sábado, 24 de octubre de 2015

RAFAEL CARVAJAL [17.269]


RAFAEL CARVAJAL

Rafael Carvajal nace en Málaga en 1964. Emigra a Estados Unidos en 1976 donde publica los poemarios: "Deep enough to dive in", 1988, Drew Blood Productions Limited, "Dogs and the flowers they piss on", 1990, Drew Blood Productions Limited y "Bucket full of wingnuts", 1991, Drew Blood Productions Limited. Regresa a España en 1995 y empieza a escribir en español lo que le faculta introducirse en el ambiente poético madrileño y leer en diferentes locales de la ciudad.

Últimos libros publicados en castellano:

Misántropo con buen corazón (La única puerta a la izquierda, 2015).
Mi psicóloga me dice que se jubila (Amargord, 2013)

WEB: http://veigaralph.blogspot.com.es/

"Misántropo de buen corazón"



Amor maduro

Presas del amor
Nos dejamos cazar cansados
Ya no tenemos edad para quiebros caprichosos
Ni para jugar al escondite
Ni para besos a medio corazón
O para mitigar el hambre
O para pagar las deudas de juego de la carne
Ya solo queda el amor
Hundirnos en sus arenas movedizas
Buscar una bocanada de aire en su aliento
Somos sus hijos pródigos
Que ya han llamado a todas las puertas
Ya se han tumbado sin éxito en las camas vacías
Que prometían placer
Ya han arañado la arcilla en la ladera
Buscando abrir una cueva
Donde esconder el hielo negro de la soledad
Sin destino
Sin perdón
Ya solo queda el amor
Como una vasija que una vez fue rota
Como la noche en llamas
Como el vino de Caná 
Se acercan las arrugas y las manchas de hígado
La ropa sin moda
Los chismes desdentados
La profundidad absoluta del muermo en el trabajo
Las cuatro estaciones como repetición de un estribillo endemoniado
Solo nos queda el peso de los años
Solo nos queda el amor


No sabe/no contesta 

No sueño con ganar el premio de la lotería
Ni sueño con el contrato indefinido
Ni con vacaciones holgadas en una playa tropical
Mi vida es una piedra caliza
Que se hunde en un lago sin fondo
No encuentro consuelo en los avances tecnológicos
Ni en las tristes noticias de las nueve
Ni en las caras de alegre sorpresa de los concursantes
Al acertar la pregunta enrevesada
Debería interesarme por la política
Formar una opinión
Compartirla con arrojo y convicción
Condenar a los corruptos
A los violentos
A los no demócratas
Pero me canso tan fácilmente
No tengo arte para recordar datos y nombres
Para amar u odiar según las siglas
No valgo para rumiar el pasto fermentado de la opinión pública
Yo solo valgo para ahondar en lo obvio
Para hundirme en las exigencias exiguas de mi carne
Civismo y conciencia de clase son lujos
Que solo me permito cuando sueño dormido
Cuando abro los ojos
Veo que mis raíces no llegan a tierra fértil
Me está permitido crecer en mi realidad vegetal
Mientras no me oponga a mi futuro
Encerrado en este eficaz monolítico invernadero
Yo no sueño con verdes campos libres
Mi vida es una hortaliza
Al final me comerán igual



La duda me pertenece como la sal al mar

No tengo ningún concepto como firme
Viajo en círculos mareando mis creencias
Son víctimas propicias para el sacrificio
Mi dios es una cima nevada en una montaña lejana
Yo un cachorro inconsciente atraído por su esencia
Cualquier movimiento nuevo me distrae de su presencia
No busco ahondar en lo eterno sino un juguete que me aleje del vacío
Creo en el hombre lo que duraría un iceberg en un desierto en llamas
Lo que hay de cierto en una leyenda urbana
Busco en su sangre - en sus huesos - en sus cargos de conciencia
Esa huella de bondad que dé luz a sus oscuros designios
Creo en el progreso como máquina de triturar sueños
El futuro eléctrico achicharra con comodidad
Pronto seremos individuos encerrados en probetas
Experimentos de marketing rebosantes de felicidad
Creo en mí cuando me olvido
Me olvido de mi hambre y mi egoísmo
De lo flaco que es mi amor al prójimo
Lo obesa que es mi envidia
Creo a veces que algún día seré el buen hombre que se imaginó mi madre
Cuando en su angustia me parió
A veces hasta creo que triunfaré
Agarraré el clavo ardiente de la realidad y tomaré partido
Pero sé quién soy y me conozco
Conozco la fuerza de mis debilidades
Buceo en las marismas de la duda
Sin demandas que reclamar en tierra firme



El hijo de la tormenta

Saberse aberrante y a la vez saberse vulgar
Saber que tus sueños son heridas infinitas
Que el día a día es una cinta elástica
Que ciñe tu cintura y marca tu piel
Saber que el amor no basta
Un beso húmedo sacia el ansia
Solo mientras la saliva permanece
Después vienen las dudas
Viene la continuidad del tiempo
Vienen horas que traen tareas y complicaciones
Traen la fragilidad del cuerpo
Traen ese enigma que me encuentro en el espejo
Yo soy un universo
Soy una pulga que se encuentra a lomos de un animal salvaje
Soy un hombre común envuelto en el sudario de sus circunstancias
El baile de lo real no cesa para admitir enmiendas
Nadie rescata a los muertos
Aún vagan por las calles con sus tarjetas de embarque en las manos
Aún se enjugan los ojos de lágrimas
Aún sus palabras sabias perduran
Pero nada cambia
Nada cambia lo suficiente
El sol nace cada día sobre nuestras humildes esperanzas
Sobre planes infalibles y metas inesperadas
Sobre el hambre y el ansia de poder
Sé que soy el hijo de la tormenta
Sé que soy otra espiga de trigo más - presta para la cosecha
Sé que soy simplemente un hombre
Un hombre enclaustrado en una galaxia inmensa
Aberrante y vulgar
Esperando su turno con su espíritu en vilo


Novia integral

Mi novia es novia integral
Grano puro del corazón mineral de la tierra
Armazón áspero de hojarasca
Color pardo de amables tinieblas
Consumirla produce ventajas cardiovasculares
Libera el flujo de la circulación
Es toda una puesta a punto
Un lujo biomolecular
Me llena los sistemas de cariño biodegradable
Mis poros rezuman placer
Ya ves cómo luce mi piel
Mi felicidad cereal triunfa
Es saludable - sabrosa y formal
Una experiencia altamente nutritiva
La recomiendan 4 de cada 5 médicos
Lleva el sello de cultivo ecológico impreso en su tierna piel
No es apta para cualquier paladar
Es un gusto adquirido
Si la pruebas a fondo
Si digieres su noble manjar
Si la comparas con el pasteleo vacío
Que inunda el insano mercado
Nunca probarás ningún otro bocado
Rendido ante la oferta culinaria sin igual
Que ofrece una novia integral



Rafael Carvajal y Fernando Sabido Sánchez en Madrid

Nocturna

Siempre vienes por la noche
Cuando el fuego de mi cuerpo
Llama al frío que escondes en tu piel
Siempre llegas como la luz de una estrella tempranera
Como las farolas encendiéndose
Como el viento bajando la ladera de la montaña
Un heraldo de la luna
Traes la alegría y la lujuria
La paz envuelta en los pliegues de tu carne
Pirotecnia de sudor y sal
Vuelves como un ave migratoria buscando refugio
Soy la marisma que acoge tu vuelo
El fin de tu trayecto inusitado
Una cabaña en el bosque
Perdida - vacía
Hasta que tú me habitas
Me quitas el miedo a la oscuridad


Quiere ser, brevemente, mi “amiga”

Me deja
Con una cama rota por el uso
Una caja con cuatro condones sin usar
Serias dudas sobre mi proeza amatoria
Dice que quiere ser mi “amiga”
Alejarse del pacto de la carne
Y subirse al carro alado del alma que es la amistad
Sin embargo yo
Quiero forcejear con ella desnuda
Cubrirla de saliva
Besarla con lengua
Abrazar su espalda descubierta
Montarla sobre mi cuerpo
Escupir semen en todos sus orificios
No quiero solo compartir secretos y confianzas
Quiero carne
Esconder mi hambre en su vagina
Soy casi viejo
Algo torpe en el amor
Era un joven
Con la pasión de los idiotas y los insensatos
Ahora solo tengo
Mi mal disimulado miedo
Mis cabellos grises
Mi tos de fumador
Y tengo una amante que quiere ser mi “amiga”


Calzonazos

Jolín que me gusta obedecer a mi novia
Plegar mi voluntad a sus dictados
Soy arcilla moldeada por sus dedos
Un proyecto en ciernes con vistas al futuro
Fui rebelde de joven - hice solo lo que quise
Caminé por las sombras desdeñando los consejos
Un toro salvaje embistiendo sin disciplina
Ahora soy cabestro manso y satisfecho
Guiado por un aro metafórico que atraviesa mi nariz
Solo quiero agradar a mi ama
Poner mi sexo en sus manos
Crecer en placer - hincharme de orgullo
Cada vez que su sonrisa me dice que lo he hecho bien
Pero los amigos me dicen que soy débil
Que ella se irá dejándome con una vida que no me pertenece
Que hay que ser hombre - imponer tu criterio
Pero ellos no saben el secreto que guarda mi pleitesía
Mi orgasmo incrementa con cada concesión
Que me quiten el carné de macho
Me llamen cobarde
Quiero ser un juguete en sus manos
Su soldado en la guerra del amor


Epílogo

Desperezándome antes del amanecer estoy enamorado de la humanidad. Un amor que fluye como el bravo Amazonas. Son las cinco; fumo y bebo café. Escribo versos ligeros. Mi bolígrafo delinea la belleza de la sociedad. Pronto sale el sol y su luz hace eco con mi luz. Saco a las perras al Parque del Casino. El barrendero casi bizco me mira mal, como si creyera que no pienso recoger los excrementos de mis animales. En el parque algunos dueños tempraneros no devuelven mi saludo; en vez de hacerlo, hacen carantoñas a mis perras. Veo a la japonesa del caniche y el yorkshire que presenció mi último brote psicótico hace ocho años y, desde entonces y hoy, me habla como a un tarado. No son ni siquiera las ocho y cada encuentro con mi prójimo tiñe mi amor con amargura. Me vuelvo a casa por otra calle para evitar al barrendero, y las perras encuentran una bolsa abierta de basura en el suelo.
Soy muy liberal respecto a lo que mis bichos comen, y les dejo a ver qué encuentran. De repente viene una señora bastante gorda, se para y espeta: “Esto es un asco, una vergüenza, comiendo de la basura. ¿No ve que sus perras están demasiado gordas? No las puede tener tan gordas”. Para mis adentros la arrastro por el pelo hasta un escaparate y la muestro quién es la gorda. Para mis afueras me callo, aparto a las perras del festín y siento mi amor por la humanidad caer preso en una máquina de deshidratar y envasar al vacío, donde se encoge a un tamaño minúsculo. De vuelta a casa lo primero que hago es eliminar la última entrada del blog. La entrada hablaba de amar con nuestras alas de ángel, del pedazo de Dios que todos llevamos dentro. Hablaba del deber imperativo de amar. La entrada me da asco. Escribo otra vez, pero no con bolígrafo sino con cuchillo.  Escribo: miedo, vacío, ignominia, abismo, cadáver de la decencia, envidia/codicia y los otros pecados capitales. Me gustaría incluir en mi texto: gorda sebosa entrometida, japonesa boba de mierda, saludaperros groseros, barrendero inútil y feo. Pero en vez de eso, diagnostico con mis versos un tumor cancerígeno, incurable e intrínseco, que anida indemne en nuestro corazón. Bebo más café y fumo bastante. Durante el resto del día interactúo lo mínimo con seres que me parecen inmundos. Cuando llego a la noche arrastrando las injurias y desplantes de todo un día estoy dispuesto a beatificar a Hitler, Atila, Stalin y a Pol Pot. Me duermo rencoroso, harto y rechinando los dientes. Duermo poco. Duermo profundo. Duermo magia, porque, desperezándome antes del amanecer, estoy de nuevo intensamente enamorado de la humanidad. Adiós al rencor, al hartazgo y al rechinar de dientes, solo busco mi bolígrafo para constatar la fuerza de mi verdadero amor por todo lo humano. Hoy el prójimo dará la talla. Soy un misántropo con buen corazón.



"ME REBELO COMO UN POTRO SALVAJE QUE PREFIERE MORIR A SER DOMADO”

Por Rocío Álvarez Albizuri 

Hoy quiero hablar de Rafael Carvajal, es decir, quiero hablar de poesía, quiero hablar de buenos momentos y de fe. Y no sólo es porque lo encuentre agradable o apasionante, sino más bien porque desde que he caído en sus poemas siento que cuanta más gente los lea o los escuche todo irá mejor.

Sencillamente.

Nunca he llegado a conocer su historia de cerca, que seguro habla de un hombre renacido y de un hombre leal, pero no es necesario, su corazón queda en manos de todos los que nos reunimos a su alrededor a oírle recitar o de los que leemos sus poemas. La nobleza de sus versos es algo desconocido por mí en la poesía contemporánea, que por otro lado avanza imparable con fuerza y nuevos matices.

La verdad sin dobleces ni brillos, esa es su seña de identidad. Consigue librarse de cualquier filtro y estalla sobre el papel sin más, parece que casi sin darse cuenta, parece que más que escribiendo y combinando esmeradas palabras, está comiendo vorazmente una gran hamburguesa, o saltando en una colchoneta gigante. Llora y canta como un niño y como un gran hombre de los tiempos, que ya no tiene miedo.

Hoy tengo entre las manos su cuarto libro, y a su vez, el primero en español, ya que Carvajal vivió y publicó durante años en EEUU, de ahí su singular tonada y acento al recitar. Se llama “Mi psicóloga me dice que se jubila” y da nombre también a uno de los grandes textos del libro:


MI PSICÓLOGA SE JUBILA

Mi psicóloga me dice que se jubila
Y yo que tenía tantas cosas que decirle aún sobre mi madre
Sobre su alcoholismo, su cariño asfixiante, su elevada ausencia
De cómo en sexto de primaria se presentó en una asamblea
Y más o menos por las buenas le arrebató el micrófono al director
Con lengua torpe por la cerveza se dirigió a los padres, profesores y compañeros
Animándoles a celebrar y aplaudir los esfuerzos del sorprendido director
Yo quería morir
Y peleé por el honor de mi madre por lo menos siete veces
En las semanas siguientes

Mi psicóloga me comunica que se jubila
Que yo me quedaré huérfano con mis complejos
Me veré feo en el espejo
Inútil ante la tarea
Oleré rechazo en las palabras neutras
Me quedaré helado de pánico
En presencia de cualquier mujer
Libraré batallas entre mi orgullo y mi vergüenza
Donde a veces soy el genio malentendido
Y otras un gusano carroñero echando lo bueno a perder

Mi psicóloga me informa que se jubila
No escuchará más milongas sobre la ausencia del padre
Sobre crecer macho y perdido
Perdido en un bosque de apetitos sexuales
De poses, actitudes y conatos de ética
De piropos, chistes verdes y bromas pesadas
De hacer chapuzas y después ver el partido
Intenté convertir al marido de mi madre en padre
Después al vecino porrero, al profesor querido, al padre de mi novia
No resultó
Por fin, ayudado por una canción de John Lennon
Me convertí en mi propio padre
A base de gritos de angustia
Acepté mi solitaria hombría
Ahora yo me cuido yo me educo y yo me amo
Pero en mi psique sigue habiendo un hueco paternal

Mi psicóloga me advierte que se jubila
Ya no abrirá la ratonera de mi subconsciente
No compartiremos mis sueños
No habrá observaciones perspicaces
Sobre mis motivaciones secretas
No me mostrara la bondad de mi alma
Mi psicóloga es dulce y sabia pero los años pasan
Así que me anuncia que se jubila
Que esta será nuestra ultima cita
“Pero no te preocupes,” me dice
“Alguien cubrirá mi plaza.”


Hace más o menos año y medio, si no me equivoco, escuché recitar por primera vez a este autor.

Me sorprendí, me emocioné y me llenó de esperanza.

La palabra sigue viva, sigue salvando vidas, sigue en los ojos de la gente y nada podrá con ella.




.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada