jueves, 15 de octubre de 2015

JEAN GENET [17.228] Poeta de Francia


Jean Genet

Jean Genet (París, 19 de diciembre de 1910 - París, 15 de abril de 1986) fue un novelista, dramaturgo y poeta francés, cuya obra expresa una profunda rebelión contra la sociedad y sus costumbres. Sus restos mortales descansan en un cementerio de Larache, una ciudad del norte de Marruecos, por voluntad propia.

Biografía

Nació en París el 19 de diciembre de 1910. De padre desconocido, su madre (una joven prostituta) lo entregó a la asistencia pública a la edad de un año, permaneciendo allá hasta los ocho. De los ocho a los diez vivió con un carpintero de Morvan y su familia, a los que hizo víctimas de sus primeros robos, pese a que (según la biografía de Edmund White) siempre se habían preocupado por él y le tenían mucho cariño. Durante su periodo escolar fue un alumno aventajado, obteniendo las más altas calificaciones. Sin embargo, esta época de su vida está plagada de intentos de fuga y hurtos menores. A la edad de diez años, Genet se convirtió en un auténtico ladrón, pasó su adolescencia en prisiones juveniles (como las de Mettray, Fresnes, Tourelles, y Santé) y más tarde acabó prostituyéndose. Edmund White sugiere que los sórdidos y escabrosos detalles acerca de su infancia y adolescencia, pudieran haber sido exagerados por el mismo Genet para encajar en su ideal de "marginado". A partir de entonces comenzó a escribir. Sobre su vida de presidiario escribió en 1946 "Miracle de la Rose"/"El milagro de la rosa" (Paris: Gallimard, 1951), vida de presidiario que finalizó a los 18 años, cuando se alistó en el ejército.

Su vida militar acabó de forma súbita tras ser declarado culpable de realizar actos impúdicos (fue atrapado en actitud homosexual) con un compañero. A partir de ese momento prosiguen sus andanzas como vagabundo, ladrón y chapero por toda Europa. Sobre estas andanzas personales escribe en "Journal du voleur"/"Diario del ladrón" (Paris: Gallimard, 1949). En 1937 regresa a París, dónde entra y sale de la cárcel en numerosas ocasiones acusado de robo, mendicidad, falsificación de documentos, y conducta impúdica y obscena. Una vez más en prisión escribe el poema "Le condamné à mort" (1942) cuya edición costea de su propio bolsillo, y en 1944 la novela "Notre Dame des Fleurs"/"Santa María de las Flores" (Lyon: Barbezat-L'Arbalète, 1948). Tras diez condenas consecutivas, sobre Genet pendía la amenaza de la cadena perpetua. Fue gracias a Jean-Paul Sartre, Jean Cocteau (quien utilizó su influencia para la publicación de "Notre Dame des Fleurs"), Pablo Picasso y otros personajes de la vida artística e intelectual francesa que pidieron el indulto personalmente al presidente de la república y su condena fue finalmente revocada en 1948. Genet nunca volvería a ser encarcelado.

En 1949 ya había publicado cinco novelas, tres obras teatrales y varios poemas. En ellas retrataba de forma totalmente explícita y provocadora tanto el crimen como la homosexualidad, motivo por el que su obra fue, no solo censurada, sino prohibida en muchos países. Por otro lado, debido a la devastadora depresión que para Genet supuso su propio análisis en el largo ensayo de Sartre "Saint Genet comédien et martyr" (1952) dejó de escribir durante años. En 1961 había escrito nuevas piezas teatrales así como el ensayo "Ce qui est resté d'un rembrandt déchiré en petits carrés", analizado por el filósofo deconstructivista Jacques Derrida en su obra "Glas".

Su vida amorosa durante este intervalo de tiempo estuvo estrechamente ligada a Abdallah, un funambulista que acabó con su propia vida en 1964. Tras este suceso, Genet también intentó suicidarse.

A finales de los años 1960, se acentuó su compromiso político, especialmente después de los eventos de Mayo del 68 (incluso homenajeó a Daniel Cohn-Bendit, líder de los estudiantes revolucionarios), declarando que si bien se trataba de una revolución imposible, lo importante era que "la ideología del Mayo Francés es una mezcla de exaltación de la juventud y de rechazo a la autoridad y a la jerarquía". Participó en manifestaciones para llamar la atención sobre las penosas condiciones de vida de los inmigrantes en Francia. Sus convicciones políticas le llevaron también a apoyar a los Panteras Negras, que le invitaron a los EE. UU. donde vivió durante tres meses en 1970 dando charlas, asistiendo al juicio de Huey Newton (su líder), y escribiendo artículos para sus periódicos. También en 1970 tuvo acceso a los campos de refugiados en los Territorios Palestinos, entrevistándose secretamente con Yasir Arafat. Profundamente influenciado por estas experiencias escribió su última, póstuma y larga novela "Un Captif Amoureux"/"Un cautivo enamorado" (Gallimard;1986 que tradujeron al castellano, para Editorial Debate, María Teresa Gallego Urrutia y María Isabel Reverte Cejudo en 1988) En ella Genet recoge textos elaborados durante su estancia en Jordania y Líbano al lado de los fedayín. También apoyó el grupo de información para presidiarios con Angela Davis, George Jackson, Michel Foucault y Daniel Defert. Trabajo con Foucault y con Sartre en sus protestas contra la brutalidad policial contra los argelinos en París, brutalidad permanente desde la guerra de la independencia de Argelia, que provocaba la aparición de cadáveres apaleados y torturados flotando en el Sena.

En 1982 Jean Genet, que se encontraba en Beirut, fue uno de los primeros europeos en entrar en el campo de refugiados palestinos de Sabra y Chatila donde tan sólo horas antes los falangistas (kataeb) libaneses acababan de asesinar a cientos de sus habitantes. El resultado de esta visita es su texto "Quatre heures à Chatila"/"4 horas en Chatila" publicado censurado en la Revue d´Etudes palestiniennes en su número de enero de 1983; hay disponible una traducción en castellano de la versión oficial en CSCA. El 19 de diciembre de 1983, en una de sus escasas apariciones públicas, leyó fragmentos de su obra en la inauguración de una exhibición sobre la masacre de Sabra y Chatila organizada por la "International Progress Organization" en Viena, Austria. Había sido invitado por el filósofo Hans Köchler.

En 1984 la Academia Francesa le concedió el Premio Nacional de Literatura.

Poco tiempo después Genet desarrolló un cáncer de garganta. Fue hallado muerto el 15 de abril de 1986, muerte probablemente causada por un traumatismo craneal tras una caída fatal. Casi olvidado, fue enterrado en el cementerio español de Larache, Marruecos.

Estilo

Su literatura es notablemente autobiográfica pero, a la vez, mitificadora porque convierte al delincuente en héroe. El héroe de Genet es un hombre que invierte los valores de la sociedad. Pervierte la figura del buen ladrón y lo convierte en un héroe que accede al absoluto a través del mal. Convierte lo más sórdido en una especie de poesía. Su literatura juega con la provocación moral y mezcla lo ficticio y lo real. Witold Gombrowicz dijo de él que convierte la fealdad en belleza.

En su escasa obra encontramos continuamente el retrato de una miseria lírica, en la que se imponen las historias de amor. Y donde los delincuentes dejan entrever su ternura.

Obra

Desde 1940 a 1946, escribe sus primeras obras en las cárceles de Fresnes, de Tourelles, y de la Santé. Su primera novela, considerada la mejor de sus obras, fue Santa María de las Flores (1944), que narra un viaje por el inframundo del hampa parisina. Dos años más tarde, en El milagro de la rosa (1946), escribe sobre su vida en la prisión y el reencuentro con antiguos amantes juveniles del reformatorio. Sin embargo, en 1947, su prosa toma un giro inesperado con la novela "Pompas Fúnebres", redactada con un lenguaje más hermético y experimental que las anteriores. En esta, su tercera novela, Genet recuerda los combates en París, en los últimos momentos de la Ocupación nazi. Y lo hace a través de uno de sus antiguos amantes, miembro de la Resistencia. No obstante, la trama es un mero armazón narrativo para desarrollar un ejercicio demoledor de estilo literario y provocación moral. Una provocación que aún se hará más evidente en su siguiente novela: "Querelle de Brest" (1947). Sin duda, su obra más conocida y celebrada, siempre al borde del abismo, con un estilo duro e impactante, que narra la redención de un asesino a través del envilecimiento. Una visión muy distinta al santo delincuente, al vagabundo eterno que protagoniza en su obra autobiográfica "Diario del ladrón" (1949), donde rememora sus propias andanzas como trotamundos, carterista y prostituto en los años treinta. En un viaje al lado más sórdido del Barrio Chino de Barcelona, en los años anteriores a la Guerra Civil.

Autobiografía

Diario del ladrón (1949)

Novelas

Santa María de las Flores (1944)
El milagro de la rosa (1946)
Pompas fúnebres (1947)
Querelle de Brest (1947)

Teatro

Las criadas (1947)
Severa vigilancia (1949)
El balcón (1956)
Los negros (1959)
Los biombos (1961)
Elle (1989)
Splendid's (1993)
Le bagne (1994)

Textos

4 horas en Chatila (1983)
Un cautivo enamorado (1986)

Poesía

El condenado a muerte (1942)
"La Galère" (1944)
"Chants secrets" (Le Condamné à mort, Marche funèbre), L'Arbalète, Décines (Lyon), 1945.
"Un chant d'amour" (1946)
"Le Pêcheur du Suquet" (1946)

Sobre Genet

Saint Genet comédien et martyr, por Jean-Paul Sartre
Querelle de Brest cuya versión cinematográfica fue el último largometraje de Rainer Werner Fassbinder
La película Poison de Todd Haynes (1991) se basó en la obra de Genet.
La canción Jean Genie de David Bowie está basada en él.
La canción Beautiful Boyz de CocoRosie es un homenaje a su vida.
La canción "Lady of the Flowers" de Placebo se titula así por la novela Santa María de las Flores.



La Parade (Dos poemas)

On chante dans la cour de l’Est
Le silence éveille les hommes.
Silence coupé d’ombre et c’est
De fiers enculés que nous sommes.

Silence encor il faut veiller
Le Bourreau ignore la fête
Quand le ciel sur ton oreiller
Par les cheveux prendra ta tête.



*


Dans la nuit du 17 au 18 juin, eut lieu, au camp de la Parade, l’exécution capitale de trente mille adolescents. Des millions d’étoiles, les éclats du mica, du sucre, les ronces, les chèvre-feuilles, les petits drapeaux en papier, les tracts du ciel, la gloire des eaux, les grandes vacances des enfants, le Deuil, l’Absence voulurent apporter leur concours.
NNSans le savoir, la presse parla beaucoup de cet enfant qu’un charmeur de serpent enculait, à demi-mort dans les cordages.


Cantamos en las cortes del Este
donde el silencio despierta a los hombres.
Silencio rebanado en sombra. Es esto
lo que somos: orgullosos maricas.

Silencio aún hay que velar
ignora nuestra fiesta el matarife
cuando el cielo levanta tu cabeza
de los cabellos, sobre la almohada.



*


Durante la noche del 17 al 18 de junio, en el campo de la Parade, tuvo lugar la ejecución sumaria de treinta mil adolescentes. Millones de estrellas, los cristales de mica y de azúcar, los zarzales, las madreselvas, las pequeñas banderas de papel, los panfletos del cielo, la gloria de las aguas, las largas vacaciones de los niños, el Luto y la Ausencia quisieron ser de ayuda.
NNSin saberlo, la prensa habló mucho de aquel niño al que enculaba un encantador de serpientes, un medio muerto entre las cuerdas.

De La Parade, 1948 (Extraído de Le condamné à mort et autres poèmes suivi de Le Funambule, 1999).
Versión de J.F.R.
https://sevencrossways.wordpress.com/2014/06/page/2/




FRAGMENTOS DEL POEMA "EL CONDENADO A MUERTE" DE JEAN GENET.

Los 260 versos de "El Condenado a Muerte" de Jean Genet fueron escritos en 1.942, dedicados a un asesino de veinte años ejecutado en la prisión en la que se encontraba el propio Genet. Se trata de un bellísimo y trágico poema de amor

FRAGMENTO 1º:


Sobre mi pescuezo sin armadura y sin odio, mi pescuezo
Que mi mano más ligera y grave que una viuda
Acaricia bajo mi collar, sin que tu corazón se conmueva,
Deja a tus dientes depositar su sonrisa de lobo.

Oh ven mi bello sol, oh ven mi noche de España,
Alcanza mis ojos que mañana habrán muerto.
Alcanza, abre mi puerta, entrégame tu mano,
Llévame lejos de aquí hasta alcanzar nuestro campo.

Pueden despertar el cielo, florecer las estrellas,
No las flores suspirar, ni de los prados la hierba negra
Acoger el rocío donde la mañana va a beber,
La campana puede sonar: sólo yo voy a morir.

¡Oh ven mi cielo rosa, oh mi canasta rubia!
Visita en esta noche a tu condenado a muerte.
Arráncate la carne , mata, trepa, muerde,
¡Pero ven! Deposita tu mejilla junto a mi redonda cabeza.

No hemos  acabado aún de hablarnos de amor.
No hemos  acabado aún de fumar nuestros gitanes.
Podemos preguntarnos por qué las Cortes condenan
A un asesino tan bello que hace el día palidecer.

¡Amor ven a mi boca! ¡Amor abre tus puertas!
Atraviesa los pasillos, baja, camina ligero,
Vuela en las escaleras más ágil que un pastor,
Más propicio al aire que un vuelo de hojas muertas.

Oh atraviesa los muros; si hace falta camina en el borde
De los techos, de los océanos; cúbrete de luz,
Usa la amenaza, usa la plegaria,
Pero ven, oh mi fragata, una hora antes de mi muerte.



 FRAGMENTO 2º

Y a la tarde desciende y canta sobre el puente
entre los marineros, destocados y humildes, 
el "Ave María Stella". Cada marinero blande 
su verga palpitante en la pícara mano.

Y para atravesarte, grumete del azar, 
bajo el calzón se empalman los fuertes marineros. 
Amor mío, amor mío, ¿podrás robar las llaves
que me abrirán el cielo donde tiemblan los mástiles? 
(...) 
Evoquemos, Amor, a cierto duro amante,
enorme como el mundo y de cuerpo sombrío. 
Nos fundirá desnudos en sus oscuros antros,
entre sus muslos de oro, en su cálido vientre. 
Un muchacho deslumbrante tallado en un arcángel 
se excita al ver los ramos de clavel y jazmín 
que llevarán temblando tus manos luminosas, 
sobre su augusto flanco que tu abrazo estremece. 
¡Oh tristeza en mi boca! ¡amargura inflamando 
mi pobre corazón! ¡Mis fragantes amores, 
ya os alejáis de mi! ¡Adiós, huevos amados! 
sobre mi voz quebrada, ¡adiós minga insolente! 
(...) 
¡Mi bellísimo paje coronado de lilas! 
inclínate en mi lecho, deja a mi pija dura
golpear tu mejilla. Tu amante el asesino 
te relata su gesta entre mil explosiones. 
Canta que un día tuvo tu cuerpo y tu semblante, 
tu corazón que nunca herirán las espuelas 
de un tosco caballero. ¡Poseer tus rodillas, 
tus manos, tu garganta, tener tu edad, pequeño! 
Robar, robar tu cielo salpicado de sangre,
lograr una obra maestra con muertos cosechados 
por doquier en los prados, los asombrados muertos 
de preparar su muerte, su cielo adolescente... 
Las solemnes mañanas, el ron, el cigarrillo...
las sombras de tabaco, de prisión, de marinos 
acuden a mi celda, y me tumba y me abraza
con grávida bragueta un espectro asesino. 
La canción que atraviesa un mundo tenebroso 
es el grito de un chulo traído por tu música, 
el canto de un ahorcado tieso como una estaca, 
la mágica llamada de un randa enamorado. 
(...) 
Del tan temido cielo de los crímenes 
del amor viene este espectro. Niño de las honduras 
nacerán de sus cuerpos extraños esplendores 
y perfumado semen de su verga adorable. 
(...) 
Cada grito de sangre delega en un muchacho 
para que inicie al niño en su primera prueba. 
Sosiega tu temor y tu reciente angustia, 
chupa mi duro miembro cuál si fuese un helado. 
Mordisquea con ternura su roce en tu mejilla, 
besa mi pija tiesa, entierra en tu garganta 
el bulto de mi polla tragado de una vez, 
¡Ahógate de amor, vomita y haz tu mueca! 
Adora de rodillas como un tótem sagrado 
mi tatuado torso, adora hasta las lágrimas 
mi sexo que se rompe, te azota como un arma, 
adora mi bastón que te va a penetrar. 
(...) 
¡Amor, ven a mi boca! ¡Amor, abre tus puertas!
recorre los pasillos, baja, rápido cruza, 
vuela por la escalera más ágil que un pastor, 
más supenso en el aire que un vuelo de hojas muertas. 
(...) 
Elévate en el aire de la luna, mi vida. 
En mi boca derrama el consistente semen 
que pasa de tus labios a mis dientes, mi Amor,
a fin de fecundar nuestras nupcias dichosas. 
Junto tu hermoso cuerpo contra el mío que muere 
por darle por el culo a la golfa más tierna. 
Sopesando extasiado tus rotundas pelotas 
mi pija de obsidiana te enfila el corazón.




FRAGMENTO FINAL

He dedicado este poema a la memoria de mi amigo Maurice Pilorge, cuyo cuerpo y rostro radiante roban Saint-Brieuc. Los diarios ofenden a sabiendas. Concibieron artículos imbéciles para ilustrar su muerte, que coincidió con la entrada en funciones del verdugo Desfourneaux. Comentando la actitud de Maurice ante la muerte, el diario L'Oeuvre dijo: "Este muchacho hubiera debido tener otro destino".
En pocas palabras, se le envilece. En cuanto a mí, que le conocí y amé, quiero aquí, lo más suavemente posible, con ternura, afirmar que fue digno, por el doble y único esplendor de su alma y su cuerpo, de tener la suerte de una muerte pareja. Cada mañana cuando pasaba de mi celda a la suya para llevarle cigarrillos, gracias a la complicidad de un carcelero, embrujado por su belleza, su juventud y su agonía de Apolo, ya levantado, canturreaba, saludándome así mientras sonreía: "Salud, Jeannot de la mañana".
Originario de Puy-de Dome, conservaba un leve acento de la Auvernia. Los jueces, ofendidos por tanta gracia, estúpidos y a la vez prestigiosos en su papel de parcas, le condenaron a veinte años de trabajos forzados por robos de villas en la costa y, a continuación, porque había matado a su amante Escudero para robarle menos de mil francos, este mismo tribunal condenó a mi amigo Maurice Pilorge a que le cortaran el cuello. Fue ejecutado el 17 de marzo de 1939 en Saint-Brieuc.


FUENTES

Texto completo en francés: (Bajo el signo de Libra)
http://bajoelsignodelibra.blogspot.com/2010/04/le-condamne-mort-jean-genet.html

Fragmentos:
http://unviajeimposible.blogspot.com/2006/10/el-condenado-muerte-de-jean-genet.html
http://amnistiacatalunya.org/edu/2/pm/pm-po-j.genet.html 









No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada