jueves, 9 de marzo de 2017

LOYCE GAYO [20.017]


LOYCE GAYO   

Loyce Gayo nació en Tanzania y actualmente está cursando estudios en Estudios de la Diáspora Africana en la Universidad de Texas en Austin. 

Loyce Gayo es una prometedora voz del panorama anglófono contemporáneo. Su énfasis emotivo en la diáspora y en el empoderamiento de los marginalizados se hace manifiesto en un discurso plagado de imágenes que recurren a un doloroso pasado que no cesa y a una pugna por transformar el presente. Actualmente reside en Austin, Texas, donde, tanto desde su labor como activista como poeta, intenta, a través de la enseñanza de escritura creativa en diversas instituciones de educación, brindar una nueva perspectiva desde la igualdad. Su trabajo, el cual se vuelca más hacia el performance lírico, ha aparecido en Button Poetry, Write About Now, Badilisha Poetry, y PBS. A continuación el poema titulado “How we forget”, donde existe una interesante referencia a una postal en donde aparecen frutas extrañas y hombres encapuchados; dicha referencia recurre a la brutal imagen de niños negros siendo colgados – cual extrañas frutas – por el Ku Kux Klan. 



La traducción del poema es de Gustavo Osorio.


CÓMO OLVIDAMOS

Olvidamos que estábamos adorando seres
Te olvidamos, Negro Jesús
Olvidamos al rey de reyes
Olvidamos que las coronas hacen nada por los reyes
Salvo poner peso en sus cabezas
Y un blanco en sus espaldas
Olvidamos que ponen precio a nuestras cabezas
Y peso en nuestras espaldas
Olvidamos que Sodoma y Gomorra estaban niveladas
Por el azufre y el juicio divino
Pero el Mississippi todavía está de pie
Olvidamos ciudades ardiendo
Olvidamos que las ciudades aún arden
Olvidamos que los colores son estacionales
Y esta piel se desvanecerá también
Me olvidé de mi piel
O quizás, empezó a valerme un carajo
Olvidamos que las utopías de algunos niños
Son un techo, que no susurra la noche
A los cuerpos dormidos debajo
Olvidamos los cuerpos, duermen debajo
Olvidamos que los cuerpos flotan, que los cuerpos cuelgan
Olvidamos las postales de barbacoa, extrañas frutas y hombres con capucha
Olvidé mi rabia, y el pulso que deprende por debajo de mi lengua
Olvidé mi lengua, y cómo solía caber perfectamente en mi bolso
Junto a mis deberes femeninos
Olvidé mi bolso, y mis zancos del alto tacón
Olvidé que el equilibrio ya no es un acto
Cuando te estás escondiendo detrás del cabello importado, una sonrisa descargada
Y una voz entrenada para saltar a través de aros
Flamas de fuerza ante sus chasquidos y el aplausos
No lo entiendes
Carajo, ya te olvidaste de que despertaste esta mañana
Se te olvidó cerrar el grifo cuando fregabas
Ese bote, ese plato, esa cuchara, o tu nalga izquierda o lo que sea
Pero te acuerdas de cómo va esa canción, ¿verdad?
¿Recuerdas cómo iba?
Recuerdas que querías tu té chai late grande con
Tres cargas, leche descremada, agua ligera, sin espuma y servido a
Cuarenta y ocho grados
¿Recuerdas cuán espiritual fue esa experiencia?
Olvidé por qué escribí esto
Olvidé si es que sólo estaba despotricando
O si  es que me había olvidado de cerrar el grifo cuando estaba fregando
Esa olla, ese plato, esa cuchara, o mi lengua o lo que sea
Pero recuerdo cómo va esto
Recuerdo cuán espiritual es esta experiencia
Olvidé mi corazón, era una ciudad en llamas
Carajo, ya olvidaste que olvidé de mi lengua, ¿recuerdas?
Olvidamos que algunos niños caminan justo al lado de sus utopías cada mañana
Ladrillos suburbanos de pie proclamando aquello que las estadísticas dicen
Nunca van a lograrlo de verdad
Olvidamos que algunos niños intentan fuertemente
Olvidar que el mañana está llegando
Olvidamos que hubieron niños, sonriendo
En las postales de la barbacoa, junto a la fruta extraña y los hombres encapuchados
O tal vez siempre nos importó un carajo, tú sabes
A veces se me olvida lo difícil que es recordar





HOW WE FORGET

We forgot we were worshipping beings,
We forgot you black Jesus
We forgot the king of kings
We forgot crowns do nothing or kings 
but put weight on their heads (and a target not their backs)
We forgot they put tax on our heads (and work on our backs)
We forgot Sodom and Gomorrah were levelled by brimstone and divine judgement,
But Mississippi is still standing,
We forgot burning cities,
We forgot cities are still burning
We forgot colors are seasonal,
And that this skin will fade too
I forgot my skin,
Or perhaps I just ran out of fucks to give.
We forgot some kid's utopia,
Is a roof that won't whisper in the night to the sleeping bodies below,
We forgot bodies sleep bellow,
We forgot bodies float, bodies hang,
We forgot Barbecue Postcards, Strange Fruit and hooded men.
I forgot rage.
And the pulse it leaves underneath my tongue
I forgot my tongue
And how it used to fit so perfectly in my purse next to my womanly duties.
I forgot my purse,
And my high heel stilts,
I forgot balancing is no longer an act,
When I am hiding behind imported hair,
A downloaded smile,
A painted on smile
A painted on face
And a voice trained to jump through hoos of flames to get you snaps and applause,
You don't get it.
Shoot, you already forgot you woke up this morning,
You forgot to close the faucet when you were scrubbing that pot, 
that plate, that spoon or your left but cheek or whatever,
But you remember how that song goes right?
You remember how it went.
You remember you want your Grande Chai Latte with 3 Pump, Skim Milk
Lite Water, No Foam,
And served at 120 degrees.
You remember how spiritual of an experience it was
I forgot where I wrote this,
I forgot if I was just ranting,
Or if I forgot to close the faucet when 
I was scrubbing a pot or a plate ot a spoon or my tongue, or whatever
But I remember how this goes
I remember how spiritual of an experience this is
I forgot my heart is a burning city
Shoot, you already forgot , I forgot my tongue ,
Remember?
We forgot that some kids walk past their utopia every morning,
Suburban brinks stand in proclamation of what statistics say they will never truly attain.
We forgot some kids try so hard to forget tomorrow is coming,
We forgot there were kids in burning cities,
Smiling in barbecue postcards
Next to strange fruit and hooded men
Or perhaps we never had any fucks to give…
You know sometimes we forget how hard it is to remember.











-


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada