lente del camarógrafo que es mi OjO catódico y plano, ya son tantos los ciudadanos que se estrellan en mi rostro que mi pobre rostro empieza a flamear como una furiosa bandera verde azotada por muhaydines, como las ropas de un niño suicida de Hezbollah que acaba de estallar y cae de los cielos, estamos en el aire, estamos mordiendo PRINGLES y estamos presionando el control remoto que es el mejor amigo del hombre porque parece que tenemos una serie de actividades que comentar y muchísimo más que lamentar que esa avioneta que se posara accidentalmente como una paloma extraviada en la primera torre porque aquí viene, aquí llega y ya está, señoras y señores: he aquí la silueta oscura de una nave que aparece y desaparece y a continuación es humo y gracias al hermano humo estamos en condiciones de informar que tenemos un nuevo impacto, un impacto que repica en lo alto de templos y catedrales, noviciados y beaterios, cartujas y claustros, retiros y abadías, conventos y conventillos, casas de oración, recogimiento e intercambio de parejas, un impacto especialmente visible en las pantallas de todos los televisores del mundo y en todas las pulgadas + surround: 56 pasajeros, 7 auxiliares de vuelo y 2 pilotos se acaban de clavar en las Ventanas del Mundo, felizmente conseguí cocacola helada en esos preciosos 18 minutos de intermedio entre el 765-200ER y este vibrante, poderoso e imponente American que ingresa en la segunda torre que es la Torre Sur en una inmejorable toma proyectada desde Long Island: he allí a la alta torre en vivo y en directo y sin atenuantes exhibiendo al mundo su flamante perfil de espigado edificio con avión empotrado y larga cabellera de humo que los vientos de oriente comienzan a peinar hacia las riberas del Hudson, este avión se ha filtrado entre mis labios y baja y se derrama a través de mi tráquea dejando un sabor salobre y platinado a snack y yodo.

LA LATA VACÍA DE CERVEZA sobre el televisor ha comenzado a humear.



La-Caída-de-la-Equilibrista
UN CANTO EN 11 TIEMPOS

1.-SU CUERPO HA ESTADO dos segundos en el satélite pero la memoria vertical de los teleobjetivos y de los grandes angulares congelan la luz para que esa sea La Luz Que Flota Para Siempre En El Mar Del Tiempo: ella es una brizna de estática, una pestaña digital del satélite, un milímetro saturado de éter en la soledad del cosmos.

2.-AHORA ELLA ES una chispa cargada de electricidad volando en paralelo contra las intermitentes barras de acero que dibujan su perspectiva: cabellos atizados por el humo, labios laminándose en cenizas, conos de magneto que entran y salen a través de su cuerpo de traductora del señor CANTOR Fitzgerald y show room model del señor SalvatoreFerragamo que ahora cae como la luz de una estrella que ha viajado millones de años para agruparse en este cono –en este cono donde se afila un relámpago–.

3.- SON LAS 9:38 A.M. hora del este en WTC2 / Hora 0 en los bordes del Planeta Infierno: bañada en física pura, Rachel corta las cortinas de aire mientras Battery Park se desdibuja en el fuera de foco de un obturador drenando por nubes de gas y vahos de petróleo y brújulas sin norte:
3.1.- hacia abajo la profundidad del desgarro en su corto viaje de ventanas rápidas,
3.2.- hacia arriba la espantosa presión de un cráneo que se aprieta demasiado entre las tenazas de sus sienes y
3.3.- hacia adentro, oh, hacia adentro: las arterias conectadas a la órbita celeste, hacia la estela ya invisible de un avión empotrado, hacia el ruido muerto de un motor y el sonido blanco de mi grito:
—el amor es la piel de un planeta en expansión —pienso.
—el amor es una lenta ruptura de simetrías —digo.
—el amor es el dramático vértice de una estrella que colapsa —escribo.

4.- EL AMOR ES LA VERTICAL que me rasga mientras caes (así viviré).

5.- FLASHES DE CIELO FILTRÁNDOSE por o acaso atravesando su piel (que se abre): se abre o se desnuda invirtiéndose como las praderas rojas de Arizona contra los cielos de fiebre de Hiroshima.

6.- ¿MIS OJOS O SE CIERRAN o se ensombrecen o se llenan de vidrio?

7.- SERÁ UNA BRIZNA DE ESTÁTICA, una pestaña digital del satélite, un milímetro saturado de éter en la soledad del cosmos, pero una descarga de sus labios es el rastro luminoso que dibuja la anaranjada curvatura del espacio.

8.- CAE PROFUNDA, INFINITA como una lluvia silenciosa: sus pechos arqueados para romper las olas, los brazos abiertos midiendo la longitud del vacío, midiendo la atracción de la onda, la boca abierta hacia el firmamento, la boca helada buscando un beso incandescente, la boca helada viajando en busca de un beso largo y generoso, en busca de un beso que cubra el mundo, en busca de un beso enorme y prodigioso, la boca helada buscando un Beso Azul.

9.- LA PARED OESTE encuentra su base: un puño de cemento:
9.1.- el crujido del árbol de sus venas al doblarse,
9.2.- el brillo de su cerebro, silencio contra abismo y un rosario de latidos que nace y que crece y se eleva,
9.3.- un rosario de latidos constelando el oleaje espacial para que —entre auras y claroscuros— mansamente el Ser repose.

10.- QUIERO TEJER UNA RED con mis huesos pero termino convertido en un casquete polar deforme, en un poema cubierto de musgo, aplastado en sus bordes, quemado en su centro, bañado por la lluvia silenciosa y espectral
y catódica de un televisor sin clima que, así como me alimenta, me convierte en plasma.

11S.- PARA siempre.



Retrato de Czar Gutiérrez, por Susana Bouroncle (Exposición TDVORO, Lima 2011 )

80M84RD3R0, la novela cinética de Czar Gutiérrez

Por Anouk Guiné

De trapos     de mi saxofón
De terciopelo azul     de mi clarinete
Que sube y baja como el sol
Hasta alcanzar la divina incandescencia
Del tambor y la trompeta. Hay además
Un piano de fieltro violeta
Cuyas notas cubren la orquesta
Como la marea. Así la música
No se oye     el silencio se dibuja
En la retina     y el ritmo
El ritmo     el ritmo
Es siempre atroz y soberano
Como el océano

“Hoy quisiera hablar de mi concierto”, Eielson

Bombardero,1 que no es libro sino “artefacto”, como dice su autor, es un verdadero derroche poético cyberpunk y biopunk, un arma de desconstrucción masiva del lenguaje y un acelerador de partículas.

Mi lectura de esta novela —que no es novela, sino síntesis, cristalización y paradigma de todos los géneros literarios que conocemos— empezó, porque así lo quise, encima de las nubes: exactamente a 9.500 metros de altitud, 967 Km/h y faltando 10.210 kilómetros para alcanzar mi lugar de destino. Bombardero y yo hemos cruzado los cielos y las noches de mil amparos desde Nubegris (que así se llama Lima en el libro) hasta París, vía Ámsterdam, a bordo de un Boeing 747-400. Una música árabe del Medio Oriente, la que propone KLM a bordo de sus aviones, inundó y nutrió mi lectura por más de 9 horas. No podía imaginar empezar Bombardero sin música árabe, el perfecto soundtrack para una historia que se basa en los ataques de las Twin Towers de NYC, el 11/09/2001.

No quería dejar de volar hasta llegar a la última página. Porque una vez que se entra en este papel, en este texto y en esta maquinaria y mecánica de flujos, fluidos y fragmentos, no se vuelve a ver el mundo, la belleza y la poesía como antes. Y desafío a cualquiera a desmentir el hecho de que existe y existirá un antes y un después de Bombardero en la historia de la literatura latinoamericana.

Citando a Mircea Eliade, el escritor y jurista Kadel Sabir escribe:

Ground Zero se ha vuelto un Axis mundi, un lugar hierofánico por excelencia donde “lo sagrado se manifiesta”; esta irrupción de lo sagrado crea un punto fijo donde gravitan todos los valores. Así como se piensa que el sol gira alrededor de la tierra, se piensa hoy que la moral gira alrededor de Ground Zero.

Pienso que de la misma forma que Bombardero tiene su eje en Ground Zero, la historia de la novela, su sentido sagrado y sus valores, tendrán que girar en torno a Bombardero.

Las palabras milimétricas, quirúrgicas y corrosivas del poeta peruano Czar Gutiérrez, el lenguaje, jamás agresivo y de una gran elegancia, la gráfica, los códigos, los símbolos, los dolores, los circuitos internos —electrónicos, mecánicos, químicos y humanos— y las redes virtuales explorados de manera continua, el movimiento que el autor da a las naves aéreas, a los cuerpos, a los metales, a los cristales, al plasma, al mercurio, a los goces, a los cerebros, a la luz, a la velocidad, a los sentimientos y a la muerte, son increíbles por inéditos y altamente innovadores.

Digo “movimiento” porque considero que Czar Gutiérrez ha inaugurado la era cinética de la novela. Y digo “electrónico” porque considero que también ha inaugurado la era cibernética de la novela latinoamericana. Estamos ante una escritura que conoce el arte de paralizar un avión en pleno vuelo y de estrellarlo con el infinito y la eternidad contenida en la poesía más alta, que hace transpirar de goce en goce.

Estamos de lleno en la lógica de Roland Barthes cuando, en El placer del texto (Le plaisir du texte, 1973), afirma:

La escritura es eso: la ciencia de los goces del lenguaje, su kamasutra (de esta ciencia, hay un solo tratado: la escritura en sí)... Iré hasta gozar de una desfiguración de la lengua, y la opinión dará altos gritos, porque no quiere que “se desfigure la naturaleza”.

Y para desfigurar el lenguaje, como lo hace Czar Gutiérrez, no solo se requiere amar y sufrir en todos los sentidos de la palabra, sino también ponerse a sí mismo en peligro constante a través del lenguaje, de su estructura y de su goce. Porque de esto se trata aquí, es decir, reitero, de los goces del lenguaje y de gozar de una desfiguración de la lengua.

Devórame, defórmame a tu imagen, escribe Marguerite Duras en Hiroshima mon amour, en medio de un lugar desfigurado por la guerra y donde el goce amoroso llega también hasta el deseo de desfiguración de los cuerpos. De hecho, desde el inicio del primer capítulo, Reset, Czar Gutiérrez nos dice: Alguien se dispone a desfigurar la geometría del globo, alguien quiere borrar las coordenadas, alguien quiere, alguien busca, alguien planea.

Lo que aún no sabemos es que el autor se dispone a desfigurar la geometría del lenguaje y de los cuerpos en una suerte de fragmentación que remite a la poesía de J. E. Eielson, en particular a Noche oscura del cuerpo. Desde el polvo y hacia el polvo, Czar Gutiérrez opera estas desfiguraciones construyendo una nueva arquitectura de la novela y de los mecanismos de escritura, inaugurando también una nueva relación entre las comunidades estructurales que conectan lo escrito hecho de “letras” y lo escrito hecho de “imágenes”, como lo plantea la “téxtica”, que pretende establecer una teoría que unifica las estructuras de lo escrito.

La obra de Czar Gutiérrez pertenece, además, a las artes plásticas, en cuanto mueve nuestros sentidos a partir de una dimensión táctil, visual y musical, hasta el punto de inspirar a artistas como Tito Domínguez (frontman del dueto electrónico trujillano Jardín Solar), que trabaja desde las artes visuales y la música electrónica (2009); Sophie Canal (escritora) y Gabriel Gargurevich (músico), quienes compusieron una canción producida por Jonni Chiappe (2010), o Susana Bouroncle, quien dedicó al autor una exposición de pintura, instalaciones y murales (2011). Y más: junto a los homenajes de los electricistas arequipeños Delay Tambor, o de los bonaerenses Plan Quinquenal, entre múltiples remixes.

“Gutiérrez convirtió las ruinas (del 11S) en un taller de escritura y ha hecho de su libro un peregrinaje literario que lo ha convertido en el producto de su propia novela, la que ha seguido transformando en el Internet, el videoarte, la lectura high-tech; y, al final, en un acto de fe literaria sólo paralelo al de Joyce en el ‘Work in progress’, al de Julián Ríos en Larva, a la novela desvelada bajo las de Perec”, como escribió muy justamente Julio Ortega en “Imaginario 9-11”.

La estética plástica de Bombardero resulta ser una experiencia sensual —lograda también con frecuencia por el humor— donde cada página y cada frase, hasta la más irreverente, resulta fascinante. Sin duda alguna, es un texto que transforma nuestra relación a lo escrito, a la lectura, a los géneros literarios, al objeto libro, a la escritura computacional, a la poesía y a la prosa. De hecho, he leído Bombardero como escucho la música celestial de Philip Glass. Como obra fundamentalmente musical, esta novela nos hace penetrar un minimalismo y unas estructuras repetitivas dignas de obras como Dance 8.

Glass es maestro de los circuitos electrónicos que fueron alimento del rock progresivo, género del cual siempre se nutrió el autor en cuanto ex dj. En su “caja negra”, escribe que ritma su novela con cancionero popular, acústico, retro, pop, punk, postpunk, new wave, acid, sicodelia, emo, house, indie, jungle, latino, lo-fi, dance, noise, singer, trance, trip-hop... Y cuando leo:

el puño de acero martilla y martilla y martilla la arena hasta que el desierto sangra de negro... me sobra el tiempo para ametrallarte y ver tu cara destrozada, 48 Scuds acaban de ser despedidos con bombos y platillos y acaban de no ser interceptados... es una delicia el olor del Verbo, es una delicia el olor del Ébola, ojo con los Scuds, ojo con los satélites, ojo con el Astra y el Eutelsat, la muerte ya no existe si me miras a los ojos, amor, el puño martilla el acero y los ruiseñores de la guerra cantan: himno aéreo / himno a-e-e-é-reo

siento la adrenalina futurepop y synthpop que da Apoptygma Berzek (APOP).

Puede decirse que Bombardero es un gran himno a la Electronic Body Music (EBM).

Ocurre también que David Bowie, uno de los personajes de esta novela, era gran admirador de P. Glass desde su performance en el Royal College of Art en Londres en 1970. Bowie compuso después la obra minimalista y abstracta Low, elogiada por Glass en 1992. Cuatro años más tarde, grabaron juntos Symphony No. 4 ‘Heroes’ en 26 Mixes for Cash (Aphex Twin). Czar Gutiérrez celebra la versión original de Heroes (1978), hasta el punto de ofrecernos parte de su partitura sagrada en medio del libro y de poetizar magistralmente obras no menos magistrales como Neuköln:

ahora el saxo de b0W1e comienza a salir como una mano solitaria desde una estación de trenes cubierta por nubes de estroncio, el saxo se despliega en espacios de orfandad y vacío donde nunca termina de caer, el saxo rebota y se duele y se desploma otra vez para terminar naufragando en un mar de espirales y aullidos primorosos y soledades que solo pueden dibujar el camino de un hombre que se dirige hacia el polvo bajo la atenta mirada de las estrellas en forma de canción que muere de muerte dulce y violenta y subyugante y brutal, rip.

Por su complejidad creativa, Czar Gutiérrez, heredero, entre otros, de Glass, de Bowie y de Eielson, pertenece, como ellos, a los innovadores y a los transgresores que marcan la historia.


Nota

Edición príncipe de casi 600 páginas, fue publicada por el autor en 2008 y replicada en tres partes [Ground Zero (2009), Estamos en el aire (2010) e Himno aéreo (2011)] por el Grupo Editorial Norma. Su traducción al francés y al inglés está en curso.





La Caída del Equilibrista 

A Marcy y Julio César
(que son el origen)


He arrastrado todos los sí por el barro y no adapto mejor al mundo que el anillo al dedo del esqueleto. 
E.M. Cioran

Todo lo sólido se esfuma.
Virus

Fraternidad sobre el vacío.
Octavio Paz


ACTO
[primero]

ABRIÓ
LOS OJOS
COMO CUALQUIER HOMBRE
QUE ABRE
VIOLENTAMENTE
UNA
VENTANA 


AZUL CASI TRANSPARENTE

Sumergió los ojos en la larga herida,
arrojando la cabeza hacia el accidente blando

enorme y ovalado
el Gran Cráneo flameó en la espesa marea del dulce cobertizo
presionando lentamente el manto azul que lo envolvía
Y sus órbitas rozaron el borde neblinoso
Rodaron hacia el fondo del abismo
Hacia el oscuro rincón donde duermen las pupilas
Y el filo dentado
quedó suspendido
sobre la envoltura azul-gelatinosa

—Ya estoy aquí, Señor —dijo

- con el vientre dorado y la milagrosa electricidad
- con el precioso resplandor que chispea en mis pestañas
Se abrieron los cielos y los mares
y
las aguas empezaron a crecer sobre sus tiernas mejillas
Después
la pavorosa fricción entre paredes líquidas
De ola dulce
de vidrio
Y el Gran Ojo se alzó diagramando su longilíneo cuello

2

Agudo
sucesivo
violento ocurre el desgarro
El ay que salta
Y el Universo entero que contempla el instante cuando aparece deslumbrante

El instante exacto cuando sale envuelto en luz
&
la celeste esfera hiere con su intensa coloración el cristalino

Azul
casi transparente


3

EL CIELO:

Limpio
y
acerado
muestra la esplendorosa claridad del manto

La claridad del haz que besa el prisma

Lo besa
revienta en abanico
y
mancha
el ojo rápìdo
que revolotea en su centro

Por un territorio poblado de estrías
flota

La piel tersa
—húmeda y hormonada—
se esponja
vaporosa

Y la razón, a causa de tanto asombro, se nubla


4

(PERO SU CUERPO SE DESPLOMÓ EN UNA ESPANTOSA LLANURA)

En rojizas
y
polvorientas regiones
el esbelto esqueleto se expuso
:
-a la luz cruda
-a la sagrada erosión (que delínea)
-a la inclemente acción de millones de criaturas
generando el comportamiento de sus nervios motores

De su intermitente dentadura sembrando clavos en su frente

En la frente del que muere

Sólido
Óseo y puntiagudo
¿No fue esta una Especie de Amor —preguntó

-las cuencas vacías apuntando al infinito
-el eco rotundo explotando sobre El Dueño del Clamoroso Misterio

“Parece que entonces fue”, pensamos todos, de rodillas

Sí:
fue entonces cuando se instaló esa horrible sonrisa para quebrar eternamente su semblante

Pues el rostro del que cae se desgaja en estruendo y paroxismo.



GLOBO OCULAR

Abrió los ojos como cualquier hombre que abre violentamente una ventana

—Tras el follaje engullí un manzano
entre sus pechos
junto al racimo

Hunde una uña sobre la Esfera
para que estalle como un globo de aire
mientras la santa pianola se dilata sobre las muchedumbres

Y una hoguera diluye el tronco de un cirio ensangrentado

Y las muchedumbres que crepitan
que se entregan

(Pues la cúpula de acero los abrasa)

—¿Y yo?
Yo que siempre me arrastré, escalo la espalda del Padre
(que será una llanura o algo así)
y aleteo, suspendido

Suspendido muerde esa manzana en el espacio para que estalle como su Esfera.


ACTO
[segundo]

B
A
J
O
L
A
S
O
M
B
R
A
LUNAR
(QUE ONDULA)




TENUE EL BRILLO DE LAS AGUAS

Sobre aquel ojo de agua hace gotear su belleza

Entona con dulzura bajo la sombra lunar que ondula, plateando

(Describe la trayectoria de una pluma
que suavemente cae sobre un nido)

ELLA

-dos finísimos trazos y uno breve
- la piel brillante

A veces, su delgada lengua sale y deja un beso

ese brillo intenso en ambos labios

Le extendí una cerveza
—Bebe —le dije

Acerqué el cristal y me doblé para recibir sus labios

Y en la delgada filigrana (que pulveriza)
yo me balanceo
Navego en cada pliegue y me balanceo

—Quiero ser boca fresca,
agua mansa
A veces solo ritmo

(La brisa extrae el néctar del amanecer)

—¿Ves? Por la boca del volcán asoma el rojísimo del sol

(Sumerge sus ojos en la esplendente luminosidad del Universo)

—Clavemos un punto fijo que sea el centro de rotación de los planetas

&
—entre el cuarto claro y el secreto—
huyen bajo la sombra lunar que ondula
plateando.




ALTO DE LA LUNA

La luna avanza hacia el aro azul

Sumergida en sus cabellos amarillos, enrojece

Deshoja su piel y enrojece

Recibe al astro que resbala

Ella
(dulce crisálida que en cada explosión florece)
toca el celeste anillo
y
en la yema de sus dedos crece una luz

Una luz como una espada que se abre y brilla y jugosa se derrama
Libera su bellísima onda expansiva

Y una delgada película de cera
—la fiebre—
recubre esa débil linea que separa el borde de su piel y el Universo

Azul
Espumante y molecular
Ella era espacial

de nieve.



(ORACION)
Hoy me he tendido bajo la luna y un grave ritmo me recorre
Hoy he vuelto a sumergirme bajo su tersa luz
ambarina o delicada
—superficie de claridades en cuyo centro un haz se aplasta
estalla
o
gime—
Hoy
enorme
Como un animal que se abre el vientre y hace crecer el fuego
Pero ya envuelto en llamas
miro su alta imagen poblada de estrellas
Siento el trozo de vidrio que bajo mi piel viaja
—oh temible diáspora que explora—
y una potencia
como una arteria
o
un cable
que en profunda tensión remueve
y
el sangriento ámbito despliega

escribo
Te escribo hembra líquida
Relámpago cautivo
flecha que guía mi mano izquierda
y
la diluye
Y mira
cómo es la vida

yo que anduve suspendido describiendo la elipsis
el movimiento ondulante de nuestros cuerpos
—un enorme fluido que cabalga sostenido y azulea—
yo que he elevado todo hacia un alto símbolo, lejos del hielo y la tormenta
—en la estrella que de fuego se licúa—
hoy arqueándome
y
ya cubierto de relámpago y locura
percibo tu retorno

desde una nube de cristal
—que se desgaja—
un fragmento azul se precipita
Amor mío

acaricio la luna que brilla entre mis dedos mientras despido la garra de oro que cruza tu corazón.


ACTO
[tercero]
E
L
TEMIBLE
C O R A Z Ó N


POEMA
Observé su pelo dorado
Extraje su corazón
Sobre un velero nacarado
Coloqué su corazón sobre la plataforma
Coloqué su corazón en una copa celeste
Mirando la luna refractada en el agua
Una débil luz sobre la espuma
Y el beso enfurecido de las olas
El viento sopla fuerte y con violencia
Será conveniente mantener la calma
Mi posición es peligrosa
Con los cabellos mojados y el vientre dorado
Con la luna sobre la espuma
Con toda la violencia y en cada impacto
Un barco fantasma navegando en la niebla
Navegando con el vientre mojado
Un corazón en el agua
Y en el cielo la luna nacarada
Tiene frío
Un corazón azotado por el viento
Completamente dorado y con violencia
Desnudo
Enorme y generoso
Abriéndose rojo en cada impacto.


POEMA
Así como el corazón se derrumba despedazadooscureciendo la sangre,
así cierro los ojos para colorearte de colores negros,
negros, negros
y
luego
sumamente negros
y
brillantes
que brillan
brillan
brillan
y
brillantemente
se disuelven en la nebulosa lluvia que horada el pómulo
Así
igual
las formas en que te recuerdo oscurecen mi cerebro
Pero en tu profunda oscuridad
—de gris licuado—
ni una chispa dejas escapar de tus manos pétreas.


(ORACIÓN)
Yo que atravieso lo extenso
Con los labios partidos
Y un agujero fijo en el pecho
En mi fluidez
Al cielo,
Bello manto ardiente y estrellado
En vuelo celeste elevo
Mi corazón
Sumido en todo lo impecable
De sombras y caricias
Pulido.


ACTO
[cuarto]
LA
DELICADA
PRESIÓN



POEMA
Separa lentamente los labios

La brillante configuración de pliegues templándose bajo la marea líquida
(que se curva)

Su boca exhala un nido blanco-espumoso que la atmósfera dispersa

Veloz como el proyectil que se aloja, que se envuelve

Hiere como un proyectil que se instala en la fisura

En su lengua púrpura
la airada electricidad concentra

Los astros se desintegran tras el último destello

Y los reptiles se desploman a causa del flechazo

Y tan solo una gota azul
fosforece
serpentea
y
lentamente
en espiral
se estrella

Y un hermoso resplandor ilumina
el Túnel Madre
el Templo

—¡Oh Dios, oh Dios —aplasta los labios contra el cuello en movimiento

El curvado Universo muere entre el brillo de sus labios.



POEMA
Fluye
ingresa veloz
directo a la matriz
Hollando la núbil madriguera
bebe el jugo salitroso de la carne
débil
Débil
—claro—
pero bastante dulce en su humedad
Le habla con dulcedumbre

—Revuelve tu dulce herida y muere de vez en cuando, hermana
(PROCEDIMIENTO)

Primero orbita, suspendido
Luego
en círculos concéntricos
el vertebrado envuelve a su presa
—Centellea,roja y siempre azul

Herida
Bajo la fuerza
caen perpetuando

-un sonido carmesí,
-una forma asesina,
un cuchillo perlado
(La cuerda templada en la profundidad)
Se estremece
dispara hacia el cono de luz
(que se inclina)

Perfora
Se sacude
Va y viene
Llega
Timbra!
...
Cae de bruces
—fosilizado—
para finalmenterenacer transparente.



POEMA

Todo en su superficie vulnerable

El estallido de su carne junto al estallido de mi carne y un poema en cada esquirla

O
el estallido de su carne
y como un hilo blanco que se revuelve girando veloz bajo mi superficie de gusano de seda que besa una herida y retorna reptando

Así yo muerdo el instante supremo
—sublime—
como un fusil imantado en su centro.


ACTO
[quinto]

EL
ITINERARIO
DEL
CRIMEN

CRONICA ESCAPISTA

Arqueaba tenuemente el torso bajo las farolas que poblaban debilmente la extensión

Sumergía
la cabeza
(que se perdería inevitablemente
entre ambos hombros mullidos)
mientras el viento se filtraba
a través de aquel cuerpo poroso

Y con la carne abierta
—como un ojo—
torcía el cuello contra la realidad

la cuerda tirante estrangulando en espiral

Hasta que al fin pudo ingresar a una estrecha habitación de aire comprimido,
escaso

Helado y firme como los labios de un muerto

Expulsó un bramido

—Siempre escupo
—dijo
mis palabras estrelladas contra el viento

Cerró la puerta con un chasquido
y apretó
(play)

La
tenebrosa voz
de un oscuro vocalista*
se levanta sobre esa montaña eléctrica
que estremece el hipotálamo

* Ese vocalista es Robert Smith: Cayendo por el cielo/ Por el cristal de la bóveda / Por la bóveda de tu boca/ Por la boca de tu ojo/ Por el ojo de la aguja/ Es más fácil para mí acercarme al cielo/ Que volver a sentirme entero.


2

Observa lentamente el panorama

(Una banderola negra ondeando en el sector)
(El grave roer de los motores)

Y
desde la compacta aglomeración de sombras
se descuelga una voz
—que podría ser una campana—

—Los héroes nacen con una bala entre las cejas

Giró en el aire como unas cortinas que caen oscilando
y
oscilando en remolino
llegó a besar un anillo oscuro
—que pudo ser la boca de un cañón—

A continuación redoblaron los tambores

(Se abre las venas)

Alzó las manos y las extendió

-tres membranas distendidas
-los huesos blancos


3

Y una violenta sucesión multiplicándose en la sangre


4

Entonces quiso poner al mundo entre sus muslos y apretar bastante

Encendió un cigarrillo
—porque siempre tiene que ser así—
y
los delgados labios del revólver temblaron

Y
él también logró temblar como un mortero herido

[Esperando un eclipse me quedaré/
persiguiendo un enigma al compás de las horas/
dibujando una elipse (me quedaré)/
entre el sol y mi corazón]* —pensó

Hasta que al fin todo oscureció, como estaba previsto

(Su cabeza sonaba como una campana que repica en lo alto de su propia estructura)

* Radio Futura.


5

Y una plegaria rebotó contra el durmiente

5.0.
UN AMOR DE NECESIDAD MORTAL

Curvilínea
de piel lisa y bruñido pelo
imprimió un beso sobre la negra recámara giratoria

Cierto dolor le fue lamiendo

el nervio
al trenzarse
le dobló una vena

Los labios helados

—Deja que tu boca helada me toque

La piel pálida
extremadamente radiante y pálida

Una lágrima suicida aventurándose al vacío

—El peso de mis sienes
la daga que me dobla
la espuela que me araña
por tu aliento primoroso —declamó
ya oscuro

Se relamió la que fue suya
Y mordiendo sus inflamados labios inferiores

ya no existes


5.1.
LA TORSIÓN 

Ella mira las ruedas girar
y
—en su propio eje—
descomponerse
ondeando

Abatida por la fuerza que el riguroso mecanismo imprime
vacía las enormes bolsas de lluvia que se inflan bajo sus párpados

-hincha el lóbulo
-revienta el pectoral

Y con la emoción que huye
—adiós—
un tenue brillo alveolado se pierde bajo el rouge

—Disuelve dos trozos de sal
que se derramen

Él viaja con las esferas en blanco
Él se filtra enfriando su médula espinal

Ella se reclinó pero continuó exhalando
Ella vio rebotar su plegaria en el durmiente

Y con la fuerza que proclaman las trompetas estalló la danza
:
ella se ladea dejando escapar cicatrices
y él gira, se retuerce
levanta vuelo y aligera (V. cortejo fúnebre)

Es, pues,
muy tarde

el acuoso prisma descompone su mirada,
cae,
y en forma de un beso líquido queda extendido sobre el durmiente

5.2.
RECRUDECE
—Emboque,
apunte bien diestra señora
(Firme el candelabro
tenso el miocardio)
VUELA

Ajena al pulso asincopado
Al canto azul del petirrojo
Al llanto extremo del sexo opuesto
(Lenta la ruptura
cortos los balbuceos)
Entre tañidos
le arrancó una astillay expiró en su pecho
5.3.
EL ALOCADO GIRAR DE LOS SENSORES
(Cortejo Fúnebre)*
Negros pájaros culebrean picando las nubes

Un rayo elástico azota la plomiza loma

Anchas son las gotas que los cielos en gruesas gotas de cristal descuelgan

Anchos los cielos que caen sobre su cuerpo borroso y fragmentado

Con el rostro borroso, disgregado, elevó una pregunta

¿Escuchas, allá en las alturas, el cuchillo que penetra?

Y luego otra:
¿Alojas, Padre, algún Santo Dolor en el pecho?

(Colapsa):
¿Abrió los ojos alguna rosa roja en tu costado?
¿Es tu celeste soledad tan bestial como la mía?
¿También eres así rojizo cuando amas?
¿Te pones gélido, recrudeces?
¿Realmente tiemblas?

Oye tú

¿Oro derraman tus ojos cuando, postrado, me ves en el piso?

Proyectó los labios y oró

Sólo abre en la galaxia un agujero para coagular, lejos de tu espantosa mirada
Señor de los Temblores

Proyectó los labios y una granada floreció en la punta de su lengua.


*(Un saludo a Los dados eternos del Cholo Vallejo) 




OTRO ACTO
[de amor]

AMÁNDOTE
ENTRE
DETONADORES


HEROES

I-I can remember / Standing-by the wall / And the guns-shot above our heads / And we kissed as though nothing could fall/ And the shame was on the other side / Oh we can beat them-forever and ever / Then we could be heroes just for one day / We can be heroes We can be heroes / We can be heroes Just for one day
Bowie


Alimentaba su cuerpo con mi cuerpo

Bebía el transparente manantial
y sus labios en una curva insinuante germinaban
(El duelo de su piel friccionando entre el follaje)

A lo lejos una silueta tembló en la mira
El vuelo de un arpón florece en cada pecho —dije
mordiendo suavemente su largo cuello de marfil
Ella dijo ven
presionando el percutor

Y
enlazando nuestros dedos
emprendimos veloz carrera sobre los arbustos

Así era

Nuestros labios muy libremente se deslizaban sembrando brillos bajo la piel
O cuando rodábamos en la velocidad del follaje
(la luciérnaga abrió un ojo para espiar)

Pero la doblé

el prisma de una lágrima descompuso su mirada e hizo fuego
(y
mientras hacía fuego
un enjambre de nubes precipitó la lluvia de proyectiles

cayó

Cayó también una voz
—que pudo ser otra campana—
para redoblar en mi cerebro

te amo)


2

La miré
bella y brillante ondeando bajo las tonalidades de su piel

Al llegar los tambores extraje sus mejores movimientos
Ella se agitaba
gemía
y
hasta emitía resplandores mientras yo giraba

En realidad
la cintura del orbe giraba dulcemente mientras nos inyectábamos combustible

—Oh, podemos ser héroes, podemos ser héroes —recitó al desdoblarse, exangüe

E imploró: Remezcla los pliegues, drogando el Océano perdido en mí

Entonces dejé que se tendiera entre mis brazos
y
que el viento desnudara su frente

Sus cabellos se abrían como piernas
y
yo
peinaba
su
cabellera
con
mis
dedos

Pero fui perdiendo ritmo en la perspectiva
(perdiéndome en la curva de su boca)

Hasta que
sus labios
dejaron de temblar
bajo mis labios
e
—inexorable—
me contraje en una torsión

extendí mi lengua hasta su corazón y le clavé un beso
(La explosión eficaz de unos labios sobre otros significaría el triunfo)*

Pero la realidad ya estaba haciéndose pedazos

una sola detonación

* B. Varela


3

Y después del rito,
¿qué fue?
¿dónde anclaste?

—Fue el grito
El golpe seco,
la piel que se abre
y el corte igual
aunque profundo
y
bien dispuesto
entre las certeras cápsulas de fierro
y
las bronceadas láminas de carne

Luego —¿recuerdas?— resbalé en la humedad de tu boca

(La piel tensada, ciertamente, era mía)

—¿Y aquellas barras de metal que soplaban fuertemente sobre nuestras ropas hasta elevarnos
y
caer blandamente como dos plumas que caen sobre un nido?

—Un nido de ametralladoras, cenizas sobre rosas. El altar del sacrificio envuelto en terciopelo

Sí pues

cuando al fin pude zafarme
tu mirada turbia
y
llena de heroísmo
fue delineando mi silueta
(que terminó viajando en el mismo par de lágrimas suicidas
aventurándose al vacío)


4

"¡Ah, tiempos del gravísimo resplandor!"
pienso hoy
mientras clavo un destello entre sus ojos

Entonando una triste copla en su honor*

Mirando su piel fría
y
pálida
pero hermosa

Mirando un transparente vaso de vidrio en el centro neblinoso de un bar
viejo y tormentoso**

Batiéndome en retirada hacia regiones más violentas.


*Un remolino mezcla los besos y la ausencia / imágenes paganas s desnudan en sueños (Federico Moura).
** Ese bar es El Búho, a 32 escalones sobre el nivel de la Tierra.


ACTO
[regresivo]

OR
I
GEN


ORIGEN DE LA FLECHA

a la Angelita

1.- TRAYECTORIA DE LA LUZ EN EL HORIZONTE DE
SUCESOS

El costado herido de su cuerpo
desprende un cono
de luz
que retorciéndose
y
en su brillar girando
toca el punto final de la galaxia
(que es el punto más sublime de lo amado)
Cae de manera profunda

Infinita
como una lluvia silenciosa bañando el aposento azul
donde
—entre auras y claroscuros—
mansamente
el Ser
reposa

El Hombre
transporta trabajosamente su recóndito rostro
rojo-arrugado
y
—aunque profundamente ensangrentado en su imperfección—
una descarga de sus labios
es un rastro luminoso
dibujando la anaranjada curvatura del espacio

Pero los pequeños ojos de la muchacha
profundos
y
alargados
conteniendo
la expansión de sus pupilas
rasgados y bajo la piel amada sumergidos
—digamos que mira el Universo desde allí—
...
sus ojos
—digo—
desprenden fragmentos plateados
como lánguidas dentelladas
abriendo surcos en su mejilla

Y esos fragmentos
y esas grietas encrespadas
se desprenden
reptando
hacia la marea líquida
que el manto de la cristalina Vía Láctea besa

—Creo que a causa de tanto amor
a causa de tanto amar
tengo uñas y dientes
—le dijo
tocando
tentando
la humedad
la profundidad de la herida

—Te amo —le dijo
—De rodillas, así te amo

—Yo no quiero que mi amor se muera*—dijo entonces
colocando su corazón en la órbita celeste

Dijo eso mientras flotaba
Lo dijo lanzándole el cuchillo
Repitió eso lanzándose al abismo

* Raúl Zurita.


2.-

LA FLECHA DEL TIEMPO*

Las anclas se elevan
y
—de pronto—
la nave espacial sólo es una estela metálica que
—viajando hacia el cenit—
se desintegra

Los faros de luz se desploman de los postes
y los amantes se disponen
se aproximan
La ciudad se apaga bajo una luna
que abre un ojo
y lo vuelve a cerrar

Entonces
suspendidos en el hermoso fluir de un temblor
ambas pieles se abren
invirtiéndose
como se abren las rojas praderas sobre los cielos de fiebre
clamando

(Y una vena de neón se alarga bajo la luna)

(Y un rosario de latidos se eleva configurando el oleaje espacial)

—Nunca me falte la presión
la serena bendición
de tus labios en mi sien —oró

Pero sus enrojecidos ojos se cierran
se ensombrecen

Y los acerados recuerdos danzan en la base del cráneo

Danzan solos

Danzan en desorden

-el amor es la piel de un planeta en expansión
-el amor es una lenta ruptura de simetrías
-es el dramático vértice de una estrella que colapsa rompiendo nuestros desollados cuerpos desnudos

(Ahora piensa en ella
como si la tuviera volando en la inexorable flecha)
:
-y una lágrima es un surco que germina en su mejilla
-su mejilla es la grieta que sepulta a la galaxia
-el amor es la mejilla constelada de mi amor

* Stephen Hawking


3.-

SIEMPRE HAY ALGO AZUL QUE NOS PENETRA

Y mientras abandonaba el nido
(finísima es la niebla
que envuelve a nuestra pequeña y celeste esfera)
sintió
cómo
el árbol de sus venas se doblaba

Y que una herida enorme crecía en su costado herido
como si la estrangulada pasión hablara
emergiendo

Como si en aquel costado se afilara un relámpago
para quedar tatuado en la otra sangre

Y los acerados recuerdos se juntan en un punto exacto

En un punto que se destruye en el horizonte de sucesos

Entonces quebrado
el insólito humano
—otra vez
otra vez—
tensó la mandíbula
alargó el cuello
tragó saliva
(o vidrio)
etc.
etc.
y
elevando la boca hacia el firmamento
buscó un beso incandescente

Alzó los labios en busca de un beso largo y prodigioso
que cubra el mundo

(Envió sus labios en busca de un beso azul)

Y el labio, al encresparse para el beso /
se partirá en cien pétalos sagrados*

Entonces
las vértebras de su cráneo se trenzaron
hasta aplastar la idea
el germen
la matriz
inflando la enorme bola de acero que rueda aplastando todo lo extremado
(incluso el estallido)

Y su cerebro brilló al desprenderse

Y la lluvia ensangrentando sus pupilas

Y su mirada enrojeciendo en el reflejo

Y sus pechos arqueados para romper las olas

"Elevo contra el cielo esta hoja filuda y la clavo en el centro de sus ojos rasgados"
—pensó

Pensó también en la estrella que colapsa en su mejilla y en la cintura de la muchacha
De la criatura

Mas no dijo nada
:
boqueaba.


De Los heraldos negros



ACTO
[de colofón]


CUATRO
(4)
SITUACIONES
INVEROSÍMILES


[1]

Y me he callado porque el silencio pone más cerca los labios
Westphalen


[2]

No podemos callar porque no existe
más acá de la luz nada sino esto
de ir buscándole tonos al silencio

Pepe Ruiz Rosas


[3]

EXAMEN DEL REPTIL

El filo de un rayo ilumina su frente púrpura
Lengüetea
Acaricia sus labios rojos
Sus garras adherentes en forma de raíz

Su hermoso cráneo se enciende
explota
(una tormenta eléctrica lo sacude)
y
se derrama como una tinta negra
o
tortuosa
o
largamente en el declive

—¿Sigue un rastro?, ¿un flujo?, ¿el signo?
—Nada: resbala

Oh bella criatura que sumerge en azúcar las delicadas láminas de su piel
y
se hiere

esa sensación de hierro que le cuela y le vulnera

Duplica sus texturas
e inocula

resuelve

Yace laxo
pero aún chispea

el labio de un revólver sombrea su frente de Poeta.



[4]

PASION Y MUERTE DEL EQUILIBRISTA

Érase el delgado equilibrista trepando la silenciosa escalera hasta envolverse entre las nubes
Las celestiales nubes que hIerven su rostro evaporan

El equilibrista sin rostro abre las puertas del cielo
y levanta un dedo

gobierna

Cactáceas en la frente
un crucifijo en el pecho
diademas
y un hermoso traje de luces envuelven la espigada silueta del equilibrista
dulce y brillante como una estrella solar violeta

A ambos costados de la cuerda
dos ángeles sobrevuelan tensando su ancho camino
(ese metálico sendero rodeado de árboles frondosos
de troncos amarillos
y
escamosos

De troncos permanentemente atravesados por las filudas dentelladas de las fieras)

A los costados de esa polvorienta carretera crece

-el peligro
-la lengua de alambre
-el vértigo tienta y desintegra:
derrama frío

2

El Hombre
delgado
silencioso
y
sumamente débil en la aproximación
tan solo camina

Pero los ágiles dedos del tamborillero
convocan a los cielos de recargadas nubes para que
—abajo—
la red inexistente sólo sea una negra trama hermanada con el terrible sortilegio de los cielos abriendo su generoso cuerpo azul e infinito sobre el retumbante acero del redoble

Entonces un filo
—rápido como un destello o una mariposa cruza el metálico-invisible—
:
en ese instante preciso
precioso
—el del toque sutil—
el hombrecillo de la cuerda
el temerario
el divino
El Poeta
s
e
d
e
s
c
u
e
l
g
a

Y de cara a una vibrante caída agita desesperadamente sus músculos
diseminando
(desordenando)
sus delgados huesos a lo largo de su frágil cuerpecillo


3

Suave
profunda
y
hermosa fue
l a c a í d a d e l e q u i l i b r i s t a

Pero a escasos metros de tierra firme
aceleró violentamente para que la estela o la arena dorada
—que también caía adornando su hermosa trayectoria—
lo sepulte como la última lluvia sobre el desierto

El delicado equilibrista murió en el acto

Cayó aflojando los dedos

La perfecta indiferencia de los tambores
—ese silencio—
contra la espuela clavándose en el centro de su aullido

Su cuerpo de caracol ensortijándose en la arena


4

Entonces
—esbelta, luminosa, extenuante—
emergió La Dama

Curvándose astillosa para clavetear

Pero el sereno equilibrista
relamiéndose entre sus pechos
—entre los pechos de La Virgen—
extrajo el puñal
trazó una cruz en su boca
y persignándose ante Ella
la besó
...
Y amarrando el pesado crucifijo sobre su quebrada espina
extendió los brazos
proyectando el largo cuello


5

(Y la ensangrentada gónada se inflama)


6

Y tragando saliva
—o vidrio—
el heróico alambrista de labios rojos
tuerce horriblemente el rostro
y
se desprende del suelo
para iniciar un lento proceso de flotación
Proceso preñado de eléctricos estertores
que sacuden su cuerpo
exangüe

Su cuerpo coronado
por una sonrisa ovalada
(¡Oh siniestra sonrisa que desnuda el brillo de un diente de oro
sobre el más pálido de los rostros de El Hombre!)

Y el ejército de dolientes
—esos seres
esa muchedumbre—
deja caer la temblorosa mandíbula
alzando la aterrada mirada
con dirección
a
El Artista en ascención

Dirigiendo sus afiladas pestañas contra el elevado Poeta

Y el delicado
—el alado—
espíritu
se eleva entre la muchedumbre

Fue así como
—envuelto en una nube sulfurosa—
inexorablemente leve
y dulce
y pleno
(y otra vez aéreo)
ganó los aires el esbelto equilibrista

El equilibrista que ata las miradas del pavor.


ACTO
[final]
DULZURA DEL ABISMO


TAN DULCE ES EL VÉRTIGO

Para don Emile Mihail Cioran
(en estas tinieblas)


Miras tus ojos
Sigues mirando el vuelo concéntrico de tus dos ojos
con sus enormes órbitas rojas
que caen
que declinan
Que se curvan lentamente
sobre el enorme charco de sangre que crece al final de tu cama

Eres
(vives)
como un tornillo que gira empecinado en su centro
Atenazado en su acero
Girando lentamente como un clavo que avanza
-con la cabeza astillada
-con el cuerpo filudo
-y las piernas dobladas
-extremadamente dobladas
-y extremadamente delgadas para correr

Y tu cerebro es un planeta informe
pesado

Un cráter abierto repleto de agujeros cuyo núcleo atrae

Cuyo núcleo se rompe
Se rompe a causa de cada martillo que llega atravesando el infinito

A veces
eres la punta de un proyectil
que vuela mordiendo el aire
y
abre una flor
(parecida a una rosa)
en el pecho del guerrero
Eres
sólo eres un cráneo
que cae
y
se va llenando de agujeros a causa del estallido

A causa de los millones de estallidos
que acompañan tu inexorable viaje por el Universo
(A veces
se te despierta el alma
y entonces tiembla tu cuerpo
afiebrado)

(Por eso no puedes levantar la cabeza para mirarme)

Porque sólo eres un planeta desvastado
Un campo minado

[OREMOS]

Es bastante curioso
que exista vida
en algunas regiones del Universo
(bajo el clima helado y seco de tu cama, por ejemplo)

Por eso
cada vez que apago La Luz
y
a través de las diáfanas
y
delicadas cortinas de La Verdad
examino tu cuerpo
veo que tu cuerpo es un oscuro coágulo
No
no deja de extrañarme tu existencia

Y te observo
hijo mío
como un coágulo
Un perfecto coágulo en mi costado perfecto
Y te canto
oh, hermoso coágulo de mi corazón.


_

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada