miércoles, 13 de abril de 2016

BERTRAN DE BORN [18.419]



Bertran de Born

Bertran de Born nació en la masión señorial de Born de Salagnac, Périgord en 1140 y falleció en Dalón, Dordoña, en 1215. Fue un soldado occitano y trovador.
Fue vizconde de Hautefort. Poseía castillos entre Limosin y Périgord. Luchó con su hermano Constantino por la posesión única de la herencia familiar. También tuvo problemas con el rey Enrique II de Inglaterra y con sus hijos. Dante le describe en el infierno con su cabeza entre las manos como castigo. Bertran acabó sus días en el monasterio de la abadía de Dalón.

Empezó por expulsar a su hermano Constantino del importante castillo cercano de Autafort, cuyo señorío había pasado a compartir, y luego se puso a guerrear contra Enrique II Plantagenet, rey de Inglaterra, empujando a la rebelión, junto con los barones aquitanos y potevinos, al hijo mayor de Enrique II, el ‘’joven rey’’ Enrique el del Cort Mantel, envidioso de su hermano menor Ricardo Corazón de León, convertido efectivamente en duque de Aquitania y conde de Poitou.

Después de la muerte del joven rey, que le inspiró un planto (elegía) cuya belleza formal nos conmueve todavía hoy, se reconcilió con Enrique II y con Ricardo.

Bertrán de Born era el tipo perfecto de barón feudal, que no piensa más que en aventuras y batallas, no por patriotismo, sino por necesidades económicas y venganza personal. Era el cantor apasionado de la guerra, y sus serventesios políticos, que narran las desgracias de sus protectores, los Plantagenet, lo colocan entre los más grandes poetas de su género. Sin embargo, la mayor parte de su obra son canciones de amor y, conforme al estilo trovadoresco, ensalza la belleza de su amada. Esto, junto con su seducción intelectual, le produce un joi (gozo), inigualable a cualquier bien terrenal:


V

"Al gen parlar que·m fetz et al bel ris, quan vi las dens de cristau e·l cors graile, deljat e fresc e lis, trop ben estan en bliau, e la colors fo frescha e rosana, retenc mon cor dintz sa clau. Mais aic de joi que qui·m des Corrozana, quar a son grat m'en esjau".

Retuvo mi corazón bajo su llave con el gentil hablar que me dedicó y la bella sonrisa, cuando vi sus dientes de cristal y su cuerpo grácil, esbelto, fresco y terso, tan oportuno en el brial, y el color era fresco y rosado. Tuve más gozo como si alguien me hubiera dado Corrozana [Korosan, provincia de Persia, es decir, lugar remoto y de gran precio], porque me hace feliz.

Bertran de Born, BdT 80, 19. Ges de disnar no fora oi mais matis (vv. 33-40).

Se conservan cuarenta y siete composiciones de fechadas entre 1181 y 1196, lo cual le convierte en uno de los trovadores más prolíficos de la época. Sólo una cuenta con su correspondiente notación musical.

Como el sensible Bernart de Ventadorn, este condotiero menesteroso y sin escrúpulos se hizo monje en el monasterio de Dalón, donde murió poco antes de 1215, dentro de la orden del Císter.

Sabido es que Dante le otorgó, al condenarlo en la Divina Comedia, un lugar inmortal. Lo encontramos en el noveno foso del octavo círculo con los sembradores de discordias (canto XXVIII del Infierno), en el contrapasso.

En el Infierno de Dante, el cuerpo de Bertran de Born es separado de su cabeza por intentar dividir un padre de su hijo (ilustración de Gustave Doré)

Y para que tú de mi noticias lleves,
sabe que soy Bertrán de Born, aquel
que dio al joven rey malos consejos.
Yo hice al padre y al hijo entre sí rebeldes;
no hizo más Aquitofel a Absalón
y a David con sus perversas sugerencias.

Porque separé a tan unidas personas,
separado llevo mi cerebro, ¡desgraciado!,
de su principio que está en este tronco.
Así se cumple en mí la represalia5 .

También fue elogiado por Petrarca, quien llegó a imitarlo en alguna canción. Posteriormente, fue reconocido como uno de sus poetas favoritos por T. S. Eliot y Ezra Pound.

Bertran de Born es citado en el libro de Paul Auster Invisible (editorial Anagrama), donde se sitúa al poeta en el infierno al igual que hiciera Dante.



Me agrada el alegre tiempo de pascua

I

Me agrada el alegre tiempo de pascua,
que hace que vengan las hojas y las flores:
y me agrada oír la alegría
de los pájaros que hacen tintinear
su canto por el bosque;
y me agrada ver en los prados
levantadas las tiendas y pabellones;
y tengo gran alegría
al ver en el campo alineados
caballeros y caballos armados.


II

Me agrada que los batidores
hagan huir a la gente con sus bienes;
y me agrada ver venir tras ellos
muchas gentes de armas todos juntos;
y me agrada en mi corazón
ver castilos fuertes asediados,
muros derrumbados y rotos
y ver la hueste en la orilla,
rodeada de fosos
con estacadas de fuertes y apretados palos.


III

Del mismo modo me agrada el señor
cuando es el primero en atacar
a caballo, armado y sin miedo,
que así hace que se enardezcan los suyos
con valiente ánimo.
Y cuando el combate se ha entablado,
todos deben estar dispuestos
a seguirlo gustosos,
pues nadie es apreciado en nada
hasta que ha dado y recibido muchos golpes.


IV

Mazas y espadas, yelmos de colores,
escudos que se rompen y despedazan,
todo lo veremos al entrar en el combate
y a muchos vasallos golpear juntos,
por lo que vagabunadearán
los caballos de los muertos y de los heridos.
Y cuando haya entrado en la batalla, cada noble
no pensará sino en cortar cabezas y brazos,
que más vale muerto que vivo vencido.


V

Os digo que no me agrada tanto
comer, beber o dormir
como cuando oigo gritar: "¡A ellos!"
por ambas partes y oigo relinchar
caballos vacíos en la sombra
y oigo gritar: "¡Socorro! ¡Socorro!"
y veo caer por los fosos,
en la hierba, a grandes y pequeños
y veo los muertos que por los costados
tienen las astas y los cendales.


VI

Nobles, empeñad
castillos, villas y ciudades
antes de dejar de combatiros.


VII

Papiol, de grado
ve, rápido, a Sí y No
y dile que hace mucho que están en paz.


Bertran de Born, vizconde de Hautefort (Born de Salagnac, Perigord, c.1150-Dalon, c.1215), Poesía de trovadores, trouvères, minnesinger, antología y traducción de Carlos Alvar, Alianza Editorial, Madrid, 1981



Be·m platz lo gais temps de pascor

I

Que fai folhas e flors venir,
E platz mi quant aug la baudor
Dels auzels que fan retentir
Lor chan per lo boschatge,
E platz mi quan vei por los pratz
Tendas e pabalhos fermatz,
E ai grant alegratge
Quan vei per champanha renjatz
Chavaliers e chavaus armatz.


II

E platz mi quan li coredor
Far las gens e l'aver fugir,
E platz mi quan vei apres lor
Granre d'armatz ensems venir,
E platz mi en mon coratge
Quan vei fortz chastels assetjatz
E·ls berris rotz e esfondratz
E vei l'ost el ribatge
Qu'es tot entorn claus de fossatz
Ab lissas de fortz pals seratz.


III

E altresi·m platz de senhor
Quant es premiers a l'envazir
En chaval armatz, sens temor,
Qu'aissi fai los seus enardir
Ab valen vassalatge,
E pois que l'estorns es mesclatz,
Chascus deu esser acesmatz
E segre·l d'agradatge,
Que nuls om non es re prezatz
Tro qu'a maintz colps pres e donatz.


IV

Massas e brans, elms de color
E scutz trauchar e desgarnir
Veirem a l'intrar de l'estor
E maintz vassals ensems ferir,
Dont anaram aratge
Chaval de·ls mortz e de·ls nafratz;
E quant er en l'estorn entratz
Chascus om de paratge,
No pens mas d'asclar chaps e bratz,
Que mais val mortz que vius sobratz.


V

E·us dic que tan no m'a sabor
Manjar ni beure ni dormir
Com a quant aug cridar: A lor!
D'ambas partz, e aug ennir
Chavaus voitz per l'ombratge,
E aug cridar: Aidatz! Aidatz!
E vei chazer per los fossatz
Paucs e grans per l'erbatge,
E vei los mortz que pe·ls costatz
An los tronzos ab los sendatz.


VI

Baro, metetz en gatge
Chastels e vilas e ciutatz
Enanz qu'usquecs no·us guerrejatz.


VII

Papiols, d'agradatge
Ad Oc-e-No t'en vai viatz;
Dijas que trop estan en patz. 







.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada