lunes, 18 de enero de 2016

GABRIEL VALLECILLO MÁRQUEZ [17.932]


Gabriel Vallecillo Márquez

Gabriel Vallecillo Márquez (Tegucigalpa, Honduras, 1976) es poeta y videoartista; ha participado y expuesto su trabajo audiovisual en bienales de arte y festivales en Italia, Ecuador, Cuba, Costa Rica, Nicaragua y Honduras. Ha publicado tres libros de poesía y su obra ha sido antologada en publicaciones latinoamericanas. 

Ha impartido conferencias y dirigido foros sobre cultura y arte, política y crítica cultural en España, México, Cuba, Panamá y Honduras. Ex becario de la OEA/Laspau (2002) y Fullbright (2010).

Obras

Poesía

Viajes dolorosos (1994).
Paraísos mudos (1998).




La imagen coqueta
me astilla de antenas.
Los cinturones de pobreza se abrochan
automáticamente
-cierre su puerta con llave. Aprenda archivar.
Clic. Aléjese. Es por su seguridad. No mueva ese dial.
La ciudad se disciplina en un pixel enamorado. Alto.
Hombres trabajando. Aquí no se habla
World Wide Web. No regrese, insensato. Ctrl.-Supr.

Déjenme los conecto. Alt-F5.
Alguien dele un lollipop al Che Guevara,
una membresía price-mart,
un caramelo molotov para cumbres
y otras remesas despatriadas.

¡Aaaagh! La culta cultura ya no me asusta,
me e m b e l e s a .
Abusa ya de su Traveller´s Cheques ¿o-kei?
I love the american way!

                                         La Realidad:
                                         para uso cómodo y seguro
                                         sírvase leer la guía de seguridad y comodidad.
                                         No cuestionar.

Manténgase la sala a 20º Celsius. Constante.
Cielos- de cablesdespejados
para esta mañana.
Intermitentes aguaceros digitales por la tarde.

Navegación envidiable,
surfeo sin mente: ¡aaaahhhh!
Maldito, delicioso alivio alka-seltzer,
se me derriten las neuronas
en bajón repentino de escaleras eléctricas. Cuidado con sus pies.
Il se parle Internet.
Lo sentimos (mentira)
no tenemos eñes para usted. No vuelva inarticulado.
Váyase al mol, viejo arcaico.

Enfermo, no.
Adicto si. Imposible sudar,
                                           moverse,
                                           rogar,
                                           querer otro tiempo.

La vida
la vida está en otro nervio ocular.

No hay virus, Gen-Imagen.
Dios no existe,
mejor ciber-rezo un ave-binomio lleno de gracias.
Demora mucho tiempo.
Mejor copy-paste a otra esperanza vacua.

Exagerada velocidad para pensar.
Conexión de área local: 100 Mbps
–bolsas de aire laterales para su seguridadmejor
estrellarse triunfante, aislamiento completo
de ruidos externos. Nadie te mensajeará.
<<<Guerra, latido fosfórico, incendiario siglo catatónico>>>
Aquí no ha pasado nada.
Por qué, por qué preocuparse, todo es videojuego.
¡Bum! Game over. Necesito cargar este token.

Deposite aquí su voto. Sea libre de no estar,
de escoger lo mismo: ame su libertad
bizca-binaria-bisoña de espaldas,
sin condiciones. No se aceptan devoluciones.
Sólo aceptamos cash. Factúreme un alma por favor,
80 megabytes de memoria involuntaria.

Gen-Imagen,
idolatra y mata. Iconoclasta.
Miraolvida la idea de la persona despixelarse.

Ámame sin cautela, sin sangre,
empatía clonada, bien armada

Mmmmm….siento nada. Lo que importa es formatear.



Nacimiento

Nací en el cortocircuito de una noche
donde no hay paredes ni suelos
ni cielos ni horizontes aullados por perros.

Nací por medio de instrucciones,
sin baterías incluidas y sin miedo,
mis ojos extranjeros tiemblan miran cables
destellos averías
falsos contactos que lloran oro
en alta resolución. Vivo en gravedad.

Lamepantallas, soy yo. Venero bombones,
visiones de dioses, muertes chiquitas,
lentas deliciosas alucinaciones.
Desconozco mi nombre. Me multiplico,
soy experto –pluscuamperfecto-con los ceros.
La física es un impedimento
inventado por tres veces tristes hombres.

Yo no nací en cuerpo, nací en espacio
obliterado en millardos de pixeles
formateado
                  formateado hasta el cansancio
preparado siempre para el próximo simulacro.

Desde chico una órbita me golpea,
una galaxia mi madre, un cometa mi padre,
una paradoja me persigue
y salto desde edificios,
desde Windows a videojuegos. No muero.
Mi propio concepto es trágico y cómico a la vez.
Soy un laberinto sin paredes.

Reto constantemente al game over, al enchufe de mi doble,
al espejo doloroso que me revela sin misterio.
Soy un maestro en la carcajada,
en el sepulcro diario del que fui hace unos momentos.

Soy el Lamepantallas, poseo angustia alguna,
barras de prueba de televisión:
rojo, verde, amarillo, azul….10, 9, 8, 7, 6, 5, 4, 3, 2, 1:
catatónico desde los pies
hasta la blancura de mis ojos huecos,
río y desencadeno sismógrafos
disparo protectores de voltajes
fundo a Edison y a Bell de un sólo desternillo.

Despreocupado digo amor y coca-cola sin hielo,
flor marchita dame calor,
rocío descárgame unos voltios:
áureos abrazos
cualquier forma de hermandad
-envasada al vacío, libre de estática,
impoluto.
Sufro una angustia cósmica
un mal callado
un destierro nodal
y a veces hasta me siento humano
cuando nadie me ve
ni lee mi IP
ni se introduce a husmear
mi encefálico Server.

Pido deseos, lo confieso, (cállenlo por supuesto)
rezo por las mañanas
hincado devoto feligrés galáctico:
antenas parabólicas,
Internet inalámbrico,
chip inteligente
debajo de mi binaria piel.

Este es el orden de las cosas, de mi existencia.
Soy Lamepantallas,
sirvo a tu causa. No me preguntes, tampoco se tu nombre.

Soy el precipicio
sin borde ni orilla desde donde aventarse,
existo para que existas,
existo para que me lleves
ángel lleno de amargura,
alas de tedio, navaja
barbero de mi hastío perverso,
existo para que no tengas que nacer en mi armadura.

No comparto tus plumas, ni tu almohada surrealista,
tus sueños son tan sólo emisiones
dolby-estéreo.
Me pongo la corbata con la facilidad de un revólver,
sonrío- es ya un mal viralsoy
el mejor cliente,
me consumo instantes y me hincho sin devoción,
que tengas un súper día efervescente,
frágil y rompible
como una salida de emergencia. Levantar escotilla,
salvavidas debajo de su asiento,
se acaba la música,
soy el Lamepantallas, te quito tu silla, no te preocupes
tienes seguro contra incendios,
dejo tu venas
a merced de tu tarjeta
ya no aplicas a crédito. Disfruta.
Sangra tus satélites
de esperanzas programadas. Piénsate o llama a tu contador,
soy el Lamepantallas, no un libertador.

Qué son las nubes,
qué son las olas sin el mar,
qué de esta acuarela eléctrica,
esta repulsión constante
que me abraza con confort hipersensorial.
Fabrico reciclajes, esta es mi última verdad. Enter.
Rechazar todos los comentarios. Eliminar marcas.
Editar. Jamás miento. Flash, redial.
Sufrodisfruto fibrosas convulsiones
impulsos ópticos
habito y deshabito hipercontextos,
a veces se quiebra el tubo de ensayo,
el vidrio en el que navego
por eso no poseo cuánticos anhelos,
ya no hablo en lenguas de ausencia,
mi jerga es una de luz
monitor blanco sobre espacio inmaculado.
Aquí todos se pierden sin espacio.

A veces pienso en el amor, esa palabra
despalabrada por mis humildes ancestros
de dedos nerviosos y teclados furiosos,
y me pregunto
qué sucedería –número equivocadosi
la comprendiese un poco, tan sólo un tanto.
Señal interrumpida, acceso denegado.

Mejor pienso en el próximo portal paradisíaco
abrazado al servidor de mis furores. Soles despejados,
arenita silicón,
plasma,
alta velocidad de surfeo.
Calibra estos sensores. Activar visualizador.
Seleccionar modo completo.
¡Soy libre! Nadie me saca de mi encierro,
mi puerto paralelo.



Ciudadano

Soy Lamepantallas,
un amable despatriado
desterrado Wi-fi. Blip.
Trans-desnacionalizado,
ciudadano del universo. Damas y caballeros
-Houston- estamos flotando en el espacio.

Psicotrópicos ojos me miranolvidan
adicto pantallesco pantanal,
adorno avenidas ciudades selvas dpi.
Eliminar, suprimir, reproducir.

Goebbels es un dios de la cultura,
la mía,
tomo un USB u oprimo ESC
con la misma facilidad que un fusil.
Reproducción automática. Video de barbarie
maquillaje obsesionado,
soy totalmente palacio.
Sonrisa dientes colgate, pret à porter
colmillos de sangre pop: ultra -violence.
Soy Lamepantallas, neuro-mantis.

Estamos al aire,
libre de contaminantes. Niebla analógica por las tardes.
Bienvenidos welcome a la República Colapso.
Adiós chiquita banana, hola McEstado,
McSistema Democrático (cuando te conviene bastardo).

Qué me importa la nación
cuando tengo emoticones avatares nicks e íconos gestuales.

Mi identidad es única
omnipresente idéntica transparente
indiferente. Vogue, reafirma tu busto, escoge tu sexo
alza tus tacones Prada
levanta tus cejas Estilo Tegucigalpa. Habilita sensores,
sobrecargarlos,
suprime sentimientos prehistóricos,
¡cambia ese canal muerto!
Descárgate ahora,
la vida es un itrip. Datadisfrútala.
Postéalo de inmediato, bloguea.

Qué me importa la prensa libre,
la libre impotencia de la ley de transparencia. Qué me importa,
soy catalizador de nepotismos extranjeros.
Vapuleo rubias secuencias, me asoleo
salpicado de simpáticos horrores. Admiren mi bronceado de faroles.

Soy Lamepantallas, el ritual
la disciplina filmadora es un corto haciéndose circuito
contra mis nodos. Tócame. ¡Ahhhh!
Te despunto erizos acaramelados.

Asisto al catecumenado,
al tele-evangelio y predico mi nada
transmito mi diezmo de visiones.
Tomo a diario la ostia de la ciberósfera,
mi liturgia es electro-candy-léptica. Soy Lamepantallas,
casi un caballero. No salgo en las noches
sin mis gafas de faroles. Este es el orden.

Gen–Imagen, quemo gigas en tu nombre.

Vivo en guerra
de estrellas
de entretenimientos telenovelas. Zap.

Vivo en campos de adormideras digitales
salvajes
acaricio extrañas flores de sinestesia,
electro-floricundias astrales, estiro lengüetazos pantalla.
Soy un adorador.

Vivo en campos de (des)concentración. Mein Kampf
se desarrolla en superficies planas. Yo degusto en 3D.
Mi genocidio es celular.
¿Eso me convierte en sobreviviente del exterminio?

Alt F4 al pueblo. Mejor oprimir botón de dormir.

Soy hijo del che-mercadeo. Soy Lamepantallas,
unidimensional desde la luna al alumbrado.
Vía modem o antena, respiro y te quiero. No tengo precio,
pero si un catálogo de temperamentos.
Renovar ahora o recordar luego. Choose life.
                                                             Choose Wi-fi.
Mi lucha contra la pobreza
consiste en el estándar internacional:
3 TVs per capita, una computadora,
una máldita página web. -Sé alguien: ¡Te publicamos en la red!-

El hambre se mide en conexiones de Internet. Región 3,
unicamente páginas en español. Santificado sea tu nombre
San Google. Bloquea a Telesur.

Nuestro norte es no querer tu sur. En distracción veritas:
Ce-eNe-eNe. Lo único que necesitas saber. Okei, mai liberti frend?
Manual de usuario –zona vigilada- McSistema Carcelario.
Compendio de pláticas para la cena
dentro de su cajita feliz.
Agitar bien.

Siglo XXI para tontos. Última edición.
¡No seas tan poeta! Vive de probetas.
Agradecemos su preferencia. Sonría. Final de partida.
Comenzar inexistencia. Send.

Gabriel Valecillo Márquez. Honduras, 1976.
Fuente: 4m3r1c4







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada