domingo, 17 de abril de 2016

HANNA FIGUEROA [18.466]


Hanna Figueroa 

(Tepic, Nayarit, México, 1988). Estudió la Licenciatura de Psicología en la Universidad Autónoma de Nayarit. Ha publicado en distintas revistas literarias nacionales e internacionales. Formó parte de la Dirección Editorial y Creativa de la revista literaria La Jerga (2009 - 2014). Ha colaborado en la realización de fanzines culturales, de eventos artísticos-culturales, de propuestas e intervenciones literarias y en el desarrollo de talleres literarios para generar escritores. Se capacitó en la Formación de Empresas Culturales. Ha participado en múltiples talleres, encuentros de: escritores, de revistas, de editoriales independientes y en coloquios de escritores. En julio del 2015 se publicó su primer poemario bajo el título “Fauna Limítrofe”. Fue becaria del Programa de Estímulos a la Creación y al Desarrollo Artístico de Nayarit del periodo 2014-2015.




Fauna Limítrofe, 2015
CONACULTA / PECDA NAYARIT
ESTE LIBRO FUE ESCRITO CON EL APOYO DEL PECDA ENTRE 2014 Y 2015




CONEJO

La soledad se escribe
cuando uno de los pies
vuela hacia delante del otro
cómo iremos a ese lugar
si sólo existe cuando sueñas
si no hay conejos en la calle
si los niños aprenden 
        a sacarse el corazón.




PERRO
                                                  A Yayo
El perro atento y
a mí me duele el presente
el corazón late 100 veces por minuto
100 X 60 X 24
144 mil veces se nos desgastan los latidos
la frontera es el vacío
uno cae de golpe en la vejez 
como si fuese agua estancada
sumergirse es desnudar el cuerpo en un paredón
Él ladra y
a mí me duele el presente
estando tumbada 
con los ojos cielados
un mar de buganvillas me cubre
el tiempo juega conmigo

         TIC TIC avanza
TAC TAC retrocede

El perro persigue y
a mí me duele el presente
cuando se llena de fantasmas
el pálpito se presiente en el viento
el sol se disuelve en un trago de agua
El pero muerde y
a mí me duele el presente
que juega de un cordel
tráiganme el hacha
trocemos
el v-a-i-v-é-n




EL ZOPILOTE

No se elige
la carcajada que disloca el alma
o la soledad que se estanca en el pecho
no se elige ni el mar que nos cubre
ni los hilos de sol que nos atan las manos
una vez más estoy donde Ícaro cayó 
la calma es un foco a punto de fundirse
¿dónde quedó la frontera?
el olor a naranja me invade 
y no la encuentro
ni puedo encontrarme 
busco en los cajones
en el periódico doblado
y en los 15 centímetros bajo la tierra
lo ficticio es la nube
sólo busco cuando estoy en picada
       el corazón vuelve a gruñir




POLILLA DE LLUVIA

El miedo a los fantasmas
nos hace rezar




ÁGUILA

Somos águilas de dos cabezas
vivimos a dos tiempos
el presente y el recuerdo
el presente y el anhelo
el recuerdo y el anhelo
se vive a medias




JAGUAR

Quédate aquí conmigo
en medio de este llano macerado
a ver cómo las gotas tocan
la ranura de las nubes
a ver cómo se lleva el color incandescente de las flores
y el olor espeso a tierra húmeda

Quédate aquí conmigo
para llamarte a voces mudas
encontrarte en el viento del sureste 
desenterrarte       del paso aurífero del jaguar
y ver cómo los hombres se disuelven en el frío

Quédate aquí conmigo
a descubrir la sórdida contemplación
donde brota el paraíso




COLIBRÍ

Yo siempre temí a la longevidad 
nací ave                    breve animalidad
dejé lo que creí me alargaba la vida
dejé la mirada soleada
de soplar los dientes de león
de espolvorearlos como esporas
de rayar el viento con la mano
de reír a carcajadas
dejé de coger por más de un año
buscando mi propio silencio
       hasta en las sombrar
nunca dejé de ir agitar 
pero caí
en 
  picada
          hasta
     el
        s
          u
            e
              l
               o




VÍBORA  

La tarifa del taxi siempre está en alza  
desperté hoy a tu lado 
preferí quedarme anoche 
te doy la espalda 
fijo la línea trasatlántica de mis vertebras  
       a tus ojos cerrados  
víbora que asciende  
toda la correspondencia ha llegado en el  
navío de las rodillas  
mi futuro está en el hueco de tu axila  
llamé tantas veces con una lata vacía  
como si se tratara de un puente de camellos  
       que me lleva a ti 
la poesía te conserva intacto 
y pienso con un movimiento  
en que ya no usaré tacones  
mientras           la albahaca florece 




COCODRILO 

Quisiste amar a los trece 
y él se convirtió en el garabato del ciego 
a los dieciocho supiste que hay llantos chiquitos 
a los veintiuno que la sonrisa fingida   
       se nota en la quijada 
que se entierra         a una de tantas realidades 
que al camposanto se llevan flores 
pero en casa se llora            hálito sin idioma 

Quisiste amar a salvo 
pero se danza para extraer el jugo de uva 
el amor se esconde debajo de los 
       párpados del cocodrilo




HIENA  

Me puse a dormir 
para ver si la muerte cedía  
pero el cuerpo continúa con los espasmos  
vi a la hiena bautizar su alimento  
y pensé con una sonrisa  
que por lo menos ella me extrañaría  
sin alimento 
mi ausencia le pertenece 
todo lo demás continúa 
estricta regularidad 




LECHUZA  

Mi abuelo era de la generación  
donde nacían en su propia casa 
con sábanas tibias  
y flores en la mesa 
él lo hizo en una de huéspedes  
ahí vivían temporalmente  
su madre se sujetaba de los barrotes  
la cama se hundía cual piélago  
       donde se trenza la mañana  
y le daba paso al nacimiento 
con los colores del atardecer en la voz 
afuera del cuarto hacían zanja los vecinos 
la lechuza aguardaba en la ventana  
sempiterna vigilancia  
que duró toda su vida 
el tiempo que tardón en envejecer mi abuelo 
fue el tiempo paralelo de la extinción 
hoy se nace en hospitales 
la lechuza mutó a enfermeras    a epidurales 
a paredes desinfect adas 
a olor antiséptico            a doctores 
a látex             a incubadoras     a cesáreas  
la lechuza es el brinco generacional 
ya no se nace en casa 





.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada