sábado, 19 de marzo de 2016

GUILHEM DE BERGUEDAN [18.263]


Guilhem de Berguedan

Guilhem de Berguedan o Guillermo de Berguedá (1130? -1195/1196) Es el trovador catalán del que nos han llegado más textos. Aparte de la información que nos ofrece la vida de Guillermo de Berguedá que se encuentra en los Cancioneros, lo que podemos conocer sobre el trovador nos llega a través de documentos de la época y de sus propias composiciones.

El vizcondado de Berguedá dependía del condado de Cerdaña y las primeras noticias que se tienen de los vizcondes son del siglo X. En el año 1131 aparece documentado Guillermo de Berguedá, padre del trovador, con motivo de rendir homenaje a Huguet de Mataplana, del cual tenía un feudo, y en 1138 aparece la primera mención del trovador, cuando se ve su firma infantil junto a la de su padre en un documento oficial. Escritos posteriores indican que tenía tres hermanos más pequeños: Ramón, Berenguer y Bernardo. Posiblemente la infancia y juventud de Guillermo de Berguedá transcurrió como la de otros personajes de aquella época: un tiempo de formación tanto en el aspecto físico como cultural en una Cataluña que estaba todavía en proceso de formación, con estrecho contacto con los territorios occitanos, y en que las disputas internas que se iban alternando con las guerras con los sarracenos eran el marco de fondo.

Algunos sirvientes nos dan noticia de su encarcelamiento por varios delitos antes de 1175, pero esta fecha es la que marca de forma clara su vida posterior. El 3 de marzo de este año mató a traición, es decir, de forma no honorable, a Ramon Folc, vizconde de Cardona, personaje que debía odiar profundamente al trovador, ya que éste le había insultado y humillado en varios sirventeses, y contra el que debía haber utilizado el gran poder que tenía en Cataluña y en la corte del rey Alfonso I, sin otros resultados que hacer aún más virulentos los ataques del trovador y llevarlo finalmente a la muerte. Las consecuencias del asesinato fueron inmediatas, Guillem Ferrer tuvo que esconderse y huir, finalmente, de Cataluña y, además, fue desposeído del título de vizconde que le correspondía como hijo mayor, aunque heredó las posesiones familiares, de las cuales nunca pudo disfrutar con tranquilidad. Durante siete años no se encuentran referencias del trovador, aunque podemos imaginar su vida de fugitivo, sin amigos que la ayudaran, por temor a las represalias que podían sufrir y quizás también debido, si realmente es verdad lo que indica la Vida del Cancionero, a la costumbre de Berguedá de no respetar esposas, hijas y hermanas, parece que sólo hizo excepción con Arnau de Castellbò, con quien Berguedà mantuvo una relación constante, y a quien ayudó y defendió en varias ocasiones. Sin embargo, parece que el trovador podía haber reunido en esta época un pequeño grupo de hombres que actuaban fuera de la ley por el territorio catalán. También es de esta época el peregrinaje que hizo a Santiago de Compostela.

Durante la década de los 80 se vuelve a encontrar documentación sobre el trovador. Así en el testamento de su padre, el 1183, consta como heredero de los castillos de Madrona (conocido como Castillo Berguedá), Casserres, Puig-reig, Espinalbet y Montmajor y el feudo que tenía por Hugo de Mataplana. A través de algunos sirventeses del gran trovador provenzal Bertran de Born, que era buen amigo suyo, conocemos la enemistad que tuvo con el rey Alfonso I, aunque el año 1185 y siguientes parece que había hecho las paces con el monarca, ya que consta en varias ocasiones en su cortejo, como en la entrevista que el monarca celebró el 14 de abril de 1185 al castillo de Najac de Roergue con el rey y también trovador Ricardo I Corazón de León, en aquel momento duque de Aquitania y conde de Poitiers y más tarde rey de Inglaterra (1189), para reforzar su alianza contra el conde de Tolosa. Del 1187 se conserva el testamento original de Guillermo de Berguedá, en el que deja el castillo de Puig-reig y el lugar de Fenollet en la Orden del Temple, mientras que el resto de posesiones, excepto algunos bienes menores que tendrán que ir a la Orden del Hospital, pasarán a su hermano Berenguer, que deberá dar una cuarta parte a Bernat. Todo lo retendrán los frailes del Temple hasta que sean pagadas las deudas que el testador había contraído. El testamento nos indica, como ya hemos insinuado, el poder feudal y económico del trovador: cinco castillos con caballeros y vasallos y las tierras correspondientes, varios lugares y masías en el Alto y Bajo Berguedá, feudos en la Cerdaña, y derechos a Caldes y Sentmenat del Vallés. El documento también nos permite deducir que no se había casado y que no tuvo descendencia directa reconocida.

Después de firmado el testamento desaparece de la mesnada y lo volvemos a ver enemistado con el rey Alfonso I, a quien satiriza en un sirventés. El 1190, Guillermo de Berguedá ofendido con el rey y odiado por el arzobispo de Tarragona, anuncia en un sirventés dirigido a su amigo Arnau de Castellbò que se dirige a la corte de Alfonso VIII de Castilla, en ese momento aliado al rey de Navarra contra Alfonso de Aragón. Los últimos años de vida del trovador se caracterizan por su intervención en las luchas feudales en territorio catalán, principalmente en las que tuvieron el vizconde Arnau de Castellbò y Ponç de Cabrera contra el rey y el obispo y el conde de Urgel. En el año 1195, su amigo Bertran de Born, que como él había luchado y provocado muchas discordias, manifestó en un poema su arrepentimiento por la vida que había llevado y pedía a Berguedà que reflexionara sobre el pasado y siguiera su ejemplo. Poco caso de estos versos hizo el trovador, que continuó con sus disputas, aún más solo y más perseguido que en otros tiempos, pero al mismo tiempo más amenazador que nunca. Y tan violentamente como vivió, murió, asesinado por un soldado que seguramente cumplía las órdenes de alguno de sus enemigos. La muerte ocurrió entre 1195 y 1196.

Antología

CANSONETA LEU E PLANA 

Cansoneta leu e plana, 
leugereta, ses ufana, 
farai, e de Mon Marques, 
del traichor de Mataplana, 
q'es d'engan farsitz e ples. 
A, Marques, Marques, Marques, 
d'engan etz farsitz e ples 

Marques, ben aion las peiras 
a Melgur depres Someiras, 
on perdetz de las denz tres; 
no·i ten dan, que las primeiras 
i son e non paron ges. 
A, Marques, Marques, Marques, 
d'engan etz farsitz e ples. 

Del bratz no·us pretz una figa, 
que cabreilla par de biga 
e portatz lo mal estes; 
ops i auria ortiga 
qe·l nervi vos estendes. 
A, Marques, Marques, Marques, 
d'engan etz farsitz e ples. 

Marques, qui en vos se fia 
ni a amor ni paria; 
gardar se deu totas ves 
qon qe·z an; an de clar dia, 
de nuoitz ab vos non an ges. 
A, Marques, Marques, Marques, 
d'engan etz farsitz e ples 

Marques, ben es fols qui·s vana 
c'ab vos tenga meliana 
meins de brajas de cortves; 
et anc fills de crestiana 
pejor costuma non mes. 
A , Marques, Marques, Marques, 
d'engan etz farsitz e ples 



CONSIROS CANT E PLANC E PLOR 

Consiros cant e planc e plor 
pel dol qe·m a sasit et pres 
al cor per la mort Mon Marqes, 
En Pons, lo pros de Mataplana, 
qi era francs, larcs e cortes, 
e an totz bos captenimens, 
e tengutz per un dels melhors 
qi fos de San Marti de Tors 
tro [...] et la terra plana. 

Loncs consiriers ab greu dolor 
a laisat e nostre paes 
ses conort qe non i a ges 
En Pons, lo pros de Mataplana; 
paians l'an mort, mais Dieu l'a pres 
a sa part, qe·l sera garens 
dels grans forfatz et dels menors, 
qe·ls angels li foron auctors 
car mantenc la lei cristiana. 

Marqes, s'eu dis de vos follor, 
ni motz vilans ni mal apres, 
de tot ai mentit e mespres, 
c'anc, pos Dieu basti Mataplana, 
no·i ac vassal qe tan valges, 
ni qe tant fos pros ni valens 
ni tan onratz sobre·ls aussors, 
jas fosso ric vostr'ancesors; 
et non o dic ges per ufana. 

Marqes, la vostra desamor 
e l'ira qu'e nos dos se mes 
volgra ben, se a Dieu plages, 
ans qu'eissisetz de Mataplana, 
fos del tot pais per bona fes; 
qe·l cor n'ai trist e·n vauc dolens 
car no fui al vostre socors, 
qe ja no m'en tengra paors 
no·us valges de la gent truffana. 

E paradis el luoc melhor, 
lai o·l bon rei de Fransa es, 
prop de Rolan, sai qe l'arm'es 
de Mon Marqes de Mataplana; 
e mon joglar de Ripoles, 
e mon Sabata eisamens, 
estan ab las domnas gensors 
sobr'u pali cobert de flors, 
josta N'Olivier de Lausana. 


CEL SO QUI CAPOL' E DOLA 

Cel so qui capol'e dola: 
tant soi cuynde e avinen 
si que destral ni exola 
no·y deman ni ferramen; 
qu'esters n'ay bastidas cen, 
que maestre de l'escola 
so, e am tan finamen 
que per pauc lo cor no·m vola. 

Si Deus me don'alegranza 
e gaug de mon Per-cabal, 
tant hi ferray de ma lança 
entre Qaresm'e Nadal 
qu'En Lenga-moza-de sal 
n'aura enuig e pesança, 
e tuit mei amich coral 
n'auran gaug e alegrança. 

Si mon caval trot'a lega, 
no m'en fal, so·us assegur, 
qu'en tal luec no l'acossega, 
si no trop qui m'en atur. 
Que no·y ha auzberch tan dur 
que mon bran d'acer cossega 
que jos la carn no·l pejur, 
si a Deu merce no pregha. 

Un'e doas e tres et quatre, 
cinc e seis e set e uit, 
m'avenc l'autrer a combatre 
ab ma osta tota nuit, 
e si·m trobes flac ni buit, 
per la fe que·us dey, bel fratre, 
io agra tost mon pan cuit, 
e puis fins de batre. 

Ma hosta no fo pas lota, 
e parec o al montar: 
si no·m tengues a sa cota, 
viatz m'agra fait tombar, 
c'aixi·m fazia plombar 
com si fos una pilota; 
per que fay mal cavalgar 
en bestia c'aixi trota. 




UN TRICHAIRE 

Un trichaire 
pestre laire 
vol que chan, pus suy chantaire. 
Cossirair'e 
mal pessaire 
sera del chan tro l'esclaire. 
De Sensaire 
tro Belcaire 
a sercat lo gualiaire, 
trichan cum fol prezicaire: 
facha s'a·l corona raire. 

Rogier fraire, 
colom vaire, 
per vos vuelh un sonet brayre. 
No pres guayre 
mo vejaire 
si vertat no·us puesc retraire. 
Anc del laire 
vostre paire 
non yssic tal coart d'aire. 
Per tot dizon qu'etz bauzaire 
contra·l servizi Dieu fayre. 

La mesquina 
flair'e grina 
que maystre Rogier enclina, 
tan festina 
e s'aizina 
tro sent la doussor conina; 
de s'orina 
fay mezina, 
e·l con no cessa ni fina, 
qu'en la ciutat peitavina 
se rompet foten l'esquina. 

Dissiplina 
fai en tina 
quan la pot tener sobina; 
ab sa pina 
qu'el trahina 
josta la coa eguina. 
Sa cozina 
vol vezina 
mais que·l mar Sanhta Crestina, 
c'ap son grat ser ni matina 
sos viegz non es ses guahina. 

Res aurana 
Dieus enguana 
cum desfassa·l ley romana. 
Crestiana 
fot sotz vana 
quaranta vetz la setmana. 
Que vilana 
tenc Guiana 
si la colla no·l aplana. 
Quan ditz sa lesson trefana 
sembla mula quan reguana. 

A Serana, 
part Viana, 
fon pres ab una putana. 
D'aital mana 
serquet Trana, 
Sur e Bar e Corrozana. 
Pueys de Grana 
la mejana 
tornet en Valh Sotirana, 
foten per terra d'Ossana, 
qu'anc non la vi mas aurana. 

Sai venc savis, 
colhos blavis, 
per saber quals es peitavis. 
Anc clerguavis 
ni gramavis, 
sarrazis ni amoravis, 
non donavis 
tals culavis 
desobre fort de cons cavis. 
Rogier, grieu auretz bos avis 
si la colla no·us tol clavis. 



ARONDETA, DE TON CHANTAR M'AZIR 

–Arondeta, de ton chantar m'azir: 
qe vols, qe qers, qe no·m laissas durmir? 
Enojat m'as e non sai qe responda, 
q'ieu non fui sans pos qe passei Gironda; 
e qar no·m ditz o salutz o messatge 
de Bon Esper, non entent ton lengatge. 

–Segnier amics, cochan fez me venir 
vostra domna, qar de vos ha dezir, 
e s'ella fos, si com ieu sui, yronda, 
ben ha dos mes q'il vos for'al esponda; 
mas qar no sap lo pais ni·l viatge, 
m'enviet sai saber vostre coratge. 

- Arondeta, miels ti degr'acuillir 
e plus honrar et amar e servir. 
Cel Dieus vos salf qi tot lo mond vironda, 
qi formet cel e terr'e mar prionda; 
e s'ieu hai dig vas vos nuil vilanatge, 
per merce·us prec qe no·m torn a dampnatge. 

- Segner amics, qi·m fez vas vos venir, 
vostra domna, ·m fes jurar e plevir 
qe vos membres la fibla de la gonda 
e·l anel d'aur, q'es ben obs qe s'esconda, 
e qant vos mes la bona fe en gatge 
ab un baizar qe n'agues d'avantage. 

- Arondeta, del rei no·m posc partir 
q'a Tholoza no·l·m convenga seguir; 
mas ben sapchatz Mon Jordan, cui qe·n gronda, 
en mei lo prat, pres l'aiga de Garonda, 
derocarai davan totz en l'erbatge, 
e non cug dir orgoil ni vilanatge. 

- Segner amics, Dieus vos lais ademplir 
vostre talan, q'a mi non pot fallir, 
qan m'en irai, q'om no·m pel o no·m tonda, 
............................................................. 
e qant sabra q'es en estrangn regnatge, 
ben l'er al cor greu e fer e salvatge. 




QAN VEI LO TEMPS CAMJAR E REFREZIR 

Qan vei lo temps camjar e refrezir, 
e non auch chans d'auzels, voutas ni lais 
que fassant bosc ni conbas retintir, 
ni fuoilla vertz no·i par ni flors no·i nais, 
per q'alz mendics trobadors e savais 
camja lor votz per l'invern qe·ls tayna, 
mas eu sui cel que no·m volv ni·m biais, 
tant ai de joi per freich ni per calina. 

Amors mi saup plan a sos ops chausir 
qe·m trames joi al cor, q'ieu sui gais, 
e saup c'amar sabria e gauzir 
e gen parlar don midonz valgues mais, 
e comenssar ardidamen asais, 
so q'ad amor es veraia mezina; 
e parec ben qan la bella·m de·l bais, 
don non envei duchessa ni reina. 

Ab entresseins qe·m fetz, qu'eu non aus dir, 
mi fetz plus gauch que qi·m dones Roais; 
mas non per tant q'ieu no·il aus descobrir, 
que mandat m'a que no'm hiesca del cais 
mas en chantan, et d'aisso no m'eslais; 
que cen chantars n'ai faitz en tremolina, 
e tals mil motz q'enqer un non retrais, 
ni no·m sove co·is mou ni cum s'afina. 

E vos, dompna, c'avetz faich obezir 
vostre ric pretz als pros et als savais, 
pensatz de mi, e no·m laissetz morir, 
e sostenetz una branca del fais; 
c'amars ses pro non es fruitz que engrais, 
c'al plus cortes fai magrezir l'esquina. 
E pois vos plac q'az amar vos m'atrais, 
be·m degratz dar de vos luoc et aizina. 

E per so prec celliei qe·m fai languir 
qe·m fassa tant que ma dolor m'abais, 
dond pert maint jorn lo manjar e·l dormir, 
alqes per joi et alqes per esmais, 
e non per tant c'anc no·m menti ni·m trais: 
tant tem l'amor qe·m ten en disciplina! 
E s'il tant fai que d'amar mi se lais, 
l'arma·is n'ira vergoignosa et enclina. 

Canssoneta, si·us saupesses formir 
d'intrar en cort o offrir en palais 
et a parlar ab midonz, cui desir, 
pregera vos, que coita m'es et ais, 
a la bella, cui soi fis e verais, 
m'anassetz dir, puois tanta gens l'aclina, 
qe·il mieiller es del mon e que val mais: 
meraveil me cum mon cor non devina. 

(Del llibre Les poesies del trobador Guillem de Berguedà. Barcelona: Quaderns Crema, 1996) 






.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada