martes, 19 de abril de 2016

CELIA FRÍAS HERREZUELO [18.483]


Celia Frías Herrezuelo

Nació en Hontoria del Cerrato (Palencia) en 1995.

Celia Frías. Diamante en bestia

Me llamo Celia Frías Herrezuelo, y este, es mi primer poemario. Escribir y publicar un libro ha sido siempre, y así es hasta la fecha, el sueño de mi vida. Tengo 20 años, escribo relatos y poesía. Llevo con un libro en las manos desde que aprendí a leer, y a día de hoy la lectura es uno de mis mayores vicios. Tanto es así que ya no tengo sitio para todos, así que voy invadiendo estanterías allá por donde paso. 

'Diamante en bestia' es el apodo que me puso mi gran amigo y prologuista, Diego Heras, cuando nos conocimos. Y a decir verdad, creo que encaja a la perfección con el contenido de este libro. En él reflejo la parte más tierna de mi vida, así como la más oscura, junto con mis miedos más profundos, abro totalmente mi dolor, mis alegrías, mis temores... Pues quiero haceros partícipes de ello. Espero que os guste el paseo que he preparado por lo más profundo de mi ser, haceros sentir identificados, mover algo en vuestro interior, a través de la poesía, con sinceridad."



NI RETIRADA NI RENDICIÓN

Rota.
Inmóvil.
Indefensa.
FUERTE.
Cada paso es una victoria.
Cada fallo,
cada caída,
es una razón más para seguir.
Este cuerpo maltratado
no admite la rendición.
Aunque el dolor intente frenarme.
Aunque mis piernas no colaboren.
Aunque me muera por dentro.
Aunque todo vaya en mi contra.
Cuando nadie cree que es posible
seguir avanzando es necesario.

Rendirse no es una opción.





Escribiendo en el metro..

Me mira una chica triste y sombría,
su sonrisa del revés fue alguna vez deslumbrante
y maravillosa.
La mirada se le cae por los extremos,
la primavera de sus ojos hoy, es un gélido invierno.
Bajo su camiseta se intuye el escarlata,
tiene el corazón herido de muerte.
Necesita puntos urgentemente.
Gota a gota se desangra ante mis ojos,
muy lento...
Su gesto no cambia,
impasible.
Quiero decirle que el dolor y el sangrado cesan.
Quiero estar cerca.
Avanzo.
La alcanzo.
Choco contra mi reflejo
y lloro.






Llega la madrugada, con ella mis demonios,
Quieren enamorar hadas, quieren cautivar, melosos,
Cariñosos enredando pensamientos,
Cautelosos, cuidando de esos te quieros
Que lanzas al aire, tan lejos,
Que llegan a mi corazón, y dan de lleno
Como en una diana, ganas el juego.
Distancia entre nuestros brazos, yo te acuno aún así en mi regazo,
Lágrimas nublan mi vista, dolor, amor, ternura,
Para todo hay cabida, soy un corazón sin fondo,
No hay doblez, no hay aristas.
Sinceridad pura que se entrega en cada visita…
Habitas en mi mente, enraizaste en mi interior,
No conseguiré jamás echarte
Por mucho dolor que inflijas a este tierno corazón.
Kamikace si quieres llamarme,
Te amo puramente, no es sano tal libertinaje.
Llevo las leyes del amor a mi manera,
Juego limpio mi batalla, amar para mi no es condena.
Bendito el día que topé contigo,
Ojalá antes, ojalá siempre, ojalá… Suspiro.






Adiós inspiración..
Folios arrugados esparcidos por el suelo de mi habitación.
La lírica hoy se atasca en la punta del bolígrafo, se niega a abandonar mi mente.
Versos danzan en mi cabeza, se acumulan.
Patrones a medias esparcidos por el suelo de mi habitación.

Rítmicas cadencias en mis oídos,
de fondo, la plancha resopla al acariciar los cuellos de una camisa.
Amor prohibido entre electrodoméstico y prenda.

La tarde pesa. Caen las luces y quedo a oscuras.
La oscuridad no me abraza como de costumbre.
Mece en mi interior los versos,
impidiéndome atraparlos entre barrotes de tinta,
se pierden entre mis pensamientos.





Odio...

...ser siempre "la buena"
...que se me queden pegados los olores, tales como el humo de tabaco o las colonias.
...ser yo la que llora.
...llorar cuando me abrazan.
...que me abracen cuando voy a empezar a llorar, porque lloro más.
...moquear cuando lloro.
...su indiferencia, y mi implicación...






Fruto de madrugadas sin fin
El reloj avanza,
las horas pasan,
el rey de corazones me sonríe desde la baraja.

Pasan los días,
llega el invierno,
y yo sueño con ÉL y su otoño eterno.

Hojas suspiran
al ser pisadas,
música escondida
tras mis pies de hada.

Miradas furtivas,
cortina de pelo.

Febrero, tú y yo,
lo que deseo.

Pareados simples para decirte que te quiero..

Febrero y Marzo,
Junio y Octubre.
Qué más da el mes,
da igual la urbe.
Madrid, Málaga , Sevilla o Cartagena,
tan sólo sé,
que tú me llenas...




Compañero poeta desde el abismo de los libros
Ángel González,
de profesión
compañero en las reflexiones.
Todo un fin de semana con él,
y lo único que saco en claro es
que quiero ser alga enredada en tus pies.
¿De lo mío?
He pensado más bien poco por no decir nada...
Bueno vale, algo sí..
También he improvisado,
y me han salido dos temas así,
con la bobada.





Recuerdos..
Añoro las noches de lírica,
versos enteros desfilando ante mis ojos,
litros de tinta derramándose por el cuaderno,
situaciones límite convertidas en poética.

Enlazando palabras por el patrón del papel cuadriculado,
gritándole al folio angustiada
"ésta es una noche más que él no duerme a mi lado".
Soñándote de forma clandestina,
echándote de menos, sobre mi cama
abrazándome las rodillas acurrucada en una esquina,
suplicándole a la pantalla del ordenador, "por favor que no se vaya..".

Así fluyó mi verano,
noches eternas hablando contigo,
compartiendo tantas horas,
siendo en mi mente algo más que un amigo...

Por el día
soñar con la noche,
y los pequeños placeres
que la oscuridad ofrecía.
Me sobraba la compañía..
Me sobraba todo que no fueras tú..
Llegó Septiembre y mi traslado,
llegó dar dos pasos más, y por fin tenerte a mi lado.
Llegó ese bendito momento,
y con él, de la mano,
la despedida, y nuestro lamento.

Llegó tu marcha y mi soledad.
Unos días muy raros fueron aquellos...
Te eché muchísimo de menos,
lo digo con sinceridad...

Única la complicidad que tengo contigo,
aún me parece magia aquella tarde en el Retiro...
Aún recuerdo el momento en que me enamoré de Madrid,
tú estabas allí conmigo, me dabas la mano, yo era feliz...
Yo era feliz contigo...






.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada