viernes, 18 de marzo de 2016

ANGÉLICA LIDDELL [18.256]


Angélica Liddell

Angélica González, más conocida como Angélica Liddell (Figueras, 1966) es una escritora, directora de escena y actriz española que ha recibido numerosos premios entre los que destaca el Nacional de Literatura Dramática1 y el León de Plata de la Bienal de Teatro de Venecia 2013.

Fue bautizada en la misma pila que el pintor Salvador Dalí, y vivió hasta los siete años en Figueras. De niña escribía historias trágicas, que era una manera de huir de la soledad de hija única que vivía en los cuarteles adonde la llevaba la carrera de su padre militar.

Tomó el apellido Liddell de Alicia Liddell, inspiración del escritor Lewis Carroll para su obra Alicia en el país de las maravillas (1865).

Ingresó en el Conservatorio de Madrid2 que abandonaría tras decepcionarse de los profesores y de la institución para después se licenciarse en Psicología y Arte Dramático. En 1993 fundó, con Gumersindo Puche, Atra Bilis, compañía con la que ha montado numerosas obras. Como dramaturga debutó en 1988, con la pieza Greta quiere suicidarse, que le trajo el primer premio de los muchos que después recibiría. Desde entonces sus obras han sido llevadas a escena en diversos países de Europa y América. También ha escrito narrativa y poesía, así como realizado performances En 2010 acudió por primera vez al Festival de Aviñón, adonde llevó dos piezas, El año de Ricardo y La casa de la fuerza (obra en la que se autolesionaba con cortes en el cuerpo y con la que ganaría el Premio Nacional de Literatura Dramática (2012), y en donde "fue recibida con el público en pie". Igualmente las cinco representaciones que de esta obra se hicieron en el Teatro del Odeón de París fueron recibidas con ovaciones en pie. En 2013 presenta también en el Odeón de París, El síndrome de Wendy, obra ovacionada del mismo modo dentro del Festival de Otoño de la capital francesa.

Dentro de los autores teatrales contemporáneos, surgidos a partir de los años 80, Angélica Liddell es uno de los nombres más valorados, como lo demuestran los variados galardones con lo que ha sido premiada. Su teatro, que huye de toda dramaturgia convencional, tiende a mostrar los aspectos más oscuros de la realidad contemporánea: el sexo y la muerte, la violencia y el poder, la locura, los mitos antiguos y modernos son algunos de los temas obsesivos de su escritura. Javier Vallejo dice que "Angélica Liddell se autorretrata sin pudor, como Frida Kahlo o Charley Toorop. En su página web cuelga periódicamente fotos tomadas en su casa o en habitaciones de hotel donde, vestida, desnuda o disfrazada, transmite soledad, desasosiego y algún relámpago de felicidad repentina" y, a propósito de la representación de Maldito sea el hombre que confía en el hombre, un projet d'alphabétisation (2011), agregaba: "Aunque es autora reconocida, Angélica cautiva, sobre todo, por la manera feroz en que defiende sus textos sobre las tablas: de la palabra hace una bayoneta calada. Cuando carga con ella no hay quién se resista. Frágil, menuda, en escena parece San Jorge y el dragón metidos en un solo cuerpo. Produce empatía y espanto".

Sus obras han sido traducidas a más de diez idiomas.

Puestas en escena

El jardín de las Mandrágoras, 1991; estrenada el 27 de mayo de 1993, en la sala Ensayo 100 de Madrid bajo la dirección de Liddell6
Dolorosa, 1994
Angélica Liddell : You are my destiny (Lo stupro di Lucrezia)
Frankenstein, estrenada el 8 de enero de 1998 en la Sala Cuarta Pared de Madrid7
La falsa suicida, estrenada el 7 de enero del 2000, en la Sala Cuarta Pared de Madrid8
El matrimonio Palavrakis, 2001
Once upon a time in West Asphixia, 2002
Hysteria Passio, 2003
Y los peces salieron a combatir contra los hombres, 2003
Y cómo no se pudrió Blancanieves, 2005
El año de Ricardo, 2005
Boxeo para células y planetas, 2006
Perro muerto en tintorería: los fuertes, 2007
Yo no soy bonita, 2007
Anfaegtelse, 2008
Te haré invencible con mi derrota, 2009
La casa de la fuerza, 2009
Maldito sea el hombre que confía en el hombre: Un proyecto de alfabetización, 2011, espectáculo coproducido por los festivales de Otoño y de Aviñón. Es la primera pieza de su trilogía dedicada a China9
Ping Pang Qiu, 2ª pieza de la trilogía china,9 201210
Todo el cielo sobre la tierra (el sindrome de Wendy), 3ª pieza de la trilogía china, 20139
Tandy 2014, del Ciclo de las resurrecciones.
You are my destiny (Lo stupro di Lucrezia) 2014, del Ciclo de las resurrecciones.

Obras publicadas

Teatro

Haemorroísa, revista Ofelia, 2002
Lesiones incompatibles con la vida, editorial Dúplex, 2003
Tríptico de la aflicción, revista Acotaciones, 2004, de la Real Escuela Superior de Arte Dramático
Mi relación con la comida, Sociedad General de Autores, 2005
Cuarteto para el fin del tiempo. El año de Ricardo, Caja España, 2006
Trilogía. Actos de resistencia contra la muerte, Editorial Artezblai, 2007; contiene Y los peces salieron a combatir contra los hombres, Y como no se pudrió... Blancanieves y El año de Ricardo
Belgrado. Canta lengua el misterio del cuerpo glorioso, Artezblai, 2008
La desobediencia, hágase en mi vientre, Pliegos de teatro y danza Nº 26, Aflera Producciones, S.L, 2008. Incluye cinco textos escritos entre 2003 y 2008:
Lesiones incompatibles con la vida (2003), Broken Blossoms (2004), Yo no soy bonita (2005), Enero (2006-2008) y Ni siquiera el fuego goza de buena salud (2007-2008)
Perro muerto en tintorería: los fuertes; Caos Editorial, 2009.
Dead Dog at Dry Cleaners: The Strong; traducción de Simon Breden; Caos Editorial, 2009.
Perro muerto en tintorería, pieza piblicada junto con la obra de Denis Diderot El sobrino de Rameau; Nórdica, 2008
Frankenstein y la historia es la domadora del sufrimiento, Eugenio Cano editor, 2009
Monólogo necesario para la extinción de Nubila Wahlheim y extinción, Artezblai, 2009
La casa de la fuerza. Te haré invencible con mi derrota. Anfaegtelse, Ediciones La Uña Rota, 2011
Le jour que je suis tombée amourense de la voix de Pascal Rambert. Antes de los 13 ya habré leído a Wittgenstein, editorial Dramangular, 2011
Tríptico de la aflicción. Lesiones incompatibles con la vida, Artezblai, 2011
Maldito sea el hombre que confía en el hombre, un projet d'alphabétisation, Artezblai, 2011
El centro del mundo (La Uña Rota, 2014)

Poesía

Los deseos en Amherst, Ediciones Trashumantes, 2007


Premios

Premio Ciudad de Alcorcón por Greta quiere suicidarse
X Certamen de Relatos Imágenes de Mujer del Ayuntamiento de León por el cuento Camisones para morir
Premio de Dramaturgia Innovadora Casa de América 2003 por Nubila Wahlheim
Premio SGAE de Teatro 2004 por Mi relación con la comida
Premio Ojo Crítico Segundo Milenio 2005 en reconocimiento de su trayectoria
Premio Notodo del Público al Mejor Espectáculo 2007 por Perro muerto en tintorería: los fuertes
Premios Valle Inclán de Teatro (2007), por El año de Ricardo
Accésit del Premio Lope de Vega 2007 por Belgrado
Premio Sebatiá Gasch de Artes Parateatrales 2011
Premio Nacional de Literatura Dramática 2012 por La casa de la fuerza
León de plata de la Bienal de Teatro de Venecia 2013




"EL PERRO

Soy un puto resentido y un puto inadaptado.
Soy un puto actor que hace de perro,
por una puta vez en su puta vida,
después de las cucarachas,
en un Teatro Nacional
porque un perro cobra más que un puto actor."






(De Los Deseos en Amherst, Angélica Liddell, Ediciones Trashumantes, 2007) 



Poemas de Angélica Liddell



Intento hacer una soga con las trenzas            las arañas me observan desde las esquinas sucias      desde lo alto      nunca me importó tener la casa sucia      ni mi corazón sucio      ni mi vagina sucia      pero me duchaba con lejía para no sufrir demasiado

*

No soy más fuerte que una niña en extremo dolor      miro crecer la leche excluida de la acción y la palabra      como si tuviera un rinoceronte sentado en mi cara      aguardo la vejez de la carne sola      ellos no quieren sentirse amados      grito hacia la puerta      orino una angustia insaciable      no soy bella      tú eres el golpe jovencito      si alguna noche limpio la casa de monstruos     nunca tocaré un hermoso cuerpo

*

Soy el lugar del fracaso            para encender la luz he de golpearla      tengo ganas de morirme pero estoy tan alegre      ¿qué otra cosa puedo desear?      los viejos mueren en hospitales horribles      y yo me acuesto en  una casa oscura pero tranquila      rodeada de gente tranquila      como yo      los viejos duermen atados a las camas      y yo me levanto a orinar cuando quiero      muchos se suicidan      es entretenido el programa de televisión      esos viejos cagones      todavía me perfumo   –   huelen bien mis sábanas encenagadas

*

La destrucción del amo y del criado blandiendo hisopos tóxicos      de repente el niño crece y yo me echo a dormir con las hormigas      por allí viene calzando sus botas nuevas un regalo de cumpleaños

*

Gravitando sobre el espino sonríen mis amantes pálidos completamente amnésicos   el día que yo muera no sabrán que he muerto      les arrojo mis vísceras rugiendo de dolor pero no se alteran      ellos sólo ven los copos de nieve      el espino arde

*

Me despierto en la perrera sobre una almohada de excrementos      tan abandonada soy      tan vieja      tan animal perdido      aun así he soñado con sencillas porcelanas

*

Muero ante nadie            sin embargo muero por vosotros  gimnastas del olvido      y también muero para vosotros      para evitaros un encuentro desagradable      en una acera poco concurrida

 *

Me bebo una taza de agua tibia temblando involuntariamente en la habitación de la grasa      resbalo sin muebles      sin luz      tan desproporcionada es mi mortalidad que mi esqueleto puede confundirse  con un esqueleto de ballena

 *

Mula enferma y perfumada ardiente hasta el estrabismo de meninges harapientas      suplicante      desprovista de sueños      reemplazada para siempre por amar de un modo exagerado      la garrapata se hincha

 *

Aventajan en grima mis besos a los besos de viuda      me miran como si yo hubiera estrangulado      los queridísimos apartan mi pie de sus braguetas      rechazan sus propias erecciones      solucionan la calentura y el asco mediante una masturbación superficial

 *

Los ángeles comulgan con la especie humana            pero no existe la felicidad terrestre      se dan cuenta      salvo en las piruletas de los niños      y en el ininterrumpido flujo de movimiento a lo largo de la vía férrea

*

Te hablo como a los muertos            sentada en el borde de la cama      en el borde de la cama mirando la punta de mis zapatos      quisiera estar más cerca de ti      te lo digo      mis zapatos llenos de chinches y de amor      espero a la primavera      los libros se hinchan bajo las bragas húmedas      y exprimo la gasolina de mi  cráneo


*

Si mis pechos fueran propicios para las fieras te escogería a ti     joven inexperto      no pretendo el orgasmo       sino tu precocidad en mi garganta

*

Yo violo a la rata y a todos los animales      porque son débiles y yo soy débil               pero aquel que nunca me amó          era el más fuerte sobre la tierra


*

Huele a muñeco quemado        solamente le he prendido fuego a las cabezas              formaban una familia         eran tan pequeños       tan ridículos        me los podría meter a todos en el útero        ¿cómo explicar la naturaleza que oculto?       hay un salvajismo herido       hay una bestia teatral y patética      hay secretos con lombrices     hay cosas       hay cosas dentro       el peligro de vivir con un litro de gasolina en el cuerpo      arder cualquier día cuando no tenga muñecos cerca         es bella la vida         nada tan hermoso como ver a tu madre envuelta en llamas
  
*

He alcanzado la altura suficiente        para tener bajos pensamientos        guardar a los niños en armarios      soy capaz de trenzarme con dos penes y usar palabras largas         ¿no hueles mi panza de azufre?       los deseos descienden tanto       que rozan el infierno la erección continúa

*

Me orinan en las mangas los chicos de cara angelical      sólo se divierten si me humillan        soporto mejor la burla atroz que el peso de un hombre        todo por la piel        todo por una edad inmadura       algún día silbaré con sus huesos


*

Líbrame de los deseos en esta pensión azufrada   mi cuerpo     de la grúa todopoderosa pende una cabellera        no la he cortado yo      ojalá la hubiera sostenido entre mis labios un instante      ¡no son para mí! ¡no son para mí!        apenas me consideran ya una mujer          tal vez una zorra puerca       puta todavía no dicen  vieja         ni siquiera soy un problema        pero yo amo

*

Escupo en el lecho podrido la soledad      es perfecta     lo dicen mis venas amarillas       menstruaciones azafranadas       será la muerte o el miedo        y yo que aspiro a un final doméstico sin tigres      sin convulsiones       adivino por los gemidos la fruición de otros        memorizo un texto corrupto       me masturbo entre la sangre no lavada

*

Sin hijos que me desprecien        ¿crees que si tuviera un hermano pequeño se la chuparía?        al menos diez años más pequeño que no pase de veinticinco         ¿le chuparía la polla a mi dulce hermanito?        pornográficamente hablando


*

El de la piel rechaza la pasión desordenada de la hembra      los deseos insatisfechos causantes de la desgracia y del canto de los machos cabríos           arrojo piedras contra las piedras        se me han acabado los perros       amor que no es amor       le acerco el pecho a una enfermedad leprosa       nada me llora convenientemente     utilizo la mandíbula del olvido un buen rato para columpiar la lujuria         descansa entre las heces como un lactante

*

Lamed amadísimos y tomad también el vientre de la puta ovejas mías        que fermente vuestro semen primerizo en la taza desportillada        estáis contra mí para que yo perezca       sin embargo yo os amaré hasta el extremo  en compañía de la pantera idiota       allí donde fracasan los sentidos


*

¿Por qué tienes que dañar las cosas?       queridísimo egoísta el feto ya se corrompe en el armario y no es lo único que puedo hacer por ti         firmarás en los hoteles como hijo el cariño de una madre       nunca parece excesivo         no he comprado condones        no quiero que protejas tu polla       no quiero protegerme     soporto los fetos corrompidos en los armarios      soporto todo tipo de infecciones ¿por qué dañas las cosas?      yo soy la herida no te preocupes por la justicia        yaces sobre una mujer impura pero ante los ojos del recepcionista tu candor cubre todos mis pecados        tu edad es perfecta y yo que pensaba que nunca sería madre         el caracol fecunda a la mosca


*

Dentro de ese vestido blanco hay un cadáver       mi enfermera anémica mi pobre enfermera con hígado roto y vodka beso al tuberculoso de la 212       le digo te amaré siempre         la lengua de la enfermera va de boca a boca      entre el tuberculoso y yo transportando un gusano albino oficia el matrimonio          ya que todos vamos de blanco sábana contagiada          es velo y mi novio sin una sola arruga muere en mi laxitud      la enfermera pacta con la fiebre          me marcho a la cama sucia de otro moribundo


*

Frente a la vagina enana los dulces colegios entran en mis muslos        imposible amar si no es delito      alguien tendrá que enseñarles a besar y a plantar estramonio en las palabras simples      voy hambreando hacia tu esperma    amor mi premio como siempre será tu insulto          qué poco soy


textos extraídos de los deseos en amherst





en El centro del mundo (La Uña Rota, 2014)



todo el cielo sobre la tierra

Wendy: Me gustaría sentirme bien.
Completamente bien.
Algún día.
Me gustaría, en serio.
Pero ya ni siquiera sé lo que significa estar bien.
Estoy harta de darle vueltas a eso de “estar bien”.
¿Estás bien?
¿Estás bien?
Qué diablos voy a contestar.
Nunca estoy del todo bien.
Cuando vuelvo al hotel me doy cuenta de que no estoy del todo bien.
Ha terminado el día y no estoy del todo bien.
Aunque he conseguido terminar el día no estoy del todo bien.
Siempre es así.
No es algo dramático.
Es una enfermedad.
He aprendido a tratar este asunto como una enfermedad.
He aprendido a ser una enferma.
Me ha costado muchos años.
Me alivia ser extranjera.
Por ejemplo, extranjera y sola en Shanghai.
En Shanghai siento el alivio de ser extranjera ininterrumpidamente.
Ser extranjera me ayuda a soportar el sentimiento de no pertenencia a la vida.
En general, el sentimiento de no pertenencia.
Shanghai podría seguir siendo ese lugar al que acuden los expatriados.
No importa de dónde o de qué huyen.
De sí mismos, tal vez.
Y entonces puedo estar todo el día en la calle, en Shanghai.
Sintiéndome extranjera.
Cruzándome con los seres humanos más bellos jamás vistos.
Siguiéndolos hasta las puertas de sus casas.
Lo mejor es ser basura blanca en Shanghai.

Y entonces siento todo el cielo sobre la tierra.

En tu propia ciudad es muy difícil sentir todo el cielo sobre la tierra.
Tu ciudad está llena de personas gastadas, ya demasiado conocidas, ya desvelado su sucio interior.
Llega un momento en que sólo conoces a personas tan viejas como tú. Tan repulsivas como tú. Tan deprimentes como tú. Tan agotadas como tú.
Llega un momento en que no se pueden disimular las miserias.
Y las relaciones se pudren igual que la materia orgánica.
De un modo irreversible, en un proceso imparable.

Las relaciones nunca sobreviven a la condición humana.




*

El mundo es una mera organización de mentiras recompensadas.

La efusión de cualquier declaración de amor 
es proporcional al beneficio y a la recompensa. 

Tras una declaración de amor se esconde una gran estafa. 

Tras un halago se esconde un gran traidor.

No creas a nadie. 

Simplemente te estarán diciendo lo que quieres escuchar
para obtener su porcentaje de beneficio.

Y una vez hayan extraído la grasa suficiente,
te mandarán a la mierda para no tener que soportar tus lágrimas,
para poder vender el jabón sin remordimientos. 

A los sacamantecas no les gusta sufrir.







.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada