martes, 8 de marzo de 2016

MELISSA ALLEMANT [18.212]


Melissa Allemant

(Perú, 1981)
Poeta, actriz y comunicadora social. Melissa Allemant inicia su carrera artística a los 15 años. En el año 2003 recibe el primer premio en el certamen de poesía “La casa de cartón” organizado por la Universidad de Lima. Ocho años después entrega “La Noche Abundante” (2011), poemario maduro resultado de su experiencia “nómada”. Las vivencias  en países como Guatemala y Mozambique revelan una voz profunda que se reconoce extranjera y testigo de su propia historia.

La autora ha representado al Perú en diversos festivales y encuentros de poesía en Puerto Rico, Panamá, Costa Rica y Guatemala. En su faceta de actriz, Melissa estudió teatro con maestros de Chile, Cuba, Estados Unidos, Korea, México, Nicaragua y Perú. Ha actuado e impartido clases en diversos países de América Latina y en la actualidad estudia en la facultad de Artes Dramáticas de la Universidad de Costa Rica (UCR).

Como comunicadora social cursa estudios de maestría sobre desarrollo comunitario sustentable en la Universidad Nacional de Costa Rica (UNA) y gran parte de su vida profesional  ha trabajado en tema de ayuda humanitaria y preparación para desastres con organismos internacionales de las Naciones Unidas y la Cruz Roja Internacional.

Sobre Siembra  

Así como el trabajo de cultivo no se limita al hecho de plantar semillas oportunamente, Siembra es una suerte de proceso completo, en el cual Melissa Allemant muestra distintos momentos de esa relación “mujer – tierra”, con la que aborda el camino hacia el interior humano. Una aparente fragilidad se convierte aquí en fuerza transformadora, en ojos que notan las aparentes insignificancias de la humanidad y en una piel que percibe lo supuestamente desechable, y lo convierte en abono para la vida. Siembra es sabiduría, transmutación y energía vital, conjugadas en poemas profundamente íntimos que trabajan en complicidad con quien emprende esta lectura desde lo personal para encontrarse con lo universal.

Costa Rica resultó fértil para la escritura de Melissa Allemant, tal como lo evidencia en "Siembra",  libro que está por aparecer gracias a  la colección Calibán de la editorial Lustra. Melissa, quien actualmente vive  en ese mágico país del Caribe, viene escribiendo su tercer libro , estudia Arte Dramático en la Universidad de Costa Rica, practica tai chi taoísta y, hace unos meses, completó una maestría en Desarrollo Comunitario Sustentable. 



La mosca

Cuando era niña
las viejas del barrio decían
que si una mosca nocturna
volaba dentro de la casa
alguien se iba a morir

Desde entonces
me asustaba verlas
o peor aún
escuchar el zumbido
cuando la luz
estaba apagada

Un día
recién comenzados mis ocho años
una mosca
rozó mi cara

Así que pensé

me voy a morir

(El cielo
había perdido ya
el morado del ocaso.)

Desde entonces
al despertar
observo mis manos

y me pregunto

cuándo se pondrán

como las de mi abuelo

tiesas
heladas




Ritual en primavera

Vamos mujer
toma de una vez
esos pequeños cuerpos

reconócelos
ahogando en la arena
los gemidos 
que contengas
aquéllos que se formaron
en las cuevas 
de tu propia historia

Preséntate desnuda 
ante la lluvia
abre el corazón
que es tu boca
e impulsa tu aliento
para abrazarles la sangre 
por última vez

Besa sus labios
acaricia la agonía
que emana de sus poros
enjúgales el sudor

Por fin
haz nuestro entierro
en leche fértil

y canta




Siembra

Así se titula el segundo poemario de Melissa Allemant, el cual tiene como punto de partida la sangre menstrual. La regla se esconde y es tabú, pero ella la aprovecha como fuerza creadora, ritual mágico y posibilidad de encuentro.  Para disfrutar conectándonos con las raíces. 




Menstruación

Hoy

pongo mis alas
a merced

del ciclo lunar


De cuclillas

caen gotas
de sangre tibia

Ofrezco Siembra  

en tierra
de mis abuelas




Maestra del aire

Quiero ser débil
para que entren en mí
criaturas oscuras
demonios
y las sombras
que no logran reflejarse

Los recibo amando
con las palpitaciones
de mi abdomen
con la circulación del oxígeno
entre mis flujos internos

Aquí les dejo
mi cuello ingenuo
pruébenme
tengo sabor a cereza
a melocotón
y a invierno

No pondré resistencia
tomen mi carne desvaída
es simple
finita

Envuélvanme
con ramas
de calor equívoco
que yo tragaré
los sorbos de toda humanidad
no reconocida

Conecten sus fuerzas a las mías
llenen bocanadas de miedo
en mis riñones
rían sobre la consistencia
de mis huesos

Vengan todos
les aguardo
con la coronilla abierta
y la naciente de la luna llena
florecida
entre mis dedos



Clítoris

En el mundo hay 135 millones de mujeres 
que han sufrido alguna forma 
de mutilación genital femenina.
OMS



Una niña desnuda 
extirpada
de sí misma
ciega mis heridas

La rodean hombres 
que sostienen 
sus piernas 
abiertas

Escucho un trueno 
convertirse
en llanto 

Bebo su pánico 
una navaja
y las arrugas de su cara

ahogándome







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada