martes, 1 de marzo de 2016

MARIANNA ESPEZÚA [18.175]


Marianna Espezúa 

(Puno – Ciudad del Lago – Perú,  1993)
Estudiante de la Universidad Nacional Jorge Basadre de Tacna. Colaboró con la Revista Letrasértica y el colectivo del mismo nombre durante el 2012 y mediados del 2013.  Pasó a formar parte del grupo literario Kantuta Púrpura, también es parte del grupo de escritores de la revista Libertalia. Publicó su primer poemario en julio del año pasado y participó en una antología femenina en la ciudad de Tacna.


Catarsis

            <<Para olvidar algo hay que dejar de quererlo>>

Tengo un recuerdo colgando entre los senos y los
precipicios,
me brilla tanto el sexo como el corazón.
Tengo las caderas forradas con magma de un volcán ya
seco.
Puedes lamerlas y morderlas,
puedes…
quieres…
Pero te advierto: luego morirás.
En fin, es algo triste, yo aquí con un cuchillo, y tú tan lejos.



Juan en la playa – cuando la utopía toca una aguja

Si creas una armonía sin notas,
O simplemente apareces
podré decir sin miedo
que tus ojos de poeta santiaguino
queman,               pero describen el calor de las playas
que tus ojos de verdugo titulado
ocultan galaxias,           y la arena con huellas
que tus ojos
son hermosos
y quisiera verlos aquí
colgando,
encima de donde me bailas perdido
chatarrero sin perro ,
Henry Miller salvaje,
Bokowksi se durmió el día tu boca se abrió y me
preguntaste
si te quería ,
y yo te dije que a los 17 años había dejado de creer en
dios.



PROYECTO LIBRE

Cuando el sueño te desconoce empieza a dibujarse la realidad,
1. Las arañas tienen crayones en lugar de patas y el semen de la vida se bebe frío en cualquier cama.
2. Las flores aprenden a caminar y deciden marchar a las guerrillas.
Cuando el sueño te desconoce partes desde 0.5 hasta que el tiempo te escuche
3.El mar es la condición que acaricia el viento, cuando este refleja su propia agua. 
4.Y tu imagen no es más tuya, sino la de algún cisne perdido.
Crees poder camuflarte en sombras. Pero no es cierto, el sueño te desconoce.
No es malo, a veces es triste. Solo son horas que se pierden en tu cuerpo.
Empiezas a dibujarte
sola y a mano alzada,
sola y sin escalas,
sola y tuya en formato nuevo,
sola y herida en el papel.
                                                                                                Sola…
Cuando el sueño te desconoce, te descubre sola y el surrealismo empieza



Caleidoscopio

Me dijiste bruja, 
e hice un aquelarre. 
 Luego me perdí y quise volarme los dedos.

Quemé la carne, 
mi cuerpo, 
el santuario, 
mi medio, 
el yo sin ti.
Un verso se ha escapado de entre las sombras 
Y aún no he podido cantar el tango que te amarre la boca. 



Con el himen roto a se puede vivir

                                                                                   Con y para Denébola

Una mujer sabe bien lo que quiere

el problema  reside  en su  falda

símbolo de revolución

que un principio  se nos diferenció

y a devolución de dicho favor de status

nos volvimos maniquís

Entonces nacimos los azules y morados que amamos al borde de la poesía. Esa poesía que no muere, que se duerme orgiástica en imágenes de ron y labios secos, esa poesía que a ratos es cobarde, grita y escapa por precipicios.

La esperanza solo detiene. Pero diablos! Todos tenemos esperanza en algo, o lo que es peor, en alguien.
Todos los presentes tenemos un problema: creemos ser la excepción.

Ahora, Los hombres son los que no saben lo que quieren y nos culpan de complicadas…

Buscan la caza

Les atrae el juego de sentirse superiores

De admirarnos como  perros  a un pedazo de carne

inseguros hasta la medula

y hasta de comernos


No sé, para mí que la vida tiene un problema con el meñique derecho. O con el cutis de la luna.

Amigos yo amo y debían saberlo, yo amo indiscriminadamente.
Me llueven vidrios y sigo amando. Ven que el azul y el morado ama demasiado. Aunque las mujeres a veces apestemos a crueldad…Falópodo, Sé subjetivo y bésame la desesperación de alquiler.

Ella es un universo fértil  en esos simples corazones


Por eso es que hay tantas musas y músicas de decepciones

En la historia de la poetas

Como cachetadas en el rostro

De un estúpido hombre

Por qué ser princesas para las bestias

Si Pretendo romper el sexo

Y esto es para algún buen punto aparte.





Caminata subconsciente en sobre el cuerpo 
de mi hermana, reflejo de mi alma

No se necesita tener las manos blandas para ser mujer
León Gieco


Dos explosivos,
Uno entre los senos,
Otro entre las piernas.               

                                    Ahí donde se definen las fidelidades 





.

1 comentario:

  1. Enorme poeta Marianna Espezúa. A no perder de vista su lectura...

    ResponderEliminar