lunes, 19 de octubre de 2015

JOSÉ LUIS RICO MARTÍN [17.253]


José Luis Rico Martín

José Luis Rico Martín (Cáceres, 18 de enero de 1950) es poeta, narrador y pintor español.

Miembro fundador del Grupo Algar y codirector de la revista literaria Algaria 0, desde su fundación en 1982 hasta su desaparición en 1986.

Desde el año 2014 es coordinador del aula de poesía "Verso a verso" de la Universidad Permanente de la Universidad de Alicante (UPUA).

Obra Poética

Cicatriz de Vuelo, 1981
Coartada de la mantis, 1983
En el jardín de El Bosco, 1986
Un espejo de alcohol, 2008
Misafir, antología poética, 2010
Dibujando pájaros de fuego sobre los estanques, 2013
Un niño con un reloj a cuestas, (en preparación).

Obra en prosa

Cenizas de Ícaro, (relatos cortos), 2010




Romped el horizonte 


CUANDO TE VUELVES INVISIBLE

Cuando te vuelves invisible entre las jóvenes
y no pagas en el bús,
o ya has pasado por el “Vial de los cipreses”
o has entrado directamente en la vejez.



LOS CAMINOS DEL SEÑOR SON INFINITOS

…Ahí está: facilitándonos las cosas,
como siempre.
¿No podría ser uno el camino, y ancho
y recto y bien señalizado?.



LA VIDA Y YO

Creo que sería conveniente
que ambos -la vida y yo-
tuviéramos una charla interesante.
Sé que tiene muchas cosas
que achacarme.
Y a mí, me gustaría saber
de qué ha servido su presencia
en continuo desacuerdo.



CUANDO TE VUELVES INVISIBLE

Cuando te vuelves invisible entre las jóvenes
y no pagas en el bús,
o ya has pasado por el “Vial de los cipreses”
o has entrado directamente en la vejez.


XARXA-OBSESSIÓ



LA MUERTE ES …

La muerte
es una leyenda urbana
que resultó ser cierta.



ANIVERSARIO

Catorce mil
novecientos sesenta y cinco días
hablando con tus ojos,
y aún
no me lo han dicho todo.


PERSONAJE EN EL ÓXIDO


Lamentaciones de un habitante de Sodoma

¿Por qué castigas lo que tú mismo creaste?

Eres tú quien dio sed a los dedos
y poblaste de fuentes sus alrededores;
tú quien dio hambre a los labios
en medio de un jardín de árboles frutales.
Tú pusiste en los ojos un vicio de miradas furtivas
frente al espejo desnudo, sobre la sábana dulce.
Es tuya la creación de los efebos;
la insinuante geometría de las niñas;
nuestra incapacidad manifiesta
de futuro sin sexo.
Sodoma no es culpable.

¿Qué más te da la náusea, el vaivén,
si tú no lo padeces?
¿Qué pérdidas
o qué ganancias podrían alterar tu oficio
de creador omnipotente,
si nos consientes la farsa, la ilusoria doctrina
de sentirnos completos?

Deja que las muchachas saquen a pasear
sus pájaros de fuego por las calles abiertas:
cese su sangre de empapar los terraplenes;
y el vapor de sus cuerpos salpique un limo fértil;
y los niños lo sepan;
y lo sepan los cíclopes y los jóvenes faunos;
y los ancianos cultiven en ellas
su cansada lascivia
– se han ganado el derecho,
después de tanto engaño acerca de la muerte–.

No envíes tus ángeles flamígeros
sin escuchar antes las razones:
sólo pretenden evitar la pandemia de tu nombre.
Arrasarás Sodoma,
y serás perverso
como aquellos generales invasores.

(del libro "DIBUJANDO PÁJAROS DE FUEGO SOBRE LOS ESTANQUES")





.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada