domingo, 18 de octubre de 2015

CRISTINA SÁNCHEZ VICARIA [17.250]


Cristina Sánchez Vicaria 

Nació en 1985 en Andújar, Jaén, España.
Reside en Málaga, España. Es licenciada en Comunicación Audiovisual y Técnico Superior en Fotografía Artística y en Ilustración, ha tenido diversos reconocimientos tanto en el campo audiovisual como literario, ha expuesto en Málaga, Cáceres y Gerona y su primer libro de poemas Kamicaze aparecerá en breve.

Finalista MálagaCrea Poesía 2015, Ayuntamiento de Málaga. Publicación en el libro de "Obituario" 2015. Participación en recital poético "Los 14 del 14", Málaga. Accésit Combocarte 2008, Unviersidad de Málaga.




Rigor Mortis

El día que me explotó la cara eran las cuatro y cincuenta.
Las arcadas semipermeables de un borracho se colaron por la ventana.
El nuevo piso me gusta pero todas las macetas están muertas.
El día que me explotó la cara eran las seis y cuarto.
Los pasos de casa al trabajo rígidos, verticales, puntiagudos.
El día que me explotó la cara eran las siete y cuarenta.
Quemarme con el horno mi única garantía de realidad.
El día que me explotó la cara eran las ocho de la mañana
y a los buenos días del primero que entró a por pan respondí:

Todas las macetas de mi casa están muertas. 


Autorretrato



Envases e inertes.

Despertar
lavarse la boca
hundirse la cara
llamarse monstruo
al menos un par de
veces antes del
desatino

y mientras

la poesía sin carne no es poesía
sólo letras que se escupen al aire
como se escupe un mosquito intruso
entre lengua y paladar

Despertar
larga y calva
cruces en el pecho
y las montañas 
demasiado lejos
demasiado quietas
demasiado curvas
mi líquido pierde 
el horizonte y me 
mareo - siempre - 

Mirar texto - fotos -
nunca saber
a qué contenedor 
arrojar

sólo letras que se escupen
(lengua y paladar) 

Voy a fabricar uno
que diga:

Envases e inertes




Luz



Desgarro.

Los amores imposibles.
Los músicos incomprensibles.
Las heridas que se convierten en cicatrices.
El descompás desacertado de mi silencio.

Las palabras mudas.
Las escritoras ciegas.
Los momentos que se transforman en cera.
El sinsabor de estar tan cerca, lejos, invisible.

El arranque desconsolado.
La sacudida eléctrica.
El querer ser tu guitarra
y sólo sentirme sola en una maraña.

La insensatez del deseo.
La idiotización que me sigue.
La sensación insensata de quererte
entre mis letras, entre mis piernas.

El alma, el sexo, y porqué no…el corazón.

A los músicos en general, a ti, en particular.



Gala. Pequeña aproximación a Salvador Dalí.



País

cualquier frontera geográfica
meta generacional
cualquier discurso político
tendencia religiosa

un límite y volver a casa
un límite y un nombre nuestro

o dejar el amor, 
serena y fiera,
y fría

o dejar el país
¿qué es un país?





Hendiduras.

Las grietas.
El tiempo,
que pasa sin pedir permiso.
Y las abre.
A veces,
pican.

Pero siguen,
aunque disimulando...
creen que me olvidé de ellas...

La amenaza de ruptura.
El mapa   
El fotograma preferido
en pausa para siempre.



Autorretrato, Agosto 2012



En esta casa llena

En esta casa de domingo se come arroz 
se engaña diciendo que el conejo no es
carne de conejo se dice que es carne de
pollo
porque a mi prima le da mucha pena la
carne de conejo pero no
la carne de
pollo en esta casa de domingo es verano
julio se confiesa antes del postre las seis
después de la digestión cruzar el camino
oler a cloro a plástico caliente a
piscina agua en esta casa de domingo todo
lo llena
mi abuela,
todas las nietas son más nietas
todos los nietos son más nietos todos los
hijos son más hijos y los muertos están
más muertos porque es domingo en esta
casa de domingo nada es real se hace teatro
y nos gusta - que rico está el pollo tito  -
en esta casa llena




Por ese momento en que seguir creando significa dejar de hacerlo. 




Yo quiero carne, amor.

Cogerte de la mano
llevarte al abismo
en cualquiera
de sus significados
posibles
tender la ropa sufragar
gastos en común pensar
qué tipo de sofá es
más bonito mejor barato
que mira si luego
cambiamos de casa
toca ir al super mañana
me voy a patinar vente
después de cervezas el
domingo vemos una peli
dice mi madre que nos
invita a comer que he
pensado que las paredes
podemos de blanco y
he descubierto un cham-
pú ecológico la alfombra
del baño regar las plantas
mira ten cuidado porque
las de allí son de secano
y las de aquí necesitan
mucha agua fertilizante
y nada
de fiesta entre semana
el menú vegano pero
yo quiero carne, amor.



campo de batalla


Sobre la orografía.

Un tipo normal,
en un trayecto rutinario 
de autobús de línea habitual, 
un día cualquiera
con unas condiciones metereológicas estables. 
Y entonces,
lo inapropiado,
que por imprevisto,
escuece y gusta,
lo convierte en una
terrible superfície 
llena de imperfección.







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada