miércoles, 16 de marzo de 2016

ANTOINE DEBARGUE [18.246]


Antoine Debargue 

(Compiègne, Francia, 1993) Estudiante de Letras Modernas en la Universidad  de París Diderot 7. Fue presidente de la asociación estudiantil de poesía Encriez. Ha formado parte del jurado en el concurso Poésie en Liberté en 2014. Ha publicado en blogs, revistas electrónicas e impresas. En 2015 se publicará su primer poemario L’Appartenance.

En esta ocasión presentamos algunos textos de Antoine Debargue (Compiègne, Francia, 1993). Es estudiante de Letras Modernas en la Universidad  de París Diderot 7. Ha formado parte del jurado en el concurso Poésie en Liberté. Sus poemas se encuentran publicados en blogs, revistas electrónicas e impresas. En 2015 se publicará su primer poemario L’Appartenance. La traducción corre a cargo de Pablo Robles Gastélum (Culiacán, Sinaloa, 1992).




En la calma

Él se va, otro ocupa su lugar
            Y otro más…
               Y otros más…
Sin fineza recojo una mirada
Tímida y ligera, todavía oscura.

Él no define nada. Reconoce
Solamente.

Un chubasco, afuera
Durante el insomnio,
Quieto, en la quietud

    De tiempos infrecuentados
    Tener ese algo, siempre.

Mi vida se vuelve innegable
Despierta; desea expresarse.
Tú y yo en todos lados
En todos los ojos,
Y todos en otra parte,
¡Vayamos a donde sea después del horizonte!

He visto todo, leído todo, nunca más
romperé con mi libertad,  mejor huir en busca
del cielo.

     Impostora alegría
Melodía de memoria…

Ahora, de una vez por todas
Saldré ileso de tantas noches largas.




Fugas

No creo en los milagros
Camino solo hacia ellos
Sobre una lluvia que no deja nada
Una pequeña tristeza viaja por mi carne
Y me arrepiento de las huellas de mis pasos

Abro un libro, me voy a la orilla del río
Donde el azul del cielo zozobra a la deriva
Es el miedo repentino de mí mismo
Ese que paga el precio del destino
Uno por uno, en actos de amor

No creo en los milagros

Camino sobre magníficas calles llenas de lodo
La gente se fue, renunció a los lugares

Basta ofrecer una vasta paz sin sangre ni corazón
Las sombras están lejos, estoy feliz por la ausencia
Me caigo y voy pasos atrás

Mi rutina es ahora nueva
Percibo los golpes de manera diferente
Exagero mis lágrimas, vieja manía
Me hundo en el agua que me rodea,
No, todavía no creo
Ahora es fatal

Ya no creo en los milagros.




Aria a sí mismo

Esta mañana me desperté sombrío
Mis ángeles están en el exilio, y empiezo a creer
Que es un paraíso en peligro el que me llama
Apago mi teléfono, mi calefacción
Me estremezco y amo este silencio
Me absuelvo ahora de verdad

Nada es grandioso, todo es grandioso
Lloro de alegría, loco de felicidad
Alguien llama a la puerta
Otra vez cartas sin dirección…

¿Yo qué les he hecho?

Me aman dentro del olvido de mis dones
Aprendo de la libertad de las botellas en el mar
¡El divino desespero!    La belleza del gesto…

A mí sólo déjenme el tiempo…
Aunque ya sea demasiado tarde…

¿Yo qué les he hecho?

Les hace falta un hombre
Que se pasee con los astros
Que ruegue por despertar mañana
Uno que se anuncie como éste

Sólo que a mí no podrán verme
En posición de baile

Cuando tenga que decir en plena luz
Que la noche adelanta sus sueños
Que Dios está en mí
Ahí estaré
a merced de ustedes,
Frente a la lluvia.






.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada