martes, 18 de octubre de 2016

CLAUDIA SOLÍS-OGARRIO [19.311]


Claudia Solís-Ogarrio 

Poeta y comunicóloga mexicana nacida en Ginebra. 

Ha publicado Poemas al Fresco (Editorial Domés 1987); Insomnios / Insomnia / Insomnies (El Tucán de Virginia 2001) en español, inglés y francés y El colibrí del delta (Colección Imaginaria, México, 2010).  Sus trabajos  han aparecido en diversas diarios y revistas mexicanas e internacionales. Desde 1995 es Agregada de Asuntos Públicos y Cultura de la Embajada de Canadá en México



EL COLIBRÍ DEL DELTA


El colibrí del delta (Colección Imaginaria, México, 2010). La autora agradece a Barry Callaghan de la editorial Exile Editions (Toronto) y a Mariano Flores Castro de Colección Imaginaria (México), así como a Ed Pien, ilustrador de dicha obra.


A escondidas

Tiranía de la luz
espátula desorientada entre las arstas de la tela
los fantasmas vestidos de palabras tocan las membranas del insomnio
se vuelven lodo
criaturas de lo imaginario:    
     el ángel fornicador     
     al centro de un gesto gráfico     
     es el ave imperial
que se oculta bajo la niebla 
de nuestras vidas de miniatura


Valeriana officinalis

Un día sin clima
entre el amor y la muerte
somos los átomos arrastrados por el tiempo:
un sueño húmedo del fluir de lo externo
el texto de hechicería
en un territorio
donde no tenemos preparada la defensa
el agua es cielo
la verdad
el lado oval de la tristeza
pastilla que a diario se ingiere
para que la vida no pese
se termina la caja
aumenta su dosis
la felicidad se mide por un equilibrio químico
¿algo más?


Peregrinaje

La mirada hacia otras lenguas
es el puente que nos mantiene en suspenso
un extracto musical
en la acción de las mareas
mi voz
el minotauro de cara luminosa
extraviado en los laberintos
de una cosmogonía compleja
legiones de apátridas
en revolución silenciosa
mudas castas que nunca desaparecen
muy a pesar
de los imprescindibles esfuerzos de la empatía 



Intención

Despierto 
mis sábanas son la extensión del valle
el olor a nosotros
en medio de la lluvia

En este abrazo 
encuentro la patria más amada 
el continente de aliento futuro
cardumen malaquita
y el cuerpo escribe su coreografía en rapsodias    
    pócima de domingo/somos vapor    
    el buen augurio     
    sobre nuestras cabezas



Inmediatez

Mi colonia Roma 
es el ombligo del mundo
el deseo de una infancia 
que se fue en bicicleta
por los aires de diciembre 
y las castañas      
                     
Expandimos nuestras definiciones 
de intimidad se alejan los demonios     
    hundimos las fronteras del ego     
    ilimitadas formas del perdón      

el final no se deja esperar:
el cuento de caballería 
pierde su protagonista
bajo la curvatura de la tierra


Zacatecas 

El desierto está ahí  
aliento extenso de un cielo plúmbago
tuvieron que pasar los años
acabarse los cactos y las biznagas
para repensarte después de dos décadas

Se manchó la cantera 
se agrietó 
en el túnel de la mina 
la memoria de tu tacto 
es un pequeño recordatorio    
         del mar amotinado



Aries en fuga

Las lluvias de septiembre son 
el lugar donde el sexo traza sus mapas
lugar donde me gusta perderme    
intangible / invisible / invicta

en esta constelación de inquietudes
cuando la intimidad requiere valor     
la  pasión se vuelve juego       
      acrobacia de emociones
la vitalidad de la vida es una posición de guerra        
      ataque / espera        
      sonido sordo          

subo al avión / dejas de existir


Conciencia

Rompemos doctrinas
esa sustancia viscosa
que nos golpea
cuando las horas son mercurio 
al resbalar entre los dedos 

Los cielos de cometas 
lejos de la lente del satélite
nos llevan a tierras parceladas
cuando el discurso cambia
haciendo los dobleces 
y ajustes a la vida  
y un velo pesado cubre la llanura



360 grados

Los quehaceres se detienen:
en un segundo cambiamos 
la muerte escarpada / cuerpos desmembrados 

nosotros (intelectuales anestesiados por el consumo) 
adoradores de un dios virtual
pretendimos metalizar espíritus 
todos somos miedo / palabra sin gobierno      
     en un continente que muta


Estado mitológico

Para calmar los berrinches de Neptuno
nos fuimos prófugos de un imperio        
          en grandes barcos 
el sol se pone en la montaña
entre sahumerios y rezos 
tras del altar pagano  
   con tus manos inicia la danza     
       que buscan el lado de la Luz

bajo el ciruelo 
las hechiceras con turbantes de jade 
son la  nueva referencia     
   el hilo que nos sostiene allá en Malinalco        
        a la mitad de la tormenta



Impromptu

Hay que hacer el amor a toda hora                   
     alimentarlo     explosión de liquen         
     recrearlo    soles albinos          
     succionarlo    membranas de heno 

tu iris oro  girasol de otoño      
     huracán en trayecto


Poesía

Cúspides y barrancas 
agua en el desierto
ideas sin temor   
     a perder el hilo del relato 
indignaciones políticas
amores que duelen hasta las mitocondrias    
     la experiencia de los hijos
algún acribillado familiar en sopa de letras
y fosas con monstruos y castillos       
     
     son muchos                          
                      los buenos años





.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada