viernes, 7 de octubre de 2016

KALI FERRÁNDEZ [19.222]


Kali Ferrández

Kali Ferrández (Ferrol, A Coruña 1990), estudiante de Filosofía en Santiago de Compostela, es la última ganadora del Premio de Poesía Gloria Fuertes. Un certamen literario que nació para impulsar la obra de los jóvenes poetas que brillan con luz propia -discúlpesenos la frase hecha- en la literatura española contemporánea, y además para acercar al gran público su creación. Hija del también poeta -y novelista- Guillermo Ferrández, la suya es una familia estrechamente vinculada al mundo de la cultura desde los más diversos ámbitos, no solo desde el de la literatura. Una familia que le ha dado a Galicia, por ejemplo, y además de escritores, grandes músicos. A Kali, en lo personal al tiempo que la creación literaria, le interesa el pensamiento muy particularmente. Y las filosofías orientales, de una forma muy especial. Su libro, que lleva por título Godot nunca lo dijo (Editorial Torremozas, 2016).

Ha publicado en la antología poética Escolma Salvaxe (2015) y en Sabiduría y gratitud (2015) en colaboración con el filósofo Vicente Merlo.



del libro "GODOT NUNCA LO DIJO", premio GLORIA FUERTES, y Editado por Torremozas.




DÉCIMA HIPÓTESIS

La resistencia de un rostro
siempre es su nariz,
todo lo demás son abstracciones
de las que una cara debería prescindir
para terminar siendo la imagen diaria
en la que un espejo se mira a sí mismo




Capítulo nueve

En el día señalado
se abrieron las jaulas: las manos
echaron a volar,
el canto de los pájaros
se coló por la ranura de las urnas;
al otro lado del mundo,
caían cielos desde los aviones,
que se colaban por la ranura de otras manos
a las que nunca un pájaro
había oído cantar; los pies se detuvieron
en el penúltimo
escalón, perdieron el sentido de las flechas,
una sensación de luz errónea o de certeza humana,
a la mitad de lo que creíamos saber
y lo que ya no podemos ignorar,
la derrota de una escalera perversa
huyendo por un ascensor de excusas,
y tantos otros números reinventando pedagogías
incapaces de
domesticar
nuestro fracaso.







.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada