martes, 21 de marzo de 2017

VÍCTOR FUENTES MARTÍNEZ [20.038]


Víctor Fuentes Martínez

(Poeta Zapoteco. México)

 “Avispa pinta palabras” “Bizu rutiee diidxa’” (zapoteco) es un libro bilingüe del escritor zapoteca Víctor Fuentes, que recientemente imprimió la Coordinación General Interculturalidad y Bilingüe (CGEIB) de la Secretaria de Educación Pública con la finalidad de rescatar historias educativas de estudiantes indígenas.

Víctor Fuentes es profesor de educación primaria y dueño de la galería Gubidxa en Unión Hidalgo, es defensor del río espíritu santo y también ha escrito cuentos en su lengua materna el zapoteco, en dos ocasiones ha recibido el premio Casa (uno en narrativa y el otro mención honorifica), evento que organiza el pintor oaxaqueño Francisco Toledo.

Esta dependencia educativa seleccionó a Víctor Fuentes al conocer la historia que narra la vida de un estudiante de nivel primaria de origen chinanteco de nombre Hugolino que al no sabe hablar español como sus profesores se comunica a través de imágenes.

El tiraje de “Avispa pinta palabras” “Bizu rutiee diidxa’” fue de 3 mil ejemplares, los cuales se estarán presentando en diversas ferias de libros infantiles a nivel nacional a partir del 21 de febrero y también se hará en bibliotecas escolares de la región del Istmo de Tehuantepec.

Lograr la impresión de este texto no fue fácil comentó Víctor Fuentes , porque pasaron tres años para que pudiera tocarlo y disfrutar de ese olor a nuevo . “Hace 3 años me hablaron y les envié el texto, les gustó y ahora lo tengo conmigo, valió la pena la espera porque creo soy el primer oaxaqueño que logra que un texto se imprima por esta dependencia educativa”.

“Este libro tiene una intención clara que nosotros como pueblos originarios valoremos lo que tenemos, no esperemos que lo hagan las dependencias o los funcionarios, así pasó con Hugolino, un niño que cursó cuatro veces el primer año de primaria y aunque no sabia hablar español logró comunicarse y lo hizo por medio de un dibujo, él plasmó en una hoja a una avispa diferente a la de sus compañeros y eso me motivó a escribir de él, hoy cursa supongo el quinto grado de primaria”, expresó.

El escritor de este texto resaltó que hoy los profesores deben ser más sensibles en sus aulas porque los niños y niñas tienen una gran riqueza de poemas, de textos, de dibujos, ellos mismo son grandes escritores sin saberlo en muchas de las veces.

“Mis compañeros deben buscar otros recursos, no solo reproducir las lecciones y unidades, tenemos muchos recursos y proyectos didácticos, la sensibilidad la tuve de mi madre que era muy expresiva y de mi amigo Teo aprendí el zapoteco”, explicó.






Lidxi bidunu

Zine bi, guicha ique xiñabe
Ca guiru biaani lúbe
Guidiruaba gu’ga diidxa’
Ne ra gunda xababe
Biree xcui
Gunda nisa lúbe
Ra ma ze bidunu
Guxananee labe yoo.



La casa remolino

El viento se ha llevado su pelo rojo
La luminosidad de sus ojos
En sus labios se atragantó la palabra
Y ahí colgó su ropa
Desnuda
Sollozó
Se marchó el remolino
Con quien parió la casa.




Ze bacaanda’

Gutirini xcaanda’
Biabirii, ladxidua’
Ra guti’ ca chú guidilaga yoo
Ni bicui jñaa  jñaa
Galabato’ gueela
Ne gunda xquixhe ruaa beeu
Ti gugaba’ bacuzagui
Bia’ti ziuula gueela’.




Sueño ausente

Flaquearon mis sueños
Cosquilleó mi corazón
Mientras mueren los párpados de la casa
Que construyó la madre de mi madre
En medio de la noche
Guindó su hamaca sobre la luna
Para contar  las estrellas
A toda su extensión.




Yú xiña’

Guxubi xa’na’ xcuidi
Gunesa jñaabida
Gulee lari
Gule ba’du’
Gu’ta’ daa ne biuu ndaaya’
Bitipi bigarii
Ra guza bilopayoo
Lade ñeelú’




Ladrillos rojos

Un chamaco gateó
Orinó la abuela
Se desnudó
Parieron
De alfombra la estera y la señal de la cruz
Chilló una cigarra
En los caminos de la salamandra
Entre su entrepierna.



Lari gueela’

Napa chuupa náca xi la, xi ñee pe’ nga nadxiie Na Diya, ti xixa cá la ti bitiñebe naa bidxichi ti ganda guiluxe cuii lidxe’. Ra ma guyaa ra nu, gunaa quepe gánna jneza gui’chi’, bilui’ naa xcuaana binni ruzee lu gui’chi’, lú cadxi gui’chi’ nayú bizee ti nabidola guiza’tipa, ra qué cadxi nabidxu ne lú ra nabidola bitiee ti guendaruxidxi nábe qui iquiñe’, bilui’ni naa ra gunabadiidxa’ laa xipe’ rúni ti ganda gána naa nga nuzabe laa, biiya’ ná, ne cá bidoladi la chi gucaa pabia’ nga cudiee lii, ne guyé  dxi, cadi gusiaandu siou’ qui’xu naa.

Rábe yana ti ma nánna xi ñee pe’ nga nadxiie laa, ra qué ma gudxi naa xi ñee ca guie’ bieele’, nacaca’ ti lari gueela’ quichi’ ti nabé riaquibiaanica’, ni jma naquinde bedani ra ma gunabadiidxa be naa gábe laabe pabia’ nga bitopalube xti ni bidoo cadxi cadxi guie’ rinda’naxhi xtibe, naa ninquepe   gánna jneza ca biru’chu gunie huate guintisi nda, laa bazeendu’ bixidi naa, ne guendaruxidxisa xtibe rudiru’ bieque ndani bichuga iqué’ nacasi ma guya laa canaza ne xti ñee yaga lu ca neza xquidxe’, canagutoo xquenda rindanaxhi guira dxi.



Sábana

Tengo dos cosas, por sobre todo para sentir amor por Na Diya, la primera porque me prestó dinero para terminar de construir mi casa. Cuando fui con ella, mujer analfabeta, me enseñó el dulce elixir de los dibujantes, sobre un legajo de hojas de papel estraza, trazó un óvalo perfecto, luego unos rulos y sobre el óvalo una pícara sonrisa, me lo mostró cuando le pregunté cómo sabía que esa deuda era mía, pues mírate, y acá con estas bolas pondré cuánto te doy, y vete tranquilo, no olvides pagarme.

Creo que ahora, que sé, que la amo por eso, luego me dijo que sus gardenias floridas, eran una sábana blanca por su inmaculada blancura, lo mejor vino cuando me pidió calcular cuánto ascendía las ganancias de la venta por los manojos de sus perfumadas flores, yo  neófito en estos menesteres le dije cualquier cantidad, y ella atrabancada se mofó de mí, y su risa tan sarcástica rueda en mi cabeza cada vez que la veo pasear con bastón por los caminos de Unión, vendiendo su alma perfumada a los días.



Ti doo guiigu’

Ruzani beeu, xilaga lú guiigu’ riaquibiaani’, ti gueela ma gudi’di’, guiigu’ birooba’ xhaata’, xtubi. ¡Gueela qué! Ze siado’, ca gui’chi’ liibi lisa nacaca’ balaaga’ gui’chi’, guira xcuidi biina’, nisa ruunaca’ bisilaga guiigu’, guiigu’ birooba’, guca iqué. Ca gui’chi’ liibi lisa gucaca’nisa rutiee, bitiee guirani, ¡Guirani! Ra quiguinu’, ra zeu’, ra ma nuulu’, ne ladxidua’, biina’. Biina’ guidubi gueela’, ne xti gueela qué dxi ca gui’chi’ liibi lisa gucaca’ nisa rutiee, ti gusietenala’dxi lii, nábe redasilulú naa, guira dxi, ne zaca tica xti gueela beeu cubicá.



Hilo de río

Brilla la luna, toda enorme sobre el río de plata, una noche antes, el río creció intenso, solo. ¡Esa noche! Por la mañana, los libros eran barcos de papel, todos los niños lloraban, sus lágrimas ensancharon el río, el río creció, se volvió, loco. Los libros se hicieron tinta, pintaron todo ¡Todo! Tu ausencia, tu ida, tu lejanía, y mi corazón, lloró. Lloró toda la noche, la noche anterior cuando los libros se hicieron tinta, solo para recordarte que te recuerdo, todos los días, y así, hasta la nueva luna.



Bigarii gucaná

Cayuuna taapa bigarii
nanda ti binisa ladxido’ca’
nu gu’ndaca
nu gu’naca
tobi qué biyubi xa’na’
ti yaga naga’, tu nadxii laa
ne xtobi bipapado’si
ne reda ruunda’
xipe ná guidxilayu
xhupa bigarii
nizi re’ca’ nisa lu bandaga.




Cigarra herida

Cuatro cigarras lloran
una brisa templa sus corazones
quieren cantar
quieren llorar
una busca en la profundidad
de un frondoso árbol, quién la puede amar
la otra sobre vuela no más
y regresa a leer
cuál es el designio de la tierra
las otras cigarras
sólo saben beber el néctar de las hojas.




Birii

Biquichi ti birii
Galaa bato’ ladxidua
Cayana zizi
nu tu ná xquenda nalu’ nga canayubu’
birii beda sí, biquichi,  ne ze
rua ladxidua’ cayati cayana.




Hormiga

Una  hormiga me ha picado
Justo en medio del corazón
me arde infinitamente
algunos dicen que sólo llamo la desgracia
la hormiga vino así como así, pinchó, y se fue
la corona de mi corazón sobrevive al dolor .




Bidxiguí

Cayuunda’ doo xtine
nadipa’
nalase’
nadá
ti ganda quidxe lii
iza ne iza
dxi ne dxi
zuyu naa
luguia ne xaguete iquelagalu’
caguiba’




Araña

Tejo mis hilos
resistentes
delgados
delicados
así poder abrazarte
año tras año
día con día
me verás
arriba y abajo de tus párpados
tejiéndote.





Chumpirunisa

Naguixe pia’ya
ca xhiaa’
ndaani batanou’
zí huiini naa
zanda gutixhielu naa
racaa lii biya’
zí huiini sí nou’ naa.




Libélula   

Pienso
en mis alas
entre tus manos
soy minúsculo
puedes asfixiarme
considéralo
poca cosa te soy.




Tobi

Balaaga
ti bixhozebida, nuuxpiaani. Bixhoze goola gubidxa

Ni ria’ ra caguiñenta nisa laa
ni cutaguná’ zidi.
Zanda ca zacaa qui zusiaanda’ neza guza lú
nisado’ quigapa ra gucaa.



Uno

El cayuco
es un abuelo, sabio. Tatarabuelo del sol
que lo cincela a golpes de agua
a puños de sal.
Quizás para no olvidar su andar sobre
la corriente infinita de la mar.




Chupa

Cayuuna’
Nisado zidi xtine’
Ra bia’ guixhe
gulene  xpacaada binni goola
Ra bixidxi sa gubidxa
Tu binidxaba naa.




Dos

Lloro
Mi mar salado
Donde nace una red de sueños viejos
Donde rió a carcajadas el sol
Quién diablos soy.




Choona

Nisado’
Ná bixhoze bida,
Ná’ guidxi layu laa
Naa rabe ladxido’siou’
Nizi zidi laa.




Tres

El mar
Dice el abuelo
Es la mano del universo
Yo sé que es tu corazón
Y salado nada más.




Taapa

Dxa yuxi guidubi laade’
Laadi xquenda’
Ti gundaate’ nisado’ ndaani lu’
Zica ca binni goola
Ruxoñe lú ca’ guendaguti.




Cuatro

Tengo arena en la piel
De mi alma
Para derramar los mares en ti
Como los abuelos
Que no se quieren morir.




-

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada