lunes, 3 de octubre de 2016

LEONARD NATHAN [19.199]


Leonard Nathan

El doctor Leonard E. Nathan, (el 8 de noviembre de 1924 - el 3 de junio de 2007) fue un poeta americano, crítico, y profesor emérito de la retórica en la universidad de California, Berkeley (Universidad de California, Berkeley) donde se retiró en 1991.

Nacido en El Monte, California (El Monte, California), Nathan ganó una licenciatura en inglés en UC Berkeley en 1950, un título de máster en inglés en 1952 y un Doctor en Filosofía en 1961. Se contrató entonces como un conferenciante en el Departamento de UC Berkeley del Discurso y se promovió al profesor asistente en 1965 y al profesor en 1968.

Entre otros honores, recibió el Instituto Nacional de Artes y Cartas (Instituto nacional de artes y cartas) premio por la poesía, un Compañerismo de Guggenheim (Compañerismo de Guggenheim), el Premio de Phelan por la Poesía Narrativa y tres medallas de plata del Club de Comunidad de California, incluso una para Los Comedores de Patatas. Sus poemas también se publicaron en El neoyorquino (El neoyorquino), El Atlántico (El Atlántico), New England Review (New England Review) y The Georgia Review (Georgia Review), entre otras publicaciones.

El autor de 17 volúmenes de la poesía, Nathan era se ha descrito como "un encuentro durante 50 años en círculos literarios tanto en como del campus de UC Berkeley." Ted Kooser (Ted Kooser), un laureado del poeta estadounidense reciente y un profesor inglés en la universidad del Nebraska-Lincoln (Universidad de Nebraska-Lincoln), contó a Nathan entre sus consejeros, en particular para su "economía de palabras."

"Estaba entre los poetas más finos de su generación y será echado de menos por todos nosotros que practicamos el arte", dijo Kooser, que empezó una correspondencia con Nathan en los años 1970 después de congratular a Nathan en un poema que había visto en una revista.

El primer libro de Nathan de poemas, Alcances Occidentales, bordes con imágenes del paisaje de California. Después de un año en India, publicó un libro sobre sus experiencias allí tituló, La Semejanza: Poemas de India. Que mismo año, la editorial universitaria de la Princeton publicara 'la 'Vuelta de Nathan de Su Llamada, que se denominó por un Premio del Libro Nacional (Premio del libro nacional). Su prosa Diario incluido de un Observador de la Ave Zurdo y el Trabajo del Poeta, una Introducción a Czesław Miłosz (Czesław Miłosz). También colaboró en un número de traducciones, el más notablemente con Milosz en los poemas de Anna Swir (Anna Świrszczyńska) y Aleksander Wat (Aleksander Wat).

Nathan murió en Marin, California (Marin, California) en 2007.




Brindis

Había una mujer en Ithaca
Que lloraba suavemente toda la noche
En el cuarto de al lado, e indefenso
Me enamoré de ella bajo la cubierta
De hielo que se posó sobre los
Tejados del pueblo,
Llenando cada oscura oquedad.

A la mañana siguiente,
En la cafetería del motel,
Estudié los rostros de
Todas las mujeres. ¿Era la rubia de mediana edad
Que bromeaba con la camarera
O la joven morena que levantaba
Su taza como si quisiera brindar?

Amor, donde quiera que tú estés,
Tu coraje fue mi compañía
En medio de numerosas y frías ciudades
Después de la revelación de Ithaca,
Y cuando ordeno un café
En algún extraño lugar, todavía digo,
Es por ti, mientras levanto mi taza.

Traductor:    Bernardo Gómez




The Potato Eaters Related 

Sometimes, the naked taste of potato 
reminds me of being poor. 

The first bites are gratitude, 
the rest, contented boredom. 

The little kitchen still flickers 
like a candle-lit room in a folktale. 

Never again was my father so angry, 
my mother so still as she set the table, 

or I so much at home.



AND HAVE YOU ALSO WISHED

And have you also wished to leave the world
of unforgiving surface and hard time,
to enter mist and climb an autumn slope,
becoming all but invisible below
a gray and dripping baldachin of boughs
that lead to the little clearing in the woods
where much will be revealed, what love and dreams
had promised before you woke and had to leave?
And have you, even as you wished this all,
passionately wished it, nevertheless continued
in the old direction, stretching out
and out to dust, foregone and trampled flat,
because you were told to once or because—who knows—
you said you would, or something shallow as that?



WHEN I FIRST SAW

When I first saw my new-born son, I saw
life would be somewhat different now for me,
as Schopenhauer warned us that it would
if we gave in to mere biology.
Of course, there was pity—pity, seed of love,
but there was more: a grown-up feel, quite new,
of separation. I saw it when my son
looked at his own first son; when he was first
shown me, I guess my father felt it too.
And so the hunter, after his freelance chase,
comes home to find another mouth to feed,
and, watching the woman lift it to her breast,
feels useless, yes, but more responsible,
and growls and frowns, and kneels to skin the kill.

—from Rattle #26, Winter 2006
Tribute to the Greatest Generation



Toast

There was a woman in Ithaca
who cried softly all night
in the next room and helpless
I fell in love with her under the blanket
of snow that settled on all the roofs
of the town, filling up
every dark depression.

Next morning
in the motel coffee shop
I studied all the made-up faces
of women. Was it the middle-aged blonde
who kidded the waitress
or the young brunette lifting
her cup like a toast?

Love, whoever you are,
your courage was my companion
for many cold towns
after the betrayal of Ithaca,
and when I order coffee
in a strange place, still
I say, lifting, this is for you.

from Carrying On: New and Selected Poems (University of Pittsburgh). 








.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada