domingo, 3 de enero de 2016

DANIEL OLIVARES VINIEGRA [17.840] Poeta de México

Foto: Alberto Maldonado

Daniel Olivares Viniegra

Nació en Tehuetlán, municipio de Huejutla de Reyes, Hidalgo, México el 3 de enero de 1961. Poeta narrador y crítico. Egresó de la Escuela Nacional de Maestros, la Escuela Normal Superior de México y la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México.

Ha llevado a cabo labores de docencia, investigación, difusión de la cultura y preparación de materiales para la enseñanza de la lengua y la literatura. 

Tiene publicados los poemarios Poeta en flor..., México, Casa de la Cultura del Maestro Mexicano, 1988; Sartal del tiempo, México, Praxis, 1992, y Arenas, México, UAS, 1996. 

Es, además, coautor en el libro Hoy maestro: ayer joven del 68, México, Claves Latinoamericanas—CCMMAC—CEMOS, 1991. 

Ha publicado en la plaquete Diablos Volando, Praxis, 1997, y los diarios Extraurbano, supl., de El Nacional; El Sol en la Cultura, supl., de El Sol de México; Humanidades (México, DF); La tinta suelta, supl. de Acontecer (Edo. Mex.); Punto Cardinal y El Debate (Culiacán, Sinaloa); Versátile, supl. de La Opinión (Poza Rica, Veracruz) y Visor (Pachuca, Hidalgo); así como en las revistas: Periódico de Poesía, Blanco Móvil, Descritura, El Búho, Grietas, Humo Sólido, etc...

Su poemario Arenas mereció el primer lugar en el Tercer Concurso Interamericano de Poesía, Navachiste 1995, convocado por el Fondo Nacional Para la Cultura y las Artes, Ediciones Poética de la Tierra, Universidad Autónoma de Sinaloa y la Asociación de Escritores Sinaloenses entre otros organismos convocantes. 





FLOR DE CRISTAL

Contra espejismos luchas
rosa del desierto
tesoro de mar antiguo

Virginal odalisca
condenada a perecer
en menos que pase un sol
sobre el crepúsculo inadvertido
de la ubicuidad

Eres firme fugacidad
apenas vista en mis cuencas
que también secas
no tardarán en dormir para siempre

Mas no importa
la belleza recalcitrante
del temor que nos remueve
a angustia
nos destina permanente
la fresca sonrisa
que ostentas hoy día

Retoñarás
en flor de espíritu
sempiterna
cual estoico
faro de amor
para el caminante.

  


AQUAESCENCIA

Así de azules caminamos.

Nos movemos entre rocas y entre nubes:
navegamos redundantes
circulando siempre
hacia nuestra propia esencia
revertida en cielo y vapores hidrópicos.

Nitrogenizados
ozonizados.

Somos casi la esfera
o tres cuartas partes de ella.

A nosotros vienen las voces de todos los hombres
y nos deslavan
-después del atardecer-
el silencio
y la lluvia de paz.

Un huracán furtivo
se allega a estremecernos de vez en cuando.

Después de la resaca
sólo quedan:
el verde mohoso del arrecife
los fósiles cuadrados del tiempo
y la plasticidad de nuestras estrías...

Placas violentas perviven
cuando la historia ha pasado.

Paleozoicos somos:
amarillos nuestros fondos
dejan ver corales y estrellas
y uno que otro hipocampo
que presuroso
pretende surcar las galaxias del vacío.

(Pegaso inarmonioso, precisa riendas
que amorosas lo sujeten.)

Acá, un cangrejo ermitaño
tenacillas finas de mar de Oriente
nos recuerda que en la aurora
habrá que caminar con fineza:
vencedores.

Se nos vuelve a llenar de agua el universo...
gota a gota
viene amaneciendo.

Un caracol de río
nos da fe cierta de otro origen.

                   Y las carabelas
                    van
                               y
          vienen.

Tomado de: Poeta en flor... (Casa de la Cultura del Maestro Mexicano, 1988)




MARIPOSA MONARCA
(Danaus plexippus)

Brillante sol 
Alas de luz
Sobre la flor se posa

(Mírame y siéntese/ filósofa)

Amable se preocupa/ delicada
Por no dar a entender
La trascendencia de la hazaña

Piensa: quédase y no vuela...

Solidaria

                            compañera...

Tomado de: Sartal del tiempo (Praxis, 1992)



AGUA ESCONDIDA

Nada corre bajo su vivir
sino el silencio.

Huecos del ayer
por los que se filtra el  viento.

Acá un pirú,
allá un ciprés;
y el único sendero cierto.

Tímida lluvia 
que aquí se arrulla
con la también sola 
permanencia de mi aliento.

Gota que filtra.
 Humedad de mi vivir
vapor y tiempo.

 Agua escondida:
 Laguna de mis pesares.




ACRÍLICO FINAL

Gabriel Arcángel
con botas de amanecer
por si el día escampa.

Pincel cual cincel
Lucifer es, infiel,
"so" su sombrero de paja.

Sobre el paisaje: alcohol
luz y color
amarillo y  sol;
y el rojo también desgrana.

Virtual trasparencia,
sueño de amor
ardiente arrebol 
por toda la vía estampa.

Tras la apariencia 
Ciencia:

De vuelta a la hamaca
el lienzo es ajeno;
casi sin tocar,
muelle la arena
se ha vuelto una trampa.

Calla la música;
duérmese que no
en definitiva
cesará la danza.

* * * 

Empañando al cristal solar,
alienta tibia otra esperanza.

Tomado de: Arenas (UAS, 1996)



NI(MIAS)


REFRÁN 
Aunque
la  mona
se vista
de
seda:
¡Changa
su madre...!
    
  

MISÁNTROPO SOCIAL

A mis amigos
los cuento
con los dedos de la V de la victoria...

(Y me sobran dedos.)



APORÍA

Somos antipoetas 
porque: 
finalmente, 
somos todo lo contrario.

Tomado de: http://www.facebook.com/PalabrasGrietas
http://grietasmx.blogspot.com/


Contacto:
olvida@hotmail.com
http://es-la.facebook.com/people/Daniel-Olivares-V/1389672812


x

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada