jueves, 14 de abril de 2016

MARCABRÚ [18.437]

Marcabrú tal como aparece representado en un manuscrito del s. XIII.
Biblioteca Nacional de Francia.
MS cod. fr. 12473.



Marcabrú

Marcabrú fue un trovador que vivió en el siglo XII; su actividad poética puede situarse aproximadamente entre los años 1130 y 1150.

Era originario de la región de Gascuña, Francia y de extracción humilde. Parece que se dedicó profesionalmente a la poesía, ejerciendo como juglar de sus propias composiciones. Fue protegido del también trovador y poderoso señor feudal Guillermo X de Poitiers, hijo del también trovador Guillermo II de Poitiers, y de Alfonso VII de León, en cuya corte permaneció durante unos diez años. Aunque se conservan dos vidas de Marcabrú apenas aportan datos biográficos relevantes. Recibió el sobrenombre de Panperdut a causa de un sirventés que le dirigió un tal Aldrics de Vilar, al que Marcabrú respondió con igual o mayor virulencia.

Se conservan 42 poemas suyos. Su obra se caracteriza por el tono moralista: se queja continuamente de la corrupción de las costumbres, del triunfo del fals'amor (falso amor) sobre el fin'amor (amor cortés). Es una obra difícil, no por su adscripción al trobar clus, sino por su relación con la poesía popular de la época, por completo desconocida en nuestros días.


Agua de canela

Agua de canela tiene tu piel
miro tus ojos en el espejo del agua
miro tu pelo en las rejas de mi alma
Agua de canela tiene tu piel
toco tu cuerpo con la brisa de mi calma
tengo mi vida presa en tu morada
Agua de canela tiene tu piel
cubro mi cara con la forma de la tuya
tomo tu mano con los nervios de la mía
Agua de canela tiene tu piel
sigo las veredas que dejan tu silueta
siento mi pecho latiendo en libertad
Agua de canela tiene tu piel...



Los trovadores 
- L'autrier jost'una sebissa - Marcabrú - Gascuña

Primera pastorela de la poesía provenzal, llena de gracia y humor (subrayado por la melodía), en la que Marcabrú contrapone el ambiente cortés al ambiente rústico o villano. La pastora halla siempre respuesta adecuada y llena de desenfado a las proposiciones del caballero, quien, al final, queda burlado en sus pretensiones.



 I.    El otro día, 
cerca de un seto, 
hallé a una humilde pastora, 
repleta de alegría y de discreción. 
Era hija de villana: 
vestía capa, saya y pelliza, 
y camisa de terliz, 
zapatos y medias de lana.


II.    Fui hacia ella por el llano: 
"Moza", le dije, 
"hechicera criatura, 
siento mucho que el frío os punce". 

"Señor", dijo la villana, 
"gracias a Dios y a mi nodriza 
poco me importa que el viento me desgreñe, 
pues estoy contentita y sana".



III.    "Moza", dije yo, "ser cariñoso, 
me he apartado de mi camino para haceros compañía; 
pues una moza campesina como vos 
no debe apacentar sin parejo aparejamiento 
tanto ganado en esta tierra solitaria".


IV.    "Señor", replicó ella, 
"quienquiera que yo sea, 
sé bien distinguir lo sensato de lo necio. 
Guardad vuestro aparejamiento, señor", 
dijo la villana, 
"para las ocasiones en que cuadre, 
pues los hay que se creen dominar, 
y todo se reduce a jactancia".



V.    "Moza de gentil condición, 
vuestro padre fue caballero, 
quien os engendró en vuestra madre, 
pues fue una cortés campesina. 
Cuanto más os miro, 
más hermosa me parecéis, 
y por vuestro gozo me regocijo; 
¡ojalá fuerais un poco benigna!"



VI.    "Señor, todo mi linaje y mi familia 
veo que va y vuelve de la podadera al arado, señor", 
dijo la villana, 
"pero hay quien, echándoselas de caballero, 
debería hacer lo mismo los seis días de la semana".



VII.    "Moza", dije yo, 
"una gentil hada os dotó, cuando nacisteis, 
de una acrisolada hermosura, 
superior a la de cualquiera otra campesina; 
y os sería aumentada el doble 
si me viera una vez yo encima 
y vos debajo [de mí]".



VIII.    "Señor, me habéis adulado tanto 
que sería muy envidiada. 
Por haber elevado tanto mi mérito, señor", 
dijo la villana, 
"tendréis por recompensa al marcharos: 
¡Pásmate, bobo, pásmate!,
 y un plantón a mediodía".



IX.    "Moza, el corazón esquivo y arisco 
se doma con el uso. 
He aprendido en el intervalo 
que con una moza villana como vos 
se pueden hacer muy buenas migas, 
con amistad cordial, 
con tal que el uno no engañe al otro".



X.    "Señor, el hombre acuciado por la necedad jura, 
ofrece y promete prenda. 
Así me rendiríais homenaje, señor", 
dijo la villana, 
"pero no quiero, 
a cambio de un mezquino peaje, 
mudar mi doncellez por el nombre de ramera".



XI.    "Moza, toda criatura vuelve a su naturaleza. 
Vos y yo, villana, 
debemos aparejar una pareja, 
de escondidas, lejos de los pastos, 
donde estaréis más segura para hacer la cosa dulce."



XII.    "Señor, sí; pero, como es justo, 
el necio busca la necedad; 
el cortés, la cortés aventura, 
y el villano, a la villana. 
Dice la gente vieja: 
allí el juicio hace falta, 
donde no se guarda la mesura."


XIII.    "Hermosa, no vi [nunca] 
otra de vuestro talle tan bellaca 
como vos ni de corazón tan traicionero."



XIV.    "Señor, la lechuza os augura 
que mientras uno se emboba ante las apariencias, 
otro espera el provecho."



                  
I

L'autrier jost'una sebissa
trobey pastora mestissa,
de joy e de sen massissa;
e fon filha de vilayna;
cap'e gonelh'e pellissa
vest e camiza treslissa,
sotlars e caussas de layna.

                  
II

Ves lieys vinc per la planissa:
"Toza", fi·m ieu, "res faitissa,
dol ai del freg que vos fissa."
"Senher", so dis la vilayna,
"merce Dieu e ma noyrissa,
pauc m'o pretz si·l vens m'erssa,
qu'alegreta suy e sayna."

                  
III

"Toza", fi·m ieu, "cauza pia,
destouz me suy de la via
per far a vos companhia;
quar aitals toza vilayna
no deu ses parelh paria
pasturgar tanta bestia
en aital terra soldayna."

                  
IV

"Don", fetz ela, "qui que·m sia,
ben conosc sen o folhia.
La vostra parelhairia,
senher", so dis la vilayna,
"lay on se tanch si s'estia,
que tals la cui'en bailia
tener, no·n a mas l'ufayna."

                 
V

"Toza de gentil afaire,
cavaliers fon vostre paire,
que·us engenret en la maire,
car fon corteza vilayna.
Quon plus vos guart, m'es belhayre,
e per vostre joy m'esclaire,
si fossetz un pauc humayna."

                  
VI

"Don, tot mon linh e mon aire
vey revertir e retraire
al vezoig et a l'araire,
senher", so dis la vilayna;
"mas tals se fay cavalguaire
c'atrestal deuria faire
los seys jorns de la setmayna."

                  
VII

"Toza", fi·m ieu, "gentil fada
vos adastret, quan fos nada,
d'una beutat esmerada
sobre tot'autra vilayna;
e seria·us ben doblada,
si·m venia una vegada
sobira e vos sotrayna."

                  
VIII

"Senher, tan m'avetz lauzada,
tota'n seri'envejada.
Pus en pretz m'avetz levada,
senher", so dis la vilayna,
"per so n'auretz per soudada
al partir: Bada, folh, bada!,
e la muz'a meliayna."

                  
IX

"Toza, estranh cor e salvatge
adomesg'om per uzatje.
Ben conosc al trespassatge
qu'ab aital toza vilayna
pot hom far ric companhatge
ab amistat de coratge,
quan l'us l'autre non eniayna."

                  
X

"Don, hom cochatz de folhatge
jur'e pliu e promet guatge;
si·m fariatz homenatge,
senher", so dis la vilayna;
"mas ges per un pauc d'intratge
no vuelh mon despiuzelhatge
camjar per nom de putayna."

                  
XI

"Toza, tota creatura
revertis a ssa natura.
Parelhar parelhadura
devem eu e vos, vilayna,
al abric lonc la pastura,
que mielhs n'estaretz segura
per far la cauza dossayna."

                  
XII

"Don, oc; mas segon drechura
serca folhs la folhatura,
cortes cortez'aventura
e·l vilas ab la vilayna.
En tal loc fai sens fraitura
on hom non guarda mezura,
so ditz la gens ansiayna."

                  
XIII

"Belha, de vostra figura
non vi autra pus tafura
ni de son cor pus trefayna."

                  
XIV

"Don. lo cavecs vos ahura,
que tals bada en la penchura,
qu'autre n'espera la manya."

Comentario y versión literal de Martín de Riquer

http://nadiesalvoelcrepusculo.blogspot.com.es/2013/07/los-trovadores-2-lautrier-jostuna.html



UN SIRVENTÉS DE MARCABRÚ

Marcabrú fue -junto con Jaufre Rudel– el más destacado de la denominada “primera generación” de trovadores, activa durante la primera mitad del siglo XII. La poesía de Marcabrú es compleja y en ocasiones obscena. Los ataques dialécticos que dirigió el trovador contra los nobles gascones acabarían por costarle la vida.

El sirventés es un género literario característico de la poesía trovadoresca. Se trata de un poema satírico con tema moral, político o de escarnio hacia una personalidad pública. El sirventés que vamos a analizar aquí es una de los escasos cuatro poemas con música que han sobrevivido de este legendario trovador.


El poema “Dirai vos senes duptansa”

Abelardo y Eloísa, el romance del siglo... XII
Abelardo y Eloísa, el romance del siglo… XII

Según la clasificación clásica del especialista Martín de Riquer, estamos ante un sirventés moralizante, que advierte al oyente de los desmanes y efectos nocivos del Amor para que no se deje engañar por él. El poema consta de doce estrofas de seis versos cada una. Todas las estrofas tienen en común el cuarto verso -la advertencia “Escoutatz!” (¡Escuchad!)- así como la rima del sexto verso en “-atz”. Los cuatro versos restantes tienen idéntica rima, que es distinta de una estrofa a otra.

El poema está lleno de dobles sentidos, característicos del trobar clus, subtipo literario con referencias ocultas que solo la audiencia más preparada era capaz de discernir, y del cual Marcabrú fue un reconocido maestro. Encontramos un ejemplo en la estrofa nº11, donde la alusión a “la Letra” (ver más abajo) alude a un célebre pasaje bíblico: “Así como la iglesia se somete a Cristo, también las esposas deben someterse a sus esposos en todo.” (Efesios, 5-22).

Otro ejemplo lo tenemos en la alusión al “gramático” de la estrofa nº8 (no incluida en la interpretación seleccionada) que podría referirse a Pedro Abelardo, teólogo y filósofo que protagonizó junto a Eloísa uno de los más sonados romances de la Edad Media, en los que se sucedieron persecuciones, secuestros y -finalmente- la castración del pobre Abelardo.

8. Amors es mout de mal avi;
mil homes a mortz ses glavi,
Dieus non fetz tant fort gramavi;
—Escoutatz!—
que tot nesci del plus savi
non fassa, si·l ten al latz.



El Amor proviene de mala estirpe,
ha matado a muchos sin espada,
y no hay gramático tan listo…
¡Escuchad!:
…o que Dios haya hecho tan sabio
que no se haga tonto si cae en su red.



A continuación ofrecemos el texto y la traducción de las estrofas que incluye la audición que hemos seleccionado.


1. Dirai vos senes duptansa
d’aquest vers la comensansa;
li mot fan de ver semblansa
—Escoutatz!—
qui ves Proeza balansa,
semblansa fai de malvatz.



1. 
Comenzaré, sin dudarlo,
a recitar este verso
cuyas palabras parecen ciertas.
¡Escuchad!:
quien vacila ante el valor,
aparenta ya cobardía.




2. Jovens faill e fraing e brisa,
et Amors es d’aital guisa
de totz cessals a ces prisa
—Escoutatz!—
chascus en pren sa devisa,
ja pois non sera cuitatz



2. La juventud echa a perder,
pues el Amor es  de tal modo
que a todos cobra su impuesto.
¡Escuchad!:
todos toman su moneda,
y no podrán devolverla.




3. Amors vai com la belluja
que coa·l fuec en la suja
art lo fust e la festuja
—Escoutatz!—
e non sap vas qual part fuja
cel qui del fuec es gastatz.



3. El Amor se extiende como la chispa
que, mezclada con hollín,
hace arder madera y paja.
¡Escuchad!:
No sabrá dónde esconderse,
quien sea prendido por la llama.




7. Ab diables pren barata
qui fals’Amor acoata,
no·il cal c’autra verga·l bata;
—Escoutatz!—
plus non sent que cel qui·s grata
tro que s’es vius escorjatz.



7. Está pactando con el diablo
quien acata al falso Amor,
le da igual qué palo le dé.
¡Escuchad!:
Solo te queda rascarte
hasta desollarte vivo.




11. Qui per sen de femna reigna,
dreitz es que mals li·n aveigna,
si cum la Letra·ns enseigna;
—Escoutatz!—
malaventura·us en veigna
si tuich no vos en gardatz!



11. Quien se deja gobernar por una mujer,
merece todo su sufrimiento,
tal como enseña el Libro.
¡Escuchad!:
¡Malaventura tengáis
si de esto no os cuidáis!



12. Marcabrus, fills Marcabruna,
fo engenratz en tal luna
qu’el sap d’Amor cum degruna,
—Escoutatz!—
quez anc non amet neguna,
ni d’autra non fo amatz.



12. Marcabrú, hijo de Marcabruna,
fue engendrado en tal luna
que conoce los males de Amor,
¡Escuchad!:
pues todavía no amó a ninguna,
ni de ninguna se dejó amar.



El amor cortés constituye la principal temática de la poesía trovadoresca.El repertorio trovadoresco es uno de los repertorios históricos que plantea más dudas y dificultades en cuanto a su reconstrucción sonora. Una de las razones radica en que, salvo casos contados, está escrito en una notación sin indicaciones de ritmo (sabemos las alturas, pero no las duraciones de las notas), lo cual ha dado lugar en tiempo recientes a interpretaciones en ritmo libre (como la del ejemplo que hemos seleccionado), pero también a las más variadas e imaginativas “reconstrucciones” rítmicas.

Por otro lado, los documentos y testimonios conservados insisten en que esta lírica caballeresca que se interpretaba en solemnes torneos poético-musicales palaciegos no contaba con acompañamiento instrumental de ningún tipo. Pese a ello, la mayor parte de los intérpretes actuales de esta música suelen adornarla con sofisticados arreglos instrumentales que, en ocasiones, incluyen excitantes secciones de percusión específicamente andalusí o vagamente “étnica”. En algunos casos -quizá solo en las realizaciones más simples- la inclusión de instrumentos podría quedar justificada en nombre de los juglares que difundieron esta música por el occidente cristiano. Pero aún así, esta posibilidad está insuficientemente documentada.

Todas estas consideraciones realzan interpretaciones tan valientes como la que aquí proponemos, y que opta por el canto solista a capela, inspirándose en la prosodia de la lengua occitana y en arquetipos vocales de tipo folclórico.


4. Dirai vos d’Amor com signa:
de sai guarda, de lai guigna,
sai baiza, de lai rechigna;
—Escoutatz!—
plus sera dreicha que ligna
quand ieu serai sos privatz.



4. Or diré cómo consume el amor:
te mira a ti, le guiña a otro,
habla contigo, flirtea con aquél.
¡Escuchad!:
Antes se enderezará,
que se hará vuestro amigo.



5. Amors soli’esser drecha,
mas er’es torta e brecha,
et a coillida tal decha
—Escoutatz!—
lai on non pot mordre, lecha
plus aspramens no fai chatz.



5. Una vez enderezado,
se retuerce, se magulla,
y se malacostumbra.
¡Escuchad!:
Si no puede morder, lame
más áspero que el gato.



6. Greu sera mais Amors vera,
pos del mel triet la cera,
anz sap si pelar la pera.
—Escoutatz!—
Doussa’us er com chans de lera
si sola la coa·l troncatz.




6. El Amor nunca fue sincero
desde que salió de la cuna,
y sabe bien pelar la pera…
¡Escuchad!
…dulce como el canto lírico
aunque apenas lo hayas rozado.




9. Amors a uzatge d’ega
que tot jorn vol c’om la sega
e ditz que no·l dara trega
—Escoutatz!—
mas que puej de leg’en lega,
sia dejus o disnatz.



9. El Amor hace como la jaca
que quiere siempre que la sigan
y se queja por las molestias…
¡Escuchad!:
…quiere ser montada a cada milla
tengas hambre o no.



10. Cujatz vos qu’ieu non conosca
d’Amor s’es orba o losca?
Sos digz aplan’et entosca
—Escoutatz!—
plus suau poing qu’una mosca,
mas plus greu n’es hom sanatz.



10. ¿Creéis que no sé bien
si el amor es ciego o tuerto?
Su consuelo es venenoso…
¡Escuchad!:
…pincha más suave que una mosca
pero su herida más difícil de curar.

https://bustena.wordpress.com/2014/10/03/un-sirventes-de-marcabru-analisis/






.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada